sábado, 20 de mayo de 2017

LA FAMILIA CABRALES


Cuando Antonio Cabrales llegó de Asturias, España, comenzó a trabajar en la venta de café. La historia oficial, dice que el asturiano Antonio Cabrales Vega trabajó como dependiente en “El Grano de Café” que funcionaba en Buenos Aires, donde queda el cine Metro en la calle Carlos Pellegrini. En 1941 se traslado a Mar del Plata y el 10 de noviembre funda su propia empresa denominada “La Planta de Café”.

Antonio Cabrales en su fabrica

En el año 1960, en el local de Rivadavia 3173, anexa a la venta de café en grano y molido a la vista, el café torrado, aquel que había inventado Abel Saint a fines del siglo XIX. En 1965 ante la necesidad de ampliar la empresa, sus hijos compran terreno en Talcahuano al 600, donde construyen un depósito y fraccionamiento para torrar café y envasar Te “Big Ben” en saquitos y “Tellevo” en hebras. 

Antonio Cabrales -fundador de la prestigiosa firma- atendiendo su local de la calle Rivadavia. Gentileza de Marcela Mondino. Empresa Cabrales

Antonio Cabrales -fundador de la prestigiosa firma- atendiendo su local de la calle Rivadavia. Gentileza de Marcela Mondino. Empresa Cabrales


Para la década del 70, se incorpora su hijo Antonio Néstor Cabrales quien toma el cargo de presidente de la empresa, junto a sus hermanos Jorge Fernando y José Manuel. Cuando su padre se retira años más tarde, se incorpora la tercera generación de Cabrales: los hermanos Antonio Martín, Germán y Marcos, quienes actualmente se encuentran gerenciando la parte administrativa y comercial de la compañía y la fábrica. 

Antiguo personal de Cabrales en el local de la calle Rivadavia. Gentileza de Marcela Mondino
Bolsas de cafe y antiguo envase de Cabrales. Gentileza de Marisa Mondino

Luego, se incorporaron sus dos primos Pilar y Jorge para completar la tercera generación. Estos le dan un fuerte impulso comercial, y logran comprar un lote lindero al local de Rivadavia y edifican 8 pisos con 2 subsuelos, y agrandan el salon de ventas, también amplían el depósito de Ayolas, por Mateotti y por Irala. Posteriormente se agrega un 2do. piso en Rivadavia 3151 al 65, para contaduría y directorio y compran oficinas en Rivadavia 3174, En 1988 inaguran depósito en la Ciudad de Bs. As. en la calle Cucha Cucha 1364-70. 

Antonio Nestor Cabrales -actual presidente-Jose Manuel Cabrales y Fernando Cabrales. Gentileza Empresa Cabrales
Quique Cabrales  junto a un empleado, Jorge Cabrales y Antonio Cabrales Vega.

Quique Cabrales junto a Cacho Fangio, quien fuera el patrocinador durante muchos años del corredor marplatense con la firma "Colombia-Cabrales"

Martín llegó a Buenos Aires con apenas 17 años como estudiante de abogacía, e inmediatamente comenzó a vender café en los restaurantes y reductos de moda. Edelweiss fue su primer cliente, para luego continuar con Le Club, Mau Mau y New York City. Esta cadena de ventas creció hasta cubrir todos los restaurantes y confiterías de moda en Buenos Aires. Mientras tanto, el tío José Manuel, quien viajaba a Buenos Aires, se ocupaba de los supermercados. Ese fue el auge en los 80.

Jose Manuel Cabrales -tio de Martin Cabrales en las maquinas de café. Gentileza Empresa Cabrales
 
Vieja tostadora de cafe en el local de la firma Cabrales. Gentileza Marcela Mondino

En 1990 se instalan también en el Parque Industrial Gral. Savio. En 1993 el 18 de noviembre se inaugura el Almacén de Licores en Alberti 1343, ampliándose en 1996 con terraza en primer piso y salida por Guemes. En 1997 el 21 de febrero se inaugura el Espacio de Arte y el 28 de noviembre otro eslabón de la cadena del Almacén de Licores, en Alem 3790, tres años después otro en Shopping Los Gallegos local 302 y en el 2003, reciclan el de la Ciudad de la Plata.

Antigua saranda de café Cabrales. Gentileza Marcela Mondino

La historia siguió con su hijo Antonio Cabrales (74 años), quien preside la empresa, aunque prefiere que le digan Quique. Su hijo Antonio Martín (50 años) es el vicepresidente y quien hoy lleva las riendas de la empresa, pero todos lo conocen como Martín Cabrales. Esta empresa familiar logró que su apellido se convierta en un sinónimo de café y logró construir en 70 años una compañía que vende 10 millones de kilos de café por año y acaba de cerrar su balance, hace pocos días, con una facturación de 220 millones de pesos, y el próximo año planea crecer un 25 por ciento más.

Café Cabrales de la calle Rivadavia cuando todavía se llamaba La Planta de Café”.Gentileza de Eugenio Triviani para Fotos de Familia del Diario La Capital

Lo curioso de este emprendimiento familiar, que emplea a 350 personas, es que todo se generó en base a un insumo que, por razones climáticas, no se produce en la Argentina. Sin embargo, basados en la exportación, se especializan en producir y comercializar cafés finos para bares, restaurantes, confiterías; entre sus clientes figuran desde McCafé hasta Havanna. Amplían la gama de productos en supermercados y en el canal hogar.

Paquetes de cafe de la empresa Cabrales junto a una antigua maquina de café

Adaptándose a los tiempos que corren tienen hasta cafés fríos; hicieron alianzas con marcas como Philips y la empresa italiana Caffitaly para crear en forma exclusiva las monodosis de café que utilizan sus cafeteras. Pero además de café Cabrales, comercializan y producen la marca de té Big Ben, la yerba mate Yer Vita, utilizan “La Planta de Café” para los productos que comercializan en supermercados y “Al Grano” en los que se destinan a gastronomía y hotelería.

Firma Cabrales, que funciona en Mar del Plata desde 1941. Se pueden ver las camionetas de reparto de la empresa

La empresa en la actualidad

Con sede en Mar del Plata, tienen dos plantas: Ayolas y el Parque Industrial Savio que queda camino a Batán y un centro de distribución y logística en Caballito. Tienen 8 locales propios: cuatro (4) en Mar del Plata, dos (2) en Capital Federal, uno (1) en La Plata y uno (1) en Tandil. En los locales no sólo es posible encontrar una gran variedad de café proveniente de cualquier rincón del planeta, sino también productos regionales e importados como los fideos Varilla, entre otros. El negocio del café es muy curioso. Martín Cabrales cuenta:

“La Argentina no produce café, no existen plantas de cafeto. No hay por la altura, el clima, el suelo y hasta el régimen de lluvias no es apto. Es imprescindible importar todo el café, por eso no tenemos ninguna clase de problema para importar. El mayor productor del mundo es Brasil, ahora aparece Vietnam, y también están Colombia, Costa Rica y México. Nosotros importamos de Brasil, tenemos un convenio de exclusividad con Juan Valdez en Colombia, y de Costa Rica”.


Entrada en el Parque Industrial Gral. Savio en Mar del Plata con antiguo vehículo de la fabrica

Antigua maquina de cafe de la firma Cabrales en la fabrica del Parque Industrial Gral. Savio

Vista aérea de la fábrica en el Parque Industrial Gral. Savio en Mar del Plata


En la actualidad, Cabrales cuenta que el consumo per cápita en la Argentina es de un kilo, mientras que en Finlandia alcanza los 12 kilos por habitante.

“Recuerdo que cuando éramos chicos te ponían la taza de café con leche y listo, no tenías margen para opinar. Ahora competimos con los lácteos, jugos, cereales, de todo”, señala el vicepresidente.

En Cabrales se encargan de todo, hasta del sobre de azúcar y edulcorante que acompaña a las tazas. Pero confiesan que nunca pensaron en abrir un local que venda café al público para no competir con sus propios clientes. Un nicho interesante es la exportación: hace 20 años que comercializan a Uruguay y Paraguay, y hace casi 9 años que venden en Chile. Y tienen más planes de expansión.

Acceso a la Galeria de Arte Cabrales por calle Guemes
Galeria de Arte Cabrales por Guemes en la que fuera la casa del pintor Richard Hall

edificado entre 1919 y 1921, realizado por Walter Basset Smith
Interior de la sala de arte Cabrales
Todos los años buscan una manera de renovarse, por eso abrieron una galería de arte en Mar del Plata donde brindan un espacio abierto a todos los jóvenes artistas que buscan exponer, sin tener que pagar. Así comenzó esta pasión que fue plasmándose en ediciones especiales de latas y en 2011 hizo que Cabrales convocara a Milo Lockett para que diseñara tazas, latas y vajilla. Distintas formas de seducir a potenciales clientes, en un mercado en el que el consumo de hogar compite con el de bares.

“El consumo está cambiando, se está consumiendo más en hogares que en bares. La gente consume en bares que le gustan. Va al que le ofrece el bombón más rico al lado del café, están todos más exigentes, porque son más conocedores" dice Cabrales.


Boutique de la firma Cabrales por calle Alberti en Mar del Plata

Los planes para el futuro son ambiciosos. “Queremos hacer una ampliación en la línea de torrado y en producción. Estimamos invertir entre 15 y 20 millones de pesos en los próximos tres años, pero todo depende de la financiación que consigamos. Y si podemos, abriríamos dos locales más”, sueña Cabrales. Pero los números de su empresa lo alientan:

“El consumo no está complicado como parece. Hay mucho consumo, el que no accede a cambiar su casa o auto, a cambio se da satisfacciones. No veo una caída y menos que menos un mercado recesivo como dicen algunos”

Esta empresa marplatense fundada hace 70 años, vende 10 millones de kilos de café anuales cerrando su balance con una facturación muy alta. La familia Cabrales se ha convertido al día de la fecha en una de las familias mas tradicionales de nuestra ciudad. Tal vez son pocos los que saben una antigua tradición familiar: los hijos mayores deben llamarse Antonio (y de más está decirlo), deben dedicarse al negocio del café. 

German, Quique, Juan Marcos y Martin Cabrales. Año 2016

Fuentes:
Revista Veintitrés  por Graciela Moreno  11/07/2012.

2 comentarios:

  1. Maravilloso desarrollo de la empresa Cabrales. Un orgullo para la ciudad de Mar del Plata. Ejemplo de laboriosidad, perseverancia y creatividad.

    ResponderEliminar
  2. Muy linda historia de un asturiano emprendedor gracias por la familia que hiciste ......

    ResponderEliminar