viernes, 20 de septiembre de 2013

ESTANCIA ANTIGUO CASCO LA BRAVA


Exterior de la casa - foto extraida del sitio en  Facebook

Para llegar a esta hermosa estancia viniendo desde Buenos Aires se debe tomar la ruta 2 a Mar del Plata hasta Coronel Vidal; o se puede tomar la ruta 55 a Balcarce y la 226 a Mar del Plata,  un km después de la entrada a Villa Laguna la Brava hay una Escuela Rural (Km. 38,5)  y a la derecha ,ahí hay que cambiarse a la calzada inhabilitada de la derecha y seguir 2 km hasta el km 36,5 a la derecha por un camino arbolado  Encontraremos entonces la tranquera de la Estancia Antiguo Casco La Brava
  
Foto extraida del sitio Lanuevabraba.com

Me parece mejor ir hasta Mar del Plata por la 2 ya que es todo autopista y son casi la misma cantidad de km. entonces en la rotonda de entrada de Mar del Plata  se puede seguir derecho por  Av. Champagnat hasta Luro y doblar  a la derecha donde esta señalizado como la ruta 226. (justo después del cruce del tren) en Av. Luro seguir derecho (luego se convierte en ruta 226) y seguir las indicaciones de como llegar desde Mar del Plata.

Exterior de la casa - foto extraida del sitio en  Facebook

Siendo la Ruta 226 el camino que une Balcarce con Mar del Plata, tambien es conocida como "la ruta jardín", ya que despliega a sus costados un paisaje único, con cerros chatos y rocosos que se pierden en campos fértiles y productivos. Cada tanto se alza un puente y el cauce de los arroyos continua su curso, ondulante y presuroso.
 
Exterior de la casa - foto extraida del sitio en  Facebook


En las cercanías del kilómetro 36,5, una construcción de estilo colonial se asoma más allá de la banquina. Una tranquera blanca y sencilla anuncia la entrada al Antiguo Casco La Brava. Basta seguir la avenida de casuarinas para desembocar en la vieja casa de estancia, reciclada y convertida en centro de reuniones y espacio para el turismo rural, propiedad de Thelma Martín.

Foto extraida del sitio Lanuevabrava.com

La Laguna Brava -un ojo de agua de 438 hectáreas de superficie, alimentado por ríos subterráneos- le dio su nombre a estos campos en 1877, cuando Agustín Molina y su esposa, Juana Leloir, compraron 8 mil hectáreas y construyeron el casco con el jardín de terrazas, siguiendo la pendiente del terreno. Este rincón del sudeste bonaerense está atravesado por la cadena de Tandilia, con sierras que no alcanzan los 300 metros de altura y superan los 2000 millones de años, dándole un marco único en historia y belleza.

Foto extraida del sitio www.perfil.escapadasargentinas.com.ar

"En estos cerros hay cuevas donde los arqueólogos determinaron que hubo vida humana hace 10 mil años", cuenta Thelma Martín desde una de las galerías del Antiguo Casco La Brava, señalando el cordón serrano que se funde en el horizonte. Antes de la incursión de los españoles hacia el sur del territorio del Virreinato del Río de la Plata, los tehuelches habitaban estos suelos y vivían de los frutos de la tierra, refugiados entre los cerros que acompañan a la vieja casona de estilo rudimentario.

Exterior de la casa - foto extraida del sitio en  Facebook

En 1741, los padres jesuitas llegaron a la región y, tras ellos, el cacique mapuche Cangapol. Desde entonces, por estos valles y entre estas sierras se gestó la cultura de los indios pampas, desaparecida tras la Conquista del Desierto. Con la llegada de Juan Manuel de Rosas al gobierno bonaerense, los territorios comenzaron a repartirse y en 1830 Patricio Lynch recibió 17 mil hectáreas sobre las tierras que circundaban la Laguna Brava, convirtiéndose en el primer propietario de estos campos, que luego pasaron a Sáenz Valiente, hasta 1877, cuando Agustín Molina y su esposa, los compraron.

Exterior de la casa - foto extraida del sitio en  Facebook

Los Molina Leloir llegaron a estas tierras del partido de Balcarce el mismo año que las adquirieron, tras un largo viaje en carreta, junto con Carmen, su hija de siete años. Se encontraron con una llanura verde, una importante superficie de agua y una matera precaria. Sobre este escenario comenzaba a proyectarse la estancia Laguna Brava. Las primeras obras que comenzaron a darle la forma actual al casco, de estilo español con influencia italiana, fueron dos alas paralelas erigidas con ladrillos moldeados a mano, semi cocidos y unidos con argamasa de barro: una destinada a la familia, con el baño unido a la casa, algo insólito para la época en la zona, y la otra para el servicio doméstico.

Interior del antiguo casco de La Brava
El ala sur, que cierra en forma de U, tal como era la costumbre en las estancias de la época, no tardaría en construirse y agregarle distinción, al igual que el jardín, un rectángulo con terrazas, cercado por avenidas de casuarinas, robles y eucaliptos, refugio de innumerables especies de aves que habitan en el lugar. 


Extraida del sitio Escapadasromanticas.com


Carmen creció entre estas comarcas de la estancia, en las cercanías del extenso ojo de agua y a la sombra de las sierras. Siempre la unió un sentimiento especial a la casa de la familia y a la naturaleza que la rodea. En uno de los vidrios de la puerta que lleva al antiguo comedor de la casona pintada de blanco con las aberturas en maíz, aún se lee la firma de Carmen Molina, escrita con un diamante. Y por los alrededores del jardín parece oírse el rechinar que acompañaba al galope de sus caballos, que montó hasta los 80 años.

Rescate emotivo

A su muerte, las tierras se dividieron entre sus nietos y después de varios años, el casco salió a la venta. "Me tocó tasar este lugar y cuando lo vi, me enamoré", dice Thelma, que hace cinco años vive en el Antiguo Casco La Brava tratando de rescatar todo su valor histórico y cultural.

La dueña actual, la Sra. Thelma Marín

Desde entonces, la primera construcción de la familia Molina está abierta a los huéspedes. El ala de servicio, que está reciclada y conserva sus materiales originales, se inauguró como salón de fiestas y agasajos. Ahora, la biblioteca rural y una pequeña bodega en el añoso sótano son los próximos desafíos. En tanto, el Antiguo Casco La Brava sigue intacto, rodeado por la generosidad de la naturaleza y acompañado por el trinar de las aves, que acompañan a los caballos y al rebaño de ovejas que pastan entre el parque. .

Exterior de la estancia- foto extraida del sitio en  Facebook

Notas: La Estancia se encuentra en kilómetro 37.5 de la Ruta 226; a media hora de Mar del Plata y 20 Km. de Balcarce. Está ubicada sobre la Laguna Brava con un frente de 3000 metros sobre ella. El campo tiene 200 has con añosa arboleda (roble, liquidambar, alcornoque, olivo, castaños, pinos y frutales son algunas de las especies) y aves en gran cantidad y variedad. Esta Laguna tiene historias muy interesantes por las propiedades curativas que encontraban en sus aguas y barros los indios que habitaban la región.

Por Carolina Buus para DIARIO LA NACION


Mar del Plata diferente, criolla y campo adentro
Antiguo Casco La Brava

A mitad de camino entre Mar del Plata y Balcarce, esa sensación de paz vive en la estancia Antiguo Casco La Brava, próxima a la laguna homónima. La casona histórica, aún en pie, fue construida en 1877 por la familia de Agustín Molina, el propietario de las 17 mil hectáreas que el establecimiento tenía por aquellos días.


Interior de la casa - foto extraida del sitio en  Facebook

Desde hace cinco años es Thelma Marín la dueña de las 20 hectáreas que rodean esa construcción de estilo neocolonial e instalaciones recicladas que respetan el diseño original. Allí pueden alojarse hasta diez huéspedes. La joya es el baño de la suite, de amplias dimensiones y sin lugar a dudas el más antiguo de la zona.

Foto extraida del sitio descubrimardelplata.com

Adentro los visitantes tienen a su disposición un amplio comedor y sala de lectura. Y un dato para considerar: toda la propiedad fue acondicionada para facilitar el desplazamiento de personas discapacitadas. Es uno de los lugares más visitados por los extranjeros que hacen escala en Mar del Plata. La propia Thelma, que domina el inglés, el francés y el italiano, es su guía durante las salidas. 

Extraida del sitio de la estancia

También la pesca es una posibilidad firme en la laguna próxima. El Antiguo Casco La Brava además recibe turistas que se acercan para disfrutar allí un día de campo, comidas y paseos. Y hay también espacio para los eventos especiales: el galpón lanero está acondicionado como salón de fiestas con capacidad para 120 personas.

Fuentes:

2 comentarios:

  1. fue muy hermosa la visita que hicimos ayer a la estancia atendidos por sus dueños exquisita comida y atencion agradeciad maria

    ResponderEliminar