lunes, 5 de junio de 2017

PUEBLOS ORIGINARIOS: LOS RANQUELES

El ulmanato ranquel
(Del mapudungun: ulmen, hombre rico o poderoso)


Fue una confederación de pueblos indígenas de la región pampeana de la Argentina. Desde las últimas décadas del siglo XVIII hasta 1879 mantuvieron su independencia de facto respecto del poder colonial español, y de su estado sucesor argentino, bajo el mando unificado de los úlmenes (o lonco che). Su sede principal se hallaba en Leubucó en la actual provincia de La Pampa. Parte de su cultura fue influida por la llegada de grupos mapuches.

 
Tierra de los ranqueles o Mamil Mapu

Su territorio abarcaba el área entre el río Chadileuvú (o Salado) al oeste, las Salinas Grandes al sur y la provincia de Buenos Aires al este. El límite norte era la línea aproximada que pasaba por los parajes de Leplep, Agustinillo, el Monte de la Vieja y la laguna del Cuero, aunque en algunos momentos alcanzó el río Quinto y tal vez también el Cuarto.1

Origen de los ranqueles

Según la cultura ranquel, este pueblo era un subgrupo de la nación puelche de los mamulches (del mapudungun: mamül: leña; che: gente; gente del monte), la cual estuvo conformada por diferentes pueblos: chediches (salineros), looches (jarilleros o medaneros), chicalches (de los chañares), canuelooches (de las arcillas) y rankulches (los del carrizal), que abarcaban un territorio que se encontraba entre el río Negro, el río Neuquén, el río Grande, el río Diamante, sur de San Luis, sur de Córdoba, sur de Santa Fe y la franja oeste de la provincia de Buenos Aires. Durante el liderazgo del ulmen Yanquetruz entre los ranqueles, los términos mamulche y rankulche se confundieron definitivamente al desaparecer la identidad de los demás grupos y fueron araucanizados por la llegada de grupos mapuches.

Plano de ubicación de los caciques ranqueles en la región

Autores como Rodolfo Casamiquela2 y Jorge Fernández Chitti3 creen que los ranqueles son el remanente de los cazadores-recolectores del complejo tehuelche: pampas cordobeses y cuyanos, chiquillanes, michilingues, puelches algarroberos, etc. Casamiquela cree que eran la fracción oeste de los querandíes que fue tehuelchizada primero y luego araucanizada por los pehuenches del norte del Neuquén. Fernández cree que eran pehuenches (huárpidos) de Ranquil en el norte del Neuquén, entre las actuales localidades de El Cholar y Ñorquin.

Otros autores, como Ana Fernández Garay4 y Pedro Eduardo Steibel,5 sobre la base de registros históricos, los consideran de origen pehuenche y huiliche. Como consecuencia del comercio entre los pampeanos con los mapuches chilenos, hacia 1725 ya existían dos caciques pehuenches chilenos, con unas 70 familias, instalados entre los pampeanos en la región limítrofe de Neuquén y Mendoza en donde predominaban los cañaverales (carrizales), área llamada Ranquil o Rankel. 

Hacia 1750 comenzaron a ser llamados ranqueles (gente del carrizal),6 para diferenciarlos de las otras fracciones pehuenches de la región, por ej. la de Varvarco y después de 1770 de la de Malalhue (Malargüe). Los artículos principales de la región pampeana (Puel Mapu de los mapuches) que eran comercializados en la Araucanía eran el ganado vacuno y la sal, mientras que a cambio recibían textiles, azúcar y bebidas alcohólicas. Como parte de la rebelión pehuenche de 1769, pehuenches y ranqueles neuquinos efectuaron un malón sobre la villa de Mendoza.

Llanquitur o Llanquetruz

Entre 1775 (primeros registros coloniales de la presencia ranquel en La Pampa) y 1790 un grupo de esos pehuenches ranquelinos avanzó desde los faldeos andinos hasta el territorio que denominaron Mamül Mapu (del mapudungun: mamül: leña; mapu: tierra, territorio) ya que lo encontraron cubierto por bosques de caldén, algarrobo y chañar. Fue así que se establecieron entre los ríos Cuarto y Colorado, desde el sur de las actuales provincias de San Luis y Córdoba, hasta el sur de la Provincia de La Pampa. Entre ellos se hallaba el cacique Carripilún el ranquelino (Carripilón o Carripilum, cuyo significado es Máscara Verde u Orejas Verdes), nacido en Ranquil, y establecido en La Pampa hacia 1789. En 1779 los hermanos huiliches Llanquitur y Paillatur ya se habían asentado en el Mamül Mapu con un grupo de huiliches y pehuenches (probablemente lo hicieron entre 1765 y 1770).

 
Llanquetruz. Canal Encuentro. La era de los caciques: Llanquetruz


En marzo de 1776 fue realizada la primera expedición española a la Pampa central al mando del coronel de milicias José Benito Acosta, quien con 1.050 hombres partió de Punta del Sauce (La Carlota) por el camino de las Víboras (o Marivilú) y atacó las tolderías del cacique Lebián en Telén. En 1778 el virrey del Río de la Plata Pedro de Ceballos nombró a José Francisco de Amigorena maestre de campo de milicias de Mendoza y San Juan, agregándole el virrey Juan José de Vértiz y Salcedo el mando de las milicias de San Luis. Amigorena llevó adelante una guerra ofensiva contra los indígenas, expedicionando 15 veces. En 1779 expedicionó hasta el río Atuel. Les ofreció la paz, que parte de los pehuenches de Malargüe aceptaron, pero la negociación con el cacique ranquel Carripilún no se concretó y Amigorena llevó adelante una segunda ofensiva militar en febrero y marzo de 1781.7

 
Año 1780 ranqueles y aucas chilenos atacaron Río Cuarto. Ilustración de Rapaela


En marzo de 1780 ranqueles y aucas chilenos atacaron Río Cuarto. En una carta de Amigorena a Vértiz datada el 30 de mayo de 1780, figura una lista de caciques ranqueles asentados en Chadileo, cerca de la confluencia del Chadileuvú con el Colorado, donde luego los hermanos Pincheira levantaron un campamento:

Nomina de los Caciques Guilliches que se hallan en el parage que llaman los Montes en las Pampas de la Capital de Buenos Aires. A saber Lefnopan, Chanafilo, Laypan, Caley, Caripi, Llanquetruz, Antemay, Ancalan, Payllatur, Calimilla, Ancapi, Pueñan (...)

He tenido a bien incluir a V.E. los nombres de los Caziques Guilliches, que con separación de lugares, que entre ellos le dan el nombre de reduccion, se hallan en el paraje que llaman los montes, a orillas del Rio grande, según declaracion de las cacicas prisioneras, que se hallan en mi poder,...y son los mismos indios que invaden las fronteras de esta Capital y Ciudad de Cordoba. Estos caciques, según relacion de estas, cada uno tiene a su mando 90 indios, y algunos de asiento, los que se hallan con abundancia de ganados, y demas Hacienda de valor.

En el invierno de 1782 el cacique tehuelche Lorenzo Calpisqui firmó un tratado de paz con el virrey Vértiz, quien lo reconoció como cacique principal de todas las pampas. Se permitió a los indígenas usufructuar los ganados cercanos a los fuertes a cambio de alertar sobre los movimientos de los ranqueles.8 En 1783 una coalición de ranqueles, tehuelches y pampas que no adhirieron al tratado atacó Luján, Navarro y La Choza. Entre febrero y marzo de 1784 Amigorena expedicionó en busca de Llanquitur y de Paillatur, pero ambos escaparon hacia los Andes y luego firmaron la paz con los españoles de Concepción en Chile. En diciembre de 1784 el cacique ranquel Ignacio Creyó, que estaba refugiado entre los pehuenches de Ancán Amún, fue asesinado por estos junto con su tribu, al sospechar que informaba a Llanquitur.

