viernes, 5 de mayo de 2017

BOSQUE PERALTA RAMOS



En 1891 Jacinto Peralta Ramos (uno de los hijos de Patricio Peralta Ramos junto con su esposa Doña Matilde Martínez Baya) legaron con sus hijos tierras en la ciudad. Es entonces cuando decide formar un pueblo como extensión de Mar del Plata en tierras de su propiedad al cual llamó: “Cabo Corrientes” y luego “Pueblo Peralta Ramos”. Dicho pueblo abarcaba desde la Av. Juan B. Justo (treinta cuadras hacia el sur y desde el mar hasta próxima a la actual Ruta 88. Algunos de los terrenos fueron vendidos y sus nuevos propietarios se dedicaron a la explotación agraria. 

Una foto de Jacinto Peralta Ramos en su estancia Cabo Corrientes. Gentileza de su bisnieto Pablo Arauz
Vista panorámica del Casco de la Estancia cabo Corrientes de Jacinto Peralta Ramos.
Vista del casco de la Estancia Cabo Corrientes de Jacinto Peralta Ramos. El casco estaba situado en dirección sur de la ciudad en el año 1878.


Pero cuando Jacinto fallece el 12 de octubre de 1929, uno de sus hijos -Arturo Peralta Ramos- (nacido en 1877) se hace poseedor, entre esas tierras, de una fracción en block de unas 450 hectáreas. Parte de esas tierras, constituyen en la actualidad el “Bosque de Peralta Ramos”. En julio de 1949 fallece Arturo a los 72 años, dejando intacta la tierra transmitida sucesivamente desde su abuelo. Sus herederos fueron sus cuatro hijos: Arturo Jacinto; Héctor; Ricardo y Hernán Peralta Ramos.

Matilde Baya y Jacinto Peralta Ramos - Padres de Artura Peralta Ramos. Foto cedida por Guillermo Atila Arauz de Peralta Ramos a Fotos Viejas de Mar del Plata

La propiedad referida fue explotada a través de las sociedades ARPERA S.R.L. y AUCA S.A., constituidas en 1949 y 1952, respectivamente, que hasta ese momento eran empresas dedicadas a los cultivos por la zona, que eran tradicionalmente trigo, papa y tambos hasta el año 1952. El Ingeniero agrónomo Héctor Peralta Ramos contrató la diagramación del proyecto de forestación para el primer fraccionamiento de algo más de 50 hectáreas y su posterior expansión al resto de la propiedad.

Arturo Peralta Ramos circa 1901

Anverso de la foto de Arturo Peralta Ramos a Goñi



Su idea original era la explotación de esta plantación para la industria maderera. Pero a partir de esa fecha (1952) se consideró la conveniencia de capitalizar las tierras forestándolas para brindar, en esa época, un nuevo tipo de urbanización más rentable y mucho más atractiva para los futuros moradores que los típicos loteos de manzanas regulares vacías o, en el mejor de los casos, con líneas perimetrales de ligustros o eucaliptos. Se contrataron los servicios de los profesionales Carlos Franchi y Luis Lorenzi, de Mar del Plata, para forestar con cerca de un millón de plantas de distintas variedades de pinos, cipreses, eucaliptos, aromos y acacias.


Las tareas de forestación llevaron cerca de 10 años, para lo que hubo que montar la estructura de vivero, riego, viviendas del personal y la lucha contra las típicas plagas de una forestación: la sequía, el cuis, la liebre, la hormiga y el fuego. Asimismo se construyeron una Administración, depósitos de agua, casas de té, una hostería y bungalows, un supermercado, cámaras de frío y lavadero industrial y un aserradero totalmente equipado. 

Maria Gertrudis Carbone Echarbri, esposa de Arturo Peralta Ramos con su hijo Arturo Peralta Ramos (h) circa 1902. Una de las calles del bosque lleva su nombre. Gentileza Adolfo Beccar Varela. Sitio Genealogía Familiar

Se adquirieron las maquinarias necesarias para pavimentar todas las calles principales, para lo cual se abrió una cantera de piedra totalmente montada, que funcionó hasta que se discontinuó el mantenimiento gratuito de los mismos. De igual manera se donaron las instalaciones de alumbrado que actualmente existen y se proveyó sin cargo el servicio de corte de pasto, limpieza, retiro de residuos y vigilancia. Por su propia naturaleza, todos estos servicios fueron absorbidos por el sector público, presentando el aspecto que hoy se observa. Se realizaron obras de infraestructura básica como el tendido de una red de agua, varios pozos de bombeo, un cañadón que recoge y canaliza el agua de lluvia, que desemboca en el arroyo Corrientes y es cruzado por puentes que dan a la zona un particular encanto.

Para lograr la financiación propia de este emprendimiento, las sociedades se desprendieron de otros activos, como las fracciones que se conocen como Las Colinas de Peralta Ramos; Pueblo Peralta Ramos; El Castillo; Playa Serena, etc. Lo hicieron mediante loteos efectuados por firmas inmobiliarias de entonces. El ingeniero agrónomo Héctor Peralta Ramos contrató la diagramación del proyecto de forestación para el primer fraccionamiento de algo más de 50 hectáreas y su posterior expansión al resto de la propiedad. Su idea original era la explotación de esta plantación para la industria maderera. Pero a partir de 1952 se consideró la conveniencia de capitalizar las tierras forestándolas para brindar un nuevo tipo de urbanización más rentable y mucho más atractiva para los futuros moradores que los típicos loteos de manzanas regulares vacías o, en el mejor de los casos, con líneas perimetrales de ligustros o eucaliptos. Se contrataron los servicios de los profesionales Carlos Franchi y Luis Lorenzi, de Mar del Plata, para forestar con cerca de 1.000.000 de plantas de distintas variedades de pino, cipreses, eucaliptos, aromos, acacias, etc.


Arturo Peralta Ramos Martínez Bayá en el año 1938

Las tareas de forestación llevaron cerca de 10 años, para lo que hubo que montar la estructura de vivero, riego, viviendas del personal y la lucha contra las típicas plagas de una forestación: la sequía, el cuis, la liebre, la hormiga y el fuego. Se adquirieron las maquinarias necesarias para pavimentar todas las calles principales para lo cual se abrió una cantera de piedra que funcionó hasta que se discontinuó el mantenimiento gratuito de las mismas. De igual manera se donaron las instalaciones de alumbrado que actualmente existen y se proveyó sin cargo el servicio de corte de pasto, limpieza, retiro de residuos y vigilancia. Por su propia naturaleza, todos estos servicios fueron absorbidos por el sector público, presentando el aspecto que hoy se observa. 

Se realizaron obras de infraestructura básica como el tendido de una red de agua, varios pozos de bombeo, un cañadón que recoge y canaliza el agua de lluvia, que desemboca en el arroyo Corrientes y es cruzado por cinco puentes que dan a la zona un particular encanto. Así nace el Bosque de Peralta Ramos. El Bosque tuvo cuatro fraccionamientos para su venta, que fueron efectuados en los años 1960, 1962, 1967 y 1968. Por eso se le llama Segundo Loteo o Nuevo Bosque al sector donde circula esta arteria. Una de las calles del bosque es Doña María Gertrudis Carboni Echabri de Peralta Ramos, esposa de Don Arturo Peralta Ramos y Martínez Bayá.

Ricardo Peralta Ramos, hijo de Arturo Peralta Ramos quien fuera Director del Diario La Razón.Gentileza Adolfo Beccar Varela. Sitio Genealogía Familiar 
En el momento de la primera forestación del Bosque (1952) la idea principal fue la de su utilización para la industria maderera. Debido a esto, la zona carecía de cualquier  tipo  de  servicio  básico  municipal; esto sumado a su lejanía con la ciudad, daban al Bosque el aspecto de agreste e inhóspito. Luego  cuando el Ingeniero agrónomo Héctor Peralta Ramos vio  la  posibilidad  de  convertir  al  Bosque  en  un  espacio  residencial  comenzaron a llegar los primeros servicios. El  agua, por ejemplo, venia en camiones y se depositaba en  las  cisternas que  tenían  las  primeras  casas, y  mediante  una bomba se  llenaba el  tanque de cada vivienda. La luz eléctrica se limitaba a ciertos sectores del Bosque y obviamente no  había gas natural sino que se  consumía el gas envasado en garrafa

Hostal Los Nobles

A mediados del siglo pasado la familia Peralta Ramos manda a construir un petit hotel (actualmente Los Nobles Hostal de Bosque) a los hermanos Eduardo y Roberto Menvielli - arquitecto e ingeniero respectivamente- hacedores en Mar del Plata y San Isidro de mansiones de lujo que se han convertido en verdaderas joyas de la historia arquitectónica del continente, con planos y dirección de obra de los hermanos Menvielle, por mandato de la familia Peralta Ramos. La vivienda esta realizada con piedras mampuestas coronadas por tres inmensas chimeneas, todo coronado con tejas traídas desde Marsella.

Los Nobles Hostal de Bosque
En su interior toda la cabaña esta realizada con cedros paraguayos y muros de ladrillo visto y piedras. Los pisos están realizados en arcilla cocida y lustrada. La torre tanque de piedra que posee abastecía de agua a los primeros pobladores con agua bombeada desde 90 metros de profundidad

Cocina del hostal Los Nobles
La tranquilidad, el arte en sus detalles, el confort de sus instalaciones restauradas, el equilibrio con la naturaleza lo convierte en un lugar de ensueño al que Jorge Luis Borges definió como encantado.

Exteriores del hostal Los Nobles construido por los hermanos Eduardo y Roberto Menvielli
Exteriores del hostal Los Nobles construido por los hermanos Eduardo y Roberto Menvielli
Sala de estar del hostal Los Nobles
Salon principal del hostal Los Nobles
Evento en el hostal Los Nobles. Vista de la taberna celta con sus magníficos vitrales y tallados
Escudo del Hostal Los Nobles tallados por un reconocido artesano del lugar

El hostal Los Nobles fue sede de la reunión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en la Cumbre de las Américas realizada en la ciudad de Mar del Plata en el año 2005. También se llevaron a cabo los Premios Martin Fierro del Interior Mar del Plata 2003 y Neuquén 2004.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario