domingo, 25 de febrero de 2018

CHALET DE MARIA FRERS DE MAHN - VILLA LA ROBLA

Villa La Robla

El inmueble  ubicado en la esquina de Aristóbulo del Valle y Gascón es una hermosa mansión colonial de principios de siglo pasado, ubicada a una cuadra del mar en Cabo Corrientes dentro de un parque de 3.000 m2. El Chalet de estilo revival hispánico, fue proyectado quizás por el arquitecto Antón Gutiérrez y Urquijo, aunque la única firma en los planos es la de su constructor, Anselmo Gáspari. La obra data del año 1927. Dicha vivienda fue construida para la Sra.  Maria Frers de Mahn.


Anselmo Gaspari. Gentileza Familias Toscanas en Mar del Plata

La empresa constructora que dirigía Anselmo Gáspari estaba muy bien conceptuada y se ocupó de trabajos importantes no sólo en la ciudad, sino también en la zona rural. Entre las mas importantes de esta última, están las propiedades del Sr. Zubiaurre en la Laguna de Los Padres. En la ciudad, trabajó para diversas instituciones, entre las más destacadas están el colegio Santa Cecilia y el Instituto Peralta Ramos. Entre las obras mayores, debemos señalar la construcción de la cripta de la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia, debajo del altar mayor, asesorado por el ingeniero Guillermo Frávega. También dirigió la obra de la parte más antigua del colegio Don Bosco, con frente a la calle Rivadavia.
 
Postal de Mar del Plata “Bahia San James”(sic).c.1932.Señalado con una flecha,Villa Mahn,de Maria Frers de Mahn,Gascon 101. Gentileza Ignacio Iriarte. Fotos de Familia Diario La Capital

Entre los edificios existentes actualmente que llevan la impronta de la empresa constructora, podemos citar el de la calle Aristóbulo del Valle y Gascón, hoy Villa Robla, y otros muchos chalets con el estilo de la época. No se puede dejar de mencionar, su importante intervención en la fundación de la Obra Don Bosco por su amistad con la familia Pagliere, especialmente del Padre Esteban. También recibe, acompaña y sostiene al Padre David Ortega en sus primeros pasos. En otro orden, podemos decir que Anselmo participó en actividades de bien público como la Banda Municipal y la Sociedad Garibaldi de Socorros Mutuos.

Sector del barrio a principios de la decada del 30.

“Vista desde playa de los Ingleses hasta Cabo Corrientes”. Darío Gaitán. Fotos de Familia Diario La Capital
Chalet de Maria Frers de Mahn. Mar del Plata
El chalet tiene dos plantas, con muros revocados y pintados de blanco, y techos de tejas españolas. Su aire hispánico se revalida en los trabajos de herrería, de sus balcones y rejas del portón de entrada. Está declarada Patrimonio Histórico por ser una de las casas más antiguas y hermosas de Mar del Plata. Al decir de los historiadores es una de las cuatro casas de la ciudad que conserva la mayólica española original, la cual se presenta en cuatro versiones diferentes en un muestrario de imágenes quijotescas.

 
Rodolfo Peracca y su esposa, la española Elena Antunes Torres.

El Arq. Roberto Cova en su libro “El Barrio del Oeste” dice al respecto de esta vivienda que la misma fue habitada por el conocido  Rodolfo P. Peracca, ya que figura en la guía telefonica del año 1958 como una de las seis viviendas en las cuales tenía fijado su domicilio. Entre klas actividades del inmueble, se aloja a Los Candiles, una escuela de Opus Dei. Podemos deducir que dicha vivienda le fuera encargada para su alquiler, razón por la cual entre los años 1938 y 1940 la misma fuera ocupada por el presidente Roberto Marcelino Ortiz..

Gestión del presidente Roberto Marcelino Ortiz en Mar del Plata

En las elecciones presidenciales de 1937, Roberto Marcelino Ortiz. fue acompañado por un compañero de fórmula del ala conservadora de la Concordancia: Ramón S. Castillo. Las elecciones fueron ganadas por la fórmula oficialista a través del fraude, como fue públicamente reconocido por propios y extraños. Roberto Ortiz a poco de asumir como presidente, intentó impulsar sin resultado reformas que permitieran restablecer un régimen menos fraudulento. 
 
Los Bustillo: general José Maria Bustillo, arquitecto José Maria Bustillo (hijo), ingeniero José Maria Bustillo (nieto) y Miguel Cané y Bustillo (el bisnieto es Alejandro) Año 1909. Documento Fotográfico. Inventario 154150. Archivo General de la Nación. Gentileza Mercedes Monteverde

El gobernador Manuel Fresco y el ministro de Obras Publicas de la Provincia Ing. Jose Maria Bustillo. Arrecifes. Año 1937.
Fotografía tomada el 19 de noviembre de 1938 durante el Tedeum en la iglesia de San Ponciano en la cuidad de La Plata. Se ubican en primer plano y a partir de la izquierda del lector: el ministro de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires, ingeniero José María Bustillo; el ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Dr. Roberto Julio Noble; el ministro de Hacienda de la provincia de Buenos Aires, Dr. César Ameghino; senador Edgardo J. Míguez; vicegobernador de Buenos Aires, Dr. Aurelio F. Amoedo; gobernador de Buenos Aires, Dr. Manuel A. Fresco; presidente de la Nación, Dr. Roberto M. Ortiz y ministro del Interior de la Nación, Dr. Diógenes Taboada. Gentileza Antonio Capellano para Flickr. y Manuel Antonio Fresco (hijo).
Toma del mando presidencial. 20 de febrero de 1938. El presidente Roberto Marcelino Ortiz y el vicepresidente Ramon Castillo. Revista Caras y Caretas

En este aspecto no dudó en intervenir la Provincia de Buenos Aires, gobernada por el célebre caudillo conservador Manuel Fresco, luego de las elecciones legislativas fraudulentas de febrero de 1940, impidiendo la asunción como gobernador de Buenos Aires de Alberto Barceló. Cabe destacar que es durante esta presidencia en la cual el Ministro de Obras Públicas de la Provincia de Bs. As. Ing. Jose María Bustillo  impulsa la demolición de la Rambla Bristol y la construcción del Casino y el Hotel Provincial junto con una nueva rambla que será construida por su hermano el arquitecto, pintor, escultor y académico argentino Alejandro Bustillo.

Maria Luisa Iribarne de Ortiz saliendo del Congreso. 20 de febrero de 1938. Revista Caras y Caretas.

En abril de 1940 murió María Luisa Iribarne, esposa de Ortiz, y el primer mandatario estuvo recluido en su domicilio particular varias semanas. La esposa del presidente semanas antes durante su estadía en Mar del Plata, se había desmayado y golpeado muy mal. Volvió a Buenos Aires enferma y más tarde cayó en una especie de coma del que nunca se recuperó. El fallecimiento de su mujer junto a la denuncia de la compra fraudulenta de tierras en El Palomar, terminó de afectar la moral y el ánimo del presidente y su salud.

El senado formó una comisión dedicada a evaluar la salud del presidente y durante varios meses es examinado. Los resultados son negativos; Ortiz no podría reasumir la presidencia en su estado. Le diagnosticaron reposo durante el comienzo de 1941. Cuando llegó el verano, el presidente pasó la temporada en una estancia cercana a Mar del Plata. Allí permaneció hasta fines de marzo hasta que se enteró de la llegada de un prestigioso oculista español, Ramón Castroviejo, que venía a revisarlo. 


El famoso oftalmólogo Dr. Ramón Castroviejo en su despacho.

La llegada del oftalmólogo estaba auspiciada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que estaba interesado en que Ortiz pudiera retomar el poder, ya que no estaba contento con el neutralismo del catamarqueño Castillo. Castroviejo llegó en mayo y estuvo un mes en la Argentina, tiempo el cual le pasó a la Embajada de Estados Unidos informes diarios. El médico llegó a la conclusión de que el mal era irreversible. Así, el 22 de junio de 1941, Ortiz presentó su renuncia a la primera magistratura.


Presidente Roberto Marcelino Ortiz..

La salud del Presidente Ortiz empeoró progresivamente, quedando ciego completamente, por lo que presentó su renuncia definitiva al cargo de presidente 27 de junio de 1942.  Un mes después, el ex presidente moría a causa de una afección cardiaca. Falleció el 15 de julio de ese año, asumiendo la presidencia Ramón S. Castillo, quien dejaría de lado las políticas reformistas de Ortiz y afianzaría el retorno de los conservadores a los puestos políticos claves de la administración.

Fotos actuales de la propiedad


En referencia al inmueble, desde hace varios años la propiedad fue adaptada para servicios gastronomicos, recepciones y fiestas. Por esa razón, los emprendimientos comerciales que se encontraron allí tuvieron los nombres de La Robla, Lele de Troya y en la actualidad Villa Robla.


Vista del frente de la propiedad
Vista del frente de la propiedad en horario nocturno
Escalera de acceso a la planta alta. Notesé la herrería trabajada de la misma
Salon comedor del actual restaurante Villa Robla. Gentileza de mardelplatagourmet.com
Salon comedor del actual restaurante Villa Robla. Gentileza de mardelplatagourmet.com
Salon comedor del actual restaurante Villa Robla. Gentileza de mardelplatagourmet.com
Salon comedor en la Planta alta del inmueble ubicada en la torre del inmueble

Después de haber sido una confitería comúnmente conocida como La Robla, el inmueble no cambió demasiado su fisonomía hasta que una nueva firma inauguró con el nombre de Lele de Troya. En la actualidad el inmueble figura como Villa Robla. Dicha propiedad está afectada por la ordenanza de Preservación Patrimonial Nº 10075.

 
Fuentes
Patrimonio Arquitectónico Marplatense. 
Ordenanza represervación patrimonial Nº 10075

martes, 20 de febrero de 2018

VILLA NORMANDY

Villa Normandy. Av. Colón y Viamonte. Mar del Plata

Félix Delor había llegado a Buenos Aires integrando uno de los contingentes inmigratorios que desembarcaron en la cuenca del Plata. Llegó procedente de Elbeuf, un racimo de casas pequeñas en el centro de la región alta de la Normandía, al noroeste de París. Trató de cumplir el sueño americano importando barriles de vino francés y distribuyéndolos entre una clase social que comenzaba a preocuparse por acumular más hectáreas, cabezas de ganado, divisas y poder. Y también, como le sucedió a muchos, llegó hasta sus oídos la noticia de que había un lugar, en el sudeste bonaerense, que tenía cierto parecido a los sitios que visitaba en la costa de su Francia natal.

Registro parroquial Ciudda de Buenos Aires. Nuestra Sra. de la Merced Matrimonios 1890-1895

Cuando comenzó, el siglo veinte trató de consolidar buena parte de lo que había prometido el colofón de la centuria anterior. Hasta Mar del Plata había dejado atrás los últimos vestigios del caserío costero que fue en sus inicios y poco a poco se vestía de gala y se convertía en el escenario donde pasaban sus días de ocio la crema terrateniente del país. En ese contexto, don Félix decidió construir una villa veraniega para pasar allí los soleados días de verano junto a su mujer y sus tres hijas: Brígida María Amelia, Hortensia Gabriela y Elena Ivone.

Postal coloreada “Loma Stella Maris”, década del ´20. Enviada por Enrique Mario Palacio..jpg
Loma Stella Maris Casa Normandy año 1927. Gentileza Pasqualino Marchese

Corría el año 1915.Y como los hectolitros de vino francés que él importaba llenaban más y más bodegas criollas, no había motivos para reparar en gastos. Ubicación, de las mejores: justo enfrente de la Villa Ortíz Basualdo, cerca de la Iglesia Stella Maris a un paso del barranco que los dejaría en la playa y con una vista fantástica del paisaje costero.

El arquitecto francés Gastón Mallet

Los libros de arquitectura marplatense nos dicen que la mansión fue proyectada por el arquitecto francés Gastón Mallet y fue construida por el señor Pedro Besozzi, en 1919. Ambos siguieron las instrucciones de Don Félix en cuanto al estilo. Quiero una villa como las de mi pueblo con esa estampa, les confió el comerciante en una sobremesa, cuando se estaban garabateando los primeros bocetos de los planos. Eso sí, el nombre ya estaba escrito de antemano. Será la Villa Normandy una casa en la que reinará la felicidad y la concordia para todos quienes vivan bajo su techo, pronunció esa misma tarde en un francés aplomado.


Villa Normandi y capilla Stella Maris.
Villa Normandy de Felix Deloir en el año 1919.

Mallet tuvo mucho trabajo por la poca superficie de tierra disponible. Los 12 por 30 metros en la esquina, con orientación N.E., era la mejor posible en el amanzanamiento marplatense. Pero era todo un desafío para el proyectista galo quien debió tachar algunas necesidades habitacionales de Delor por no tener el lugar necesario. La falta de espacio quedó evidenciada en tres hechos bien notorios de la casa: la planta reducida a la rigidez de una envolvente de forma rectangular; el alzado marcado por la verticalidad de cuatro niveles de plantas con áreas similares, y por el ingreso principal poco remarcado, compartiendo la zona con el único acceso al nivel de los servicios, dando ambos a un estrecho pasadizo difícilmente identificable como entrada para vehículos. La distribución especial por plantas no escapa al severo compromiso ante el extenso programa y las reducidas medidas disponibles, señala el Arq. René E. Moreau, encargado de ponerla en valor a partir de 1985, cuando la compró José Lorini.

Grupo de chalets en la Loma de Colón. Postal enviada por José Alberto Lago..
Villa Normandi. Colón y Viamonte “. Imagen gentileza de Ernesto Parra

Y es así que a excepción del nivel destinado a recepción y estar comedor, que cuenta con ámbitos diseñados con relativa generosidad, los otros niveles distribuyen la función propia en ambientes de medidas ajustadas, con muros horadados por vanos de puertas o ventanas que hacen difícil proponer una distribución correcta del mobiliario adecuado. La concordia que pregonaba don Félix al momento de trazar sus máximas de convivencia comenzó a deteriorarse a los pocos veranos. El problema siempre surgía a partir de las institutrices que acompañaban a las hijas, cuenta María Esther Abraham, esposa de José Lorini, quienes le compraron la villa a la familia Delor.

La Confesión vino de parte de la propia Brígida María Amelia, que con 96 años fue una de las que firmaron los documentos para la venta. Decía que una era alemana, grande, firme y de modales ampulosos. La otra era una italiana de semblanza angelical, pero con un carácter del demonio. Contó que discutían por cualquier cosa y las peleas incluían el vuelo de objetos diversos. Las voces en alto invadían los pisos superiores y no sólo se plegaba en ambos bandos el personal de servicios, sino que las propias hermanas Se ve que los gritos llegaron a cansar al señor Delor, quien de un día para el otro vendió la casa.


“Loma Stella Maris.vista aérea. Mar del Plata anuario,1939” Gentileza Ignacio Iriarte para Fotos de Familia del Diario La Capital

El ruego de las hijas, con la promesa de que todo sería distinto, a lo que se sumó que dos instituciones paraban en la casa de un compatriota, hizo que el jefe de familia recomprara la casa al verano siguiente. A partir de ese momento, si bien la villa recuperó su armonía interior, comenzó a recorrer el camino casi inexorable del resto de las casonas de verano. La lógica pirámide familiar con sus nuevas generaciones y modalidades de uso fue alterando la intención original de los mayores. La propiedad comenzó a deteriorarse paulatinamente y el paso del tiempo acentuó la caída.

Cuando una mañana del 84 apareció el cartel de venta pegado a sus muros, para muchos fue el preludio de otro golpe mortal a la identidad marplatense. Pero no para José Lorini, quien hizo todo lo posible para devolverle el brillo de otros tiempos. La vida le regaló la posibilidad para cumplir un sueño largamente anhelado, aunque la muerte le quitó la posibilidad de disfrutarla una vez que estuvo rehabilitada. Su esposa no logró consolidar el proyecto de convertir a la villa en un centro cultural y gastronómico debido a los vaivenes económicos de esos años. Eran épocas muy duras y nosotros no contábamos con ningún apoyo oficial para mantener la Villa, explica.

Placa declarando Patrimonio Histórico a la Villa Normandy

En 1988,la Universidad tampoco pudo trasladar hasta Colón y Viamonte los estudios centrales de lo que sería Radio Universidad, por lo que la oferta del Consulado de Italia para trasladarse a la Villa fue la tabla de salvación para asegurar su permanencia física. Félix Delor inauguró la villa, en pleno verano, desde entonces sus techos recortan el horizonte de la loma y la belleza normanda que posee obliga a los feligreses que peregrinan por Colón a mirar su fachada. Después de tantas comisiones de trabajo, seminarios, charlas y conferencias que pugnaban por la preservación de nuestro patrimonio, al menos en la Villa Normandy los conceptos lograron apuntalar la conciencia colectiva y algo más: también afirmaron sus paredes.

José Lorini, llegó a Mar del Plata en 1966.Tiempo después montó una empresa constructora, su admiración por la Villa Normandy fue creciendo en formar continua. Cada vez que pasaba por la esquina, rumbo a su casa de la calle Bernardo de lrigoyen, le daba rienda suelta a su admiración. Cuando vio el cartel de venta se volvió loco. Hasta que no consiguió la plata para comprarla no se detuvo, confiesa su esposa. El sueño lo concretó el 31 de julio de 1985.Un día antes que saliera en sucesión, esperaban treinta herederos.


Detalle cubierta de techos con mojinetes mochados de la Villa Normandy
Los punzones que coronaban el techo tenían un agujero en la base como para ir agregándole motivos, según el gusto del cliente.

Fue el primer emprendimiento enteramente privado para conservar el patrimonio, tal vez porque de chico vivió junto con sus padres en una casa que databa de 1486, José aprendió muy pronto a valorar y respetar la tradición. El estado de Villa Normandy: la casa estaba muy abandonada, los más de treinta años que había estado deshabitada se sintieron mucho, sobre todo en los techos, se sacaron tres camionadas con estiércol de paloma; Se contrataron a los mejores techistas y albañiles y el trabajo fue excelente. Se pusieron las mismas tejas francesas en el techo y los mosaicos en el patio interior son los mismos que los de la vereda.

Sobre las modificaciones que se le hicieron en su interior: se tiraron un par de paredes para agrandar los ambientes en el primer piso, donde funcionaban cuatro de las siete habitaciones. El estilo normando, tiene como característica principal la utilización del pan-de-bois (paños de madera) en la construcción de sus muros. En Europa eran entramados de tirantes de madera que tenían el ancho del muro, es decir, que se veían de adentro y desde afuera, explica el arquitecto Cova, experto en el tema. Entre tirante y tirante, antiguamente se rellenaba con ramas, hojas secas, piñas y restos de basura;

 
Villa Normandy mientras se encontraba el Consulado de Italia

Eso se mezclaba con cal, se aprisionaba y luego se hacía el revoque. Eso se comprobó en la Casa que vivió Shakespeare en Inglaterra. Se sacó un entrepaño para mostrar cómo estaba construido, acá ese pan-de-bois fue aparente, es decir, fueron fajas de revoque salientes que luego se pintaban. El único Original que hubo en Mar del Plata fue el primer pabellón del Bristol Hotel. Otro elemento distintivo del estilo normando surge en el diseño del techo. Acá hay varias cosas que merecen considerarse, continúa Cova, por ejemplo, los mojinetes están mochados, es decir en un techo a dos aguas, la línea del alero es paralela al frente.

Patio interno de la Villa Normandy en la actualidad
Patio interno de la Villa Normandy en la actualidad

En el normando, a medida que sube se aleja del frente, fiel a su estilo, arriesga una hipótesis: en los pisos superiores siempre estaba el granero y necesitaban de una roldana para subir fardos de pasto .Con ese tipo de mojinetes la protegían de las inclemencias del tiempo. Otro elemento característico son las tejas, son planas y muy costosas, ya que una vez colocadas, el sol solo ilumina un tercio del total, el resto está debajo de la otra teja, explica Cova. Los punzones que coronaban el techo tenían un agujero en la base como para ir agregándole motivos, según el gusto del cliente. Había angelitos, pájaros, flores. La más refinada en ese aspecto fue Villa María, que estaba en Bolívar y Corrientes. En Villa Normandy había hasta un gato en el tejado. Presumo que había catálogos y se mandaban a pedir a Francia, concluye.

Villa Normandy en la actualidad. Gentileza de Buenos Aires Travel

jueves, 15 de febrero de 2018

VILLA SANTA PAULA



Biografía de Dardo Rocha

Nació en Buenos Aires un 1 de septiembre de 1838. Fue un gran político argentino. Estudió la carrera de derecho hasta graduarse en su ciudad natal con una tesis sobre Ley Federativa. Ocupó diversos cargos públicos, entre ellos el de oficial primero en la Biblioteca pública bonaerense y en la del Ministerio del Interior. Más tarde haría una incursión en el periodismo hasta que se unió a las filas antirrosistas bajo las órdenes de Bartolomé Mitre, con quien participó en las batallas de Cepeda (1859) y Pavón (1861).

Dardo Rocha

El Dr. Dardo Rocha, había sido iniciado por su padre, el coronel Juan José Rocha, en el año 1858 cuando contaba con tan sólo veinte años de edad, en la Logia “Constancia Nº 7”. El principal colaborador del Dr. Rocha, y quien fuese responsable del trazado del plano de la futura ciudad, el arquitecto Pedro Benoit, había sido iniciado el 26 de octubre de 1858 en la logia “Consuelo del infortunio Nº 3”. Dardo Rocha, participó como militar en la guerra de la Confederación Argentina y el Estado de Buenos Aires como Teniente de Marina en 1859. Y en la Guerra de la Triple Alianza, contra Paraguay en 1865 siendo herido en la batalla de Curupaytí.

Dardo Rocha en la Campaña de Pavon año 1861

Tras su exigua carrera militar comenzó su carrera política, primero como presidente de la comisión que se encargó de redactar la nueva constitución en la Gran Convención Constituyente de Buenos Aires. Al poco fue elegido diputado tras los comicios celebrados en el distrito electoral bonaerense en 1872, y dos años más tarde senador por la misma provincia. No obstante, su carrera iría aumentando en importancia hasta alcanzar la presidencia del Senado, desde donde abogó por la designación de Buenos Aires como capital de la República a través de un proyecto de ley. Fué diputado provincial, senador nacional, y presidente provisional del senado. También actuó como constituyente en 1898.

Dardo Rocha con el Dr. Honorio Senet en el Hipodromo Nacional
Dardo Rocha acompañado de su esposa Paula
Gobernador Dardo Rocha Revista Caras y Caretas Año 1936.

Asumió el puesto de gobernador provincial el 1 de mayo de 1881. Su labor en esta institución vino a continuar el espíritu de reforma que desde el gobierno republicano se había instaurado en todos los ámbitos de gobierno; así, introdujo reformas en el sector industrial, elaboró una nueva ley de tierras y otra que regulaba la navegación del río Bermejo, y contribuyó de manera decisiva en la fundación de la ciudad de la Plata, tras el dictamen de la ley de 1882.


Gobernador Dardo Rocha

La necesidad de atribuir a otra población el rango de capital de la provincia de Buenos Aires tras la federalización de ésta hizo que se fundara una nueva ciudad portuaria que asumiera ese título, lo que fue defendido desde un primer momento por Rocha. Por último, debe destacarse su empeño en la creación del Observatorio Astronómico de la Plata, para el cual solicitó los materiales necesarios para su construcción, que fueron enviados desde París.

La figura de Dardo Rocha está profundamente ligada a la historia del desarrollo del Ferrocarril en el interior de la Provincia de Buenos Aires. No sólo fue el artífice de la extensión de la línea desde Maipú a Mar del Plata (1886), sino que también lo había sido de la línea que va desde Azul a Bahía Blanca (1884). En el caso particular de Mar del Plata, este desarrollo significó a su vez un cambio de destino, al pasar de ser un pueblo centrado en actividades pecuarias a ser una ciudad turística; cambio consolidado por la voluntad tanto de gobernantes de la Nación (Manuel Quintana y M. T. de Alvear) como de la Provincia (Dardo Rocha y José L. Cantilo) que decidieron construir aquí sus residencias de veraneo.



Dardo Rocha parado en el porch de su residencia

Desde el primer momento Pedro Benoit se vinculó a Dardo Rocha para la fundación de la nueva capital de la provincia, y formó parte de la comisión para el concurso de los planos en su carácter de vocal del Departamento de Ingenieros. Presentó los planos del trazado de la ciudad, aunque no firmó al pie ninguno de ellos, sino que fue mencionado como autor de los mismos en el año 1888. Cabe destacar que Pedro Benoit dirigió desinteresadamente las obras de la Iglesia de San Pedro, en Mar del Plata, hasta su deceso ocurrido en esta ciudad, el 4 de Abril de 1897. Tambien fue el arquitecto encargado de construir la villa Santa Paula en la ciudad de Mar del Plata.


El 15 de abril de 1883, llegó a medianoche al pueblo de entonces, a 9 años de su fundación oficial y se sorprendió de su progreso y de su belleza, optimista de temperamento y de gran visión como gobernante, al observar el desarrollo de Mar del Plata, comprendió en el acto, con la clarividencia propia de una capacidad superior, que con el andar del tiempo, allegándole a los principales elementos vitales de progreso, se convertiría en una de las localidades mas prósperas de la Provincia.

Folleto publicitario de la sección urbana del Ferrocarril del Sud.

Resolvió disponer de la prolongación de la líneas del F C Sud, desprendiendo un ramal desde Maipú y gestionar una sucursal del Banco Provincia de Bs. As., para fomentar el incipiente desarrollo de las industrias agropecuarias y actividades comerciales e industriales y la habilitación de la línea telegráfica. También interesó a la Legislatura para que autoricen a practicar estudios de tipo portuarios en nuestra costa y por decreto del 25-6-1883, nombró al ing. Pedro J. Dirks para practicar los estudios del puerto y proyectar las obras complementarias que fuesen necesarias en Mar del Plata.

Dardo Rocha regresó al senado en 1884, donde desempeñó varios cargos en la diplomacia y en el cuerpo administrativo de la República. Entre los años 1884 al 89 fue director político del diario El Nacional de Bs. As. Fue además líder del partido Autonomista Nacional, conducido por Julio A. Roca, cuando este último terminó su mandato como presidente, Rocha imaginaba que iba a ser el sucesor, pero el astuto Roca ,lo desplazo, poniendo a uno de su familia, Miguel Juarez Celman.

En 1897 fué el fundador y primer rector de la Universidad de La Plata,cargo que desempeñó hasta su nacionalización en 1905. Rocha también fue diplomático, actuándo en las negociaciones sobre límites con Bolivia y Chile. En concreto, como diplomático fomentó el restablecimiento de las buenas relaciones que habían existido entre Argentina, Bolivia y Paraguay, relaciones que se habían visto mermadas. Abandonó la diplomacia para presentarse como candidato a la presidencia de la república en 1886; no obstante, retiraría dicha candidatura para no interferir en la complicada situación política argentina.

Dardo Rocha caminando elegantemente con levita por la ciudad


También debe destacarse su labor docente. En 1896 fundó la Universidad de la Plata, donde ejerció como profesor y rector y de la que posteriormente fue nombrado canciller vitalicio. Su obra incluye diversos artículos políticos, literarios y jurídicos publicados en distintos periódicos, además de las Biografías de Argentinos Ilustres y la Exposición de motivos de la fundación de la Plata. Falleció en Buenos Aires en 1921.
 
Última fotografia de Dardo Rocha


Una historia de amor en Mar del Plata

En la intersección de las calles Garay y Lamadrid existe en una casa que cobija una historia de amor. Ese chalet, Villa Santa Paula, es un regalo que Don Dardo le hizo a Doña Paula en 1910. Villa Santa Paula fue otra de las formas que Dardo Rocha encontró para demostrar el amor que sentía por Paula y dicen que ese sentimiento todavía se percibe cuando se la recorre por dentro. 

Dardo Rocha junto a sus hijas en la rambla Lasalle en Mar del Plata

Dardo Rocha junto a su hijo en la rambla Bristol

Juan José Dardo Rocha y Arana y Juana Paula Arana, los protagonistas de esta historia, eran primos hermanos.Ambas familias vivieron siempre en la casa de Lavalle 835. Desde la época de la colonia, el solar pertenecía a los Arana pero la casa la construyeron los Rocha. Así fue que se criaron, crecieron juntos….y se enamoraron. En esa época no estaba bien visto casarse entre parientes de sangre porque la Iglesia no lo permitía.Así que Dardo tuvo que pedir permiso eclesiástico y se lo dieron. 

Dardo Rocha caminando por la Rambla Bristol  en compañía de su hija Jacinta Edelmira Haydée Donata Rocha Arana, apodado por su circulo intimo “Pampa”. Año 1916. . Gentileza Roberto G Abrodos

En enero de 1883, cuando era gobernador, Dardo y Paula llegaron por primera vez en diligencia a Mar del Plata y quedaron fascinados con la ciudad que todavía era un pueblo chiquito. Pero Dardo nunca la olvidó. Cuenta la historia, que en uno de los viajes a Francia, paseando por los campos que estaban en los alrededores de Paris, Paula quedo deslumbrada por un chalet que parecía un castillo de estilo pintorequista. Le gustó tanto que hasta pidió permiso para visitarlo para después poder hacer uno similar en Argentina.

Chalet Dardo Rocha del album Peracca. Enviado por José Alberto Lago a Fotos de Familia
Foto de 1899, Dardo Rocha y Sra. en la vieja Rambla,hombre inolvidable para MdP, a quien le debemos entre otras cosas ,que llegara el tren en 1886, a esta ciudad”. Gentileza Lic. Angel  J.Somma

Poco tiempo después, sin que ella lo supiese, Dardo contactó al arquitecto responsable y obtuvo los datos para hacer la réplica. Así fue que Dardo compró una manzana en Mar del Plata y en el invierno de 1909, sin que su familia lo supiera, contrato a Pedro Benoit para que construyera un chalet igual que el francés para pasar las vacaciones.

Villa Santa Paula, Garay y Lamadrid. Enviada por Nicolás Faure a Fotos de Familia Diario La Capital

En la siguiente temporada de verano Dardo y Paula volvieron a Mar del Plata esta vez en tren, y vinieron a este hermoso chalet que ya estaba terminado.El pretexto fue que estaba en alquiler y que lo iban a alquilar para la temporada. Cuentan que Paula estaba maravillada por lo lindo que era y por lo parecido que era al que había visitado en Francia… pero esa admiración se hizo sorpresa y emoción cuando vio que el monograma de la familia estaba en las sábanas y toallas! Ahí fue cuando Dardo le dijo que era un regalo para ella. Es la única casa de Dardo Rocha que queda en pie ya que en Bs. As como la “Casa Grande” de La Plata fueron demolidas.

Don Dardo llegaba todas las noches a su casa con un ramito de violetas para su mujer…aunque las escondía porque le daba vergüenza que lo vieran. Dardo quedó viudo en 1917 y como ya saben, murió en su casa en 1921, allí fue velado y sus restos fueron enterrados en la bóveda familiar en la Recoleta.

Cripta con la tumba de Dardo Rocha y su esposa, en la Catedral de La Plata.


El gobernador Monteverde quiso trasladarlo a la Plata pero su familia no lo permitió porque en su testamento estableció expresamente que debía ser enterrado en la Recoleta junto a su mujer y sus hijitos pequeños. A pesar de ello, sus restos fueron trasladados el 19-11-1940 y están en la cripta de la Catedral al lado de los de Paula…el amor de su vida.

La villa Santa Paula en Mar del Plata

El mencionado chalet es la replica de un chalet ubicado en los alrededores de Paris, Francia y que Dardo Rocha contacto al arquitecto responsable que construyo el chalet frances, para obtener los datos para hacer su replica en Mar del Plata. Que el mismo es asociado al estilo de los castillos señoriales localizados en el valle del río Loire en Francia.


Antigua imagen de la Villa Santa Paula Decada del 60
Antigua imagen de la Villa Santa Paula antes de la remodelación. Decada del 80

Para la construcción del chalet contrato al arquitecto, ingeniero y urbanista Pedro Benoit, gran colaborador de Dardo Rocha en la fundación de la Ciudad de La Plata, y creador de destacadas obras arquitectónicas como la Catedral de la Ciudad de La Plata y la Catedral de la Ciudad de Mar del Plata.

Villa Santa Paula despues de la remodelación. Año 2004

Actualmente el Chalet "Villa Santa Paula" es la única residencia de Dardo Rocha que sigue en pie, ya que las ubicadas en la ciudad de La Plata y en Buenos Aires fueron demolidas. En el año 2003 la casa fue comprada por un arquitecto platense que la restauró, recuperando su antiguo esplendor. Luego la misma fue adquirida por un comerciante marplatense, y actualmente se encuentra a la venta.


Villa Santa Paula en la actualidad
Villa Santa Paula en la actualidad


Perteneciente a la variante pintoresquista “manoir frances” presenta una planta compacta en L en dos niveles, con sus alas articuladas por el cuerpo cilíndrico de la escalera, destacado en su remate con forma de chapitel cónico.  Las fachadas revocadas con cadenas presentan un basamento de piedra irregular. Las cubiertas de pizarra con pronunciada pendiente lucen oculos y pináculos de remate. Resaltan sobre los agudos mojinetes, estructuras ornamentales de madera que despegadas de los muros crean un efecto de profundidad. Es declarada de interés por Ordenanza Municipal N° 10075/1995.-

La Villa Santa Paula en su interior

La propiedad, elevada medio nivel, cuenta al ingresar con amplio estar con pequeño balcón, hall circular de importantes dimensiones, comedor con balcón también, office, cocina, comedor diario, baño y un dormitorios. Un nivel debajo de esto, accediendo desde la calle, posee el mismo hall circular que da paso al Salon de Usos Múltiples; en este mismo nivel pero con acceso interno cuenta con hall distribuidor y circulación, cuatro dependencias, un baño completo y cuarto de lavado.

Por último, en planta alta encontramos un amplio vestíbulo o hall distribuidor, el mismo hall circular que se repite en las demás plantas, dos dormitorios en suite con balcón y otros dos en semisuite con un baño en común. Emplazado sobre importante terreno, y construido con perímetro libre, cuenta claro con excelente jardín y visuales hacia él.

Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar
Villa Santa Paula en la actualidad. Del sitio www.zonaprop.com.ar


Proyecto para intervenir el predio de la Villa Santa Paula

El proyecto de ordenanza enviado por el gobierno local en el año 2017 al Concejo Deliberante, para autorizar la construcción de dos edificios destinados a locales comerciales, oficinas y vivienda en el predio del chalet Santa Paula, antigua casa de veraneo de Dardo Rocha, renovó el debate por la conservación patrimonial en Mar del Plata. La iniciativa permitiría a la firma "Complejo Rocha Building" a adoptar los indicadores urbanísticos para ejecutar la construcción en Garay 1802 y, a la vez, a firmar un convenio de preservación patrimonial.

Proyecto para autorizar la construcción de dos edificios adyacentes a la Villa Santa Paula. Gentileza del sitio vencedoresyvencidos.com

El proyecto prevé la preservación del inmueble patrimonial emplazado en la ubicación de esquina, destinándolo al uso originario de vivienda unifamiliar, en tanto que se proyecta en los laterales la implantación de dos volúmenes edilicios independientes adosados a ambos ejes medianeros desde la línea municipal hasta el límite reglamentario determinado por la línea de frente interno. Los edificios contarían con dos niveles de subsuelo y seis pisos.

Proyecto para autorizar la construcción de dos edificios adyacentes a la Villa Santa Paula. Gentileza del sitio vencedoresyvencidos.com

En un acuerdo con el municipio, el propietario se comprometería expresamente “a preservar el buen estado de mantenimiento” del chalet. A la vez, según surge del modelo de convenio propuesto por la comuna, no podría “realizar intervenciones exteriores que no se correspondan con el carácter original del edificio o modifiquen las fachadas principales, espacios exteriores, cercos, rejas, ornamentos constructivos, veredas, arbolado”. También debería “solicitar autorización para modificaciones o adiciones que alteren el carácter original del inmueble”. 

Uno de los primeros en manifestar preocupación por el proyecto fue el Defensor del Pueblo Fernando Rizzi, quien se manifestó en una nota realizada por el Diario La Capital durante el año 2016 y decía lo siguiente:
“Esto demuestra una vez más la inexistencia de una política permanente y estable de preservación patrimonial, y la evidencia de falta de voluntad política por tenerla”, lanzó tras una reunión con referentes de la Asociación Marplatenses Defensores del Patrimonio Arquitectónico y Urbano". 
“Se ha hecho una constante que en los lotes declarados de interés patrimonial se puedan asignar indicadores urbanísticos especiales a cambio de la preservación de la construcción histórica. Esto requiere ser analizado con razonabilidad para que el bien protegido no se desnaturalice”, alertó.
“Además, el bien se integra por un entorno, que con las edificaciones pierde valor. Nadie habla de que el titular de un bien declarado de interés patrimonial deba padecer un sacrificio especial, pero tampoco es lógico que se vea privilegiado con indicadores especiales mayores a los vigentes en el distrito”

También el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires solicitó la conformación de una Comisión Evaluadora del Código de Preservación Patrimonial para realizar la revisión de la Ordenanza 10075 (Código de Preservación Patrimonial) en forma conjunta con instituciones y actores relacionados con la temática patrimonial. A la luz de los ejemplos mencionados y tantos otros, es manifiesto que la norma precisa ser modificada y que debe fijarse una postura crítica y a la vez contemplativa de las distintas necesidades con herramientas genuinas que garanticen la preservación del patrimonio, algo que a la fecha se muestra más como un mero enunciado con resoluciones particularizadas que una política de práctica generalizada.


Fuentes:
Roberto T. Barili, del libro Ciudad de América para la Humanidad (1964).