miércoles, 10 de mayo de 2017

PEDRO OLEGARIO LURO



Pedro Olegario Luro Pradére

Pedro Olegario Luro Pradére nació nació el 6 de marzo de 1861 en la estancia "Dos Talas" en Dolores, Buenos Aires. Fue el noveno hijo del matrimonio de Pedro Luro y Juana Predére, ambos oriundos de los Bajos Pirineos franceses. Fue hermano de José Luro Pradère (9 de agosto de 1849 - 20 de septiembre de 1912), quien fue el gobernador de la Pampa Central, desde el 27 de enero de 1900, y quien se encargó de culminar el traslado de la capital pampeana desde General Acha hasta Santa Rosa el 11 de abril de ese año.

Estancia Dos Talas, Dolores. Lugar de residencia de su padre Pedro Luro
Litografia de Pedro Luro, padre de Pedro Olegario Luro año 1870

Pedro Olegario Luro estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires (UBA) graduándose en 1884. En el año 1888 se desempeñó como director del Banco de la Provincia de Buenos Aires. A la edad de 32 años, el 14 de junio 1893 contrajo nupcias con Arminda Belén Roca Schóo, con quien tuvo 5 hijos

  • María Arminda Luro Roca, (19 de junio de 1894, Buenos Aires, Argentina - 23 de enero de 1983, Buenos Aires)
  • Pedro Luro Roca, (25 octubre de 1895, Buenos Aires - 27 marzo de 1917, Buenos Aires)
  • Alejandro Luro Roca, (de noviembre de 1896, Buenos Aires - 11 noviembre de 1980, Buenos Aires)
  • María Elena Luro Roca (15 de enero de 1900, París, Francia - 17 May 1970, Buenos Aires)
  • María Angélica Luro Roca (20 de febrero de 1907, Mar del Plata - 17 de agosto de 1947, Buenos Aires)   


Entre 1898 y 1912 fue diputado, primero provincial y luego nacional, llegando a ser presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación. Viajó repetidamente a Europa, entre otros motivos, para hacer conocer allí a su país, y específicamente en París gestionó la apertura del mercado de carnes francés a la producción argentina.

La familia Luro fue una de las más importantes saladeristas de su tiempo. Gracias a los denominados saladeros, se producía tasajo con las carnes vacunas, el cual era uno de los principales productos de exportación para las economías rioplatenses, dada la demanda de Brasil, Cuba y otros países. Para estabilizar el precio del producto, Pedro Olegario Luro aunó a los saladeristas de las 4 regiones productoras del Plata —Uruguay, Litoral, Entre Ríos y Buenos Aires— para coordinar acciones. Él redactó el “Convenio Internacional Saladeril”, el que a fines de febrero de 1902 fue rubricado en Buenos Aires por los industriales tasajeros más importantes de la región.

 
Armado de la Grúa Titán en el comienzo de la construcción de la escollera sur del puerto de Mar del Plata. Pedro Olegario Luro es autor del anteproyecto de la Ley Nacional N° 6.499, mediante la cual se crea dicho puerto de ultramar. Imagen de Jose Alberto Lago para Fotos de Familia.

En el año 1911, junto a Gregorio de Laferrère y Honorio F. Luque inicia los trámites para la fundación de la ciudad de Laferrere, en el partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires. Laferrere hoy es una urbe poblada por 350 000 habitantes. Él, al igual que otros integrantes de su familia, desempeñó una enorme labor en la promoción y crecimiento de la naciente ciudad de Mar del Plata, en la que se destaca su prédica en favor de la construcción del Puerto de Mar del Plata, siendo el autor del anteproyecto de la ley nacional N°6.499, mediante la cual se crea dicho puerto de ultramar. También participó en varias instituciones de esa ciudad.

“Chalet de Pedro Olegario Luro, “Bel Retiro”, se ubicaba en Av. Colón entre Santa Fé y Santiago del Estero, obra del Arq. Jacques Dunant. Demolido en el año 1937. Gentileza de Enrique Mario Palacio.

En dirección al lunch, Su Excelencia el presidente Roque Saenz Peña y la señora de Luro Arminda Roca (sobrina del General Julio Argentino Roca),el Dr. Pedro Olegario Luro y señora de Roque Sáenz Peña, la Sra. Rosa Gonzalez, reza el epìgrafe. Fotografía correspondiente al album “Recuerdo de Mar del Plata” editado por Casa Piccardo y Compañía en la temporada 1912. Enviada por José Alberto Lago.

En Mar del Plata construyó un enorme chalet, al que denominaron “Bel Retiro”, obra del arquitecto Jacques Dunant; se situaba en Av. Colón entre Santiago del Estero y Santa Fe. En él Luro agasajaba a las personalidades que arribaban a la por entonces pequeña villa, entre las que se encontraban incluso presidentes, como Luis Sáenz Peña. 
 
En los jardines de Bell Retiro durante la fiesta de máscaras. Gentileza Diario Accion TV
 
La Sra. de Saenz Peña con Sras. Basavilbaso de Catelin, Ortiz Basualdo de Alvear, Mezquita y Villar Saenz Peña. Revista Caras y Caretas año 1912
El Dr. Pedro Olegario Luro con la Sra. de Saenz Peña bajando las escaleras en Bell Retiro.
Gentileza Diario Accion TV
El Dr. Saenz Peña y la Sra. Arminda Roca de Luro dirigiendose al pabellón donde se sirvió el almuerzo ofrecido por el Dr. Pedro Olegario Luro bajando las escaleras en Bell Retiro . Gentileza Diario Accion TV

El doctor Pedro Olegario Luro y el Sr. y la Sra. de Mezquita

En la Revista Caras y Caretas del 2 de marzo de 1912 se comentaba la reunión en Bell Retiro:

"Entre los últimos acontecimientos sociales marplatenses son notables el paseo a la estancia La Armonía y las reuniones en el Golf Club, ofrecidas por las señoritas de Harilaos y de Pueyrredon. Relativamente al carnaval, la recepción de máscaras en Bell Retiro y los bailes en el Bristol. El último de éstos clausuró las fiestas del carnaval. Hubo muchas máscaras que llamaron la atención, entre las cuales las señoritas Lucía de Bruyn, Lía Seeber, Leonor Piñero Stegmann, Lila Bermejo, Julia Elena Hunter, Ana Lucía Molina, Mercedes Tornquist, Lía Molina, Elisa Beláustegui"


La condesa de Sena con el Dr. Tomas de Anchorena; el gobernador de la provincia General Arias y los doctores Bosch y Demaría bajando las escaleras en Bell Retiro. Gentileza Diario Accion TV
Despues del almuerzo en Bell Retiro el Dr. Saenz Peña en conferencia con el general Arias y el doctor Adolfo Dávila. Gentileza Diario Accion TV

El presidente de la Nacion no descuidaba sus diálogos políticos aun de vacaciones. En 1907, de la mano de Adolfo Dávila y con domicilio en Capital Federal, nace el Club Mar del Plata S.A. dando el primer paso para la construcción del antiguo “Palacio” del Club Mar del Plata que se ubicaba en la intersección de las calles Entre Ríos y Luro. Desde entonces el Club se convirtió en uno de los pilares más importantes para el desarrollo social y económico de la Mar del Plata de aquel entonces. Ya en 1909, con aporte económico del Club, la comuna se permite afirmar con asfalto las principales calles y avenidas del balneario
 
El Dr. Pedro Olegario Luro en la inauguración del primer Hipódromo de Mar del Plata

Sus emprendimientos más importantes

Médico de profesión, contrajo matrimonio en 1893 con Arminda Roca, hija de Ataliva Roca y Segunda Schóo, y sobrina del dos veces presidente Julio Argentino Roca. Su matrimonio lo emparentó con unas de las familias más ilustres y acaudaladas del país. Tuvo cinco hijos. En el libro de Matrimonios n° 5 folio 180 se lee:

“En cinco de diciembre de mil ochocientos cuarenta y cuatro, leída una proclama y dispensadas dos pm del Ilustrísimo señor Obispo D. Mariano Murano, Obispo Diocesano, sobre el matrimonio que libremente intentaba contraer Don Pedro Luro, natural de Francia, hijo legítimo de Don Pedro Luro y D. Dominga Ofifialdegui, con Doña Juana Pradere, también de Francia, hija legítima de D. Juan Pradere y de Da. María Echeto, sin impedimentos, evacuadas las diligencias de la Curia y confesados sacralmente, yo, el Cura Rector los desposo por palabra de presente según fórmula N.M.I. y fueron testigos D. Santiago Eirnecalde y D.Prudencia Duhalde, doy fe. Firma: Andrés Led de los Ríos”.Parroquia de la Concepción-Av. Independencia 910 Buenos Aires. (Fuente: copia fiel y certificada del original difundida por Roberto T. Barili).

Tuvo una vida social y política muy destacada, siendo legislador provincial, diputado nacional y protagonista en la historia de nuestro país. Contribuyó fervientemente a la provincialización de lo que en ese momento se denominaba Territorio Nacional de La Pampa Central, como así también fue hombre activo y de gestión para el desarrollo de la ciudad de Santa Rosa. Su presencia en la etapa fundacional de Mar del Plata fue de gran importancia, también fue miembro fundador del Jockey Club de Buenos Aires. 

Hoy día podemos apreciar en nuestra ciudad una de las tantas ideas de este personaje visionario. Tal es así, que en lo que hoy conocemos como Barrio Fitte, tanto el trazado como el estilo pintoresquista de sus chalet es una copia de los barrios más tradicionales de Mar del Plata, ejemplos únicos de este estilo en el país. Era un gran aficionado a la caza. Cuando venía a la ciudad le gustaba acercarse al Pigeon Club para practicar tiro a la paloma.

Foto de Pedro O.Luro cargando la escopeta para tiro a la paloma en el Pigeon Club, Archivo Gral de la Nación. Gentileza del Lic.Angel Somma

1. El primer coto de caza del país
Luego de la denominada "Conquista del Desierto", el militar Ataliva Roca recibió en premio por es campaña un total de 180.000 hectáreas en el territorio pampeano. En esas tierras estaría luego el "Parque Luro". Hacia el año 1903, Ataliva Roca le cedió a su yerno Pedro Luro 3.000 hectáreas con las que se formó "San Huberto", adoptando este nombre en honor al santo europeo de los cazadores. La idea fue la introducción del ciervo colorado y el jabalí europeo, entre otras especies. La iniciativa del coto de caza surgió a través de una carta enviada por su amigo francés, el duque de Montpensier, quien había decidido viajar a América con el propósito de cazar.



Ataliva Roca Paz hermano de General Julio Argentino Roca.Ataliv a participó en la de la Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay junto con su padre y con sus hermanos Rudecindo, Celedonio, Marcos y Julio Argentino Roca.
Foto antigua del jardín principal del Castillo - Fotografía Secretaría de Turismo
Foto antigua del jardín principal del Castillo - Fotografía Secretaría de Turismo
 
En vida, Ataliva Roca hizo el reparto de tierras entre sus hijos -entre ellos Arminda Roca de Luro- a quien le correspondieron 20.000 hectáreas más, haciendo un total de 23.700 hectáreas para el establecimiento "San Huberto". Fue el primer coto de caza específicamente organizado como tal en el país, dotado de todas las comodidades para los huéspedes además de contar con una variada cantidad de especies exóticas.

Coto de caza San Humberto Fotografía Secretaría de Turismo
Cacerías de ciervo colorado y jabalí - Fotografía Secretaría de Turismo
Las influencias y el contacto con familias nobles de Europa y la cercanía a las familias más poderosas de nuestro país promocionaron el coto de caza "San Huberto". Como no podía ser de otra manera, Luro mandó a construir en 1907 una autentica y majestuosa casa de estilo Luis XVI, obra que concluyó en 1911, que entonara con el momento histórico y de abundancia que atravesaba nuestro país agro-exportador y que se correspondiera con los cánones afrancesados de la Belle époque argentina.

Frente del Castillo Parque Luro foto Silvina Galli
Frente del Castillo Parque Luro foto Silvina Galli
Luro y su familia vivían los veranos en Mar del Plata y al terminarse la temporada balnearia, pasaban los otoños en San Huberto rodeados de importantes e ilustres personajes de la época. Además de funcionar como coto, también se desarrolló la explotación de caldén que se convertía en adoquines en una fábrica instalada entre Naicó y Quehué. El objetivo de Luro sobre San Huberto fueron hacer de esta propiedad un establecimiento agropecuario modelo. Luego de la Primera Guerra Mundial, los europeos dejaron de llegar a la Estancia, por lo que Luro fue perdiendo el interés por la misma. En sus últimos años, Luro mantenía una cuantiosa deuda con el Banco Hipotecario Nacional.

2. La Mansión de Invierno
A principios del siglo XX Pedro Olegario Luro urdía un sueño quimérico junto a dos personajes de la época: el escritor Andrés Demarchi y el político y dramaturgo Gregorio de Laferrere. Los tres habían imaginado una esplendorosa “Ciudad de Invierno” para solaz de la alta alcurnia criolla e, incluso, de la creme europea. Por aquel entonces la aristocracia argentina, luego de veranear en Mar del Plata, emigraba a Asunción del Paraguay en busca de un centro recreativo invernal que su tierra no le ofrecía. De allí la pretensión de fundar “La Perla del Paraná”.

 
La Mansión de Invierno, tambien conocida como la Ciudad de Invierno
Aunque la idea pecara de osada, 65 inversores se dejaron convencer y formaron la “Sociedad Civil Ciudad de Invierno”, que aportó 2000 millones de pesos para iniciar las obras. El presidente de la entidad era Pedro Olegario Luro y en la nómina de socios figuraban apellidos que competían en alcurnia y fortuna: Uriburu, Avellaneda, Anchorena, Alvear, Blaquier, Alzaga Unzué y Pereyra Iraola. Mediante rigurosos estudios se determinó que la “Ciudad de Invierno” debía erguirse en la localidad correntina de Empedrado, donde la temperatura invernal promedio era de 16 grados, como en los principales centros turísticos europeos.

La Mansión de Invierno

En agosto de 1909 la legislatura correntina le entregó a la “Sociedad Civil Ciudad de Invierno” un predio de 3141 hectáreas en concesión por 35 años. Las tierras fueron divididas en manzanas, quintas y chacras, contemplando un núcleo urbano con balcón sobre la barranca del Río Paraná. El proyecto fue dirigido por el ingeniero Valentín Virasoro y por el renombrado paisajista Carlos Thais, que atravesaba una época de gloria que se proyecta a la actualidad en numerosos parques y espacios verdes del país.
 
El Hotel Continental en la Ciudad de Invierno, Empedrado, Corrientes
Contingentes de obreros llevados desde Buenos Aires levantaron la “piedra fundamental”: el “Hotel Casino-Continental” o “Mansión de Invierno”, un palacete de 12 mil metros cuadrados con 114 habitaciones. La construcción -que dominaba la barranca y tenía casino, salones de fiestas y teatros- fue inaugurada el 29 de junio de 1913 con la asistencia de importantes personalidades de la época y de invitados especiales venidos de Europa. El hotel disponía, además, de cancha de tenis, golf y criquet, un parque de 20 hectáreas ornamentado con plantas exóticas y esculturas y un muelle para que desembarcaran los turistas.
 
Interior de la Mansión de Invierno. Gentileza FM Universo
El director general del establecimiento -mister Saint Andrée- había desempeñado idéntico cargo en el Regina Hotel de París. Por su parte, el chef computaba 14 años de servicios como primer cocinero del Carlton Hotel de Londres. Y el maitre -que había ganado reputación en el Majestic de Paris- venía de desempeñarse en el suntuoso Club Mar del Plata durante la temporada vernal del13.
 
La ciudad iba a tener anchas calles, plazas, edificios públicos, escuela, estación de ferrocarril, usina e hipódromo, pero las obras fueron interrumpidas abruptamente y el hotel cerró sus puertas luego de funcionar pocos meses. En tan efímera existencia albergó una historia trágica: la del apostador arruinado que se autoeliminó en el jardín de invierno, dando nombre a la “Galería del Suicida”. Hasta la fecha los historiadores procuran explicar las causas de aquel fracaso empresarial, cuyas evidencias actuales se reducen a algunas ruinas que asoman entre la vegetación, fruto de un proceso que incluyó remates, saqueos, demoliciones y casi cien años de abandono.

3. El Bristol Hotel
José Olegario Luro tuvo descollante actuación en las horas iniciales del balneario, su palabra se unía a la acción. Con la primera enseñaba, alentaba, con la acción guiaba o creaba. Muchas y muy felices son las sus realizaciones, entre las que la habilitación del Brístol Hotel figura en primer plano. Superó los cálculos de los fundadores, y fué un factor promocional turístico extraordinario.

Bristol Hotel año 1888
Toda su vida es un precioso archivo de ejemplos categóricos en favor de una serena valoración humana. Fue José Olegario Luro quien inició gestiones para constituir en 1887 la Sociedad Anónima Brístol Hotel, junto a su cuñado, Gastón Sansinena, lo inaugura como presidente, el 8-1-1888, el propio José Luro, un establecimiento con 67 habitaciones y el gran comedor que fué la admiración de todos y centro de reuniones sociales de jerarquía.


 
Chalets para los dormitorios del Hotel Bristol. Gentileza de Lucio Strap para Fotos de Familia
Numerosos elementos de aquel hotel -incluyendo la araña- fueron traídos a Mar del Plata, donde integrantes de la familia Luro habían fundado en 1888 el Bristol Hotel, considerado la “piedra basal de la Mar del Plata turística”. Su núcleo original estuvo en la manzana comprendida por San Martín, Rivadavia, Entre Ríos y Corrientes, predio conocido como “Los Chalets del Bristol” donde se hallaban los dormitorios. El proyecto avanzó con rapidez hacia la manzana este (actual Bristol Center), que sirvió de enclave para el comedor y los suntuosos salones de fiestas. Luego surgiría el anexo en la manzana 116, de Rivadavia y Buenos Aires.
 
Remate del Bristol Hotel en 1944 - foto de Santiago Cocetta - Fotos de Familia - Diario La Capital
La araña traída desde París se lució desde entonces en el salón principal y volvió a conocer el esplendor de los bailes y reuniones de la aristocracia, hasta que tres décadas más tarde la estrella del hotel se extinguió para siempre. Actualmente la araña se encuentra emplaza en la catedral de los santos Pedro y Cecilia de la ciudad de Mar del Plata.

Araña que estuvo en el Bristol Hotel y en la actualidad en la catedral de los santos Pedro y Cecilia

El fin de sus días

Sumergido en una profunda depresión por la muerte de su hijo Pedro en 1917, dejó de perder todo interés por sus proyectos, sumado a este drama familiar las pérdidas millonarias por los fracasos reiterados en proyectos para viñedos y producción frutihortícola, como tantos otros que no se adaptaban al clima del lugar. Con la crisis que azotaba a todo el mundo por la Primera Guerra Mundial, hicieron que la economía y el poder adquisitivo de la familia Luro entrara en decadencia hasta perder gran parte de sus bienes.
 
Inauguración de la Explanada Sud,Febrero de 1909.Los señores Jacinto Peralta Martínez y Pedro Olegario Luro. Gentileza Lic. Angel J. Somma
Pedro Olegario Luro murió a la edad de 65 años, el 4 de marzo de 1927, en su casa de Mar del Plata, y un año más tarde las tierras quedaron en manos del Banco Hipotecario hasta que en 1939 se efectuó el remate de San Huberto y lo adquiere Antonio Maura. En el año 1937, 10 años después de la muerte de Luro, el chalet fue demolido para construir en dicho predio la actual sede del Automóvil Club Argentino (ACA). 

 
Monumento al Dr. Pedro Olegario Luro, que se encuentra depositado en los jardines de la Villa Emilio Mitre, sede del Museo Archivo Histórico Municipal “Roberto T. Barili”. El Monumento es de autoría de Angel E. Ibarra García, fechado en enero de 1929 y realizado en la Fundición Balsells, de calle Corrientes 4277 de la ciudad de Buenos Aires. Fotografía de Pablo Junco para Fotos Viejas de Mar del Plata.

La Defensoría del Pueblo expresó su preocupación por el estado de abandono del monumento al Dr. Pedro Olegario Luro, que se encuentra depositado en los jardines de la Villa Emilio Mitre, sede del Museo Archivo Histórico Municipal “Roberto T. Barili”.  A tal fin emitió una resolución recomendando al Departamento Ejecutivo, el pronto emplazamiento en el área de la intersección de la Avda. Juan José Paso y Leandro N. Alem, orientado hacia el puerto de la ciudad de Mar del Plata, tal como lo dispone la Ordenanza 19.184.
Vista aérea del Golf Club. Postal de la década del 30. En la rotonda se puede ver el busto de Pedro Olegario Luro. Imagen enviada por Jorge Ungaro a Fotos de Familia Diario La Capital

El monumento, como se recordará, estuvo emplazado en la rotonda del Golf Club. Con motivo de las obras realizadas en la ciudad en ocasión de la IV Cumbre de las Américas en 2003, se construyó en dicho lugar, un mástil de notables proporciones, para lo que se resolvió retirar el monumento a Pedro Olegario Luro que allí se encontraba, y depositarlo provisoriamente en Villa Mitre. El monumento del autor de la ley que creó el Puerto de Mar del Plata, sigue sin ser emplazado, pese a que está resuelto el lugar para ubicarlo señalaron desde la Defensoría del Pueblo.


Fuentes:
Raúl Peralta - Valuador de arte. Colaboró Alejandra Otamendi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario