sábado, 12 de abril de 2014

ESTANCIA SANTA CELINA de GUILLERMO ARAUZ PERALTA RAMOS



Guillermo Atila Aráuz Peralta Ramos en su estancia Santa Celina - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
El dia amenazaba con lluvia. Cuando llegué a mi casa esa tarde, Alberto ya me estaba esperando mientras conversaba con mi madre. Yo me apuré a cambiarme la ropa y acicalarme un poco; la jornada había venido muy agitada y necesitaba refrescarme. Cargué los equipos en el auto y lo mismo hicimos con los equipos de Alberto. Entre los dos casi habíamos llenado el baúl con cámaras, trípodes, iluminación, cables, todo lo necesario para una buena producción y partimos para Santa Celina. Alberto también venia de trabajar por lo tanto en el apuro no había podido refrescarse. Paramos en una estación de servicio y luego de acomodarse pusimos rumbo a la estancia.

Acceso a la casa principal Estancia Santa Celina

Una vez que pasamos la Av. Mario Bravo en la intersección con la calle Talcahuano doblamos hacia el sudoeste y luego de unos 500 mts. doblamos a la izquierda nuevamente por la calle Estancia La Armonía. Anduvimos unos 150 mts. más por esa calle hasta que finalmente llegamos a lo que era el antiguo casco de la Estancia Santa Celina. Alberto se bajó y mientras abría la tranquera, yo ingresaba por primera vez en mi vida en una de las estancias mas conocidas del sur de la ciudad, pues en ella nos estaba esperando Guillermo Atila Aráuz Peralta Ramos o “Willy” como le dicen comúnmente su familia y los que lo conocen.

Celina Peralta Ramos - hija de Jacinto P. Ramos- y madre de Guillermo Arauz Peralta Ramos - Foto cedida por Guillermo Aráuz Peralta Ramos a Fotos Viejas de Mar del Plata

Zoologico de Bs. As. La primera en el pony es Raquel Arauz Peralta Ramos. El que está alzado es Guillermo Arauz Peralta Ramos. Circa 1922. Foto gentileza de Raquel Casas Arauz (h)
Cuando detuve el motor vinieron a nuestro encuentro unos seis perros mas o menos y como se mostraron amigables nos bajamos del auto para acercarnos a la casa. Entonces, desde la vivienda que se recortaba en el fondo vemos venir a un hombre casi centenario ya, con una sonrisa en la cara y vestido con camisa azul, bombacha de campo beige y un par de botas de cuero con el pantalón metido adentro, como se estila en esos ambientes agropecuarios en donde las duras faenas del campo obligan al hombre a cubrirse de esa manera, evitando el roce de cardos y matas silvestres.

Guillermo Aráuz Peralta Ramos - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
Guillermo Aráuz Peralta Ramos. Foto gentileza de Raquel Casas Arauz (h)
Guillermo Aráuz Peralta Ramos. Foto gentileza de Raquel Casas Arauz (h)

Nos presentamos inmediatamente y nos invitó a pasar por la puerta principal. Sin querer nos habíamos detenido en la zona de servicio que da a la cocina por lo tanto nos subimos nuevamente al auto y dimos toda la vuelta al edificio para llegar a donde finalmente esta el acceso: dos viejas hojas de roble con vidrio repartido que dan a un camino cubierto por un techo de lona muy pintoresco.

Interior de la sala de estar de Estancia Santa Celina. En el comienzo la sala era un galpon aledaño al tambo y atras vivian los peones - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

Alberto y yo sacamos nuestros bártulos y cuando ya teníamos todo en nuestro poder nos dirigimos a la casa. Al entrar nuestra cara fue de asombro, pues nunca nos imaginamos el mobiliario con el que nos íbamos a encontrar. La vivienda de Guillermo Aráuz está realizada sobre el antiguo tambo que la estancia Santa Celina tenia para su producción lechera. La misma se adaptó con el tiempo a los usos que Guillermo le fue dando y con el paso de los años, ya alejado de esos menesteres tamberos, en su interior fue recolectando viejos recuerdos de familia.
 
Interior de la sala de estar de la Estancia Santa Celina. Al fondo se ve una vitrina llena de aperos. A la derecha una vieja carreta conseguida en un remate de la estancia El Casal - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
 
Vitrina con aperos y correajes de caballos - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

Allí podíamos ver sillas traídas del Paraguay de mas de 200 años y que pertenecieron a la familia Aráuz, dos silloncitos estilo dorico en madera, vitrinas con distintos aperos de caballos, litografías de gauchos realizando distintas tareas de campo, cuadros con pergaminos que contienen el antiguo escudo de armas de la familia, condecoraciones del ejercito, viejas valijas de cuero del siglo pasado, botellas cerámicas que se usaban antiguamente para envasar leche, fotos familiares… la cantidad de objetos eran suficientes como para abastecer a un pequeño museo. Y eso era sin contar lo que tenia en otra habitación en donde se seguían acumulando reliquias familiares.

Una de las tres carretas que se encuentra adentro de la sala principal y que pertenecia al padre de Guillermo Aráuz -Adolfo Aráuz Cejas- Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

Pero lo mas asombroso de todo eran las tres carretas que allí se encontraban, cada una con una historia particular. Guillermo nos relataba la historia de cada una mientras nos mostraba distintos lugares del salón ante nuestros ojos maravillados que no paraban de encontrar objetos curiosos, muchos de ellos con más de un centenar de años. En algunos casos era necesario que me pusiera los lentes pues algunos pergaminos escritos en cursiva escapaban de mi vista (ya cansada de tanto escribir…)
Mientras Alberto y yo desempacábamos los equipos, irrumpe en la habitación una bella mujer con un distinguido porte y vestida en tono de blanco con los pantalones enfundados en unas hermosas botas de cuero. Su largo cabello rubio y bien cuidado mostraba a las claras que Guillermo Araúz tenia muy buen gusto para elegir a su compañera de vida. 


Pablo te mando una foto de Sta Celina cuando se estaba ayornando el casco. Papa te dio una parecida. Atrás del camión (para los que les gustan los autos) se puede ver un LINCOLN convertible calculo de los años 60 propiedad de Atila. Abrazo- Foto enviada por Pablo Aráuz a Fotos Viejas de Mar del Plata

Guillermo Arauz en Santa Celina. Foto gentileza de Raquel Casas Arauz
Se presento con el nombre de Judhit a los cual le presentamos nuestros respetos no sin antes dejar de admirar su belleza. En unas cuantas palabras que cruzamos nos dimos cuenta inmediatamente que Judhit era una mujer de clase y que su porte distinguido no era por casualidad. Ella provenía de una familia que antiguamente vivía en Vicente Lopez pero su acercamiento a Guillermo Aráuz la trajo finalmente a esta ciudad en donde luego de afincarse en la estancia con él, fue acostumbrándose a esa vida tan particular que ambos eligieron. 

Guillermo Aráuz Peralta Ramos mientras era entrevistado por Pablo J. Junco - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

Cuando todo estuvo preparado para la nota, nos sentamos cerca de una ventana que daba al parque y Guillermo Aráuz muy tranquilo, esperó a que yo le diera el pie para empezar a contar su historia. Luego de una breve presentación y realizada la primera pregunta, Guillermo empieza su relato infinito con toda suerte de detalles y fechas hasta el punto en que ya no era necesario preguntarle nada, pues él sabia perfectamente que era lo que nosotros buscábamos.
  
Guillermo Aráuz Peralta Ramos mientras era entrevistado por Pablo J. Junco - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

El reportaje entonces tomo su propio rumbo y sin que yo pudiera conducirlo, los vericuetos de la conversación nos iban llevando por distintos aspectos de su vida. Así nos enteramos que de pequeño Guillermo venia con su familia a la estancia Cabo Corrientes para ver a su abuelo Jacinto Peralta Ramos, el hijo del fundador de la ciudad. De esta manera y desde muy pequeño, Guillermo fue comprendiendo lo que era la vida de un estanciero, las tareas que debían realizarse en el campo, la ruda jornada que de sol a sol debían ejecutar los hombres al mando de su abuelo para que la explotación ganadera y agropecuaria diera sus frutos.

Detalle del mobiliario del interior de la sala - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

Fue de esta manera que Guillermo fue adquiriendo sin preponérselo ese gusto por la vida campechana y tranquila que mas tarde marcaría su rumbo. Pese a que con los años se recibió de arquitecto eso no impidió que su personalidad se fuera formando con los hábitos de un hombre de campo. Sus conocimientos le permitieron diseñar mas tarde el proyecto que definiría el destino de la estancia Santa Celina.