Entre abril y mayo de 1787 Amigorena expedicionó hacia La Pampa, sin hallar a Llanquitur. El 11 de octubre de 1787, cerca del río Salado, fue realizado un parlamento entre Amigorena y los pehuenches de Varvarco. Pero el cacique huiliche Lanquetur (Llanquitur o Yanquetruz el rebelde, ascendiente directo de Yanquetruz el fuerte) continuó en guerra hasta que pidió la paz. La guerra entre los pehuenches de Malargüe y los huiliches y ranqueles instalados en La Pampa se había desatado por el control de los pasos cordilleranos de Villucura, Antuco, Alico, Anegado, Cerro Colorado y Curicó, que estaban en poder pehuenche, y continuó hasta 1794 cuando los caciques principales Canapayún (huiliche) y Carripilún (ranquel) pidieron la paz a los pehuenches, quienes la aceptaron en mayo de 1794.

Video La Era de los Caciques: Llanquetruz

En marzo de 1788 Pablo Levenopán y el pehuenche rebelde Calbuyllán se presentaron en el Fuerte de San Carlos, separándose de Llanquitur. Éste volvió a la guerra a fines del invierno intentando atacar a los pehuenches de Varvarco, pero fueron auxiliados por 40 milicianos chilenos al mando del sargento Francisco Vivanco y el 16 de diciembre de 1788 fue muerto por el pehuenche Currilipy (Currilipi). Siendo luego asesinado Currilipy con su tribu, en pleno invierno, en venganza por los huiliches de Comepayu (Caneu Payun), sucesor de Llanquitur.

Carripilún

En septiembre de 1794 Carripulún y Cheglén (Treglén, Llanguelén o Yanguelén) firmaron la paz con el comandante de la frontera de Córdoba, Simón de Gorordo, pero la negociación con Mendoza continuó demorada. Una epidemia de viruela diezmó ese año a muchos indígenas, muriendo varios caciques, produciéndose además enfrentamientos entre huiliches y ranqueles. En 1796 el virrey Vértiz aprobó la paz entre los pehuenches y ranqueles, comunicándoselo a Carripilún para que se presentase a firmarla.

Carripilún. Ilustración de Enrique Rapela. Revista El Huinca

Recién el 6 de julio de 1799 fue firmado por Amigorena en el Fuerte de San Carlos el tratado de paz de los ranqueles con Mendoza, con la presencia de los pehuenches de Pichicolemilla, que también firmaron la paz con los ranqueles. Se reconoció como cacique gobernador de los ranqueles a Carripilún. Los huiliches continuaron en guerra con los españoles y Carripilún se comprometió a informar sobre sus movimientos hostiles.9 10

En 1806 el coronel Luis de la Cruz con 20 soldados recorrió en 47 días desde el Fortín Ballenar (Antuco) en Chile hasta Melincué para levantar un mapa, sin ser molestado por los pehuenches ni los ranqueles, con quienes confraternizó.11 Cruzó la cordillera de los Andes por el Paso de Antuco.12 Carripilún, quien viajó pero no pudo entrevistarse con el virrey Rafael de Sobre Monte, ofreció a éste 3.000 lanceros para enfrentar las Invasiones Inglesas. En diciembre de 1806 viajaron por ese motivo a Buenos Aires los caciques ranqueles Epumer, Errepuentu y Turuñancúu, junto con los caciques de otras tribus: Negro, Chulilaquini, Parylaguán, Cateremilla, Marcius, Guaycolau, Peñascal, Lorenzo y Quintín. La ayuda fue agradecida, pero no aceptada.

De la Cruz dejó un detalle de los pueblos de la región:

  • Al oeste, hasta el océano Pacífico, los pehuenches (gente de los Pinares) cuyo cacique, Puelman, lo acompañó en el viaje.
  • Al sur del río Negro, los tue huiliches (tehuelches septentrionales), del cacique Guerahueque.
  • Al sur de los anteriores, los tue huiliches (tehuelches meridionales), del cacique Cagnicolo.
  • Al sur de los anteriores, los magallánicos.
  • En el centro de la Pampa estaban los mamülches o rankülches, del cacique Carripilún, el ranquelino. Su sede se hallaba en Cura Lauquen, Marivil (Telén). 
Reconocían en 1806 como ulmen a Carripilún los caciques:

  • Quillán, asentado en dirección a las Salinas Grandes;
  • Paillatur, en dirección a Buenos Aires;
  • Curritipay, hacia el sudoeste;
  • Treglén, hacia el norte. 

A mediados de 1810 la Primera Junta de Buenos Aires negó auxilios militares a los indígenas de las Salinas Grandes que los solicitaban para defenderse de los intentos de Carripilún por tener derechos exclusivos de explotación de la sal. En 1818 llegó Yanquetruz (el fuerte) a Leubucó junto a un centenar de guerreros huiliches procedentes de Chile, llegando con él su esposa Carú Luán (Guanaca Verde) y su hijo Pichún (Pichuiñ Guala: "Plumas de Patito"). Se destacó en los malones y adquirió suficiente fama y poder como para ser elegido jefe de los ranqueles a la muerte de Carripilún.

Desde 1818 el cacique ranquel Pablo Levenopán avanzó sobre las Salinas Grandes desalojando de la zona a otros grupos indígenas.13 Al ranquel Pablo Levenopán le sucedió en el mando del Gobierno de las Salinas el boroga Juan Ignacio Cañiuquir (Caniucuiz, Cañuquir o Cañiquir). El 27 de noviembre de 1819 el delegado Director supremo de las directorial Feliciano Chiclana firmó en Telén el Tratado de Paz de Chranantue con un consejo de 16 caciques ranqueles encabezados por Carripilún. Éste se comprometió a no dar apoyo a los maturrangos, a quienes jamás protegerían, esto es, a entregar a los españoles, y a los ladrones y bandoleros que hubiera en sus tolderías y a permitir que la frontera criolla avanzara de 2 a 4 leguas desde la margen derecha del río Salado, a cambio, los ranqueles tendrían el monopolio del abastecimiento de sal a Buenos Aires (lo que no se cumplió). El 1 de febrero de 1820 se produjo la Batalla de Cepeda, en la que los caudillos federales vencieron al directorio, participando fuerzas ranqueles del lado de los primeros. Carripilún falleció el 13 de marzo de 1820.

Yanquetruz

El 3 de diciembre de 1820 fue saqueado el pueblo de Salto destruyéndoselo completamente, asesinando a los hombres y esclavizando como botín de guerra a las mujeres, quedando cautivos 250 mujeres y niños.14 La guarnición de 30 soldados del Fuerte de Salto fue totalmente asesinada.15 Se conoció luego que el malón fue comandado por el ex director supremo de Chile José Miguel Carrera junto con 2.000 indígenas de los caciques ranqueles Pablo Levenopán y Yanquetruz y 500 desertores, bandoleros y prófugos de la justicia. 

Carrera había tomado el centro de detención de Las Bruscas, liberando a muchos detenidos realistas chilenos y entró en tratos con los ranqueles para obtener paso hacia Chile. También sufrieron malones los pueblos de Rojas y Chascomús. En febrero de 1821 Carrera se internó hacia el sudoeste.

Yanquetruz. Ilustracion Miguel Angel Desilio. Revista Selecciones Argentinas

A consecuencia de estos ataques, el gobernador de Buenos Aires, Martín Rodríguez, realizó dos campañas militares (Campañas de Martín Rodríguez contra los indígenas) en 1820 y 1822. En octubre de 1823 una coalición de 5.000 ranqueles, pampas y tehuelches atacaron en simultáneo el sur de Santa Fe, Luján, Tandil y Chascomús. Juan Manuel de Rosas al frente de milicias logró rescatar de los tehuelches 120.000 cabezas de ganado y Rodríguez inició una tercera campaña en marzo de 1824. En 1825 el cacique ranquel Pallastrus, descontento por la interrupción de los regalos que efectuaba el gobierno, amenazó Sampacho e invadió San Lorenzo, el Morro y Portezuelo en San Luis, logrando que se reanudara la entrega de regalos. La paz en esa zona, aumentó el conflicto sobre Buenos Aires. El 20 de diciembre de 1825 Rosas firmó el Tratado de la Laguna del Guanaco con 39 caciques y 50 representantes indígenas dirigidos por Chañil, pero no participó Pallastrus.

En 1828 fuerzas irregulares de San Luis, rompiendo el tratado de paz de ese provincia con los ranqueles, atacaron una toldería ranquel y en diciembre regresaron con 600 hombres en un nuevo ataque, pero fueron masacrados por los ranqueles en la laguna del Chañar, atacando también los actuales departamentos de San Martín y Pringles. En enero de 1829 los ranqueles fueron reforzados por fuerzas pincheirinas y atacaron Punilla, Estanzuela y Las Pulgas. El 28 de marzo de 1829 el coronel Federico Rauch murió a manos del cacique ranquel Nicasio Maciel (apodado Arbolito) en la Combate de las Vizcacheras (en el actual Partido de Rauch) luego de plegarse a la sublevación unitaria de Juan Lavalle. 
 
Muerte de Federico Rauch en Las Vizcacheras el 24-03-1829 por Arbolito. Dibujo F. Fortuny


Arbolito observó que siempre el coronel Rauch se adelantaba a la tropa, lo esperó en una hondonada en la batalla denominada “Las Vizcacheras” y rapidísimo le boleó el caballo. Rauch cayó y el indio “Arbolito” le cortó la cabeza. Los caciques Nicasio Maciel y Mariano Rosas formaban parte de las fuerzas de Rosas, del bando federal. El 14 de diciembre de 1830 los boroanos acordaron una alianza con Yanquetruz. El acuerdo se arregló en el paraje Chillué (actualmente Valle Argentino en la Provincia de La Pampa) en el que participaron 26 caciques boroanos, 19 caciques ranqueles del bando de Yanquetruz y 9 caciques ranqueles del bando de Pablo Levenopán, adhiriendo todos a la alianza de los boroanos con Rosas e iniciando operaciones contra los hermanos Pincheira en el sur de las provincias de San Luis y de Mendoza.

 (...) los indios de la Jarilla unidos a los del Salado, al mando de Painé y Llanquetru respectivamente, se ponen en marcha para atacar a los Pincheira y sus aliados.

Carta del gobernador de San Luis al gobernador de Mendoza 
14 de febrero de 1831.

El 19 de agosto de 1831 los caciques boroanos Cañiuquir, Rondeau, Canuillán y Melín junto con Yanquetruz sitiaron Río Cuarto y se llevaron el ganado de las estancias cercanas poniendo como pretexto que actuaban contra los unitarios de Córdoba, aunque esta provincia ya estaba en poder de los federales. Actuaron en forma pacífica y enviaron a Rosas a doce unitarios refugiados entre las filas de Yanquetruz (entre ellos el ex gobernador de San Luis, coronel Luis Videla y el teniente coronel Cuadra). Al parecer actuaron así guiados por versiones de una ruptura de su alianza con Rosas y un ataque general contra ellos. Las acciones de Río Cuarto terminaron rompiendo la alianza de Yanquetruz con los boroganos y con Rosas y en octubre de 1831 Yanquetruz acogió a un grupo de unitarios encabezados por Manuel Baigorria.16. En 1832 los ranqueles atacaron Las Pulgas, el Morro y Renca en San Luis, llevándose 12.000 cabezas de ganado

Campaña del Desierto de Rosas año 1833-1834

Entre 1833 y principios de 1834 se produjo la Campaña de Rosas al Desierto, que tenía entre sus objetivos principales derrotar a los ranqueles de Yanquetruz. La columna del centro, al mando de José Ruiz Huidobro (comandante de la frontera sur de Córdoba) chocó directamente contra los ranqueles el 16 de marzo de 1833 cerca de la laguna del Corral Garriu (o laguna de Las Leñitas) y luego Ruiz Huidobro se dirigió al sur de las Acollaradas, en donde se encontró con Yanquetruz, quien con 1000 guerreros viajaba a realizar un malón en Córdoba, produciéndose la Batalla de las Acollaradas. Entre las fuerzas de Yanquetruz estaban los caciques Carrague, Painé, Eglaus, Pichún y Calquín. Ruiz Huidobro obtuvo el triunfo, mientras que Yanquetruz debió retirarse hacia el sudoeste, teniendo 160 muertos, entre ellos dos de sus hijos (Rulcó y Paillá). Las familias de los indígenas y 700 caballos quedaron en poder del vencedor.
 

Retrato "Expedición en los desiertos del Sud contra los indios salvajes, en el año de 1833, ejecutada con el mayor acierto y sabiduría por su digno jefe el gran Rosas". Conservado en el Museo Saavedra. Realizado por Calixto Tagliabúe (1797-1850)

Ruiz Huidobro no persiguió a Yanquetruz, pues pensaba que lo encontraría la columna de José Félix Aldao, y se dirigió hacia las tolderías de Carripilún en Leubucó, mandando batir por partidas de soldados el territorio entre Leplep y Leubucó. El 25 de marzo llegó a la laguna Trapal (en la actual provincia de La Pampa), cerca de las abandonadas tolderías. Al no recibir los recursos que debía enviarle el gobierno de Córdoba, suspendió las operaciones. Tras tomar conocimiento de que Francisco Reinafé informaba a Yanquetruz de sus movimientos y de que los indígenas se habían apoderado de sus abastecimientos dejados en reserva cerca de la laguna Soven, pidió al jefe nominal de la campaña, Facundo Quiroga, el retorno a Córdoba.

Tipo de mujer ranquelina. Del libro de Lucio V.Mansilla Una expedición a los indios ranqueles

El 23 de marzo de 1833, la columna del oeste al mando de Aldao arribó a las tolderías del cacique Yaypellau en Ranquil Có. Allí Aldao tomó conocimiento de que Yanquetruz se dirigía en malón hacia Río Cuarto, por lo que dispuso marchar con sus fuerzas a los pasos del río Salado para evitar que por allí huyeran hacia la cordillera de los Andes los restos de las fuerzas de Yanquetruz, que suponía serían atacadas por la columna del centro.17. Viraron al este alcanzando Cochicó sobre el río Atuel el 25 de marzo de 1833. Allí tomaron prisioneros a algunos indígenas que le ratificaron las noticias sobre lo ocurrido con Yanquetruz en las Acollaradas y siguieron el Atuel hasta llegar el 29 de marzo de 1833 a Las Salinitas, a 5 leguas del río Salado, en donde se hallaba un paso conocido.

 
Cruce del rio Limay. Libro de Musters. c. 1865. Archivo General de la Nación

El 30 de marzo de 1833, Aldao avanzó sobre el campamento de Yanquetruz con 400 soldados, enviando al día siguiente al coronel Velazco a ocupar el paso e isla de Limay Mahuida. Pese a que los indígenas rehuyeron el combate, Benavídez logró dispersarlos en Arroyo del Rosario, tomando 250 prisioneros, rescatando 70 cautivos y apoderándose de 700 cabezas de ganado vacuno y caballar y 10.000 ovejas. En mayo el ejército acampó en una isla en el Paso de la Balsa, desde donde partieron varios destacamentos. La balsa con la que se pasaba uno de los brazos del río estaba custodiada por una compañía de fusileros cuando en la madrugada del 14 de mayo fue sorprendida por 50 ranqueles. Excepto un soldado que escapó a nado, los otros 40 fueron pasados a cuchillo, entre ellos el capitán Mosqueira, el teniente Maldonado y el ayudante Guevara. El mismo 14 de mayo fue lanceado el cacique Barbón, de 90 años de edad, y dejado como escarmiento clavado a un palo por orden de Aldao.18 A mediados de octubre de 1833 las fuerzas de Aldao regresaron a Mendoza.

Ángel Pacheco fue el jefe del estado mayor de la columna del este durante la Campaña de Rosas al Desierto.

Rosas comunicó al boroano Cañiuquir en sus conversaciones en la bahía Blanca que los borogas debían demostrar su alianza marchando sobre los ranqueles de Yanquetruz. Debían hacerlo junto con un destacamento al mando del teniente coronel Manuel Delgado. Ambas fuerzas marcharon en busca de los ranqueles de La Pampa que se habían refugiado en los montes del río Salado. Después de una persecución de 21 días, se presentaron rindiéndose ante Delgado 300 ranqueles entre los que estaban los caciques Marileo, Antibil, Mariqueo, Gueli y Painé Carralé. 

Este luego sucedió a Yanquetruz, se alió con Rosas. Su hijo Panguitruz Güer fue secuestrado por los blancos, y cuidado por Juan Manuel de Rosas, quien lo hizo bautizar con el nombre de Mariano Rosas (más tarde se convertiría en el cacique principal de los ranqueles). Delgado, quien había exigido como condición a los ranqueles la entrega de la cabeza de Yanquetruz, quedó con su destacamento de 200 dragones custodiando los movimientos de unos 3000 borogas de Cañiuquir, Rondeau y Melingueo en las Salinas Grandes. Yanquetruz logró huir con unos 60 guerreros.19

Toldo de la etnia correspondiente a los ranqueles


El coronel Martiniano Rodríguez fue también enviado con un destacamento contra los ranqueles de La Pampa a operar en combinación con el comandante Miranda. Estaba conformado el destacamento por indígenas de Catriel y de Cachul con 4 compañías de infantería de línea y 4 cañones. Logró que varios caciques del grupo de Yanquetruz se entregaran voluntariamente, trasladándolos Rodríguez junto con sus tribus y los cautivos hasta Médano Redondo. Al final de la campaña, algunos grupos ranqueles continuaron realizando malones, uno de ellos se realizó sobre la guardia de San José de la Esquina (límite de Córdoba y Santa Fe) cuando Rosas aún estaba en Monte Redondo. El 13 de marzo de 1834 aniquilaron a los dragones de la guarnición de Río Cuarto.

En 1834 Yanquetruz regresó a su territorio e inició una campaña contra San Luis, atacando Achiras el 7 de marzo y luego El Morro y otros sitios. El 8 de octubre de 1834, fuerzas de San Luis y Buenos Aires al mando de Pantaleón Argañaraz derrotaron a Yanquetruz y a los caciques Colipay, Pulcay, Pichun, Carrané (Caru Aguel), Pallan y Cutiño en Pampa del Molle (o del Rosario). Con 290 indígenas sobrevivientes de las tribus de Venancio Coñoepán y de Melinquer (Melín) y soldados al mando de los coroneles Martiniano Rodríguez y Francisco Sosa, el 21 de noviembre de 1835 se produjo un ataque a las tolderías de Yanquetruz y de su hijo Pichún. Pero éstos se retiraron previamente hacia el río Chadileuvú. El ataque sobre las tolderías de Painé logró la rendición de 313 individuos.

cacique Yanquetruz el viejo

A fines de 1835 Rosas supo que caciques ranqueles viajaron al País de las Manzanas en busca de ayuda de indígenas chilenos.20 Manuel Baigorria confirmó este viaje en sus Memorias, señalando que Pichún regresó de Llaima con 1.400 guerreros, mientras Yanquetruz estaba enfermo y oculto en las juntas del Diamante con el Desaguadero, lugar en donde murió. En julio de 1836 los ranqueles estaban casi aniquilados, un prisionero informó que:

Según los datos dados por el hijo de este cacique [Carriague], Yanquetruz y Pichum contarían con unos 20 a 25 indios de pelea, Paine con 90, Glaucon unos 30, a los que se habían reunido los restos de Marilao y los Borogas enemigos, que alcanzaban a unos 200 de las diferentes tribus.21

 
Leuvucó. Año 1882

Leuvucó. Año 1882

En agosto de 1836 los indígenas aliados del Gobierno se sublevaron en la Fortaleza Protectora Argentina, impidiendo así una expedición que hubiera terminado con los ranqueles. Los cuales se repusieron asilando a emigrados anti-rosistas, indígenas chilenos, boroanos y de la tribu de Coñoepán, de tal forma que para 1840 la mayoría de los ranqueles no había nacido en el Mamul Mapu. Entre los caciques ranqueles subordinados a Yanquetuz se hallaban:

  • Antibil: vivió en las cercanías del Leuvucó;
  • Barbón: habitaba entre los ríos Atuel y Salado;
  • Caniú: vivió en tas cercanías de Leuvucó;
  • Coronado: vivió en las cercanías de la laguna del Cuero;
  • Cuitiño: vivió en el extremo sur de la provincia de Córdoba;
  • Curulonco: vivió en la Pampa central;
  • Guerra: vivió en las cercanías de Leuvucó;
  • Güelé: vivió en la zona de Leuvucó;
  • Lincopay: vivió en la Pampa central;
  • Luinthuy: vivió en la zona de Leuvucó;
  • Marileo: vivió en la Pampa central;
  • Mariqueo: vivió en las cercanías de Leuvucó;
  • Millaqueo: vivió en la región norte de La Pampa central;
  • Nahuel-Quintún
  • Quepaynán: vivió en la Pampa central;
  • Salas: vivió en el norte de la Pampa central;
  • Thragol: vivió en Leuvucó;
  • Tuquiñan: vivió en la Pampa central;
  • Yanqué: vivió en el norte de la Pampa central.
Painé Guor "Zorro celeste"

A la muerte de Yanquetruz a fines de 1836 lo sucedió su sobrino el cacique Painé Nürü (Painé Gner, Painegner, Payne, Painé Guor o Painé Guer: "Zorro Celeste" o "Zorro Azul"). Su hijo Paguithruz Gner (Panghitruz Guor: "Zorro Cazador de Pumas"; Paguitrur, Panguitruz Nürü: "Zorro Cazador de Leones") fue capturado por Yanguelén en 1834 y enviado por Rosas a su estancia El Pino, donde fue bautizado con el apellido de su padrino, Mariano Rosas. Luego de aprender tareas rurales, logró fugarse de la estancia en 1840 y volvió a las tolderías.

Painé Guor "Zorro celeste" (1835-1847)

Luego de un entendimiento entre las provincias fronterizas, a comienzos de 1836 fue realizada una expedición en dos columnas. Una estaba al mando del coronel Algañaraz con fuerzas de Córdoba y de San Luis y la otra al mando del sargento mayor Ramón Maza con fuerzas de Buenos Aires. Las fuerzas actuaron en el sur de Córdoba y de San Luis y en el norte de La Pampa. A fines de 1838 Painé reunió un parlamento ranquel en Leubucó que decidió expedicionar contra el cacique ranquel Yanguelén, quien enemistado con Yanquetruz se había puesto bajo la autoridad de Buenos Aires. Yanguelén fue capturado, juzgado y ejecutado. Para mantener la paz con Calfucurá, Painé hizo casar al hijo de uno de sus caciques con una sobrina de Calfucurá.

En 1840 Manuel Baigorria dirigió un malón a la Provincia de San Luis, en apoyo de una revolución unitaria, dirigida por Eufrasio Videla. Lograron tomar el poder, pero sus guerreros se dedicaron a saquear la región y la reacción del general Aldao devolvió el poder a los federales, en la persona de Pablo Lucero. Desde 1841 los ranqueles comenzaron a sembrar trigo, maíz, zapallos, sandías, melones, cebada, etc.

Calvaiú

El 15 de septiembre de 1844 murió Painé y lo sucedió su hijo mayor de Calvaiú (Callvunao, Calbán, Galván, Calbanao o Galbán). Después de la Batalla de Caseros (1852) el presidente Justo José de Urquiza nombró a Baigorria comandante de toda la frontera con los indios. Fue nombrado comandante de la frontera sur de Córdoba, que incluía San Luis. 

Ana María Domínguez Rosas, la Machi descendiente de Calvaiú, sobrina tataranieta de Mariano Rosas

Avanzó esa frontera algunas leguas hacia el sur, lo que causó nuevos malones, al mando de Mariano Rosas. Logró debilitar a éste aliándose con Ignacio Coliqueo y dividiendo a los ranqueles al formar una tribu independiente, bajo el mando de su ahijado Baigorrita a la muerte del padre de éste, Pichuin (o Pichún) en 1855.

Mariano Rosas 
(o Panguitruz Güer)

En 1858 Calvaiú murió al explotar accidentalmente un cajón de pertrechos militares, asumiendo el mando ranquel Mariano Rosas. En ese momento le seguían en el mando ranquel Baigorrita, quien tenía sus tolderías en Poitahué, y Ramón Cabral (Nahuel, llamado el platero), asentado en Quenque.22




En la Batalla de Cepeda, ocurrida el 23 de octubre de 1859, fuerzas ranqueles de Mariano Rosas combatieron en el bando de Urquiza. El 17 de septiembre de 1861 los ranqueles de Trenel comandados por Baigorria participaron de la Batalla de Pavón al servicio de Bartolomé Mitre. Como castigo a su apoyo a Urquiza, en 1862 se produjo la expedición del coronel Julio de Vedia a Leubucó, apoyado por Baigorria, sucediéndose luego los malones ranqueles hasta que el 18 de junio de 1865 Mariano Rosas firmó un tratado con el presidente Bartolomé Mitre. Luego de 6 meses sin que el Gobierno cumpliera con las indemnizaciones acordadas. Mariano Rosas puso fin al tratado y efectuó ataques sobre Río Cuarto en 1866.

cacique Mariano Rosas, primer poblador de Santa Rosa (La Pampa)
Adolfo Rosas (n. 1922), cacique, hijo de Baigorrita (?) y sobrino-nieto o sobrino-bisnieto de Mariano Rosas, que recibió el cráneo de este en la Ciudad de La Plata el 22Jun2001, junto a otros 18 lonkos (jefes de comunidades indígenas), y presidió la ceremonia de sepultar los restos de su antepasado en Leuvucó. El parecido con Mariano Rosas es notable.

Los ranqueles se aliaron a las fuerzas de Felipe Varela durante la rebelión contra la Guerra del Paraguay y el Gobierno Central. En la madrugada del 1 de abril de 1867, las fuerzas de los montoneros y sus aliados ranqueles, que habían aportado 500 lanzas a los insurrectos, fueron derrotadas en la Batalla de San Ignacio, a orillas del río Quinto. Baigorrita efectuó un malón sobre Villa Mercedes en 1867 y otro sobre Villa La Paz (Mendoza) en 1868.

Dibujos de Bouchet del Libro Mansilla, 1890. Lámina VIII.  "El parlamento". En el capítulo 53, Mansilla dice: "Mariano Rosas invitó a todo el mundo a senetarse. Nos sentamos, pues, sobre el pasto humedecido por el rocío de la noche, sin que nadie tendiera poncho ni carona, cruzando la pierna a la turca. Mariano Rosas me cedió a su lenguaraz José; colocóse éste entre él y yo, y el parlamento empezó". Fíjese bien el lector que el dibujo responde a las palabras de Mansilla. Imagen extraida del Boletin TEFROS: Taller de Etnohistoria de la Frontera Sur.
Lucio V. Mansilla en el medio con capa.

A fines de marzo de 1870 el general Lucio V. Mansilla, comandante del sector de la frontera contra los indígenas, habiéndose avanzado la línea hasta el río Quinto, hizo un viaje a Leubucó partiendo del Fuerte Sarmiento para negociar de igual a igual un tratado de paz, firmado ese año. Su relato de este viaje, Una excursión a los indios ranqueles, es una gloria de la literatura argentina. Mansilla debió viajar a Leubucó debido a que Mariano Rosas había jurado no pisar tierra dominada por los blancos. El tratado firmado por Mansilla por orden del presidente Domingo Faustino Sarmiento con Mariano Rosas, Baigorrita y Ramón Cabral, no fue tratado en el Congreso argentino y quedó sin efecto en 1871 cuando el teniente coronel Antonino Baigorria atacó Leubucó.23

Lucio V. Mansilla, el autor de “Una excursión a los indios ranqueles”  Los daguerrotipos, tomados entre 1840 y 1860,  del Museo Histórico Nacional y el Complejo “Enrique Udaondo”, de Luján.
El general Lucio V. Mansilla en su casa. Año 1900. Archivo General de la Nación

Un nuevo tratado fue firmado en 1872. En el verano de 1874 una epidemia de viruela hizo estragos entre los ranqueles. En 1875 se produjo la Campaña de Adolfo Alsina, llegando el coronel Leopoldo Nelson a Italó. El cacique ranquel Ramón Cabral se rindió al gobierno y se estableció en el sur de Córdoba con su tribu. Mariano Rosas murió el 18 de agosto de 1877, presuntamente de viruela. En 1879 los coroneles Racedo y Levalle hallaron su tumba y exhumaron sus restos que fueron entregados a Estanislao Zeballos. En 1889 el cráneo de Panguitruz Güor ingresó al Museo de La Plata como parte de la colección que donó Zeballos.
 
Epumer

El 18 de agosto de 1877 murió Mariano Rosas y lo sucedió su hermano Epumer (Epugner, Epungner o Epu Nürü). El 24 de julio de 1878 Epumer y Baigorrita firmaron un tratado de paz con el Gobierno Nacional, que fijó las fronteras en la Zanja de Alsina y en el río Negro.


Cacique Epumer

S.E. el Señor Ministro de la Guerra, General Dn. Julio A. Roca, bajo la inteligencia de que los espresados Caciques y tribus reconocen y acatan como miembros y habitantes de la república Argentina la Soberanía Nacional y Autoridad de su Gobierno, ha convenido en lo siguiente:
Por cuanto ha sido concluido en esta Ciudad de Buenos Aires, un tratado entre el Teniente Coronel Dn.Manuel J. Olascoaga, comisionado al efecto por parte del Gobierno, y los Caciques Cayupan y Huenchugner (a) Chaucalito, como representante el primero del Cacique principal Manuel Baigorrita de Poitagüe y el segundo del Cacique de igual clase Epumer Rosas de Lebucó, cuyo tratado es a la letra como sigue:
Artículo 1° Queda convenido que habrá por siempre paz y amistad entre los pueblos cristianos de la República Argentina y las tribus Ranquelinas que por este convenio prometen fiel obediencia al Gobierno y fidelidad a la Nación de que hacen parte y el Gobierno por su parte les concede protección paternal (...)

Durante la Conquista del Desierto, la tercera división al mando de Eduardo Racedo partió de Villa Mercedes hacia Poitahué con 1.350 soldados en 1879, entre ellos ranqueles de los caciques Cayupán (ex negociador de Baigorrita, establecido en Villa Mercedes como estanciero y luego accionista del Banco de Río Cuarto) y Simón. Dos grupos ranqueles que se dirigían a Río Cuarto en cumplimiento del tratado, fueron atacados por sorpresa por el ejército en Pozo del Cuadril, iniciándose las operaciones contra los ranqueles. Epumer logró escapar al ataque sobre Leubucó, pero Racedo hizo desenterrar los restos de Mariano Rosas y envió el cráneo a Estanislao Zeballos en Buenos Aires.

Baigorrita huyó hacia Neuquén con 600 guerreros y sus familias y fue perseguido por fuerzas del ejército y por Cayupán hasta alcanzarlo en junio de 1879 en Cochicó, no se logró su captura, pero sí la de 500 de sus seguidores, entre ellos su hermano Luis (Lucho) Baigorria. Posteriormente luchó en Añelo, Las Barrancas y Auca Mahuida y finalmente fue apresado y ultimado el 16 de julio de 1879 en la Provincia del Neuquén. También en 1879 el general Rudecindo Roca tomó prisionero al último gran "lonco" (o cacique) ranquel de Leubucó, Epumer, quien fue confinado en la isla Martín García en 1880 y murió en 1890. Huaiquigner, segundo hijo de Mariano Rosas, condujo a los últimos ranqueles al exilio.

Baigorrita

Fue un cacique ranquelino de Poitahué (Quenqué), cuyo nombre completo era Manuel Baigorría Gualá, alias Maricó, Nació en La Pampa hacia 1837. Hijo del cacique Pichón Gualá, muerto en 1855, y de Rita Castro, cautiva puntana de “El Morro”; nieto del cacique Llanquetruz II, muerto en 1838. Entre sus hermanos varones se cuentan los capitanejos Quinchán, Cayomuta, Epuhueque, Caispán; y entre las mujeres, María, Celia y Josefa. A la muerte de su padre, en razón de su corta edad, fue criado, junto con sus hermanas, por el coronel unitario Manuel Baigorria, por entonces refugiado entre los ranqueles, quien le dio su nombre y apellido.

Baigorrita 1839-1879

En 1862, Baigorrita ya había asumido el cacicazgo de Poitahué, distante a unos 50 kms de Leubucó, sede del cacique principal Mariano Rosas. En junio de 1865, a instancias de su padrino, firmó un tratado de paz con el presidente Bartolomé Mitre, a fin de pacificar la frontera sur de San Luis y Córdoba. Pero bien pronto, junto con el cacique Epumer, apoyó el accionar de las montoneras del interior (hermanos Sáa) en disconformidad con el gobierno de Buenos Aires. Entre las primeras invasiones que promovió se cuenta por sus efectos devastadores el malón sobre Villa Mercedes (San Luis), en 1867; y sobre Villa La Paz (Mendoza), en 1868, donde fue saqueada la misma iglesia del pueblo.

Indios de la Patagonia, 1866. Daguerrotipo .

Como en el caso de Mariano Rosas, el coronel Lucio V. Mansilla ha dejado plasmado el retrato de Baigorrita en ocasión de la visita que hizo a sus toldos en abril de 1870. En esa ocasión firmó, junto con aquel, el tratado de paz de 1870; y más tarde el de 1872. El cual, a su vez, renovó el comandante de la frontera cordobesa, el coronel Julio A. Roca, en 1876. Desde la muerte de Mariano, en 1877, su autoridad se acrecentó entre la indiada, adquiriendo mayor prestigio, sin llegar a superar la ejercida por el cacique Epumer, sucesor del primero.

El General Julio Argentino Roca a fines de la década de 1870. Archivo General de la Nación.

Según el parecer del misionero franciscano Marcos Donati, a quien lo unían lazos de sincera amistad, Baigorrita por temperamento y crianza, era más propenso a aceptar el cristianismo que Mariano y los demás caciques ranquelinos, pudiéndose pensar que en caso de establecerse una misión en Leubucó accedería a recibir el bautismo.
 
Lámina II. "El indio bombero".  Ilustración de Bouchet de “Una excursión a los indios ranqueles” de Lucio V. Mansilla. Año 1890
Lucio Mansilla alzando al indio Melideo. Ilustración de Bouchet de “Una excursión a los indios ranqueles” de Lucio V. Mansilla. Año 1890

A partir del año 1878 su historia se tiñe de oscuridad y tragedia, al punto que resulta difícil trazarla con exactitud. Ante el avance de las tropas nacionales desde Río Cuarto y Villa Mercedes, optó por eludir enfrentamientos abiertos, internándose en el monte con su gente, desde donde ejerció un permanente hostigamiento a fin de sorprender a las descubiertas despachadas en su búsqueda. No obstante todos los esfuerzos desplegados por los jefes militares del momento (Eduardo Racedo, Rudecindo Roca, Sócrates Anaya), nunca pudo ser hecho prisionero en territorio pampeano. 

Los Misioneros entre los indios ranqueles llevando la palabra de Jesús
 

Convirtiéndose así en la presa más codiciada de todas las batidas que pretendían alzarse con tal preciado trofeo de guerra. Antes que entregarse, prefirió emprender una penosa y desesperada retirada con rumbo suroeste, en dirección a la Cordillera, con secreta intención de pasar a Chile si así se lo aconsejaban las circunstancias. Muere en Neuquén el 16 de julio de 1879.

Campaña del Desierto lanceros de caballería año1879.

Grupo de oficiales campaña del desierto. Archivo General de la Nación
 
A lo largo del año 1878 se lanzaron sucesivas ofensivas sobre las posiciones indígenas, causando centenares de bajas a las fuerzas de Namuncurá y la captura de los temidos caciques ranqueles Pincén, Catriel y Epumer. Unos 4000 indígenas (en su mayoría mujeres y niños) fueron capturados en estas campañas.



Cacique ranquel Vicente Catrunao Pincén. Foto tomadas después de su captura, en noviembre de 1878 por el fotógrafo italiano Antonio Pozzo, con estudio en la calle Victoria 590 (hoy Hipólito Yrigoyen) esquina San José.

Los hermanos Marcelino y Juan Jose Catriel.

En abril de 1879 se lanzó el ataque final: cinco divisiones que sumaban 6000 hombres (incluyendo 820 indígenas aliados) avanzaron hacia el río Negro, y el ministro Roca festejó el 25 de mayo en la isla Choele Choel. De acuerdo a la Memoria presentada por el ministro de Guerra, 1313 indios de lanza resultaron muertos y 1271 tomados prisioneros; cinco caciques principales fueron tomados prisioneros y uno fue muerto; 10 513 indios de chusma –mujeres y niños– fueron tomados prisioneros, y otros 1049 fueron reducidos. De acuerdo al informe presentado por Roca ante el Congreso, se habían tomado como prisioneros a 10 539 mujeres y niños y 2 320 guerreros.

Campaña del Desierto. Julio Argentino Roca y sus oficiales


Las tribus que sobrevivieron fueron desplazadas a las zonas más periféricas y estériles de la Patagonia. Unos 10 000 nativos fueron tomados prisioneros y unos 3.000 enviados a Buenos Aires, donde eran separados por sexo, a fin de evitar que procrearan hijos. Las mujeres fueron dispersas por los diferentes barrios de la ciudad como sirvientas, mientras una parte de los hombres fueron enviados a la isla Martín García, donde murieron, en su gran mayoría, a los pocos años de reclusión.


Fin del ulmanato

El 19 de agosto de 1882, en cercanías de Puelén, el capitanejo Yanquimil (o Yancamil) protagonizó el último enfrentamiento armado ranquel con las fuerzas nacionales en la Batalla de Cochicó, logrando triunfar. Unos 30 ranqueles que escapaban de Mendoza (la versión oficial dice 300, desmentido por Yancamil), se enfrentaron a una cifra similar de soldados indígenas, quienes se retiraron con pérdidas en ambos lados.24 Yancamil se entregó en marzo de 1883.

Cacique Santos Morales (izquierda), Capitanejo Gregorio Yancamill (derecha). Foto tomada por M.L.Jarrín en Emilio Mitre, año 1914.
Campamento provisorio del Regimiento y Caballeria c.1882.

Fotografía de "Millamain, capitanejos e indios de pelea", tomada por Pedro Morelli para los ingenieros topógrafos Carlos Encina y Edgardo Moreno, 1882-1883. Nº de inventario: 1487. Archivo de Fotografías Etnográficas de Fuego-Patagonia de la Asociación de Investigaciones Antropológicas
Fotografía de Julius Popper año 1886: se divisa en primer plano al hombre Shelk’nam yaciendo en el suelo, con un arco en la mano izquierda y flechas en la mano derecha; a su derecha se observan los restos de un paravientos; en segundo plano y de espaldas a la cámara, cuatro hombres con armas largas apuntan hacia el horizonte. Nº de inventario: 0296. Archivo de Fotografías Etnográficas de Fuego-Patagonia de la Asociación

Tras la captura de Epumer, los ranqueles fueron reducidos, ocupándose sus tierras. Algunos fueron expatriados hacia los ingenios azucareros de Tucumán, las canteras de Martín García y el Chaco. Otros fueron destinados a nuevas poblaciones, como la de General Conesa. Los ranqueles que siguieron al coronel Baigorria en 1852 se asentaron en el Fuerte 3 de Febrero en San Luis. Los de la tribu de Ramón Cabral, aliada del Gobierno, se asentaron en el Fuerte Sarmiento y luego se ubicaron en La Blanca, cerca de Luán Toro. El 28 de febrero de 1899 se estableció para ellos por decreto de Mitre la Colonia Emilio Mitre en el oeste de La Pampa. El 24 de abril de ese año se amplió su territorio a 80.000 ha. Pero luego, tras ser reducido su territorio en varias oportunidades (hasta la mitad), permanece como núcleo de este pueblo.25


Año 1894 Campamento militar de Tandil, misa de campaña con Nicolás Levalle y el Ministro de Guerra Luis María Campos

Aonikenk y autoridades provinciales celebrando el 25 de Mayo en Río Gallegos, Santa Cruz, c. 1900. Documentos Fotográficos, inventario 303.125.

Toldería ranquel


Juan Yanquetruz

Nació en 1890. Entrevistado por primera vez por Rodolfo Casamiquela en 1953, esa vez en compañía de Tomás Harrington. Considerado punta visible del hilo por el primero de ellos. Decía carecer de nombre indígena propio; era poblador de Blan Cumtre, paraje al sureste de Gastre (Centro-Norte del Chubut). Ese primer encuentro fue en pleno campo, al pie de la piedra pintada de Blan Pilquín. Casamiquela volvió a visitarlo en 1972, cuando el hombre había cumplido sus 82 años. Era entonces el último cacique tehuelche septentrional o Yanquetruz.

Juan Yanquetruz


Actualidad

El día 30 de mayo de 2009 en el sur de la geografía puntana, se reunieron los integrantes del Pueblo Ranquel quienes comenzaron a transitar un nuevo camino en sus vidas a partir de la concreción del acto fundacional y entrega de obras por parte del Gobierno.

La actividad comenzó al amanecer con una tradicional y significativa ceremonia del Pueblo Ranquel, a cargo de la machi pampeana, Ana María Domínguez Rosas, en la que se invocó a los espíritus para pedirles, bendición trabajo, paz, salud, comprensión y sabiduría para poder avanzar en el camino del progreso, la libertad, el entendimiento entre las comunidades ranqueles y el bien común.

Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Restitución de los restos de Pangitruz Guor o Mariano Rosas

Gobernador de San Luis con lonkos ranqueles de esa comunidad. Año 2009

Restitución de los restos de Mariano Rosas


Mariano Rosas murió el 18 de agosto de 1877, presuntamente de viruela. En 1879 los coroneles Racedo y Levalle hallaron su tumba y exhumaron sus restos que fueron entregados a Estanislao Zeballos. En 1889 el cráneo de Panguitruz Güor ingresó al Museo de La Plata como parte de la colección que donó Zeballos.




Museo de Ciencias Naturales de La Plata, 22 de junio de 2001.. De a derecha a izquierda, Gerardo Morales, Presidente del Instituto de Asuntos Indígenas, don Adolfo Rosas (nieto de Mariano Rosas) descendientes y público. En la urna los restos del cacique.

La primera petición formal de restitución de Panguitruz Güor se realizó en 1989. El Consejo Coordinador de Naciones Indias de Argentina (COCNAIA) envió a la Universidad Nacional de La Plata una petición de restitución de Panguitruz Güor y los restos de los caciques Gherenal, Indio Brujo, Chipitruz y Calfucurá. Lorenzo Cejas Pincén, reconocido como Buta Toki de Trenque Lauquen, fue el único firmante del reclamo y manifestó representar a 200 familias mapuches de Trenque Lauquen y disponer de una superficie de tierra donada por ese municipio para la construcción del panteón mapuche.

En 1999 la Comisión de Población y Recursos Humanos de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación realizó gestiones para la restitución de Panguitruz Güor a La Pampa. Las autoridades de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo y la División Antropología expresaron que la restitución sería posible si se sancionaba una ley específica.El 5 de julio de 2000 se sancionó la ley 25.276 que estableció el traslado de los restos de Mariano Rosas a Leuvucó para ser depositados en el lugar que acuerden las autoridades constituidas de la comunidad ranquel y la Subsecretaría de Cultura de La Pampa.


Museo de Ciencias Naturales de La Plata. Restitución de los restos de Pangitruz Guor o Mariano Rosas


La Plata, 22 de junio de 2001. La Coordinadora General del Instituto Nacional de Asuntos Indigenas (INAI), Ana González Montes, mientras entrega la urna que contiene los restos del cacique Mariano Rosas a su nieto Adolfo Rosas.

La restitución fue apoyada por el Instituto de Asuntos Indígenas (INAI) que actuó como intermediario con los descendientes de Mariano Rosas para conocer el modo en que deseaban la entrega de los restos. El 22 de junio de 2001 se realizó una ceremonia oficial en el Museo de La Plata con la participación de 18 lonkos de La Pampa, funcionarios nacionales y provinciales, representantes indígenas de la región La Plata, autoridades de la Universidad Nacional de La Plata y miembros de la comunidad de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo. El mismo día partieron en un avión presidencial a Victorica, La Pampa.



La Plata, 22 de junio de 2001. Portando la urna con los restos de Mariano Rosas, su nieto Adolfo Rosas y descendientes. Universidad Nacional de La Plata. Museo de Ciencias Naturales.
Ceremonia en Leuvucó. Mariano Rosas, Panguitruz Nger regresa a su Madre Tierra

Ceremonia en Leuvucó. Mariano Rosas, Panguitruz Nger regresa a su Madre Tierra

Ceremonia en Leuvucó. Mariano Rosas, Panguitruz Nger regresa a su Madre Tierra

Enterratorio cacique Mariano Rosas. Leuvucó. Santa Rosa. La Pampa


La figura humana dominante con lanza representa al indígena como raza. En el pecho de esta gran figura, aparecen ocho nichos y dentro de ellos esculturas de 70 cms. que representan a cada uno de los jefes o caciques más importantes de los ranqueles. Estas representaciones en bronce serían de: Carripilún, Yanquetruz, Painé Guor, Pichún Hualá, Manuel Baigorrita, Mariano Rosas, Ramón Cabral (Nahuel el Platero)  y Epugmer Rosas.
 
Monumento a Los Ranqueles en Leuvucó

El 24 de junio los restos fueron trasladados a caballo a Leuvucó. Una comitiva que incluyó a miembros del Museo, acompañó la disposición de los restos en el monumento. En el Parque Indígena Leuvucó (Agua que Corre) se encuentra el asentamiento aborigen más poblado en Argentina. Está ubicado a solo 25 kilómetros de la localidad de Victorica, sobre la Ruta Provincial N° 105. Este sitio fue el centro más poblado de la región, con aproximadamente unos 8.000 aborígenes, que vivían alrededor de la laguna de Leuvucó.

 
Leuvucó. Mariano Rosas vuelve a su tierra
Gentileza Cristian Javier - Infohuella.com




Se encontraban presentes: la comunidad Ranquel “Rosa Moreno Mariqueo” de Victorica junto a Carlos Campú Gobernador de las Naciones Ranqueles, Huitra (Bahía Blanca), Ranquel Rali-Co, Gregorio Yancamil (Victorica), Nahuel Auka (Parera), Baigorrita (Santa Rosa), Witruche (Ed. Castex), Kintre Carripilum (Gral. Pico), Ranqueles de Leuvuco, Valdomero, Nehuenche (Santa Isabel), Panguitruz Nger Rankulche (Gral Acha), Willy Antu (Toay), Rosa Frías (Santa Isabel), Liquen Kuyen (Las Heras, Mza.), Yanquetruz (Santa Rosa), Auka Che (Arbol Solo), Antonio Cabral (Santa Rosa). También asistieron a la ceremonia el Dip. Nac. Sr. Gustavo Fernández Mendía, Sr. Intendente Ing. Hugo Kenny, Concejales, Dira. de Cultura Sra Gloria Cazanave, Dir. de Turismo Sr. Enrique Capdeville, Dira. de Acción Social Sra. María Isabel Torres y público.


Referencias
  1. «Los procesos migratorios mapuches al Pwel Mapu en el siglo XVIII», artículo en el sitio web Biblioteca Ser Indígena.
  2. Casamiquela, Rodolfo M. (1995): Bosquejo de una etnología de la provincia de Neuquén (pág. 114 y 152, nota 163). Buenos Aires: Gobernación de la Provincia de Neuquén, Secretaría de Estado de Acciones Sociales y Comunitarias, Subsecretaría de Cultura, Ediciones La Guillotina
  3. Fernández Chitti, Jorge (1998): Historia de los indios ranqueles. Orígenes, elevación y caída del cacicazgo ranquelino en la Pampa central (pág. 25-94). Buenos Aires: Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano.
  4. Fernández Garay, Ana. 1991. Un relato tradicional ranquel: el kotïr, Memorias de las Segundas Jornadas de Estudio de la Narrativa Folklórica, Santa Rosa, 2-4 de mayo.
  5. Steibel, Pedro Eduardo. 1997. Nombres y usos de las plantas aplicados por los indios Ranqueles de La Pampa (Argentina), Revista de la Facultad de Agronomía. Santa Rosa: Universidad Nacional de la Pampa, 9 (2): 1-40.
  6. «Perfil histórico de la ciudad de Río Cuarto», artículo en el diario Puntal, fascículo n.º 6, págs. 22-23; 1986.
  7. Límites i posesiones de la provincia de Mendoza, con una espocicion del derecho provincial en la cuestion territorios nacionales. Pág. 98. Escrito por Manuel Antonio Saez, b. 1834. Publicado por Imprenta de la republica de J. Nuñez, 1873.
  8. Los orígenes de la Argentina: historias del Reino del Río de la Plata. Pág. 208. Escrito por Ricardo Lesser. Publicado por Editorial Biblos, 2003. ISBN 950-786-367-2, 9789507863677
  9. Procesos territoriales en el mapunche wajontu mapu: prehistoria y resistencia anticolonial (siglo XVI – XVIII)
  10. Antorcha Cultural-Historia-Juan Carlos Mercado
  11. Muerte y transfiguración de Martín Fierro: ensayo de interpretación de la vida argentina. Pág. 705. Escrito por Ezequiel Martínez Estrada. Publicado por Beatriz Viterbo Editora, 2005. ISBN 950-845-156-4, 9789508451569
  12. Manual de las repúblicas del Plata: datos topográficos, históricos y económicos, sobre los productos, colonias, empresas, comercio, rentas nacionales, deuda pública, inmigración, ciudades, provincias, instituciones, ferro-carriles, bancos, escuelas y literatura de las repúblicas argentina... Pág. 254-255. Escrito por Michael George Mulhall, Edward T. Mulhall. Publicado por Imprenta del "Standard", 1876
  13. Native Peoples of Pampa, Patagonia, and Tierra Del Fuego: From the Beginning to the Nineteenth Century: Living on the Edge. pp. 123. Autores: Claudia Briones, Jose L. Lanata. Editores: Claudia Briones, Jose L. Lanata. Colaborador: Laurie L. Weinstein. Editor: Greenwood Publishing Group, 2002. ISBN 0-89789-584-3, 9780897895842
  14. Cronología del Salto
  15. Ecos de la Historia
  16. La teoría de juegos-drama en la etnohistoria, de Martha Bechis
  17. Archivo del brigadier General Nazario Benavides. Pág. 40-42. Escrito por Instituto de Historia Regional y Argentina "Héctor Domingo Arias". Publicado en 2007. ISBN 950-605-498-3, 9789506054984
  18. La conquista de quince mil leguas: Estudio sobre la traslacion de la Frontera Sud de la República al Rio Negro, dedicado á los gefes y oficiales del Ejército Expedicionario. Pág. 346-348. Escrito por Estanislao Severo Zeballos. Publicado por Establecimiento Tipográfico a vapor de "La Prensa", 1878
  19. El indio del desierto/the Indian of The Desert. Pág. 127-128. Escrito por Dionisio Schoo Lastra. Publicado por Editorial Renacimiento, 2004. ISBN 84-96133-16-8, 9788496133167
  20. Carta de Juan Manuel de Rosas al Coronel Francisco Sosa, Buenos Aires, 25-3-1836. AGN 25-3-2.
  21. Anschutz, 1944:1051
  22. Historia de Mariano Rosas. Nota sobre Mariano Rosas por Patricia Nora Gómez
  23. Muerte del Cacique BAIGORRITA el 16 de julio de 1879. Eligió la muerte antes que el destierro.
  24. Cochicó según Yancamil
  25. Historia Rankül (Ranquel)
Fuentes:
Julio Argentino Roca – Iconografía Militar, Museo Roca, Instituto de Investigaciones Históricas, Buenos Aires (2006). 
http://www.ranqueles.sanluis.gov.ar/ 
http://sangreamericana.blogspot.com.ar/2012/08/linajes-ranqueles-yanquetruz-guor.html
Museo de La Plata - http://www.museo.fcnym.unlp.edu.ar/articulo/2015/6/11/panguitruz
http://sangreamericana.blogspot.com.ar/2012/08/linajes-ranqueles-yanquetruz-guor.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario