lunes, 15 de mayo de 2017

DWIGHT EISENHOWER EN MAR DEL PLATA

Llegada de Dwight D.Eisenhower a Mar del Plata el 26 de febrero de 1960 junto al presidente Arturo Frondizi

En una gira por Latinoamérica, el presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower, quien en su gira incluyó también a los países de  Brasil, Chile y Uruguay. realizó un viaje para promover la libre empresa y las reformas económicas y sociales, pero el propósito subyacente era convencer a los gobiernos sudamericanos de implementar sanciones contra Cuba, lo que conseguiría dos años después.  

El presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower, en el comienzo de su visita a Mar del Plata el 26 de febrero de 1960. A su lado, el presidente de la República Argentina, Arturo Frondizi.

Era la primera vez que un presidente norteamericano, después de la guerra, ponía sus pies en territorio argentino, lo cual motivó una expectativa general que recorrió todos los sectores del país. En Buenos Aires, el Jefe de Estado americano brindó un discurso en el Congreso, aceptó varios convites y visitó la tumba del General San Martín. Llegó a Mar del Plata acompañado por el presidente Arturo Frondizi un 26 de febrero de 1960.

La gente espera en la costa la llegada del presidente norteamericano

Las dudas que los norteamericanos tuvieron inicialmente sobre la política que el gobierno de Frondizi adoptaría respecto de Estados Unidos fueron despejándose gradualmente con los primeros actos del presidente electo. El gobierno de los Estados Unidos consideraba con mucha preocupación el posible resurgimiento del peronismo y la vuelta de Perón. Hacia Abril de 1958 la embajada norteamericana percibía ciertos sucesos ocurridos como parte de la influencia que ejercía el peronismo sobre Frondizi y sus allegados.


Personal de la fábrica Gran Casino (actual Habana) saludando a su paso la comitiva que transportaba al futuro presidente de los Estados Unidos Dwight Eisenhower en su visita a la Argentina en 1960. Gentileza de Gustavo Lopez, nieto del fundador de la empresa Gran Casino
Llegada del presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower a Mar del Plata en 1960. Foto Archivo General de la Nación. Celeste Brai para Fotos de Familia Diario la Capital

Algunas de sus consideraciones se relacionaban con el arreglo pre-electoral entre Frondizi y el peronista John W. Cooke,y el viaje posterior a las elecciones realizado por Rogelio Frigerio a Ciudad Trujillo para encontrase con Cooke, unido al hecho de que Cooke luego se trasladara al Paraguay. También creaba desconfianza la invitación que recibiera el embajador norteamericano en Ciudad Trujillo, Farland, para visitar la Argentina y hablar de temas económicos durante la asunción del mando de Frondizi.

Arturo Frondizi y Eisenhower en Mar del Plata. Febrero de 1960.

Esa invitación había surgido del encuentro del embajador con Frigerio, y dado que Frigerio -la figura clave de enlace con el peronismo- era obviamente un asesor muy importante de Frondizi, manejaba los negocios de la ANSEC y tenía muchas posibilidades de ser nombrado en un cargo ministerial. A esto se sumaba el hecho de que Luis Peralta Ramos se encontraba en aquel momento en Estados Unidos esperando ser emisario de Frondizi, con el propósito de sondear los círculos de hombres de negocios e inversores norteamericanos sobre la Argentina.

Luis Peralta Ramos

Luis Peralta Ramos había sido en su momento un seguidor de Perón y un cercano amigo de Hipólito Jesús Paz (canciller durante parte del gobierno de Perón). Paz era un cercano amigo de Cooke, y había estado presente en el encuentro de Caracas. Todo esto hacía pensar que Frondizi se encontraba activamente ligado al peronismo a través de Frigerio y Cooke, o en todo caso no se sabía hasta qué punto esa relación existía.

Eso causaba la suficiente preocupación como para que, frente a la posibilidad de que Perón se trasladara al Paraguay, la embajada norteamericana iniciara conversaciones con el gobierno de ese país para disuadirlo. No sorprende entonces que, poco tiempo después, a partir de conversaciones con la embajada norteamericana, el gobierno argentino le pidiera al del Paraguay que impidiera la entrada a Perón.
  
El presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower, en el comienzo de su visita a Mar del Plata el 26 de febrero de 1960. A su lado, el presidente de la República Argentina, Arturo Frondizi. La toma fue lograda por Cataldo Marone, quien trabajó como fotógrafo en las playas Bristol y Popular desde fines de la década del 40 hasta 1971. Su hijo Carlos Alberto Marone suministró este documento a Fotos de Familia.


El Presidente Eisenhower, que comandó la invasión Aliada a Europa en 1944, llagaba de visita de EE.UU. y lo hizo en su avión presidencial que era en esa época un Super Constellation, que aterrizo en el Aeropuerto de Camet, como se lo llamaba entonces. La comitiva de autos tomó desde el aeropuerto por Avda. Constitución. Y el presidente Arturo Frondizi, que viajaba junto a Eisenhower en un Cadillac convertible negro saludando a la gente que se agolpaba al costado de la ruta tomada y desde la costanera, se dirigieron al Hotel Provincial donde se realizó una recepción.

Don Teodoro Bronzini junto Dwight Eisenhower y el presidente Arturo Frondizi en el Hotel Provincial febrero de 1960. Gentileza de Eduardo Bronzini para Fotos Viejas de Mar del Plata
Allí brindó palabras de agradecimiento por la cálida recepción y la entrega simbólica de las llaves de la ciudad. En su alocución, el 14° presidente estadounidense lamentó no poder estar más horas en Mar del Plata:

"Les aseguro que su nación y la nuestra son amigos fuertes y mejores desde hoy. A partir de lo que ya he visto de la hermosa ciudad de Mar del Plata, me gustaría poder permanecer más tiempo que las pocas horas disponibles para mí. Aun así, voy a llevar conmigo los recuerdos vivos y agradables de esta corta visita", sostuvo. 

Mencionó su apreciación aérea desde el avión presidencial norteamericano que lo trasladó:

"Pude vislumbrar desde el aire algunas de las tierras agrícolas de su país, algunas de las estancias de cría de ganado, y la zona de cría de ovejas. Hay una riqueza nativa y prometedora en esta tierra. El futuro de esta ciudad será brillante", cerró.

En Mar del Plata Arturo Frondizi lo llevó a una estancia y allí comprobó la exquisitez de nuestras carnes, repitiendo en varias oportunidades un plato que lo sacó de línea, el bife de chorizo acompañado de un pedazo de chivito.

Su gusto por la carne argentina

Roberto Di Sandro, periodista del diario Cronica, recuerda los comentaios vertidos por el presidente Dwight Eisenhower. Impactó con la siguiente frase:

“Hay que hacer un buen comercio para que Estados Unidos pueda gozar de este producto”

Levantó la cabeza y, aunque no lo crean, lo vimos con nuestros propios ojos: solicitó otra porción de parrillada. Hasta los mozos se quedaron sorprendidos. “A mí me dijo -no le entendí mucho-‘un poco más’, en español, y enseguida agradeció con ‘Thank you’”. Alfredo García, el mozo que recibió el pedido, le regaló elogiosas frases cuando se levantó de la mesa. Frondizi se motivó mucho con esta entrevista y lo comentó largamente en varias reuniones, también en Mar del Plata, con Teodoro Bronzini, el intendente. A pesar de su socialismo llevado en el alma, Teodoro puso en evidencia el respeto de él y de toda la ciudad. Hay que remarcar que Bronzini participó de todos los actos realizados en Mar del Plata con la presencia de los dos mandatarios. También se resalta la oportunidad que tuvo la familia de Sánchez Parra de acercarse “lo más posible” a los actos públicos celebrados con la prominente visita.

Eisenhower y Frondizi en Bariloche. año 1960
Dwight Eisenhower con su par de Argentina, Arturo Frondizi, en Bariloche

Lo consideraron un hombre de gran simpatía, que reconoció la belleza de Mar del Plata, con lo cual se ganó, sin duda, la exaltación de los pobladores locales. Pero algo más: pidió un cuadro de Carlos Gardel, nuestro ídolo máximo de la canción ciudadana, y se lo llevó como recuerdo. Se quedó en Mar del Plata unas pocas horas y de allí viajo a Bariloche. Al día siguiente los diarios comentaron una anécdota entre muchas El querido intendente don Teodoro Bronzini al vestirse en su casa, probablemente por apuro por la cita que tenia ese dia, salio con dos calcetines de distintos colores, detalle que se dieron cuenta los periodistas en el Hotel Provincial al sacar la foto que enmarca esta nota. El tema causo inclusive comentarios simpáticos del mismo Presidente Eisenhower.

 video de Eisenhower en Argentina
Gentileza british Pathé

Fuente:
National Archives Documents,735.00/4-785,April 7 th,1958
Diario “Crónica” de fecha 21-04-2013. Autor: Di Sandro , Roberto
http://unbosquedepinos.blogspot.com.ar/2010/10/los-amigos-inmerecidos-luis-peralta.html
http://www.0223.com.ar/nota/2016-3-23-los-dos-presidentes-estadounidenses-que-pasaron-por-mar-del-plata 
http://www.argentina-rree.com/13/13-021.htm 

No hay comentarios:

Publicar un comentario