viernes, 20 de septiembre de 2013

¿CUÁL ES EL ORIGEN DEL NOMBRE LAGUNA LA BRAVA?


Laguna La Brava año 1910. Extraido del sitio delcampe.com

Muchas veces nos hemos preguntado por qué la laguna recibe el nombre de “Brava”. La interpretación más popular es que se debe a la peligrosidad de sus aguas. Es sabido que por efecto del viento se genera en ocasiones un fuerte oleaje, que puede hacer zozobrar las embarcaciones. Algunos incidentes con personas ahogadas en sus aguas concurren en refuerzo de esta hipótesis. 

Antiguo mapa donde se puede observar la laguna La Brava
“En esta postal de Laguna Brava leemos en la parte posterior la fecha: 15 de mayo de 1936. Estaba dedicada por mi tía abuela Cala a su mamá Ubalda de Souto (una de mis bisabuelas paternas) con motivo de su cumpleaños.Hasta prontito! “María Victoria Suárez.
Laguna Brava. Enviada el 8.3.39. Colección Adolf Feller. ETH Zurich. Cristina Corsini

Laguna La Brava - Foto extraida del sitio Lanuevabrava.com.ar

Sin embargo, el historiador balcarceño Pablo Zubiaurre nos ofrece una segunda alternativa sobre el origen del nombre de la laguna. Como este investigador señala, la primera mención a la laguna, que data de 1746, es del Padre Tomás Falkner, quien la menciona en su mapa como Lago Bravo, probablemente haciendo referencia al lago en el cual tendría asentamientos temporarios el cacique Cangapol (cacique bravo). Falkner nos cuenta en su libro “Descripción de la Patagonia”:
  
Laguna La Brava - Foto extraida del sitio Lanuevabrava.com.ar
Laguna La Brava, año 1950. Edición e impresión: Robeduard. Distribuidor en Mar del Plata: Casa eMoroni. Foto Enviada por José Alberto Lago a Fotos de Familia

 “Este caudillo, llamado cacique Bravo por los españoles, era alto y bien proporcionado. Debió medir unos siete pies y pulgadas de alto, porque parado yo en puntas de pie no alcanzaba la corona de su cabeza. Lo traté mucho e íntimamente, e hice algunos viajes con él”. 

cacique Cangapol "el bravo"

Si bien Falkner menciona que vivía en Huichín, a orillas del río Negro, también en el mismo texto afirma que eran habituales sus incursiones a la actual provincia de Buenos Aires y, en especial, Casú Hatí (Sierra de la Ventana) y al Vuulcán: 

“La escasez de este alimento (carne de yegua) es la causa por qué se andan sin tregua de un lugar a otro para proporcionárselo: así pues se dirigen con mucha gente, a veces al Casuhatí, otras a las sierras del Vuulcán o Tandil y las pampas de Buenos Aires que distan trescientas o cuatrocientas leguas de la tierra de ellos”.


No solo Falkner menciona a Cangapol, sino que en los relatos de otros jesuitas su nombre aparece con frecuencia, lo que nos habla de su presencia habitual en la zona. Por otra parte, el fin de la permanencia de las reducciones tiene que ver con una decisión de Cangapol, que si bien tuvo un trato amable con los jesuitas, no estaba dispuesto a tolerar su presencia en las tierras del Vuulcán. El padre Peramás describe claramente la situación: 

“El cacique Cangapol, a quien los bonaerenses llaman el cacique Bravo, aventaja a todos los demás caciques serranos así por la altura de su físico como por la valentía de su espíritu y por el gran número de sus vasallos. Estaba ofendido y contrario a los españoles, porque como él decía, atribuían a todos los indios los crímenes de algunos y en vez de castigar a los culpados, arremetían contra todos en general”. 

Finalmente, el propio Cangapol será quien encabece el ataque final contra las misiones, obligando a los jesuitas a terminar con la empresa en Nuestra Señora de los desamparados y Nuestra Señora del Pilar.

Laguna La Brava - Foto extraida del sitio Lanuevabrava.com.ar

Ya sea que el origen del nombre de la laguna se deba a la bravura de sus aguas o a la bravura de un cacique que usualmente la visitaba, tiene una connotación inquietante que nos habla de precaución, de límites. 

Laguna La Brava - Foto extraida del sitio Lanuevabrava.com.ar

En un principio se me ocurrió pensar que el nombre del lugar contradecía en gran medida la sensación de impresionante calma que uno experimenta estando aquí. Sin embargo, luego reflexioné que en realidad la única manera de poder disfrutar de esta calma por muchos años va a ser resistiendo los embates de aquellos que quieran venir a imponer al ambiente su cuota de destrucción. Deberíamos sentirnos orgullosos de saber que en esta villa hace unos trescientos años existió un hombre que se resistió a una invasión del lugar y empecemos todos a sentirnos un poquito Cangapol.

Laguna La Brava - fotos de Juan Viel









Fuentes
¿Cual es el origen del nombre La Brava? por Claudio de Francesco // Extraido del sitio La Nueva Brava
Pablo A. Zubiaurre, 2006, El por qué de los nombres, p. 37-58, en “Historia de Balcarce I. Los orígenes”. Municipalidad de Balcarce / Thomas Falkner, 1774, Descripción de la Patagonia y de las partes contiguas de la América del Sur. Alfaguara (reedición en español, 2003).

3 comentarios:

  1. gracias pablo este libro estaba buscando pero no sabia el autor.... quisiera destacar aunque paresca obvio que en la provincia de La Rioja tambien hay una laguna "BRAVA" muy estudiada por los naturistas argentinos y que "obviamente" no estas hablando. sino que es la de BALCARCE... quiero AGRADERCERTE Y ALENTAR humildemente ese inpulso tipico del investigador y por tu labor de divulgacion... que realmente inspiran

    ResponderEliminar
  2. excelente información, y excelente sitio, lástima que no supimos cuidar nuestra ciudad, y aún hoy la especulación sigue destruyendo lo poco que queda...

    ResponderEliminar
  3. hermoso lugar lastima aya ke pagar para acceder al lugar algo ke es de todos como el mar pero una manga de vivillos se adueñaron

    ResponderEliminar