Matilde Martinez Baya y Jacinto Peralta Ramos. Los abuelos de Guillermo Arauz Peralta Ramos

Cuando en el año 1929 fallece su abuelo, Guillermo fue llevado a la estancia Cabo Corrientes junto a su madre para hacerle compañía a la abuela. El relato se torna pintoresco pues Guillermo nos comenta como era la Mar del Plata de aquellos años, su difícil acceso por caminos de tierra en los que había que vadear algún arroyo. La Rambla Bristol estaba en su apogeo y las familias aristocráticas de Buenos Aires elegían a nuestra ciudad para pasar tres meses de vacaciones.


Estancia Santa Celina - Decada del 40 - Foto de Guillermo Aráuz Peralta Ramos
Entre estos detalles y algunos mas llegamos al año 1945 en que fallece su abuela y Guillermo vuele a Mar del Plata junto a su madre Celina para tomar posesión de las tierras que le tocan por herencia. Allí decide con apenas 25 años (junto a su hermano Adolfo que tenia 27) afincarse en forma definitiva en estas tierras, ya que su trajinar entre Córdoba y Buenos Aires no le permitía administrar correctamente todo el loteo que les había tocado en suerte. Proyecta entonces construir un tambo apara abastecer a la creciente producción lechera del sur de la provincia.

Foto de principio de siglo XX, un desolado Faro y Semáforo de Punta Mogotes, construido en 1891, en terrenos donados por Peralta Ramos. Se pueden ver las vacas pastando en las cercanías. Enviada por Enrique Mario Palacio a Fotos de Familia - Diario La Capital
Willy Arauz en su establecimiento rural Santa Celina, hoy barrio. De ese campo que el recibe de su madre, Celina Peralta Ramos de Aráuz , idea proyecta y realiza el trazado del loteo que en 1964 se aprueba como Barrio Santa Celina”. Foto de Pablo Aráuz enviada a Fotos de Familia

Pero no solamente se dedicó a estas actividades. En algún momento de su vida también ejerció su deber como funcionario público, habida cuenta de sus conocimientos de arquitectura y urbanismo. El reportaje se ponía cada vez mas interesante pues en el relato conciso que hacia Guillermo yo intentaba llevarlo a una parte mas emotiva en donde él se sintiera mas cómodo y con la cual tuviera más empatía. Fue así que recordó que el antiguo arroyo que desembocaba en una laguna a la altura del barrio Alfar y se llamaba Corrientes, hoy es una cloaca a cielo abierto al cual le falta un tratamiento mas digno de parte del gobierno. También recordó que en el faro se juntaban muchas vacas de su estancia ya que el mismo fue emplazado en el sector agropecuario de la estancia.


Guillermo Aráuz Peralta Ramos hablando apasionadamente de la historia de su familia mientra afuera llovia suavemente...Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
Mientras Guillermo me iba contando todo esto, por el rabillo del ojo yo espiaba a mi amigo que deambulaba libremente por el salón sacando fotografías a diestra y siniestra.  Fue en ese momento que el cielo nos brindó una suave lluvia la cual se venia anunciando desde temprano,  rompiendo nuestros planes de fotografiar el lugar desde el exterior. No obstante, y mientras mi compañero fotografiaba ávidamente cuanta reliquia se le cruzara en su teleobjetivo, la charla parsimoniosa de Guillermo amenizaba la tarde dándole al lugar un aspecto mas bucólico.

La tercera carreta que se encuentra en la sala - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

A tal punto estábamos conversando que ni Guillermo ni yo percibimos que Judhit se habia acercado con dos sendos vasos de agua ya que Guillermo llevaba casi 45 minutos de relato sin parar. Yo también animado por la buena charla me había dejado llevar por sus historias sin percibir que la cinta estaba llegando al final. Cuando finalmente me percato de la hora que era, ya llevábamos 53 minutos de conversación (llevábamos es un decir, pues el que hablaba era Guillermo en un fluido y verborrágico recuerdo que no parecía parar nunca). Mi compañero estaba alejado haciendo su trabajo y mientras yo escuchaba a Guillermo lo buscaba a mi amigo con la mirada para que a una seña mía apagara la cámara. Finalmente esto sucedió coincidiendo con el final del relato de Guillermo Aráuz y el regreso de Alberto que ya había terminado de sacar sus fotos.

Guillermo Araúz mostrandole a Pablo J. Junco una foto en donde Guillermo Aráuz llevó a Cantinflas y Pinky a pasear por Parque Camet - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
Esta foto de Cantinflas y Pinky a bordo de un carruaje en Parque Camet fue enviada por Pablo Aráuz a Fotos de Familia, quien comenta: “Soy hijo de Willy, y mando esta foto de Mario Moreno “Cantinflas”en oportunidad de estar por Mar del Plata con motivo del Festival de Cine acá realizado en 1961. La foto esta sacada en Parque Camet donde los artistas fueron paseados en coches a caballos. El coche es de mi padre, tirado por una yunta de caballos y manejado por él. Los dos chicos son mis hermanos Patricia y Guillermo. La de gorro es Natu mi prima y la otra mujer a la derecha es “Pinki” Satragno.

Al concluir el reportaje  seguimos realizando otras fotografías por el interior de la estancia. La experiencia se tornó más amena, pues en mi derrotero por el salón surgían reliquias de valor a las cuales Guillermo reflotaba de su letanía con su acostumbrado relato pintoresquista. De esa forma los objetos se transformaban de meros objetos en reliquias invalorables para los que formábamos parte de esta “expedición”  por la estancia Santa Celina.

Pablo J. Junco firmando el libro de visitas de la Estancia Santa Celina - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata

La tarde se cerraba ya y mientras el sol se ponía en el oeste, apareció Judhit que amablemente nos contó algunos detalles sobre los pasatiempos de Guillermo. Fue allí que mi amigo Alberto les propuso a ambos una serie de fotografías en pareja y con sus conocimientos profesionales sobre el particular, les propuso una pose al estilo antiguo en donde Guillermo estuviese sentado con su esposa parada por atrás de él. Fue tan espontáneo el pedido como la devolución de atenciones de parte de esta hermosa pareja: de esa manera fui testigo de una de las mejores fotografías que le ví sacar a mi amigo la cual (creo) se va a convertir en un hito de la familia de Guillermo Aráuz Peralta Ramos.
 
Guillermo Araúz acompañado de Judhit -su compañera de vida- Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
Guillermo Aráuz Peralta Ramos y su compañera de vida Judhit - Foto de Alberto Moreno Yague para Fotos Viejas Mar del Plata
Mientras Alberto esperaba el momento exacto en que la luz y las figuras se pusieran en comunión con el ambiente, Guillermo le toma la mano a Judhit en un gesto de amor tan puro, que tuve que hacer fuerza para no emocionarme. Ese gesto y esa imagen quedaron para siempre retratados en mi retina y mientras pueda seguir mirando esa fotografía, con el paso de los años, yo voy a decir cuando me comenten sobre el particular, que fui testigo de las mejores fotos que alguien le haya sacado a Guillermo Aráuz y su señora. Y eso fue gracias al paso de “Fotos Viejas de Mar del Plata” por la Estancia de Santa Celina.
 
Los cinco hijos de Guillermo Arauz Peralta Ramos. De izq. a derecha: María, Patricia, Guillermo, Pablo Willy y Sebastián Arauz en Santa Celina. Gentileza Raquel Casas Arauz

Guillermo Atila Arauz Peralta Ramos falleció el día Domingo 21 de mayo del año 2017 a los noventa y seis años en nuestra ciudad de Mar del Plata.

Reportaje a Guillermo Aráuz Peralta Ramos






Relato:
Pablo Javier Junco – Fotos Viejas de Mar del Plata
Fotografía: Alberto Javier Moreno Yague
Edición y compaginación del Video: Rubén Ferretti

3 comentarios:

  1. Juan De Flores-Ledesma22 de agosto de 2015, 13:51

    Hermosa historia de un descendiente de la familia fundadora de Mar del Plata.
    La lei buscando un casco para vivir en Argentina después de habitar durante 40 y pico de años en Suiza.
    Aún recuerdo,era niño por aquel entonces, del castillo que también tenia la familia Peralta Ramos en Villa Elisa, victima de un incendio que lo destruyó totalmente.
    Ahora una consulta: hoy dia (22/08/2015) quién vive en ese casco ? Siguen viviendo Don Guillermo y su Sra ? pregunto porque vi que estaba en venta.

    A uds, Pablo Javier Junco y Alberto Javier Moreno Yague,muchas gracias por haberme transportado y revivido esa atmósfera mezclando campo,historia y la sencillez patriciana de esta familia.
    Saludos cordiales
    Juan de Flores-Ledesma
    jdefsa@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas notas e interesantes fotos.

    ResponderEliminar
  3. Partió el patriarca; lo extrañaremos en la Asamblea de Agosto de este año. Con su pícara sonrisa, sus manos en movimiento su voz pausada, clara y su aguda percepción, siempre aportó ideas renovadoras para Mar del Plata , su ciudad querida. Allí habitó; allí lo encontró Dios.

    ResponderEliminar