jueves, 5 de noviembre de 2015

CHRISTIANO JUNIOR


José Christiano de Freitas Henriques Junior
José Christiano de Freitas Henriques Junior (Ilha das Flores, Islas Azores, Portugal 1832 - Asunción (Paraguay) 1902), conocido como Christiano Junior fue uno de los fotógrafos más importantes de la Argentina en el S.XIX. Portugués de nacimiento, emigra a Brasil en 1855. Su expansión por los países del área se inició en el Uruguay, donde en la década de 1860 inauguró un estudio en la ciudad de Mercedes; pero su meta es Buenos Aires, la gran capital del plata, donde desembarco el 1º de diciembre de 1867 inaugurando un coqueto atelier en la calle Florida Nº 159.
 
Detalle del laboratorio ambulante de Christiano Junior utilizado para trabajos en exteriores. Año 1877

Pintor, escritor, fotógrafo, su espíritu inquieto le ganó amigos influyentes entre la mejor sociedad porteña, por su galería de pose desfilaron las grandes familias de la época, Sarmiento se retrató con la banda presidencial, inaugurando una costumbre que la ubicará como "la Fotografía de los Presidentes". Se ignora cómo aprende la técnica fotográfica. En 1863, ejerce su oficio en Río de Janeiro. Durante este período realiza retratos de esclavos y enfermos de elefantitis.


Christiano Júnior, RJ, c. 1865 - Museu Histórico Nacional - Brasil
 
christiano-junior-carregadores-negros - Museu Histórico Nacional - Brasil
"Negra" - Christiano Júnior - Museu Histórico Nacional - Brasil
Esclavo de la Nación Olunan africana, Christiano Júnior ca. 1865
Esclavo inventar una canasta, Christiano Júnior ca. 1865 Museo Histórico Nacional (Rio de Janeiro, RJ)
Esclavo, Christiano Júnior ca. 1865 Museo Histórico Nacional (Rio de Janeiro, RJ)
Esclavos de canasta, Christiano Júnior ca. 1865 Museo Histórico Nacional (Rio de Janeiro, RJ)
José Christiano Júnior Madre e hija - Año 1865
"Vendedora de frutas" Christiano Júnior Año 1866

En el año 1865 se muda a Buenos Aires junto a su esposa y sus dos hijos, y en 1867 abre su primer estudio de fotografía ubicado en la calle Florida 149. Tiempo después se muda a otro local por cuestiones de espacio físico en Florida 160. En los comienzos de los '70, abre otra sucursal ubicada en la Calle Artes 118, "Fotografía de la Infancia" atendida por su hijo José V. Freitas Henriques. 
 
"Ferrocarril Oeste de Buenos Aires Estación del Parque" Christiano Junior - Año 1870
Un aviso comercial publicado por el diario "La Prensa" del 4 de febrero de 1875 es indicativo de la categoría de su establecimiento, por lo cual lo transcribimos en forma íntegra:

"Talleres de Fotografía y Pintura de Christiano Júnior - Premiado en la exposición Nacional de Córdoba con la primera medalla de oro y 150 pesos fuertes. Calle de la Florida 160 (para adultos). Artes 118 - Fotografía de la Infancia. Especialidad en retratos de criaturas. Casa en Río de Janeiro. Rua de Quitanda Nº 45. Retratos de cualquier tamaño en fotografía simple o colorida al óleo, pastel , aquarela, etc. Copias de cualquier retrato aumentadas hasta el natural. Retratos al óleo sobre lienzo. Retratos sobre porcelanas y esmaltes, trabajo que actualmente Buenos Aires y Montevideo se hacen únicamente en nuestros establecimientos. Vistas de Buenos Aires y sus contornos, para cuadros, álbums y sus stereoscopos. Gran colección de retratos de los hombres célebres de esta República en dos tamaños. No hay en Buenos Aires Establecimiento de este género que ocupe edificios tan vastos como los nuestros, ofreciendo al público confort, comodidades y distracción en sus salones y jardines. En el establecimiento de la calle Artes tenemos maquinas instantáneas que permiten sacar retratos de criaturas por más traviesas e inquietas que sean. Recibimos encargos de la campaña y la provincia para copiar retratos aumentados en fotografía al óleo, recibimos con el original las explicaciones precisas como edad, color de pelos, cara, ojos, barba, etc. , y más designándonos la persona que nos debe abonar el importe al recibir el retrato, etc."

Durante estos años participó y recibió premios en: Exposición Nacional de Córdoba (1871); Exposiciones de la Sociedad Científica Argentina, en Buenos Aires, y del Centenario de los Estados Unidos, en Filadelfia (1876); Exposición Universal de París (1878).

Sarmiento en 1873 - Foto de Christiano Junior- Archivo General de la Nación
La gente no tardó en darse cuenta de que estaban ante uno de los fotógrafos más importantes de la ciudad. Muchos personajes de elevada importancia social fueron retratados en su estudio, como Domingo Faustino Sarmiento, Adolfo Alsina, Lucio V. Mansilla o Luis Sáenz Peña. Realizó más de cuatro mil fotografías entre 1873 y 1875, promediando 5 clientes diarios.

"Aguatero" Foto de Christiano Junior- Año 1875
Estación Chascomús del Ferrocarril de Sud, atribuida a Christiano Junior, ca.1875, negativo al colodión, 25 x 29 cm, Archivo General de la Nación
Desde 1875 Cristiano Junior fue fotógrafo oficial y socio de la Sociedad Rural Argentina, participó activamente en ésta y hasta se convirtió en colaborador literario. Tenía un interés hacia los temas agropecuarios y una estrecha amistad con varios dirigentes, esto lo llevó a realizar el proyecto de documentación fotográfica de la entidad.
 
Riachuelo de los navios  - Christiano Junior, ca.1877

Durante los años 1876 y 1877, lanza a la venta los dos primeros números de un álbum de vistas y costumbres de la República Argentina con tomas de Buenos Aires, los cuales formaban parte de un proyecto denominado “Album de vistas y costumbres de la República Argentina desde el Atlántico a los Andes”, que consistía en recorrer distintas ciudades de Argentina creando un álbum para cada una de ellas.

" Mi plan es vasto y, cuando esté completo, la República Argentina no tendrá piedra ni árbol histórico, desde el Atlántico a los Andes, que no haya sometido al foco vivificado de la cámara oscura"

Costumbres Argentinas

El nombre del álbum –Vistas y costumbres de la República Argentina– recogía un tópico de la tradición iconográfica: en un tiempo en que se buscaba conocer y clasificar los sitios, las personas y sus formas de vida, miles de grabados y litografías tanto argentinas como producidas en distintas partes del mundo llevaban ese nombre. En el caso de los conjuntos de Junior, si bien ambas palabras formaban parte del título, estaban claramente privilegiadas las vistas por sobre las costumbres. 

Portada del libro "Vistas y Costumbres de la República Argentina" (1876), donde publicó sus trabajos.

Solo tres de las veinticuatro fotografías que llegaron a editarse se hacían eco de estas últimas. Pero por cierto que no consistían en hombres a caballo, mateando ni carneando vacas, sino otras costumbres nuevas, surgidas de un nuevo contexto. “Escenas de la playa” es el nombre de dos imágenes –una de pescadores regresando con las redes y otra, de lavanderas a la orilla del río posando en grupo– que hacen foco sobre aspectos de la vida urbana moderna.

“Escenas de la playa” de Christiano Junior - Año 1876
"El naranjero" de Christiano Junior - Año 1876

La tercera imagen vinculada con las costumbres es la única en que el protagonismo está dado a un personaje, solo en medio de la escena. Parte del texto que la acompaña es el siguiente:

"El naranjero de la ciudad de Buenos Aires es un hijo del progreso. Tipo sin precedente, ha surgido y tomado formas acabadas en medio del movimiento regenerador que en la República Argentina sucede á las viejas costumbres de la colonia. El oficio es ambulante; requiere vigor de pulmones para sostener el peso de dos grandes canastas, y buenas piernas para recorrer sendas cuadras gritando: arranca paraguia! Con esta industria humilde, ejercida por inmigrantes italianos de la clase proletaria, se han levantado fortunas respetables. […]"

Su condición de inmigrante es lo que hacía de este personaje que circulaba vociferando por la ciudad un individuo de su tiempo. Si “sucede a las viejas costumbres de la colonia”, es porque ya no se trataba aquí de un vendedor negro o mestizo como aquellos representados en los Trajes y costumbres de Buenos Aires de César Hipólito Bacle, por ejemplo, sino de un italiano que, con solo gritar en cocoliche para ofrecer sus naranjas, evidenciaba su origen. De retomar la nomenclatura iconográfica decimonónica de los tipos y costumbres, cabe distinguir que aquí no es nueva la costumbre (la venta ambulante) sino el tipo que la lleva adelante: un “hijo del progreso” que desarrolla una actividad por la que ahora, en un contexto socioeconómico de progreso, puede aspirar al suyo propio.

"Vendedor de aves y pescados" de Christiano Junior - Año 1876
"Panadero" de Christiano Junior - Probablemente tomada en La Boca. ca. 1875
Pero curiosamente, mientras las lavanderas y los pescadores fueron tomados en sus lugares de trabajo, este hombre de oficio ambulante fue sacado de las calles para posar en estudio. Hay algunas consideraciones sobre este punto. Por un lado, bien es cierto que los telones que representaban paisajes eran, junto con los que recreaban interiores burgueses (con columnas, cortinas y escaleras), los fondos habituales de los retratos de la época y que no había, en cambio, representaciones de las calles en ellos. 

En caso de ser el escogido ese espacio no se escenificaba sino que el fotógrafo trasladaba su equipo a exteriores y trabajaba con la ciudad misma como fondo. Pero, además, cabe notar que si bien Junior fue el primero en sacar tipos populares tanto en estudio como en exteriores, en esta ocasión no solo no llevó sus aparatos a la calle, sino que tampoco escogió un fondo neutro como los que empleara para otros oficios urbanos como en “Vendedor de aves y pescados” o “Vendedor de diarios”.

"Vendedor de diarios" de Christiano Junior - Año 1876
"Vendedor de diarios" de Christiano Junior - Año 1876

Tal fue el concepto central con que encabezó su álbum fotográfico "vistas de la provincia de Buenos Aires" editado en 1876 y con textos en cuatro idiomas. Este ambicioso proyecto de cubrir todo el país en fotografías, se inicia en Buenos Aires y con los años abarcará todo el territorio nacional. El estudio de su vida y su obra nos ha revelado un hombre, un artista, obsesionado por la ciencia, la técnica y lo que el consideraba los beneficios casi infinitos de la acción del progreso sobre los jóvenes pueblos del nuevo mundo.
 
"Vendedor ambulante - frutero" de Christiano Junior - año 1887
En 1878 vende su estudio a la sociedad Witcomb & Mackern, antecesora de la famosa casa Witcomb, para emprender su viaje y completar su proyecto fotográfico. La operación se concretó en 1878 e incluía el fondo de comercio o sea entre otro ítems, el fabuloso archivo de negativos, con miles y miles de retratos y las preciosas vistas de la provincia de Buenos Aires; lógicamente este monumental archivo conformado por una década de trabajo exitoso se incorporó a la nueva firma Witcomb y a partir de ese momento llevaron su autoría. Las obras de este portugués son de una calidad superlativa, poseen una técnica depurada que la distingue del resto.
 
Seminario de San Juan (parte interior) de Christiano Junior - Año 1880
Campamento de ingenieros en el Ferrocarril Andino, de Christiano Junior - Año1880.
La Alameda de Mendoza, de Christiano Junior - Año 1880.

Cuando en la década de 1960 el estudio Witcomb vendió su histórico archivo fotográfico a el Estado Nacional, estos grandes álbumes de trabajo - 13 en total - y el enorme archivo de negativos en placas de vidrio se incorporaron al actual Archivo General de la Nación.

Iglesia de Santa Felicitas (Barracas) de Christiano Junior Año 1880
Vista de la plaza Independencia, Mendoza de Christiano Junior - Año1880.
Luego de dejar Buenos Aires, comienza su “gira artística” como él lo denominaba, por varias provincias del interior del país: Santa Fe, Córdoba, Mendoza, San Luis, San Juan, Santiago del Estero, Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy. Esto le tomó 4 años. Luego de 1883 el autor abandona la práctica fotográfica, dejando inconcluso un gran proyecto fotográfico, que aun así, es extraordinario y único en el contexto la fotografía argentina y latinoamericana. Christiano Junior fallece en la ciudad de Asunción, en 1902.

El hijo de Christiano Junior

Cabe destacar que en Mar del Plata el hijo de Christiano Junior tenía en Mar del Plata su propio estudio de fotografía. Freitas Henriques instaló en Mar del Plata dos estudios, uno sobre la calle San Martín casi esquina Santa Fe y otro en la Rambla Bristol.


Veraneantes en la Rambla alrededor de 1930. Foto Freitas. Obtengo esta fotografía de un hermoso catálogo impreso en 2009 por Fundación Osde para una exposición de Fotografías del Estudio Freitas e hijo en Mar del Plata. Francisco Bians

La familia Freitas Henriques es oriunda del Archipiélago de las Azores, Reino de Portugal. Emigra en 1862 a Brasil donde el padre de familia inicia su ascendente carrera fotográfica. José Virginio acompaña a su progenitor en todas las tareas del oficio y lo secunda en los distintos establecimientos que este regentea. A partir de 1867 la familia abre primero en Buenos Aires y luego en otras provincias argentinas diferentes estudios fotográficos. En el concepto del Periódico El Mosquito “el Estudio Freitas e Hijo es uno de los establecimientos de confianza que merecen… el nombre de establecimientos artísticos”. Este estudio tiene como clientela a las principales familias de la Capital.
 
Fotografía de Mar del Plata sacada en el estudio Freitas- Extraida del sitio http://construyendoidentidad-equipo.blogspot.com.ar/


Mar del Plata, incipiente población a mediados del siglo XIX avanzará notablemente con el arribo en 1877 de Pedro Luro; queda definitivamente conectada a Buenos Aires con la inauguración del Hotel Bristol en 1888 marcando el inicio del turismo mayoritariamente porteño. En 1913 se inaugura la elegante Rambla Bristol donde se paseaban las familias aristocráticas de la capital.

El famoso fotógrafo José Virginio Freitas Enriques en la rambla Bristol. Daniel Milusi.


José Virginio Freitas Henriques se instala comercialmente en Mar del Plata en el año 1917, funcionando su Estudio en dos sedes, la ubicada en la calle San Martín que se dedica a la toma de sus afamados retratos de estudio, muchos coloreados a mano y la de la Rambla Bristol que funciona interrumpidamente entre 1917 y 1933; esta última tiene como modus operandis recorrer cámara en mano todos los escenarios marplatenses en busca de clientes: en las playas, sobre la orilla del mar, los acantilados, la costanera, diversas confiterías y obviamente el infaltable paseo de la Rambla Bristol.

Fuente:
  • Alexander, Abel y Luis Priamo, “Recordando a Christiano”, en Un País en transición. Fotografías de Buenos Aires, Cuyo y el Noroeste, Christiano Junior, 1867-1883, Buenos Aires, Fundación Antorchas, 2002, pp. 21-36.
  • Gorelik, Adrián, La grilla y el parque. Espacio público y cultura urbana en Buenos Aires, 1887-1936, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 1998.
  • Liernur, Jorge Francisco, “La ciudad efímera”, en Jorge F. Liernur y Graciela Silvestri, El umbral de la metrópolis. Transformaciones técnicas y cultura en la modernización de Buenos Aires (1870-1930), Buenos Aires, Sudamericana, 1993, pp. 177-222.
  • Tell, Verónica, “Múltiples imágenes del progreso. Fotografía y transformaciones del mundo material a fines del siglo XIX” en La Biblioteca, n.º 7, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008, pp. 374-401. 

1 comentario:

  1. SENSACIONAL MATERIAL! NO SOLAMENTE POR SU BELLEZA SINO POR DOCUMENTAR EXTRAORDINARIAMENTE SU TIEMPO.
    GRACIAS PABLO!

    ResponderEliminar