domingo, 20 de mayo de 2018

ESTANCIA MACEDO



Casco de la Estancia Macedo de General Madariaga

A 147 km. de distancia de la ciudad de Mar del Plata por la Ruta 11 se encuentra la localidad de General Madariaga. En dicha ciudad se encuentra la Estancia Macedo, la cual ha sido protagonista de muchos sucesos históricos que se remontan hasta un pasado lejano. Conozcamos de cerca esta apasionante historia relatada por la investigadora y docente Cristina Coccari.

Comienzo de la historia


Esta propiedad original de Sáenz Valiente - Leloir fue producto de reparto por sucesión en 1870, dividiendose de la siguiente manera:
  1. Laguna del Maestro (actualmente estancia La Argentina): Casto Sáenz Valiente
  2. Macedo: Alejandro y Federico Leloir
  3. Arroyo Chico: Anselmo Sáenz Valiente
Allá por el año 1.700 comienza esta apasionante historia, con ribetes fuera de lo común. Era dueño de estas tierras el cacique Macedo, de quien se dice que fue oriundo de una zona de Brasil llamada Maceio. El sacerdote inglés Thomas Faute compra a Macedo las 33.000 hectáreas. La historia/leyenda dice que se entregaron como pago muchos objetos de vidrio -tan preciados por los aborígenes- entre otros bienes.

Thomas Faute, sin haber trabajado nunca la tierra, la vendió a José Lastra, rico ganadero de Chascomús, quien tampoco inició ningún tipo de explotación. Otra versión sigue el rastro de un paraje al que se denominó “La Espuela Verde”, que midiera en 1811  Lucio V. Mansilla, agrimensor empírico, por encargo de Vicente Montes. Éste traspasó la tierra a Juan Tindall y éste a José Lastra.

Mapa de Los Montes Grandes. Hoy Partido de Gral. Madariaga desde 1824 a 1910
En 1825 el agrimensor Felipe Senillosa es encargado de hacer una mensura a partir de un mojón al sur de la Laguna Martín García en terrenos de Macedo. Son testigos los linderos Joaquín Suárez, Juan Manuel de Rosas en representación de los Anchorena y José Herrera por los herederos de Segismundo. Se amojonó de a media legua tomando como límite los médanos.

Concluida la demarcación, Lastra vendió a Francisco y Casto Sáenz Valiente su propiedad de 15 leguas cuadradas ubicada en las inmediaciones de la estación Monsalvo. Estos hacendados, con muchas propiedades ya en la provincia, inician por fin una explotación en base a las caballadas cimarronas que durante tantos años se habían reproducido en esa tierra virgen.
 
Bañando ovejas en Macedo año 1901
Don Gervasio Rosas fue administrador del establecimiento Macedo durante la década de 1840. Hombre experimentado en organizar una estancia, gozaba de prestigio y popularidad. Estaba vinculado a Anselmo Sáenz Valiente y su esposa, Juana Pueyrredón  por lejanos parentescos y una gran amistad. Al fallecer soltero y enemistado con su familia, don Gervasio legó a este matrimonio su estancia Rincón de López.

El establecimiento Macedo llegaba hasta la costa y eran muy comunes los naufragios en la zona donde ahora se encuentra el faro Querandíes. Los restos de los naufragios sin sobrevivientes desaparecían en manos de los puesteros cercanos a la costa, quienes se apropiaban de cuanto objeto arrojara el peligroso mar.

El Almirante Brown en Macedo

En 1825 se declaró la guerra entre el imperio del Brasil y las Provincias Unidas del Río de la Plata. El gobierno de Buenos Aires confió al almirante Guillermo Brown la defensa ante la poderosa escuadra brasilera.

En 1826, para aliviar el asedio de la escuadra brasilera sobre Buenos Aires, el gobierno compró tres corbetas en Chile, que fueron bautizadas con los nombres de Buenos Aires, Chacabuco y Montevideo y fueron despachadas a través del estrecho de Magallanes. Para recibirlas el almirante Brown llegó a las costas del Tuyú viajando en carruaje por rústicos parajes, de posta en posta hasta el acantonamiento Kakel, en la frontera contra el indio. Allí le dieron 40 hombres al mando del coronel Saejos. Atravesó la Laguna del Maestro, de Sáenz Valiente y estableció su residencia en Macedo.
 
Peonada de Macedo en el Almacen La Victoria

A la altura del sitio donde hoy se encuentra Villa Gesell, un grupo de negros salió en una embarcación facilitada por Casto Sáenz Valiente para encender una enorme fogata en el Cabo Corrientes para guiar la ruta de las naves. Al no tener más noticias de este grupo, Brown fue a Buenos Aires y se embarcó en la Fragata Sarandí rumbo al Cabo Corrientes. Sólo llegó la nave Chacabuco. La Buenos aires naufragó en el Cabo de Hornos y la Montevideo regresó a poco de partir, con serias averías. A pesar de ello, como sabemos, Brown nunca se desanimó. Hoy existe una placa en el corredor colonial de la Estancia Vieja que dice lo siguiente:

“En esta casa vivió el ilustre almirante Guillermo Brown esperando el arribo de una escuadra para iniciar desde las proximidades, un crucero a las costas de Brasil durante la guerra de 1826. Homenaje de la Dirección del Museo Histórico de Luján – 1940”

En 1855, ya en la etapa de reconstrucción nacional, los Sáenz Valiente dieron al agrimensor Justiniano Lynch la mensura de la estancia, quien partió desde el mojón Costilla de Ballena, colocado por Senillosa, llamado así por haber sido marcado con una osamenta de ese animal traída de la orilla del mar. No hubo testigos llinderos, sólo estuvo Martín de Alzaga, como vecino, el primer día, en una soledad que define al áspero paraje de esos días. Escribió Lynch que, por su título, pertenecían a los propietarios 12 leguas cuadradas, quedando 3 para el estado. Y comenta que los propietarios pueden concurrir a comprarlas “si les conviene”.

Terminada la demarcación, los Sáenz Valiente vendieron a sus familiares Alejandro y Federico Leloir 4 leguas cuadradas y comienzan una explotación en sociedad.

En 1863 la sociedad Saenz Valiente-Leloir reclamó las 3 leguas cuadradas, juntamente con el Sr. Lahezic, quien en 1870 las cedió a favor de los primeros. El remanente fiscal resultó ser de 8.201 hectáreas. Ese año de 1870 falleció Anselmo Sáenz Valiente y la sucesión dividió en tres estancias de más de 4 leguas cuadradas el campo Macedo. La adjudicación se sacó a suerte del sombrero y resultó:

  1. Laguna del Maestro para Casto Sáenz Valiente – Llamado Lote Nº1, tiene 3 leguas de frente al oeste sobre la Laguna del Maestro y legua y media de fondo, lo que hace cuatro y media leguas cuadradas.
  2. Macedo para Alejandro y Federico Rufino Leloir – Lote Nº2. Tiene la polación principal de la estancia Macedo – Mide una legua y media de frente por dos y media de fondo, o sea tres y tres cuartas leguas cuadradas.
  3. Arroyo Chico para Anselmo Saénz Valiente hijo. Lote Nº3 – Mide una legua y media de frente por dos y media de fondo, o sea tres y tres cuartas leguas cuadradas.
A Macedo y Arroyo Chico que son fracciones menores, se agregará por partes iguales la fracción del gobierno pedida en compra. Se dice en la familia Leloir que la pérdida de Macedo ocasionó un gran disgusto en la familia Sáenz Valiente.

La peonada en la estancia Macedo en 1901.

En 1860 la estancia Macedo -compuesta por 8200 hectáreas de médanos vivos enmarcados por guadales- fue el asiento de las autoridades municipales a partir de ese año. Alejandro Leloir ocupa el cargo junto al de Comandante del Regimiento 5º de Caballería de Campaña acantonado en la estancia. Difícil tarea, ya que, por las luchas entre la Confederación Argentina y la provincia de Buenos Aires, había continuas requisas compulsivas de caballos con destino a las tropas porteñas en operaciones.

En 1863 asumió Emiliano Aguirre como Juez de Paz y continuó la sede municipal en Macedo. Hay constancia histórica de que el 5º Regimiento estuvo, hasta 1866, comandado por don Alejandro Leloir con asiento en Macedo. Ese año Macedo contaba con 12 leguas cuadradas alambradas donde funcionaban 24 puestos fronterizos encargados de cuidar y encerrar las ovejas, cría primordial en la explotación. Cada puesto tenía su rancho de dos piezas, quincho y techo de paja.

Monte de talas en Macedo año 1901. Mayordomo Carlos Santa Coloma e hijo.jpg

La población estaba formada por la casa principal con techo-azotea, tejas francesas en sus corredores, con 5 dormitorios. Dos casas para peones de ladrillo asentado en barro con techo de chapa, una de 31x5 y otra de 19x5. Dos edificios de 26x8 para carnicería y cochera y galpón de esquila de ladrillo y chapa con amplios aleros y bañadero de ovejas de mampostería. Había una quinta de 8 hectáreas con cerco vivo y alambrado.

Cuenta Alberto Mola sobre el boliche de Macedo. En 1870 José Delantero inauguró cerca del casco de Macedo una casa de negocios a la que concurrió toda la gente de la zona en su baile del convite. Pasados diez años, el establecimiento, construido de material con techo de tejas, ya constaba de 7 piezas, una pieza depósito con techo de chapa, tres piezas de tablas y techo de chapa, una de ellas para panadería  con su horno. El despacho tenía un grueso mostrador con rejas en previsión de peleas.


El Mayordomo don Carlos Santa Coloma frente al antiguo casco de madera circa 1901.

En 1895 don Carlos Santa Coloma – famoso mayordomo de Macedo -  se presenta al Juez de Paz Emilio Herrera, diciendo que el señor Delantero había puesto hace algunos años, a título gratuito, una casa de negocio a cambio de ciertas prestaciones a la estancia. Habiéndola liquidado, solicitaba se lo desalojase, ya que había interesados en arrendar para poner la casa de negocio que hacía falta en el lugar.

En 1887 falleció Federico Leloir pero continuó la sociedad de su hijo Federico con Alejandro Leloir. Posteriormente esta la sociedad fue disuelta y se repartieron los bienes. Alejandro Leloir incorporó la estancia “Arroyo Chico” de los herederos de Anselmo Sáenz Valiente. Esta estancia había sido el escenario del primer encuentro de Felicitas Guerrero con su vecino Anselmo Sáenz Valiente. Recordemos que fue una historia trágica, ya que planeaban casarse cuando un antiguo novio de Felicitas la asesinó.

