miércoles, 22 de enero de 2014

HOTEL CARBO de RAMON CARBÓ

Hotel Carbó


El Hotel Carbó data de la década de 1930. La señora Emilia Reboredo Carbó, quien tan gentilmente nos ha cedido toda la documentación que precede, sostiene que la edificación del primer Hotel Carbó estaba asentada en el solar que hoy ocupa la confitería La Normandina. Pero el progreso es una impresionante máquina topadora que arrasa sólidos cementos e intangibles recuerdos. Así en algún momento de la década del ’30 el Superior Gobierno de la Provincia de Buenos Aires decidió emprender la urbanización de la playa marplatense conocida como Playa Grande. El destino del pintoresco y original Hotel Carbó estaba sellado.




Todo comenzó en la española villa de Villanueva y Geltrú, según testifica este documento fechado el veintisiete de octubre de mil novecientos nueve, que nos fuera facilitado gentilmente por la señora Emilia Reboredo Carbó, con el que comenzamos este trabajo sobre la presencia de uno de los más pintorescos hoteles que formaron parte de la historia de nuestra querida ciudad de Mar del Plata y que ya ponemos a disposición de nuestros seguidores: 



DON BALDOMERO CARDALDAS y  GENDRAU
Secretario del Juzgado Municipal de la villa de Villanueva y Geltrú:

Certifico: que en este archivo de mi cargo obra entre otros un documento que a la letra dice: = Comparecencia = “En la villa de Villanueva y Geltrú a los veintisiete Octubre de mil novecientos nueve, ante don Joaquín Foradada y Canalda, abogado, Juez municipal é infrascrito Secretario, compareció don Ramón Carbó y Colet, naturalque dice ser de Castellet y vecino de esta villa, de edad cuarenta y siete años, labrador, consorte de doña Rosa Ventosa y Petit, domiciliado en la Masia Pasellada y provisto de una cédula  personal del corriente ejercicio. El compareciente manifiesta que su hijo, Ramón Carbó y Ventosa, de edad veintidós años, soltero, labrador,  natural y vecino de esta villa, desea pasar a la República Argentina, Capital Buenos Aires, á trabajar al lado de algunos individuos de su familia que residen en dicha capital; y el dicente accediendo á lo solicitado por su dicho hijo le concede desde luego la autorización para ello necesaria. = Leída que le ha sido la anterior y enterado del derecho que le asiste de hacerlo por sí al cual renunció, se afirma y ratifica y firma con el Señor Juez quien ordena se le expida de la presente testimonio al interesado doy fe. = Joaquín Foradada = Ramón Carbó = Hay el sello del Juzgado.
Y para que conste y á utilidad de don Ramón Carbó y Ventosa libro la presente en Villanueva y Geltrú á veintisiete de Octubre de mil novecientos nueve. Vº. Bº.



Cierran el presente documento un sello del Juzgado Municipal de Villanueva y Geltrú y dos firmas, una del Señor Joaquín Foradada y otra cuya grafía no llegamos a discernir correctamente.


En 1900 España era todavía un país agrario, con dos tercios de la población trabajando en una agricultura atrasada que hacía que esta población campesina viviese en la miseria. Esta situación hizo ver a los españoles que la distancia que los separaba de Europa era mayor que en cualquier otro momento de su historia. 
 
Ramnon Carbo a los 50 años de edad

A este atraso hay que sumar el injusto reparto de la riqueza, especialmente de la principal fuente de riqueza de ese momento: la tierra. Entonces no es de extrañar el deseo del joven Ramón de pasar a la República Argentina a trabajar junto a sus familiares afincados en nuestro país. Suponemos que su condición de labrador le habría dado a Ramón la idea de forjarse un porvenir en una tierra que era considerada como el “granero del mundo”. 


 
Reverso de la foto anterior

La presencia de su hermano mayor afincado en la ciudad de Mar del Plata lo trae a nuestra ciudad. Según el documento que sigue lo encontramos formando parte de una sociedad que se dedicará a una empresa que nada tiene que ver con la labranza de la tierra: 


Fotografía familiar tomada a las puertas del “Hotel Carbó”
Fuente : delcampe.net. Enviada por : Prof. Julián Mendozzi para Fotos de Familia del Diario La Capital

El documento es un contrato de arriendo por un año con derecho a prórroga a favor de los arrendatarios, entre (los locadores)  Señores José Carboni y Hermanos y los señores (locatarios) Andrés Carboni y Ramón Carbó un salón para confitería y demás accesorios que contiene y diez piezas de madera que tienen construidas en el balneario que poseen en la Rambla 

Veraneantes pasajeros del Nuevo Hotel Carbó

La Perla de la ciudad de Mar del Plata, incluyéndose en la locación la instalación eléctrica existente. El precio del arrendamiento era de tres mil pesos moneda nacional de curso legal. Hay otras cláusulas son de forma común a todo contrato de locación. La fecha del contrato es el veinticinco de Noviembre de mil novecientos diez y seis.


Parece que la sociedad ha sido exitosa, por eso, nuevamente en el ramo hotelería, con todo lo que ese ramo trae consigo: restaurant, confitería, etc., etc., ambos Andrés Carboni y Ramón Carbó firman con la señora  Herrera de Gandolfi un nuevo contrato de locación:

Al parecer el trabajo constante y tenaz  de Ramón en nuestra ciudad le rendía buenos dividendos ya que tres años después del comienzo de su emprendimiento en la Rambla La Perla pudo entregar a su padre la suma de seis mil quinientas pesetas para que las utilice en atender a la familia en España y para comprar una pieza de tierra en el término de Ribas, y partida Mas Marroquí:
. 

Ya en el año 1923 Ramón, él sólo, firma un contrato de locación por cuatro años con el señor Martín Inda, éste en representación de doña Benita Zárate de Leone, doña María Zárate de Inda, don Antonio Zárate y doña Anselma Zárate de López, un contrato de arrendamiento de una propiedad ubicada en la ciudad de Mar del Plata en la calle Belgrano Nº 2451, compuesta de treinta y dos habitaciones, seis cuartos de baño completos comedor, cocina, despensa, cafetería etc., etc. , en cuyo edificio el señor Carbó se comprometió a instalar su negocio de Hotel o Casa de Pensión. La relación comercial parece haber sido satisfactoria para partes, ya que el contrato es renovado hasta el año mil novecientos treinta.


El artículo 5º de este contrato establece que: si durante los meses de enero y febrero de mil novecientos treinta funcionara la ruleta, el señor Carbó pagará un suplemento de alquiler de un mil doscientos pesos moneda nacional, que se hará efectivo con la última cuota estipulada en el artículo 4º.


 

El manejo de este hotel debe haber sido un desafío para alguien no tan decidido y trabajador como este ciudadano hispano afincado en la Perla del Atlántico. Esta idea se origina en comprobar, de acuerdo a las especificaciones de los documentos en nuestro poder, en la creciente envergadura de los edificios que alquilaba el señor Carbó.



 ¿Ya comenzaba gestarse en Ramón Carbó la idea de un hotel más cercano a la playa?

El joven Ramón ha dejado paso a Don Ramón. Pero tanto el uno como el otro nunca se amilanaron: Don Bautista, don Tomás  y don Herminio Fernández Robla, venden y Ramón Carbó compra y firman el boleto de Compra Venta de una fracción de terreno, ubicada en el ejido del Pueblo de Peralta Ramos, antes Cabo Corrientes, Cuartel Primero de este Partido que forma parte de la manzana 101….en el precio de dieciocho mil setecientos ocho pesos moneda nacional, en el mes de junio de 1937.





Y poco a poco se fue desmantelando el pintoresco Hotel Carbó, marplatense versión veneciana de un hotel de turismo, para irse  por el camino pavimentado del Puerto de Mar del Plata hacia Punta Mogotes. Es el día trece del mes de febrero de 1940 cuando se hace oficial, escritura por medio, la compra del terreno nuevo y definitivo asiento del viejo y querido Hotel Carbó.


 
Don Ramón Carbó y Ventosa (de traje) frente a la fachada de su hotel. Año 1942
“En esta foto podemos observar en la zona de Punta Mogotes parte del “Hotel Carbo” .Fotografía sacada por mi padre en Enero de 1968. Saludos “. Gustavo Federico


El que sigue es un documento que nos dice mucho de la historia oficial del traslado del viejo Hotel Carbó



Acá se muestra el inventario del Hotel Carbó, en cuanto a muebles y útiles en su época de esplendor y el inventario cuando en el año 1969 se remataron sus instalaciones






Fuentes:
Sra. Emilia Reboredo Carbó, sobrina de don Ramón, quien prestó todo el material (documentación y fotos). Investigación SARA GARFINKEL.
Sara Garfinkel: Cursó sus estudios primarios en la Escuela Provincial N° 6, Gral. Bartolomé Mitre y sus estudios secundarios en el Colegio Nacional Mariano Moreno, ambos establecimientos educativos de la ciudad de Mar del Plata. Cursó sus estudios de Profesorado de Lengua Inglesa en la Capital Federal. Desarrolló durante veinticinco años una intensiva tarea educativa en el BUREAU de INGLES. Es escritora y disertante. Enfoca sus disertaciones en “la Historia detrás de la Historia”, siempre buscando generar el debate sobre hechos históricos, especialmente aquellos que han sido protagonizados por mujeres que han pasado a la historia, figuras femeninas que han brillado con luz propia dejando huella en la sociedad occidental, siempre con una orientación femenina nunca feminista. Escribió en colaboración con el Profesor Edgardo S. Berg titulado GARFINKELEANDO por MAR DEL PLATA, que comprende dos trabajos de investigación sobre la historia marplatense: “Del Pasaje Vaira a la Cortada del Tango” y ”La Temporada”. “Batones y Bigudíes Marplatenses” anécdotas de la vida diaria marplatense. ”La Señorita Edith: Historia de una Maestra” dedicado a su maestra de 5º grado.

13 comentarios:

  1. EXCELENTE INFORME PABLO !!!! SALUDOS, GRACIELA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve en el Hotel en Enero de 1956.El gerente era el Sr. Lanzani

      Eliminar
  2. Como comente estuve y aun tengo muy lindos recuerdos.Adelante tenia una galeria donde nos reuniamos. Iba a la playa APOLO

    ResponderEliminar
  3. Me encantaria contactar con Emilia Reboredo Carbó, por los datos aportados en este blog y los documentos que yo tengo, podria ser que tuvieramos lazos familiares, mi interes es reconstruir una parte de la historia familiar de los que un dia tuvieron que abandonar su pais y familia.

    ResponderEliminar
  4. Quien suministro dicha información fue la Sra. Sara Garfinkel. Le adjunto el mail para generar un encuentro.
    cultura.estudio.idioma2007@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la informacion. Cordiales saludos.

      Eliminar
  5. Envie mail a la Sra. Sara Garfinkel solicitandole que me facilitara la manera de contactar con la Sra. Emilia Reboredo, pero supongo que causas ajenas a su voluntat, no han permitido atender a mi peticion, de todas maneras reitero mis gracias por su informacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Carbó, le escribe Sara Garfinkel quien le agradece su atención sobre el artículo sobre el Hotel Carbó cuya historia me interesó por ser amiga de la señora Emilia Reboredo y por que el Hotel ha sido una hermosa página en la historia de mi ciudad. Si no le contesté antes es porque tuve problemas de salud de varios familiares, pero ahora ya todos superados me pongo a su disposición para lo que necesite. Mañana he de encontrarme con Emilia y le comunicaré de su inquietud. Además le ruego me envíe nuevamente un mail a la dirección que el Sr. Junco le dio. Cordialmente lo saludo

      Eliminar
  6. Quiero agradecer publicamente al Sr. Junco y a la Sra. Sara su labor que ha propiciado que logremos conversar ,con la seguramente familiar mia, Sra Emilia Reboredo, esto es posible que se produzca proximamente despues de que por mi parte lleve investigando mas de 20 años la vida que el destino deparo a unos familiares emigrados a Argentina, como relata este excelente blog. Jaume Carbo

    ResponderEliminar
  7. Si este medio puede crear puentes para acortar distancias entre la gente, en buenahora. Gracias por el agradecimiento.

    ResponderEliminar
  8. Solo informarle que por fin he conseguido conversar con la Señora Emilia, reafirmarle mi mas cordial gratitud.

    ResponderEliminar
  9. Me siento feliz por el encuentro del Señor Jaume Carbó con la señora Emilia Reboredo Carbó. Es mérito de Pablo Junco toda esta situación pues gracias a tu blog han podido encontrarse y verse - via Skype - familiares que sabían existían en algún lado de la Argentina pero nada más que eso!

    ResponderEliminar
  10. Recientemente he podido contactar con Emilia en su visita en España y hemos tenido ocasion de reunirnos en el pueblo donde reside Manuel Reboredo Carbó, hermano de Emilia, concretamente el Caldas de Montbui, hemos tenido oportunidad de intercambiar conocimientos de la historia familiar.

    ResponderEliminar