lunes, 1 de agosto de 2011

LOS CARROS REPARTIDORES EN MAR DEL PLATA

Los carros repartidores de leche
Panorama histórico

La producción y el consumo de leche en nuestro país pasó por diversas etapas. La dieta del criollo y la de los españoles tenía muy poco en cuenta este alimento y los indígenas, prácticamente no la conocían. Fue luego de la Revolución de Mayo de 1810, que comerciantes ingleses, escoceses y franceses, contagiaron a los pobladores locales de sus costumbres, entre las que se contaban ingerir leche y sus derivados.

Pero la producción era artesanal y llevado a cabo por gente poco preparada y de escasos recursos. Los grandes propietarios de ganado estaban interesados en la venta de carne y cueros, no por la cría de vacas lecheras.

Posteriormente, la llegada de las familias vascas a fines del siglo XIX, hizo posible el establecimiento de un mercado con productores medianamente organizados. Introdujeron dos importantes innovaciones: el "carrito repartidor", que mediante un ingenioso mecanismo batía la crema de leche durante el recorrido transformándola en manteca; y los "tambos ambulantes" que consistían en la venta de leche al pie del animal, frente a la casa misma del cliente.

El medio más importante para llevar la leche fresca por su rapidez fue el ferrocarril. Al principio se lo hacía sin refrigerar, pero a partir del año 1911, fue legalmente obligatorio llevarla en vagones refrigerados para que no sufra las consecuencias del verano. Se ponían los tarros de leche con la cantidad necesaria de hielo para que llegue en buen estado. (1)

El ordeñe

Era este un proceso artesanal en donde intervenía toda la sapiencia del hombre de campo. Hoy todo se ha mecanizado, por lo que trazaremos una semblanza histórica y romántica. Comenzaba con un engaño singular. Como la vaca guarda su leche para dársela al ternero, lo que se hacía era apropiársela con buenos modos y un trato amistoso. Dicho arte empezaba a la caída del sol cuando las crías eran apartadas de las madres y en el encierro, el rumiante masticaba el pasto ingerido en el día. Luego de ese descanso, a las tres de la mañana, el tambero y su familia comenzaban a ordeñar y para que el animal se quede lo más quieto posible debían mañarle las patas traseras. Sentados en el banquito que llevaban atado a la cintura, realizaban su tarea con rapidez y presteza.


Una vaca podía entregar de seis a 10 litros por vez y lleno el balde, era volcada al tarro de aluminio reglamentario para ser enfriada en piletones de agua. Luego, se los cargaba al carro tirado con caballos vistosamente pertrechados para ser llevados a la estación del ferrocarril. (2)

Benigno Vincent "Poroto" y Carlos Serafin Aguero- Foto de Adrian Aguero Fotos de Familia Diario La Capital- 



Carro de reparto de leche  ”La Martona”.

La leche estaba envasada en botellas de un litro, se sellaban con un tapón de cartón grueso que había que empujar dentro de la botella para abrir. En el grueso pico de esta se juntaba toda la crema. Era una marca de mucho prestigio y calidad. También había en distintos barrios las lecherías de “La Martona”, era costumbre hacer una parada para tomar un vaso de leche fría acompañado de vainillas o Bay-Biscuit. El establecimiento madre estaba en la localidad de Cañuelas y pertenecía a la familia de Vicente Casares.(3)

De esos Casares provenía el escritor Adolfo Bioy Casares, otro amigo y visitante asiduo de la ciudad.(4)

Vicente Lorenzo del Rosario Casares, nació en Buenos Aires en 1844. Fabricó entre otras cosas, un familia de buena posición social dedicada al comercio, aunque no hay fechas precisas, se dice que en 1886 junto a su padre funda en Cañuelas la Estancia San Martín de 7000 hectáreas, llegando a tener posteriormente 52 tambos, dedicándose a la fabricación de quesos, negocio que fracasó. En 1889 funda la primera industria lechera Argentina, teniendo por marca La Martona, en homenaje de su hermana Marta Ignacia Casares Linch, quien se casó con Adolfo Bioy Domecq, padre de su único hijo, quien fuera luego el famoso escritor, Adolfo Vicente Perfecto Bioy Casares. 
Enrique Rodriguez 1960- Foto de Blanca Rodriguez - Fotos de Familia - Diario La Capital

Carro lechero 1970 Foto de Marcos Altuna Fotos de Familia Diario La Capital

Constantino Ada 1935 repartidor de La Martona - Foto Carlos Adá - Fotos de Familia - Diario La Capital

El logotipo de la marca es un estilizada cabeza de gato, y asemejando a una marca de ganado. En los envases las letras eran celestes azuladas con fondo amarillo, hubo de porcelana para dulce de leche, de vidrio, de hojalata en pequeños potes,que decían: El Mejor Postre-El Mas Sano- El Mas Alimenticio. A principios de siglo ya fabricaba la leche maternizada, luego la homogeneizada, en 1909 es el 2do. productor mundial de yogurt.

En 1916 importa una máquina desnatadora Westfalia, de Alemania, a mediados de los años 30 usa vagones del ferrocarril térmicos para el transporte de productos lácteos, y en 1941 camiones con el mismo sistema. En 1961 envasa leche en envases Perga, en 1962, fabrica el primer queso Gouda en el país y enbotella 12000 Lts. hora. (5)

La empresa La Martona fue pionera y considerada por mucho tiempo la mas grande e importante del país, El Proyecto integrado de la familia Casares era lo agropecuario sumado a lo industrial y comercial. Fue pionera en la tecnología para producir lácteos, la leche pasteurizada y homogeneizada, la leche cuajada, los diversos tipos de quesos como el petit suisse que venía en tres porciones envueltas en un papel fino e impermeable dentro de una pequeña cajita, el famoso dulce de leche, en distintos potes y hasta solidificado envasados en una pequeña cajita de cartón. En década del 70 son los primeros en crear yogurt con colchón de frutas abajo, y jugo de naranjas en botellas de vidrio, y producían entre otras cosas caseína.

Las usinas estaban en Buenos Aires en la calle 15 de Noviembre 1750 y Rondeau 1757, en la Provincia de Buenos Aires en la localidad de Pergamino, y en Córdoba en Jovita,tenían sucursales en Charlone, Piedritas, Bouchardo, Pincén, Vicuña Mackenna etc. y decenas de locales de venta al público en las principales ciudades, denominadas popularmente lecherías o Martonas.

El fundador tuvo otras actuaciones aparte de su vida comercial, fué Legislador de la Provincia de Bs. As. en 1886,fundador del Banco Sudamericano en 1888, Presidente del Banco Nación en 1891,fundador de la Lotería Nacional en 1893, candidato a Vice Presidente de la República en 1898, Diputado Nacional en 1900 y fue presidente de Partido Autonomista.

Falleció en 1910, siguiendo su hijo Vicente Rufino la dirección de la empresa hasta su cierre en 1978.En 1989 a los 100 años de su creación, la cámara de Diputados de la Nación por Resolución del 28 de septiembre declara a Cañuelas como Cuna Nacional de la Industria Lechera. Y por Decreto 262/97, del 20 de marzo del mismo año, La Presidencia de La Nación Argentina-Secretaría de Cultura-Declara Minumento Histórico Nacional a la Estancia San Martín y al Casco de la misma de la localidad de Vicente Casares, Provincia de Buenos Aires.

En 1970 figuran en Mar del Plata como Bares Lácteos “La Martona” en las siguientes direcciones:

  • Alberti 1918
  • Belgrano 2426
  • Guemes 2848
  • Juan B. Justo 3183
  • Las Heras 2276
  • Luro 2418-
  • Matheu 334
  • Olavarría 2568
  • Sarmiento 2668
  • Playa Grande Local 6 B
  • Rambla Pileta Cubierta local 21
  • Av. Cólon 2250
A fines del 60 y principios del 70 había un bar lácteo en Luro 4674,ente Italia y Neuquén pero se llamaba Las Delicias, por lo menos en esa época,

Entre enero y junio de 1934, La Martona envió por el Ferrocarril Sud, desde su planta a la Estación Plaza Constitución, donde había un andén especialmente para lácteos, cuya estructura aún hoy existe, 25 mil toneladas de leche pasteurizada, llevadas en termos de 50 litros cada uno.

La empresa ferroviaria para competir con los camiones, que ya habían empezado a transportar este producto, mandó a construir en un principio 2 vagones cerrados que tenían en su interior 2 tanques vidriados y aislados con una capacidad de 10 toneladas cada uno, ubicados en los extremos, y en la parte libre del vagón se podría llevar hasta 30 toneladas de productos lácteos, como manteca, quesos etc. La leche se cargaba a 3 grados y llegaba a destino perdiendo solamente de 2 a 3 grados.(Fuente: Richard Campbell, quien lo extrajo de The Railway Gazette 1934 y otros) (6)

Los carros repartidores de hielo 


4171-Reparto de hielo.  El mas pequeño es Carlos Cardoso, el mas grande es de apellido Lorenzani en 1945 Quien envía la foto es Marcelo Acosta

Carro de hielo de Antonio Lorenzani- Foto de Jose Lago - Fotos de Familia - Diario La Capital



Carro de hielo de Antonio Barroeta e Ismael Fontana 1943-Foto de Monica Barroeta - Fotos de Familia - Diario La Capital
 Los carros repartidores de soda

Carro de soda Jorgito 1970 - Foto de Marcos Altuna - Fotos de Familia - Diario La Capital

Carro de soda Pete Flores 1965 - Fotos de Familia - Diario La Capital


Fuentes:
1- "Las estancias y el tambo" por Arnoldo Argentino M. Gnemmi, "Terceras Jornadas de Historia del Partido de Pilar". 1994
2-"La historia de la leche en Argentina" - La serenísima S.A.
3-Jose Alberto Lago – Fotos de Familia – Diario La Capital
4- Randall - Fotos de Familia – Diario La Capital
5- Lic Angel J. Somma - Fotos de Familia – Diario La Capital
6- Lic Angel J. Somma - Fotos de Familia – Diario La Capital


1 comentario:

  1. La Martona tenia en Vidal o Vivorata un recibidor de leche que se puede ver en ruinas desde la ruta y en la calle San Martín esquina Misiones (o Chaco) la usina lactea donde envasaban leche. Mi padre antes de radicarse en la ciudad trabajo en La Martona y reemplazaba al jefe de la fabrica cuando este se iba de vacaciones. Damian Moscuzza

    ResponderEliminar