Casco principal de Macedo circa 1901.
En 1929 en el plano catastral del partido realizado por el Estudio de Ingeniería Gregorio Edelberg, la propiedad se encuentra dividida en dos:

  1. Estancia Macedo de Alejandro y Federico Leloir.
  2. Estancia La Argentina de Damasia Sáenz Valiente de Muñiz Barreto  

Estancia Macedo
De Alejandro y Federico Leloir.

En el plano catastral de Madariaga de 1929, Macedo, de Alejandro y Federico Rufino Leloir cuenta con 28.309 has. El límite entre ambas estancias atraviesa la estación Macedo en una línea sesgada. Macedo llega hasta el cordón medanoso del Océano Atlántico e incluye las lagunas Arroyo Chico e Hinojales. El casco donde se encuentra la placa al almirante Brown, se marca sobre una curva del camino vecinal que va desde la estación de Juancho a la de Macedo, en una fracción que en el plano catastral de 2005 figura a nombre de María Leloir de Ham.

En 1947 según el Plano Catastral del Partido de General Madariaga - Macedo, con 18.101 ha. ya no llega al mar. En su otrora franja costera figuran los balnearios de Villa Gesell y Mar Azul. La parte oeste que lindaba con la estación ha sido fraccionada en 5 campos que se nombran así:

  1. Latuf Hnos.;
  2. Cía. Gral. Americana;
  3. María Isturiz;
  4. Anselmo Barcia y
  5. Miguel Cané (en Laguna Arroyo Chico)

En 1956 en el plano de Alcuaz & Jáuregui Lorda, Alejandro y Federico Leloir han subdividido Macedo en 14 fracciones; a Alejandro le corresponden siete de ellas que suman 8.453 ha. y a Federico otras tantas fracciones por un total de 9.044 ha.
 
La casa del mayordomo año 1921
En el año 1958, Raúl Zalguizuri, director del periódico Tribuna de General Madariaga, visitó la “Cabaña y Estancia Macedo S.A.” propiedad de Federico Leloir, donde se encuentra el antiguo casco. Cuenta el periodista que allí se realiza desde 1955 el trabajo de refinación de la raza vacuna Shorthorn, puntal del afianzamiento económico argentino. Todos los puestos de la estancia están comunicados telefónicamente y sus campos poblados por cientos de cabezas de ganado vacuno y ovino.

Casco principal de Macedo año 1928
Pero los mayores esfuerzos del propietario, bien secundado por su conocedor encargado, don Alberto Bianchi, están dirigidos a la cabaña. Toros de cabañas premiadas como Chapagmalán, El Inca de Hughes y Loma Alta de Delfino, han conformado los planteles junto a vaquillonas p.p.c. de San Jacinto de Unzué. En breve la cabaña estará en condiciones de proveer a los ganaderos locales los mejores toros reproductores para mejorar sus planteles.

En 1969 en el Plano Catastral de General Madariaga de ese año se observa:

  1. Estancias y Cabañas Macedo S.A. de Federico Leloir abarcan un total de 6.321 has., separadas por la entonces ruta 11, hoy 56.-
  2. Manantiales S.A. de Alejandro Leloir suma 4.469 has. También divididas por la ex ruta Nº11.-

La Estancia Macedo en la actualidad

El antiguo casco no ha sufrido el paso del tiempo. Edificada en 1904 sobre una construcción anterior de madera, la casa inició el siglo XX, donosa y bella. Edificada por Federico Rufino Leloir, sigue allí, bien plantada y segura, luego de cumplido su siglo de vida. Construida en dos pisos, remata con una terraza con balaustres.

Panoramica de la Estancia Macedo en General Madariaga

Casco de la estancia Macedo. Sobre las columnas se encuentra la hiedra que decora el frondoso entorno
El primer piso -de las habitaciones familiares- está rodeado por un balcón-terraza a los cuatro puntos cardinales también protegida con balaustrada. El techo del porch que rodea la casa y ofrece su frescura a los habitantes, está sostenido por gruesas columnas que han desaparecido tras una enamorada del muro verde brillante. Completan el aristocrático conjunto dos chalets del más puro estilo inglés, de edificación anterior al casco, uno de los cuales fué siempre habitado por el encargado de turno de la estancia.


Entrada al casco de la estancia Macedo
Parque que se encuentra en el entorno del casco de la estancia Macedo
Parque que se encuentra en el entorno del casco de la estancia Macedo
Histórico aljibe de la estancia Macedo
Terraza del primer piso de la estancia Macedo

El otro chalet, que hoy está abandonado, fue en los momentos de esplendor casa de huéspedes y chalet de invierno, ya que la casa grande, como aún ocurre hoy fue siempre muy difícil de calefaccionar. Ese chalet tenía todas sus paredes enteladas y había en él varias salamandras que funcionaban con carbón de hulla que había que traer especialmente. Un gran parque con plazoleta, senador y pileta ofrece sus islas de palmeras, setos de boj, pinos frondosos, magnolias púrpura y especies florales bien cuidadas.


Galpones de la estancia Macedo
Galpón de la estancia Macedo
Espacio donde se encuentra la usina generadora
Vivienda del encargado de la Estancia Macedo

Vivienda del encargado de la Estancia Macedo
Vista de la fachada posterior de la estancia Macedo
El almacén de Macedo
Antigua Estación Macedo

Esta fracción donde se encuentra el casco de Macedo, uno de los más bellos del partido, pertenece hoy al Sr. Máximo Leloir, sobrino y heredero de Federico G. Leloir, fallecido sin descendencia.

Estancia La Argentina
Actualmente de Tadeo Domingo Morillo

Las tierras pertenecían al Cacique Nicasio Macedo, a quien se la compró el sacerdote inglés Faute. Fueron propietarios Lastra, Anselmo y Casto Sáenz Valiente y Damasia Sáenz Valiente de Muñiz Barreto  quien vendiera a Domingo Alcuaz. Heredó su hijo Francisco Saturnino Alcuaz, cuyos descendientes vendieron a  su actual propietario,  Tadeo Domingo Morello.

Tranquera de la estancia La Argentina
Vista exterior de la estancia La Argentina

Esta extraña y romántica historia que sabe de abandonos e indiferencias, de trueques y negociados, de disimulados parentescos, comienza -me cuenta Tadeo Morello, actual propietario de La Argentina- con una compraventa de tierras entre un sacerdote y un indio, allá por 1700.

El cacique Macedo, de la nación Pampa, había venido de Brasil, del pueblo de Maceio. Nicasio Macedo se decía hijo de cristiano y hermano de Juan Manuel de Rosas. La región donde habitaba con su tribu recibía el nombre del cacique, como fue habitual entre los pueblos aborígenes. Hemos heredado mucha toponimia que evoca a famosos caciques y sus pueblos.

Huesos de ballena en la estancia La Argentina
Vista de la fachada principal de la estancia La Argentina

Thomas Faute era un sacerdote de origen inglés, quien abonó a Macedo por las 33.000 hectáreas con diversos valores, como por ejemplo llamativos objetos de vidrio, ese misterioso material tan admirado y deseado por los pampas, que desconocían los misterios de su fabricación. Eran tratos desparejos e injustos que se usaban en esos años en que la tierra era inacabable y los pueblos nómades.

Pero el nuevo dueño no adquirió la tierra para trabajarla. Nunca fue su intención. Pasaron algunos años y Faute vendió la propiedad a Lastra, un hacendado de Chascomús. La tierra siguió aparentemente improductiva, ya que Lastra tampoco le dedicó ninguna atención. Mientras tanto, los hermosos caballos traídos por los españoles, libres en la llanura, se reproducían a sus anchas generando una riqueza silvestre que fue objeto de discordias, malones y guerras en cuanto se la descubrió. Lastra vendió Macedo años después a Sáenz Valiente, un rico estanciero poblador y pionero con varias propiedades en la provincia.
 
Galpòn de la estancia La Argentina

Edificio en ruinas en la estancia La Argentina

Es en el año 1820, luego de un siglo de pasar de mano en mano, que Francisco y Casto Sáenz Valiente comienzan a trabajarla, en conjunto con los hermanos Alejandro y Federico Leloir. Gervasio Rosas participó en el poblamiento de tierras y servicio de postas administrando Macedo desde 1839 a 1851. Tenía un lejano parentesco y amistad con Casto Sáenz Valiente, hijo de Anselmo y Juana Pueyrredón. Al morir don Gervasio soltero y sin descendencia, legó a Casto su fracción del Rincón de López conocida como Laguna del Maestro (La Argentina). De Casto lo hereda su hijo Antonio Sáenz Valiente y a la muerte de éste su hermana Damasia, quien en 1870 se casa con Jarbas Muñiz Barreto, de origen portugués. En 1870 falleció Anselmo Sáenz Valiente y la sucesión dividió en tres estancias de más de 4 leguas cuadradas el campo Macedo. La adjudicación se sacó a suerte del sombrero y resultó así:

  1. Laguna del Maestro (La Argentina) para Casto Sáenz Valiente
  2. Macedo para Alejandro y Federico Leloir
  3. Arroyo Chico para Anselmo Saénz Valiente hijo.
La fracción conocida como Laguna del Maestro – hoy La Argentina – al morir Casto Sáenz Valiente la hereda su hijo Antonio y posteriormente su hermana Damasia. Ese año Damasia se casó con Jarbas Muñiz Barreto, de origen portugués. En las inmediaciones del año 1876, Muñiz Barreto desaloja por medio de un juicio al arrendatario del puesto La Argentina y comienza la explotación bajo su dirección. El 7 de junio de 1925 leemos en el periódico “El Argentino” la siguiente nota:

“La Dirección General de Escuelas creó una escuela en el campo La Argentina, de Muñiz Barreto, en las inmediaciones de la Estación Macedo. Se ha hecho cargo la maestra infantil Srta. María Fernández”.
 
Escuela Nº 7 en la Estancia Macedo Año 1938

Vemos en el plano catastral de 1929 que La Argentina pertenece a Damasia Sáenz Valiente de Muñiz Barreto con 12.089 has., cuyo casco se marca al norte de Arroyo Chico y al este de Laguna del Maestro, la que ya no se encuentra dentro de la propiedad.

En 1930 La Argentina se arrienda a Domingo Alcuaz, un amigo de las familias  propietarias. La tierra en ese momento tenía un valor de $60 la hectárea. Finalmente, en un remate judicial, fueron adquiridas por Domingo Alcuaz en 1938. Alcuaz comenzó en La Argentina con una producción moderna a gran escala, llegando a tener 50.000 yeguas, 18.000 lanares y más de 30.000 vacunos. Fue el precursor en la zona de la siembra de papa. 

La estancia comenzó otra producción novedosa: Alquiló durante 5 años unas 3.000 yeguas, cuya orina se utilizaba para producir la Foliculina, medicamento con el que la medicina trataba la estenosis pilórica u obstrucción del duodeno. Esta droga se comercializaba en el exterior. El arrendamiento de las yeguas costaba $30, por lo que comenzó a comprarlas a 4.5 con potrillito de un año al pie. Pero sucedió que, durante la primera presidencia de Perón, a este medicamento se le aplicó  un impuesto muy elevado lo que motivó el cese de la producción y la comercialización de las yeguas en Chile y Uruguay.

En el Plano Catastral de Partido de General Madariaga de 1947 la propiedad La Argentina en su totalidad, 12.089 ha., ha pasado a manos de Domingo Alcuaz. En 1947 murió Domingo Alcuaz y las tierras fueron heredadas por sus tres hijos, de los cuales dos fallecieron en los siguientes cinco años.  Siguió con la administración el menor,  Lucio Alcuaz, quien se dedicó  a la cría y engorde de novillos. 

El plano catastral del partido de 1956 muestra las nuevas fracciones, que pertenecen ahora a Alban-Calmejane, Dorado, Rospide y Luchini. Rodeo Chico y Durazno, al sur de Arroyo Chico, con 2.076 ha., pertenecen también a la firma Alcuaz. En el mapa del partido de 1969, se observa que la fracción de Domingo Alcuaz se ha dividido. Recibe Haydee Martino de Alcuaz e hijos 2.076 has. al sur de Arroyo Chico, en sucesión de Francisco Saturnino Alcuaz, quien al momento de su fallecimiento era intendente de General Madariaga.

Los vecinos de Madariaga recuerdan las maravillosas reuniones políticas, que eran fiestas con asado y bailes, realizadas por el generoso y alegre caudillo. Persona original y muy apreciada, cada Navidad demostraba su buen corazón llenando un enorme camión jaula con corderitos, que bajaba por cientos en casa de sus amigos. Sin esperar ni decir una palabra, lo ataba al árbol de la vereda para que la familia lo encontrase al salir. Una hermosa broma que nos hacía sentir bien. Alcuaz mostraba a sus visitantes un enorme y añoso eucalipto, para rodear cuyo tronco debían reunirse cinco o seis personas.

En 1994 la estancia es adquirida por Tadeo Domingo Morello, su actual propietario. Una curiosidad de la zona es el descubrimiento de innumerables huesos de ballena en varias estancias desde Macedo hacia el sur y hasta la costa. Recordemos que Senillosa, el agrimensor de Rosas en 1830, colocó mojones con costillas de ballena que hallaba en los campos. Varias estancias tienen asientos hechos con vértebras de este animal y costillas formando arcos de entrada. La teoría es que en la antigüedad el mar cubrió toda esa zona y luego se fue retirando.

ESTANCIA VIEJA
De Agustín García Balcarce

El casco de esta estancia, que formó parte de las extensas posesiones originarias de los Sáenz Valiente-Leloir en Macedo, fue la residencia del Almirante Guillermo Brown durante el sitio de Buenos Aires impuesto por la escuadra brasilera. Hoy y existe una placa en el corredor colonial de la Estancia Vieja que dice:

“En esta casa vivió el ilustre almirante Don Guillermo Brown esperando la arribada de una escuadra para iniciar desde las proximidades, un crucero a las costas del Imperio del Brasil, durante la guerra de 1826. Homenaje de la Dirección del Museo Histórico de Luján – 1940”
 
La placa es un homenaje merecido al creador de la Armada Nacional. El Almirante Brown dio lugar al nacimiento de nuestra marina de guerra. Fue asombrosa su acción en la época heroica y dolorosa de la gestación de nuestra nacionalidad.
 
Estancia Vieja
Estancia Vieja tiene hoy 1090 hectáreas. La casa colonial, pintada de color rosa, con sus ventanas enrejadas, se encuentra amorosamente conservada y nos comunica el encanto de las tradiciones patrias que son guardadas. Rodeada por una verja de hierro, en uno de sus pilares vamos se puede ser la placa. Su capillita atesora un  Cristo tallado en el norte Argentino, joya de la imaginería indígena. Cuenta una historia de la familia que ha pasado de boca en boca, que en esta casa falleció la madre de Federico y Alejandro Leloir.


ESTANCIA EL DESCANSO
De los sucesores de Carlos Asmar

En 1951 adquirió en remate a la familia Leloir este campo perteneciente a Macedo, don Elías Asmar. A su muerte fue heredado por su sobrino Carlos Asmar.

Casa actual de la estancia El Descanso
Casa actual de la estancia El Descanso

Hoy es propiedad de los sucesores de Carlos Asmar: Mariano, Mauricio, María Marta y Carolina. La casa principal data de 1907,  año de fundación del Pueblo y Colonia Divisadero (General Madariaga). Reciclada por Mariano Asmar, quien hoy administra la propiedad, luce encantadora porque ha conservado los rasgos originales de las edificaciones de principio del siglo XX que la inteligente restauración ha sabido conservar.

Moldura de la fachada indicando el año de la construcción de la vivienda
Fachada principal estancia El Descanso

Con su techo de chapa, esquineros con molduras, altas ventanas, es hoy, como su nombre lo indica, el lugar de descanso y retiro para los fines de semana de la familia, que radica en la ciudad.

ESTANCIA ARROYO CHICO
De Juan Santamarina

Al fallecer Anselmo Sáenz Valiente, heredan su viuda, doña Juana Pueyrredón y  sus hijos Anselmo, Samuel, Anita, Laura, Eduardo y Luisa. Eduardo es quien administra Arroyo Chico. Hoy Arroyo Chico pertenece a Juan Santamarina. Es un casco cuidado con amplio parque, y una moderna explotación rural.

Tranquera de acceso a la estancia Arroyo Chico
estancia Arroyo Chico
Exterior del casco de la estancia Arroyo Chico
Casco de la estancia Arroyo Chico
Galería de la estancia Arroyo Chico
Parque exterior de la estancia Arroyo Chico

Leyenda en campos de los Sáenz Valiente:
La Muerte de Santos Vega

Sucedió en el año 1825 y fue narrada por Nicolás Granada, un testigo presencial. La encontramos transcripta por Rafael Velásquez en su libro “Ensayos de Historia y Folklore Bonaerense”. En la estancia era capataz don Pedro Castro. Hacía tiempo que el popular cantor se había eclipsado. Mil conjeturas fantásticas corrían a raíz de esta misteriosa desaparición. Una tarde, estando tomando mate en la cocina de la estancia Boca  del Tuyú de don Casto Sáenz Valiente (hoy de Leloir), vimos llegar a un viejo flaco y achacoso acompañado por un peoncito, un niño, que traía un peludo muerto, cogido por el rabo. El viejo saludó y, con acento opaco y palabras entrecortadas, pidió permiso para arrimar al rescoldo el silvestre animalejo, cuya carne era la única que comía.

Quién sabe por qué secretos indicios, el capataz y los peones ya se habían dado cuenta que el huésped aquél era el famoso Santos Vega y acordaron con respeto el permiso. El viejo se acomodó en el rincón más oscuro de la cocina, sintiéndosele gemir bajo el rebozo de su poncho. La noticia de su presencia empezó a cundir  y pronto una muchedumbre silenciosa y admirada empezó a rodear el rancho, introduciéndose los más audaces en su interior negro y ahumado. Allí cerca el mar batía su imponente sístole y diástole, trayendo lejanos murmullos de tempestades dominado por el grito agudo de las gaviotas. Un pobre loco hermano del capataz que se albergaba en la casa de los señores Sáenz Valiente, vagaba en los alrededores del rancho escuchando como indiferente los comentarios de esta extraña aparición y el estado agónico del poeta nómade.

El 28 de febrero de 1948 se inauguró en Las Tijeras (donde dicen que encontraron sus restos en 1945) -Partido de Gral. Lavalle-  situado a 10 Km. de la localidad de San Clemente del Tuyú, un parque y un monumento a Santos Vega, este último obra del escultor Luis Perlotti.

En la playa el río Tuyú se precipita al océano formando islotes poblados de talas. Allí el mar aglomera restos de naufragios, mil despojos de terribles siniestros. En el medio del rancho el fogón dora lentamente el asado y hace rezongar el agua que hierve en las calderas. Peones viejos con barba y piel curtida mantienen la actividad del fuego. El niño acompañante de Santos Vega da vueltas sobre las brasas al armadillo. En la puerta, siluetas de paisanos en actitud contemplativa y respetuosa. En el rincón más apartado del rancho, un bulto que se contrae sobre sí mismo en medio de rápidos estremecimientos como a modo de quejidos. Nadie se anima a acercarse al misterio aquél, a interrogarle, a ofrecerle una ayuda, que les parece irrisoria, tratándose de aquella entidad súper humana. De repente el bulto vacila y se desploma en silencio.

¡Santos Vega acaba de morir! Los hombres del desierto se descubren como en un templo y de sus pechos rudos surge el murmullo de una oración. Viene de lejos, de la desierta playa, una canturria monótona y los golpes de un martillo. Es el loco que fabrica un cajón con los despojos de las naves náufragas para sepultar los restos del Cantor de la Pampa. Es ese ataúd lo entierran bajo un tala frondoso en la isla mayor de las que cierran la barra del Tuyú. Sobre el Atlántico. Allí donde muere la pampa en la amarga caricia del océano, duerme eternamente el paisajista oral de nuestras majestuosas bellezas naturales, representante genuino de la nueva raza.

Fuentes:
Publicado por CRISTINA COCCARI de su sitio
Sr. Máximo Leloir, actual propietario del casco Macedo.

martes, 15 de mayo de 2018

LA GRUTA DE LOURDES



Gruta de Lourdes. Barrio Puerto. Mar del Plata

La gruta de Lourdes ocupa la manzana delimitada por las calles  12 de Octubre, Don Orione, Magallanes y Elisa Alvear de Bosch, en  lo alto de una loma situada en el corazón del barrio portuario de la ciudad de Mar del Plata. Allí, al pie de lo que fuera la cantera, en plena piedra se  inserta el santuario, una réplica del situado en Lourdes, Francia,  donde hace un siglo y medio se registraron las apariciones de la  Virgen.


Año 1939. Delia Peralta Ramos en la Gruta de Lourdes. Era integrante de la familia que donó la manzana donde se levanta la gruta”.Gentileza de Leonor Thamis para Fotos de Familia del Diario La Capital

Foto de la Sra. Marta Cossa, en la que se puede ver a su abuelo paterno, Don Luis Cossa, en la construcción de la Gruta de Lourdes. Don Luis fue otro de los inmigrantes “hacedores” del Puerto de Mar del Plata. Circa 1938. Gentileza Jorge H. Seco para Fotos de Familia del Diario La Capital
Foto de 1942,Gruta de Nuestra Señora de Lourdes, donde anteriormente se explotaba una cantera”. Gentileza del Lic Angel J. Somma para Fotos de Familia Diario la Capital

Inspirada en la célebre gruta francesa del mismo nombre, está implantada sobre una antigua cantera y rodeada de una espesa vegetación. En la parte superior el visitante encontrará el Oratorio San José, la Santería, la Iglesia y una réplica a escala de las ciudades de Belén y Jerusalén. En la gruta propiamente dicha se ubica la Capilla al aire libre.

Gruta de Lourdes con su aspecto original. Año 1937. Postal enviada por José Alberto Lago. 
para Fotos de Familia del Diario La Capital

Gruta de Lourdes con su aspecto original. Año 1937. Postal enviada por José Alberto Lago. 
para Fotos de Familia del Diario La Capital
Gruta de Lourdes Foto por José Alberto Lago para Fotos de Familia del Diario La Capital
Alumnas del Colegio Inmaculada Concepción durante una celebración en la gruta de Lourdes, en la década del 30. Gentileza de Leonor Thamis para Fotos de Familia del Diario La Capital
El 8 de Marzo de 1936 se inauguró el Colegio, asumiendo la dirección del mismo la Hermana Ana María Cerulli, conocida como la Hermana Asunta. Imagen extraida del sitio Colegio Inmaculada Concepción

En el año 1927 un pequeño grupo de religiosas de las "Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia", comienza la tarea educativa en un barrio humilde de nuestro puerto.  Así nace el Colegio de la "Inmaculada Concepción" que en la actualidad alberga a más de 900 alumnas. La Palabra de Cristo, el amor a la Virgen, el respeto por la Patria se han sembrado allí por varias generaciones.


“Altar de la gruta de Lourdes cuando se inauguró”. Gentileza de Carmen Capetolo para Fotos de Familia Diario la Capital

Gruta de Lourdes. Enviada por Jose Alberto Lago para Fotos de Familia del Diario La Capital
Juan Pietzak (derecha) en el viejo colectivo frontal que se dirigía hacia la Gruta de Lourdes. Año 40 aprox.” Juan Pablo Cermelo para Fotos de Familia Diario La Capital

Con el tiempo, la obra comienza a agigantarse. Una heróica religiosa, la hermana Concetta Gherzi, más conocida por la comunidad como la "Mamma", cuyos venerables restos descansan a la entrada de la Capilla de la Gruta, da comienzo a la tarea de levantar un Santuario en honor de la Virgen de Nuestra Señora de Lourdes. Señaló la hermana Leticia:

“Cuando la Mamma vino a Mar del Plata, le gustaba mucho caminar, descubrió este lugar, que era una cantera y pensó que podía ser una gruta en honor a la Virgen de Lourdes, y arriba el hogar. En ese momento eran enfermos y ancianos como ahora y cuando se abrió había 105 personas, y luego se hizo el pabellón de las ‘nenas’ – mujeres con discapacidades mentales o motoras-, aunque con los años se fue reduciendo, se modernizaron las habitaciones. En ese momento había gente menos deteriorada de salud, hoy al estar muy deteriorados se requiere otro tipo de atención diarias, no es fácil”

Comenzó en el año 1937 con la donación de una manzana de terreno por parte del Dr. Norberto Fresco y Delia Peralta Ramos a las Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia. Este lugar estaba cerca del Colegio "Inmaculada Concepción" que atendían las mismas Hermanas, circundado por las calles 12 de Octubre, Don Orione, Magallanes y Elisa Alvear de Bosch. Hacía tiempo que este terreno había sido convertido en cantera de donde sacaban piedra para la construcción. El proyecto y la ejecución estuvieron a cargo del conocido arquitecto Luis Cossa.
 
Esta es de la Primera Comunión de José Antonio 19 de marzo 1932 en Mar del Plata, Santa Cecilia. Fila de atrás de izq.a der.: Delia Peralta Ramos y su marido Norberto Fresco, las mellizas Atalia y Matilde, la abuela Atalia Sumblad de Fresco, la abuela Matilde Martinez Baya (mujer de Jacinto Peralta Ramos). Siguiente fila de izq, a der: Delia, Teresa,, Tito, José Antonio, Magdalena, Marta. Gentileza de Veronica Fresco


Gruta de Lourdes. Postal coloreada de 1942 impresa por Librería Rey”. Enviada por Alberto Gerardo “Tato” Zayavedra para Fotos de Familia del Diario la Capital
Hermanas argentinas, brasileñas e italianas. En el medio Concetta Gherzi año 1948.
Gruta de Lourdes año 1949
Anualmente visitada por centenares de miles de devotos y turistas, con preferencia en los días precedentes al 11 de febrero, fiesta de la Virgen, la gruta es réplica casi exacta de la auténtica en Francia, con el Vía Crucis de la entrada a la izquierda, y los misterios del Santo Rosario a la derecha. Ambos culminan en la hermosísima Capilla que preside la imagen coronada de la Santísima Virgen. En lo alto de los muros de entrada se encuentran los maceteros que pertenecieron a la añorada Rambla Bristol.


La hermana Ana María Herrera, señala que la Gruta de Lourdes de Mar del Plata, es una de las cuatro que hay que distribuidas en el país pero la única que tiene un hogar para enfermos. Destacó también la importancia del lugar, como centro religioso para la ciudad.

El paseo por la gruta

El visitante que ingresa por la entrada principal se encuentra  con una especie de gran capilla al aire libre, con una veintena de  bancos de iglesia y un altar a cuya derecha, entre las piedras y  como emergiendo de una caverna, se visualiza una imagen de la  Virgen situada a unos 3 metros de altura. Justo bajo esa imagen un pequeño piletón de roca recoge el  agua bendita que cae, a veces gota a gota, otras en finos hilos,  que son tocados con ávida veneración por los creyentes. 


“Gruta de Lourdes. Postal coloreada de 1942 impresa por Librería Rey”. Enviada por Alberto Gerardo “Tato” Zayavedra para Fotos de Familia del Diario la Capital

Muchos suelen llevarse agua bendita en botellas de plástico o  en envases que, en el acceso, ofrecen tres o cuatro vendedores  ambulantes que se ganan la vida también con estampitas, velas,  rosarios y otros artículos religiosos. Otros simplemente mojan sus manos y se humedecen partes del  cuerpo enfermas o doloridas y se persignan, única evidencia de la  oración silenciosa que casi siempre acompaña a esos actos de fe. Esa plegaria muda a veces es un pedido y otras un  agradecimiento por algún favor recibido, los que también se  reflejan en miles de pequeñas placas de azulejos, mayólicas,  acero, bronce y hasta madera, con manifestaciones de gratitud y fe  hacia la Virgen.

Camino a la Santería y a la Ciudad de Belen
Via Crucis en Gruta de Lourdes

Además de ese amplio espacio al aire libre que encuentra el  visitante apenas ingresa, a los costados, en forma de herradura,  nacen dos rampas ascendentes que aluden al Vía Crucis, la de la  derecha; y a los Misterios del Santo Rosario, la de la izquierda. Ambas rampas confluyen en lo alto de la cantera, donde hay una  la capilla cubierta, otra pequeña gruta casi siempre iluminada por  cientos de velas que encienden los creyentes, la santería y la  ciudad de Belén en miniatura.

“La Ciudad de Belén, fue habilitada en la Gruta de Lourdes en 1950”. Gentileza de Leonor Thamis para Fotos de Familia del Diario La Capital

La réplica de la localidad donde nació Jesucristo tiene varios metros cuadrados de superficie y ocupa una gran sala donde el  visitante, mediante fichas que se compran en el lugar, puede poner  en movimiento a los reyes magos, que bajen ángeles desde el cielo  o que se iluminen distintos edificios y escenas bíblicas. Según pudimos averiguar en el lugar, dicho espacio fue construido con la ayuda de técnicos del colegio industrial de nuestra ciudad en el año 1950.

Visita a la Ciudad de Belen en la Gruta de Lourdes
Gentileza Canal de 420579



Hogar de Enfermos Crónicos

Muchas personas no saben que detrás de este hermoso Santuario se levanta lo que da sentido al mismo. El "Hogar de Enfermos Crónicos". Era el año 1938 y la Rvda. Hermana Concepta Ghersi encomienda a una dilecta amiga de la casa religiosa, Doña Victoria Carnini de Scorca, la reunión de un grupo de señoras de la comunidad marplatense para trabajar junto a las hermanas, en un sueño que tiene, un sueño que se diría pleno de amor y lleno de inquietudes: Quiere levantar un Hogar para Enfermos Crónicos, que pondrá bajo el patrocinio de la Milagrosa advocación de Lourdes.


Hogar de la Gruta de Lourdes vista antigua

Así se reúnen un grupo de amigas, que con el correr del tiempo y el deseo de hacer, formarán una familia de inquebrantable fe. Lo preside la Señora Clara Begue de Olivera, quien junto a la Rvda, Hna. Concepta, serán los puntales de esta obra maravillosa, a la que brindarán todo lo mejor de sus carismáticas personalidades, transformándose en ejes y motores de una actividad asombrosa, inteligente y generosa hasta el sacrificio.


Hogar de la Gruta de Lourdes

No se retasean esfuerzos, horas largas de dedicación, entrevistas, pedidos... todo lo que puede ser útil. Se trabaja silenciosamente, sin tregua y en perfecta comunión de ideales. Y así surgen las realidades en esa manzana que el doctor Norberto Fresco y su esposa Delia Peralta Ramos de Fresco, han donado.

En 1942, ya es una realidad. Se une al grupo una figura destacada de la ciudad, el Dr. Antonio Mir, que comparte la misma vocación de servicio de la Comunidad y de la Comisión. Junto a ese trío imbatible, la Comisión se aglutina en apretado haz. Cada integrante tiene una labor específica, siempre desarrollada con humildad y sencillez. En la actualidad, cuenta con más de 140 enfermos de ambos sexos y 22 niñas discapacitadas, atendidos bajo la vigilancia de las mismas hermanas.


Fuente: