viernes, 1 de julio de 2016

FELIX DE AYESA

Don Felix de Ayesa Arizmendi y Rubio

Con fecha 30 de noviembre de 1989 y número de expediente 1535, la Municipalidad del Partido de General. Pueyrredon resuelve "reconocer como Ciudadano Marplatense a Don Félix de Ayesa Arizmendi y Rubio por su permanente vocación de servicio comunitario y su contribución al estudio y difusión de la historia de Mar del Plata y su Región". Se cristalizaba así un deseo manifestado en algunas oportunidades por quien, al momento de esta resolución, llevaba 79 años viviendo en nuestra ciudad. Es quizá el momento de recordar a uno de los estudiosos más prolíficos y entusiastas de nuestro medio, que dedicó hasta los últimos días de su vida a la investigación histórica y geográfica local y de la zona.

El buque "Princesa Mafalda" que trajo a don Felix de Ayesa a la Argentina
Felix de Ayesa en la niñez. circa 1914. Gentileza de Javier Ayesa

Era hijo de don Saturnino Ayesa Arizmedi y de doña Carmen Rubio Andía y había nacido el 18 de mayo de 1904 en Olite, vieja capital de Navarra, en el País Vasco. La familia llega a Buenos Aires a bordo del Principesa Mafalda II el 20 de junio de 1910, trasladándose cinco días más tarde a Mar del Plata, en la que se radican en una finca de la calle 9 de Julio entre Funes y Olazábal, y que, salvo en muy leves períodos, la ciudad se convierte en el lugar de residencia permanente para Don Félix. Sus primeros estudios primarios los realiza en la Escuela Nº 14,  culminando este ciclo y más tarde el secundario  en el Instituto Peralta Ramos.

Felix de Ayesa en Las Martinetas. Año 1930. Gentileza de su nieto Javier Ayesa
Felix de Ayesa en el Centro Vasco. Año 1945.Gentileza de su nieto Javier Ayesa

Sus primeras tareas las realiza en el ámbito rural, desempeñándose en diversos establecimientos en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires. De regreso en nuestra ciudad en 1937, desarrolla diversas tareas, sin dejar por ello de cultivarse intelectual y artísticamente, asistiendo a diversos cursos de nivel superior al secundario que se dictaban en la ciudad, iniciándose en. el periodismo como redactor del diario El Trabajo.
 
Don Felix de Ayesa junto a Verónica Jasa Arto y sus dos hijos: Hector Facundo y Horacio. Gentileza de su nieto Javier Ayesa.
Más tarde, sería cronista del Diario La Capital, El Atlántico, La Revista de Mar del Plata, diario La Mañana, El Euzko Daya y El Tribuno de Dolores. La agencia Telpress lo tuvo como corresponsal, y en LU6 Radio Atlántica condujo varios programas y produjo obras como La Gesta de Amayur, Sarmiento Periodista, García Lorca poeta y mártir, De Parpalló a Picasso.

El gran colaborador

En 1957 integró el grupo fundador de la Escuela de Periodismo Domingo Faustino Sarmiento, creada por la Asociación de Periodistas, en la que dictó varias cátedras y se desempeñó como secretario, vicedirector y director. También fue profesor de Historia en la Escuela de Arte Rogelio Irurta de la Dirección de Cultura de la provincia de Buenos Aires.
 
Don Felix de Ayesa en el Centro Republicano. Gentileza de su nieto Javier Ayesa
Dos años más tarde es convocado por la municipalidad local, donde ejerció diversos cargos, siendo nombrado Jefe de Departamento de Relaciones Públicas del Consejo Municipal de Planeamiento y más tarde la Dirección del Cementerio. También Secretario Coordinador del Consejo Municipal de Planeamiento, integró el equipo de estudio de la Reestructuración del Catastro Municipal y el de elaboración de las bases del Anteproyecto de Urbanización de la Reserva de Laguna de los Padres, fue nombrado Secretario Administrativo del Departamento de Topografía y desde otros ámbitos comunales desempeñó cargos específicos y jerárquicos.


"Disquisiciones Históricas Regionales - El Almirante Brown no fondeó frente al actual Cabo Corrientes" de Felix de Ayesa. Foto de tapa enviada por Victoria Sequeira. Gentileza de Javier Ayesa para Fotos Viejas de Mar del Plata
"La Chanson de Roland y la Batalla de Orreaga" de Felix de Ayesa. Foto de tapa de Victoria Sequeira. Gentileza de javier Ayesa para Fotos Viejas de Mar del Plata

"Francisco de Asis. El precursor" de Felix de Ayesa. Foto de tapa de Victoria Sequeira. Gentileza de Javier Ayesa para Fotos Viejas de Mar del Plata


"La presencia vasca en la región marplatense" de Felix de Ayesa. Foto de tapa de Victoria Sequeira. Gentileza de Javier Ayesa para Fotos Viejas de Mar del Plata

Muchas instituciones de la ciudad contaron con su apoyo y colaboración, entre ellas el Centro Vasco Denak-Bat de Mar del Plata, IMES (Instituto Municipal de Estudios Superiores) Casa del Folklore, Instituto Belgraniano, Sociedad Argentina de Escritores, Cooperadora del Instituto Saturnino Unzué, Comisión de Cultura del A.C.A., Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires y presidió el Gabinete Marplatense de Estudios Históricos Regionales y fue integrante de la Comisión Municipal de Preservación del Patrimonio Cultural Urbano y Arquitectónico y Socio Vitalicio de la Sociedad Argentina de Historiadores.

Felix de Ayesa participando en el programa "La Hora Baska" año 1950. Gentileza de su nieto Javier Ayesa

Entre las distinciones a su fecunda labor recibió, se cuentan el Premio Hipocampo (en tres oportunidades), Premio Lobo de Mar, Pluma de Oro de la S.E.P., Faja de Honor de esta misma entidad, Diploma de Honor de la Liga Pro Comportamiento Humano, Medalla de Personajes de mi Ciudad, entre otros galardones.

Valiosos aportes

De los numerosos escritos de este destacado estudioso y trabajador incansable que fue Don Félix de Ayesa, mencionaremos los siguientes títulos de artículos, ensayos y diversas obras: Ideario Belgraniano, Poetas marplatenses en la lírica telúrica, Mentalidad de nuestra industria turística, Contenido americanista de la epopeya sanmartiniana; La Chanson de Roland y la Batalla de Orreaga; Presencia de la mujer argentina en las letras; Presencia de la mujer en la lírica patagónica; la Atlantida; mito o realidad?, Mariano Moreno, hombre de Mayo; Disquisiciones históricas regionales, el Almirante Brown no fondeó frente al actual Cabo Corrientes, entre otros títulos.


La librería "Lvtetia" de don Felix de Ayesa ubicada en calle San Martín Nº 3330. Año 1950. Gentileza de su nieto Javier Ayesa

Participó además en congresos, jornadas y encuentros nacionales, regionales y locales, jurado en numerosos concursos de artes plásticas y literarios, a la vez que brindó numerosas conferencias en establecimientos culturales. Se había casado con Verónica Jasa Arto en 1927 y tuvo dos hijos: Horacio y Mariano. Don Félix de Ayesa falleció en Mar del Plata el 7 de abril de 1996, y a un año de cumplirse el centenario de su nacimiento, esta apretada síntesis de su prolífica vida pretende ser el inicio de una serie de homenajes que, sin dudas, le brindará como corresponde la ciudad que él eligió para brindar su amistad y generosidad sin límites.

Fuentes: 
Marta Lamas
LIC. EN BIBLIOTECOLOGÍA Y DOCUMENTACION



HABLA DE HISTORIA COMO UN CHICO ENTUSIAMADO

Félix de Ayesa cumplió noventa años y el emotivo festejo fue en el Teatro Colón. Mucho más que un tributo: una afectuosa manera de decirnos, entre marplatenses, que su apasionada personalidad es digna de imitación.

De Navarra a Mar del Plata

La única medida de la juventud es la intensidad de la pasión. Por eso es que frente a Félix de Ayesa, que el 10 de mayo cumplió 90 años, nadie puede menos que sentirse frente a un adolescente dispuesto a comerse los vientos a la hora de defender una idea o hablar de historia. Nació en Olite, vieja capital de Navarra, País Vasco, España.
 “soy un vasco peninsular. A pesar de  haber venido con seis años a Mar del Plata, o puedo olvidar que mucho tiempo después, en la década del setenta, cuando regresé a mi tierra, me sentí invadido por tantos  y tantos recuerdos que no se habían borrado. Los lugares, los juegos…”
Pero la llegada de Ayesa al país tuvo la singularidad de ocurrir en el mismo momento en el que a la Argentina de la opulencia se sumaba una atmósfera patriótica de carácter particularismo: eran los tiempos del centenario. El “Princesa Mafalda II” llegó a Buenos Aires el 20 de junio de 1910 trayendo   a la familia Ayesa y a tantas otras que venían tras el sueño de la prosperidad. 
“Yo creo que ese clima de Patria que respiré apenas pisé suelo argentino pudo muy bien tener que ver con mis ganas de investigar la Historia.”
A los cinco días de llegar, los Ayesa abandonaron Buenos Aires y vinieron a Mar del Plata, ocupando una vivienda en la calle 9 de Julio entre Funes y Olazábal, en lo que don Félix llama “El barrio ferroviario”. El niño fue entonces a la Escuela n°14, en la calle Patagones.

El amor por la tierra

A la remanida pregunta de cómo nació en él esa motivación por la investigación y la Historia, como un reflejo inmediato la respuesta contiene un nombre: Lía Cacheiro. “Ella era mi maestra. Fue un ser singular. Encantadora. Era una hermosa mujer, cálida y entusiasmada con su rol docente. Creo sinceramente que fue ella la que me contagió el amor por la tierra”.
 
Don Felix de Ayesa y su esposa Veronica Jasa Arto en el casamiento de su hijo Hector Facundo. Año 1952. Gentileza de su nieto Javier Ayesa


Don Félix Se “dulcifica” con el solo recuerdo de su maestra. “Luego fue la señora de Di Martino -agrega-, un viejo apellido marplatense”. Pero su formación continuó en el Instituto Peralta Ramos de los Hermanos Maristas.
“Mi padre, que fue muy trabajador, era una persona muy ilustrada. El quería darme una buena educación y por eso me cambiaron. Para pagar la cuota mi madre lavaba la ropa de los pupilos, como eran los Zubiaurre, los Valdez, los Otamendi… y otros que no recuerdo…”
-¿Su familia era muy religiosa?
-…Sí, pero creyentes a la manera vasca. Con las jerarquías, ni hablar. Muy contestatarios, anticlericales. Los curas vascos son de pueblo, están en y con el pueblo.

Recuerdos marplatenses

Don Félix asigna gran parte de su vocación por la investigación y la Historia a su padre. “El me inculcó el amor a la lectura. Todas las noches yo tenía la obligación de leer La Prensa, sobre todo cuando comenzó la Primera Guerra Mundial. Mi padre me enseñó a leer intelectualmente, es decir, a entender la lectura.”

 
Sentados Veronica Jasa Arto, Felix y Doña Carmen Rubio Andía (madre de don Felix).Parados: Horacio Demóstenes Argentino, Hector Facundo y su esposa. Año 1952. Gentileza de su nieto Javer Ayesa


A don Felix de Ayesa le tocó vivir en sus mocedades la famosa “belle epoque”, en la que Mar del Plata fue convertida en el templo donde las familias porteñas cumplían el rito de la opulencia.
“Puede ser que alguien hable de dos Mar del Plata. Es cierto que la ciudad de todo el año vivía entre Independencia y Jara. Pero no hubo rivalidad. Todo lo contrario, había un servicio mutuo. Los veraneantes venían y se que- daban 90 días, y en ese tiempo dejaban su dinero.  Mí madre, como muchas otras mujeres, sobre todo en el barrio ferroviario, tenía un taller de lavado y planchado. Ella trabajaba para esas familias y así tenía un ingreso extra para el resto del año.”
Mi padre Aurelio Junco junto a mi madre Virginia Marta Fiscella en la despedida de Horacio Demóstenes Argentino Ayesa y Pirucha. Foto de Pablo Junco para Fotos Viejas de Mar del Plata

Ayesa rememora la imagen de su madre, que con une canasto y un caballo se  trasladaba para entregar y recoger la ropa, El orgulloso recuerdo vincula también a otros “laburantes”, que en el relato de Don Félix cumplían el oficio de “albañiles, carpinteros y pintores, que durante el invierno trabajaban lo suyo y en verano se transformaban en personal de los veraneantes.”
“Eso posibilitó el crecimiento de Mar del Plata, porque la gente que sumaba ingresos de esa manera pudo comprarse un terrenito e ir mejorando. De las casillas de madera y chapa pasaban a las casas de material y luego al chalecito, permitiendo así un cierto cambio de status.” Para quienes parecen más dispuestos a creer en las bondades de la fantasía “timbera” de muchos proyectos de hoy, Ayesa contrapone una verdad incontrastable: “En realidad, Mar del Plata fue hecha por gente de trabajo. Muchos de ellos anónimos.”
Esa Mar del Plata de trabajadores, sin elite, ¿no habrán sido los que posibilitaron el crecimiento del Socialismo como un fenómeno muy nuestro? Bronzini y Rizzo, a quien los marplatenses, e incluso los socialistas, olvidan injustamente, trajeron la prédica Socialista que coincidía con el pensamiento aún no manifestado de la gente trabajadora. Ellos vieron en esas ideas una posibilidad de participar y llegar a concejales.

Casamiento de Horacio Demóstenes Argentino Ayesa y Rosa Rodriguez Silva (Pirucha) en el Hotel Frances de La Rioja Nº 1365. Fecha 2 de abril de 1959. Foto de Virginia Marta Fiscella de Junco
Casamiento de Horacio Demóstenes Argentino Ayesa y Rosa Rodriguez Silva (Pirucha) Año 1959 junto a Aurelio Junco y Marta Fiscella. Foto de Virginia Marta Fiscella de Junco

Una pasión vigente

Los trabajos de Félix de Ayesa, sus publicaciones, artículos y colaboraciones son de tan diversos tópicos que la lectura de su lista se parece más a un Índice enciclopédico que a un currículum personal. Desde ensayos sobre García Lorca, Sarmiento, Picasso, hasta religión, plástica, industria, municipalismo y, por supuesto, Historia, o también la descripción de la flora y fauna de la época jesuítica, no parece haber tema que no despierte el interés de este vasco infatigable.
 
Primer cumpleaños de su nieto Javier Ayesa. Año 1954. Gentileza de su nieto  Javier Ayesa


-Sé que tiene “algo” en carpeta para publicar pronto”.
-Tengo un trabajo que creía terminado, pero me encontré que no porque sigo descubriendo cosas… En realidad me disperso mucho. Leo un libro o un documento y me encuentro con cosas que tienen relación con otro tema, pero que también me interesan. ¡Y allí abro otra línea de frente y sigo por  ella! Hay tres o cuatro trabajos iniciados, pero los que tengo que terminar sí o sí es “Los jesuitas del Vulcán y la ciudad de los césares”. Los “césares del sur” son los navegantes de Carlos V, que protagonizaron varios naufragios. Los indios hablaban de los blancos que habían visto en ciudades fantásticas.
 
Don Felix de Ayesa junto a su nuera "Pirucha" . Decada del 60. Gentileza de su nieto Javier Ayesa

-¿Qué hipótesis plantea su trabajo?
- Simplemente que los jesuitas vinieron acá para buscar, a través de los indígenas, la famosa ciudad de los césares. Más bien las joyas, el oro, las piedras preciosas, para alimentar esa gran necesidad de la Corona de contar con recursos.
- Yo sé que usted trabajó con mucho empeño en aclarar el error de creer que el almirante Brown estuvo frente al actual Cabo Corrientes en lugar del faro Punta Mogotes, como usted documenta. ¿Aspira a que oficialmente le reconozcan su conclusión?
- Desde luego que sí. Hay un expediente que tiene ya 13 años en la Municipalidad. Allí están todos los documentos que irrebatiblemente prueban lo que yo sostengo.
 
En el Club Español en los famosos "Miercoles Literarios" Año 1973 . Foto Gentileza de Cristina Di Lernia

Don Felix de Ayesa en una reunión social junto a su esposa Veronica. Decada del 80. Gentileza de su nieto Javier Ayesa.
Don Felix de Ayesa conversando apasionadamente. Una característica de toda su vida. Imagen gentileza de su nieto Javier Ayesa. Decada del 80.
Con su primer bisnieto Julian. Decada del 80. Gentileza de su nieto Javier Ayesa
Don Felix de Ayesa con sus bisnietos. Año 1986. Gentileza de su nieto Javier Ayesa

¿El último regalo?

Félix de Ayesa es un hombre que ha recibido innumerables distinciones y premios. Tal vez uno de los más lindos pudo haber sido la inolvidable velada  en el Teatro Colón, celebrando su nonagésimo cumpleaños. ¿Quién puede aspirar a tener un mejor regalo que ser el destinatario del afecto sincero de la gente de uno, en la tierra en que los habitantes de Mar del Plata nos sentimos parte?
 
Don Felix de Ayesa y Rene. Gentileza de su nieto Javier Ayesa.
Don Felix de Ayesa junto a sus dos hijos Hector Facundo y Horacio Demóstenes Argentino. Abajo Pirucha y Marias Isabel, sus nueras. Decada del 90. Gentileza de su nieto Javier Ayesa.
Felix de Ayesa, su hijo Horacio Demóstenes Argentino Ayesa y su esposa Pirucha junto a Hidelberg Ferrino. Decada del 90. Foto de Elizabeth Eichhorm para Fotos Viejas de Mar del Plata
Don Felix de Ayesa. Gentileza de su nieto Javier Ayesa
Seguramente hay quienes pueden aspirar a más; pero que nadie se preocupe, porque se trata de ocasionales forasteros que sólo nos acompañarán un tiempo. Pero queda todavía un regalo. Que las autoridades consideren de una buena vez la tesis de Ayesa sobre Brown y el Cabo Corrientes. Y darle la razón si así lo ameritan los documentos...

Don Felix de Ayesa. Gentileza de su nieto Javier Ayesa


Su descendencia 
 
Felix Ayesa casado con Veronica Jasa Arto
Hijos Hector Facundo Ayesa "Aitor" (casado con María Isabel Atejada "Marisabel") y Horacio Demóstenes Argentino Ayesa (Casado con Rosa Rodríguez "Pirucha")
Hijos de Aitor y Marisabel ( ambos fallecidos): Javier Alejandro Ayesa y Marisa Ayesa (fallecida)
Hijos de Marisa y Daniel Rueda, bisnietos de Felix, por orden de aparición:
Julián, María Verónica, Facundo y Daniela
Hija de Daniela: Lara Marisa (tataranieta)
Hijos de Horacio y Pirucha: Horacio Mariano e Ignacio Daniel, "Iñaki" (fallecido 2015)
Hijos de Mariano y Victoria Sequeira: Blas y Sofía (bisnietos)


 
Marta Lamas y Pablo Junco en el Paseo Aldrey


Fuentes
Charlas entre Marta Lamas y Pablo Junco
Charlas entre Javier Ayesa y Pablo Junco

No hay comentarios:

Publicar un comentario