viernes, 13 de febrero de 2015

SEBASTIAN CHILANO



Sebastian Chilano


Nació el 23 de agosto de 1976 y desde los cuatro años reside en Mar del Plata. Su madre Ana le acercó las primeras lecturas: libros como “El corsario negro” y las novelas de “Sandokán". Su padre Néstor le permitió ir al cine por primera vez y en una doble función del viejo cine Normandie de la calle 12 de Octubre vio el estreno de “Cocodrilo Dundee" (1986) y la reposición de “La Guerra de las Galaxias - Una nueva esperanza". Y gracias a George Lucas, salió del cine sabiendo que quería ser un caballero Jedi y la segunda, y menos importante: quería aprender a contar historias. 

Su padre se preocupó porque en vez de jugar al fútbol en el club Talleres o en el patio del colegio La Sagrada Familia, se pasaba largas horas en la biblioteca del puerto. Su madre reforzó su tendencia a la lectura y le compró un único libro de la colección "Elige tu Propia Aventura", el resto de los libros los leía en la biblioteca.

Fiesta de Egresados de 5to año comercial Instituto don Orione, con su grupo de amigos (año 1994)

Más tarde en 1990 comenzaría a estudiar el secundario en el Colegio Don Orione y en ese lapso escribiría cosas que fueron un acercamiento a su carrera de escritor; leyó cuanto libro pudo de la colección policial “El séptimo círculo” y creyó que algún día sería  escritor. En ese entonces escribía en una Olivetti Lettera 22 color verde y soñaba con tener una máquina de escribir eléctrica que permitía retroceder si uno se equivocaba una letra.

Sebastian Chilano en su rol medico junto a unos amigos Año 2012


En 1996 se iría a estudiar medicina a La Plata, tiempo que emplearía para estudiar medicina, leer y aprender a escribir en los Cibers que aparecían en todas las esquinas, como cucarachas en las diagonales de La Plata. En 2004 regresa a Mar del Plata. Ejerció su profesión de médico y puede comprar los libros que antes leía prestados. Y su biblioteca creció tanto que hoy le preocupa saber qué su biblioteca morirá. 

Con su mujer Liliana Guiot y su hijo Agustín

Que llegará el día que dirá “el último libro que compré fue editado hace tantos años” y esa será la fecha de defunción de su biblioteca. Su mujer, Liliana, espera que sea pronto para no seguir acumulando libros; y su hijo, Agustín, por ahora no opina y sólo se dedica a desordenarlos, doblarlos y romper la estructura de clasificación alfabética.


En el recinto de sesiones del HCD de General Pueyrredon se llevó a cabo el homenaje a Leopoldo Lugones en el Día del Escritor. A instancias del presidente del Cuerpo Deliberativo, Ariel Ciano, esta iniciativa convocó al poeta Rafael Felipe Oteriño (coordinador de la jornada) y contó con las disertaciones de Sebastián Chilano, María Carolina Bugnone, Fernando del Río y Jorge Chiesa. Foto Cazador de Noticias
Escribió el libro de cuentos "La soledad del fuego" premiado en el concurso "Osvaldo Soriano Cuentos. 2007". Obtuvo mención especial en el concurso: “Los personajes de Mujica Lainez buscan nuevo autor. Edición 2008” con el cuento “Historia cierta de un soldado” que fue publicado en la antología Tributo a Manuel Mujica Laínez en su centenario por la fundación René Baron.


Fernando Del Rio y Sebastian Chilano posando junto a los libros compartidos "Furca: La cola del Lagarto" y "Riña de Gallos"

En 2009, junto a Fernando del Río, publicó la novela “Furca. La cola del lagarto” y “El geriátrico” (Ediciones B 2011) y amenaza cobrar más fuerza en una tercera colaboración con Fernando Del Río y una nueva experiencia con Tatiana Goransky llamada “Intelevio”.

Fue finalista del VII Concurso Nacional de cuentos Macedonio Fernández 2010 con el libro de cuentos “La foto de la tercera página” y ese mismo año publicó el cuento “Historia cierta de un soldado” en la antología “Tributo a Manuel Mujica Laínez en su centenario”. En el transcurso de 2010, obtuvo el primer premio del concurso internacional “El arte de fluir” por el cuento “Los vendedores” que fue publicado en 2012 en el suplemento cultural de TELAM.
 
Sebastian Chilano autografiando su novela "Mendez" en la Feria del Libro de Mar del Plata
 

Su producción individual empezó con la novela “La pelea de gallos”, que se editó como “Riña de gallos” (Ediciones B. 2010). En 2012 ganó el primer premio del concurso Laura Palmer no ha muerto con la novela “Las reglas implícitas” que se publicó como “Las reglas de Burroughs” (Gárgola Ediciones 2012). En 2013 (año del nacimiento de su hijo Agustín) publicó “Tan lejos que es mentira” por Letra Sudaca Ediciones. Y su última novela “Méndez” salió a la venta en Diciembre de 2014 (Editorial Vestales).
 
Premios Alfonsina 2012


En el 2012 también, la Municipalidad de Mar del Plata le otorgó el premio “Alfonsina” en el rubro Creación Literaria por “la actividad que ha venido manteniendo desde hace años en el mundo editorial de primer nivel en Argentina, algo poco común en el círculo de la literatura marplatense”.


Sebastian Chilano junto a otros escritores que formaron parte del Festival Azabache


Cuentista disperso, publicó en antologías tan variadas como inquietantes: Poca cosa (Letra Sudaca 2012) Festival Azabache (2012) Osario común. Summa de Fantasía y Horror (Editorial Muerde Muertos 2013).

Entre otras actividades mantuvo una columna del suplemento de cultura del diario La Capital de Mar del Plata entre 2011-2012 y periódicamente escribe en su blog “En tres noches la eternidad”

Antologías
 
Antología de cuentos breves Poca Cosa

Antología Osario Comun - Summa de fantasia y horror
Antología de literatura policial y negra- Festival Azabache 2012


 Novelas compartidas



El Geriatrico-  escrito entre Sebastian Chilano y Fernando del Rio

Furca - La cola del Lagarto escrito entre Sebastian Chilano y Fernando del Rio

Bibliografia

Sinopsis de: "Riña de Gallos"

 
Dicen que cuando una mariposa aletea en Nueva York, un tsunami se produce en Tokio. La ciencia y las paradojas saben de los efectos de cada acción, pero qué pasa cuando se invierte la estructura: ¿un tsunami acá produce un aleteo allá? Cuando el amor se desgasta, las peleas y malentendidos en una pareja erosionan lentamente aquello que alguna vez los unió, y los protagonistas pierden la humanidad en cada riña de gallos. 


Pero cuando la presencia del futuro se interpone en el presente, todo se torna más complicado. Una novela sobre el amor obsesivo y la ruptura del tiempo lineal, una escena que de familiar puede vivirse como siniestra. Sebastián Chilano sabe narrar las paradojas del amor en dos épocas paralelas que merecen cruzarse.


Sinopsis de: "Las Reglas de Burroughs"


“La vida tiene reglas. Y aunque algunas parecen ser implícitas, o acaso dictadas por dioses lejanos, la gran mayoría nos han sido impuestas por simples mortales que tuvieron una chispa de lucidez. Las teorías de Dalton, los postulados de Koch o las reglas de Burroughs, son ejemplos presentes en cada uno de nuestros de actos. Alguien, parece ser una constante, nos dice cómo debemos vivir.


Qué pasaría entonces si un día, hartos de viajar en un tren atacado a piedrazos, nos bajamos en un campo desierto y decidimos enfrentar un mundo desconocido: ¿escribiremos nuevas reglas?


Los protagonistas de esta novela tienen nombres raros, viven en un lugar poco usual y se dedican a una actividad extraña, pero, como cualquiera de nosotros, sufren, aman y son (usando palabras de Céline) como deben ser los cobardes: novelescos y románticos, se inventan vidas para atrás como los cangrejos, llenas de gloria.”


Las reglas de Burroughs - de Sebastian Chilano

Sinopsis de: "Tan Lejos que es Mentira"


La cosa empieza en un consultorio, con un médico que dice que con dos ecografías y una tomografía el resultado es bastante contundente. El paciente y narrador y protagonista oye de tratamientos, de drogas experimentales, de quimioterapia, y entonces la noción de que la nada al final del túnel está ahí nomás, pone en marcha su novela: qué contar y qué ocultar, a quiénes, qué hacer y qué dejar de hacer. Sabrá el lector que quien cuenta tiene treinta y tres, que está separado y que vive en un departamento junto a un primo, que dejó una carrera universitaria y que trabaja acomodando coches en un garaje, que cada tanto visita a sus padres jubilados y cada tanto es visitado por una amiga con la que late algo, amor, amistad, calentura… algo. 

Sabrá el lector que esta historia contemporánea transcurre en Mar del Plata, pero no sabrá el nombre del protagonista. El del médico, sí: se trata del doctor Chilano. Sebastián Chilano, el autor, es médico. Pero bueno, la novela se llama Tan lejos que es mentira, un título precioso que puede sonar a desengaño y también a conjuro. La enfermedad exprime, consume, avanza, y eso activa en el narrador algunas decisiones que hablan de un malestar anterior, así que larga su trabajo, descree del tratamiento, oculta lo que le pasa a quienes lo quieren y proyecta una fuga a una perspectiva que se esfuma. 

A puro analgésico. El rumbo hacia la soledad de la muerte tironeado en nombre del amor (esconderles el sufrimiento, no causarles dolor) y/ o del egoísmo (no tolerar ser visto en la agonía, ser estoico en la caída). De cierta furia, quizá de cierta vergüenza. Guarda: no hay victimización, ni lamento, ni pena alguna en la superficie del tono del narrador. Tampoco en el doctor Chilano, que le insiste al paciente para que se trate y toca más las teclas de los hechos que las de los sentimientos. Como en otros de sus libros, Chilano (el escritor) ausculta en las relaciones amorosas para derivar en la soledad, para derivar en la muerte: las desesperaciones del hombre. Los recorridos pueden ser inversos


Tan lejos que es mentira - de Sebastian Chilano



Sinopsis de: "Mendez"


Un padre, un hijo, un muerto en el baúl de un auto. Las calles de una ciudad costera que es Mar del Plata, pero que puede ser cualquier otra. Un periplo módico, contenido, encerrado, asfixiante. Un contador, su hijo, un cliente rengo, un desflaco, mucho dinero, un asesinato, un viaje a Dominicana: el paraíso irrespirable de la clase media que sabe guardar las apariencias, pero que tiene algo que esconder. algo que se pudre en el baúl de un auto. 

Un apellido común. Mendez, que no es tan común ni tan infrecuente. Así, entre lo cotidiano y lo insólito, en ese terreno inestable como una playa, se mueve la novela. En ese lugar en el que avanzar es difícil, complicado, con los pies que se hunden en la arena, sin la liviandad del agua o la firmeza del suelo. En ese lugar de imposiblidades en el que aparecen la violencia, la avaricia, la enemistad. 

Sebastián Chilano, ha construido Méndez como un mazo de cartas: las mezclas, las reparte, las vuelve a mezclar y repartir. Nada es lo que parece, nada tiene un orden prefijado, aunque los elementos sean siempre los mismos: violencia, avaricia, enemistad, un contador, su hijo, un muerto en el baúl del auto y la confirmación de que Chilano es uno de los mejores escritores de novela negra del momento.

Mendez - de Sebastian Chilano

Sinopsis de: "En tres noches la eternidad"


Una moneda gira constantemente a lo largo de la novela. Tiene dos caras: la muerte y la inmortalidad están al mismo tiempo, en el aire, dando vueltas en un azar imposible. La moneda, como es de esperar, cae de canto. Dos miembros de una sociedad secreta van tras una leyenda en el puerto fosforescente de una Mar del Plata contemporánea y alucinada; un pintor barroco anhela volver a Roma, se sabe asesino y persigue un libro improbable, un libro que profiere palabras que no se pueden decir; un hombre sin edad intenta salvar resignado de antemano a un moribundo y luego busca huir cuando comprende la trampa en la que ha caído. Pienso que solo un dios puede leer la historia escrita en las quillas, y no cualquier dios: una deidad profana, herética y conocedora de un códice ajeno a los hombres.
 
En tres noches la eternidad - Sebastian Chilano

Con una voz que recorre cada una de las partes de la novela, con una voz que unifica, que le da forma a cada indagación, En tres noches la eternidad es un tratado sobre la muerte, la inmortalidad y sobre la búsqueda de un sentido, el que le dé unidad a los fragmentos: una historia escrita en las quillas de los barcos, en los colores de un pintor intratable, en los restos de un naufragio. En tres noches la eternidad muestra la madurez narrativa de Sebastián Chilano, su prosa inconfundible y lo revela, una vez más, como uno de los escritores más lúcidos de su generación.


Fuentes:
Charlas entre Sebastian Chilano y Pablo Junco

1 comentario: