domingo, 10 de abril de 2011

UNA RAMBLA MENOS CONOCIDA: RAMBLA LA PERLA

Origen de la Rambla La Perla

El punto inicial de confluencia puerto-balneario marplatense —germen de un cambio de miradas— se produjo en el sector centro. Este fragmento —posteriormente denominado Bristol, en relación con su rambla más emblemática— fue el punto clave de intercambio pesquero y, asimismo, de un incipiente turismo balneario (Cacopardo, 1997). Sin embargo, al norte de este sector se formó otro polo de atracción costera. A diferencia del céntrico, los orígenes de las actividades balnearias norte surgieron desde su marco natural, sin interferencia de otros tipos de actividades (Zuppa, 2001). Ya en la temporada 1886-87, a tan sólo 12 años de la fundación de Mar del Plata, se generaban los primeros balnearios oficiales de las playas norteñas. Fue llamada la rambla Norte, denominada posteriormente La Perla.

Fotografía del sector La Perla cercana a 1894, donde puede apreciarse el comienzo desde el mar. Fuente: Archivo y Museo Histórico Municipal Roberto T. Barili.


Mientras que en el centro se planeaba una ciudad puerto, al norte de la ciudad se dieron las condiciones para que en el verano 1886-87 se generara el Balneario La Estrella Argentina y en 1888 el Balneario San Sebastián Argentino. Asimismo, se inauguraba en 1892, en esta denominada Sección Norte, un hotel de madera llamado La Perla. Según el nieto del fundador de esta obra;
“El Hotel La Perla fue construido partiendo de un boceto realizado por mi abuelo en el balneario de Biarritz, inspirado en un moderno hotel para la época, que avanzaba sobre el mar y que se llamaba La Perla”
Las playas y, posteriormente, el barrio cambiarían su nombre en relación con este primer hotel inserto en ese paraje por entonces desolado. Un emprendimiento por demás arriesgado, frente a un territorio naturalmente atractivo, pero particularmente inseguro por su cercanía al mar y el barranco imperante. Sin embargo, la población original estaba compuesta por inmigrantes que venían a hacer la América, por lo que se encontraban dispuestos a enfrentar las adversidades que fueran necesarias en vísperas del ascenso social y económico (Romero, 1986). 


Primitiva Entrada de la Rambla La Perla en 1907. Foto de Mateo Bonnin. Gentileza Angel Somma.
Vista aérea de la rambla La Perla. Gentileza Marcelo Anaya
Rambla La Perla circa 1900. Archivo Familia Fava
Sin nada que perder y con todo por ganar, la topografía del lugar inspiró a muchos de ellos y a sus familias, vínculo social primordial para comprender los procesos itinerantes llevados a cabo. Elegir la costa norte respondió al recuerdo de sus propios terruños y a una elección estratégica en relación con la localización de posibles nuevas actividades cercanas al núcleo central de la ciudad en constitución.

Playa La Perla. Noviembre de 1908 Caras y Caretas. Gentileza Lic. Angel Somma



En las casillas de esta rambla nacieron los primeros hijos de inmigrantes y vivieron familias completas preparándose para las temporadas. En invierno, la división de tareas para el verano era clara. Las mujeres se encargaban de preparar la ropa blanca que utilizarían los huéspedes a su llegada, desde las sábanas hasta los gigantescos toallones utilizados para salir del mar, así como todo lo que tuviera relación con la estética y comodidad interna del establecimiento balneario, el hotel o las casas particulares utilizadas con esos fines. 


Foto Postal La Perla año 1920,a la izquierda vemos el espectacular chalet de Ventafrida.
Lic. Angel J. Somma
Rambla La Perla - Foto extraida del sitio web Games Web Page

Los hombres, en cambio, dedicaban su tiempo a la refacción y adecuación de las casillas y la rambla, así como a la construcción de pequeños botes salvavidas denominados sandolines. Asimismo, dada la habilidad general adquirida para el trabajo con la madera, era frecuente que construyeran la estructura de las primeras escolleras, que luego se llenarían de grandes piedras. Igualmente, el largo invierno fomentaba la realización de otras tareas dentro de la ciudad. Era usual que algunos de los hoteles de la rambla tuviera anexos sobre el territorio mismo, así como muchos de los concesionarios se dedicaban a otras actividades como la construcción —conformando reconocidas empresas— o bien, el comercio.

Antigua postal de la Rambla La Perla. Foto enviadad por el Lic. Angel Somma
Foto Postal de La Perla. Angel Somma.


Respecto de la rambla de la bahía central de la ciudad, La Perla estaba relegada a un segundo plano. Aunque las diferencias entre ambas ramblas no resultaron tan marcadas como muchas veces se presentan, esta caracterización de la otra playa en relación con la central incidiría en el imaginario colectivo. Diversos motivos la posicionaron de esta manera (Sánchez, 2004) y le permitieron, a su vez, gozar de ciertas libertades en la vestimenta, los horarios y el protocolo social de entonces, con lo que rápidamente se transformó en un polo de atracción para el veraneo relajado, familiar y, por qué no, picaresco. 

 

Antigua Postal coloreada "Balneario La Perla " Colec. M.A. Rivas. Gentileza
Lic. Angel J. Somma


Antigua Postal Playa La Perla. Ediciones Librería Rey San Martín 2564 Mar del Plata. Colección Antonio Montero- Gentileza Lic. Angel J. Somma
Foto posta Rambla La Perla. Datada en 1908. Foto de Angel Somma
Mar del Plata,foto aérea, diciembre de 1938.Foto Carnaghi.(AGN) – Se puede apreciar el inicio de la rambla sobre la costa. Foto de Ignacio Iriarte
“Rambla La Perla y el puente que la conectaba con el Boulevard, cerca del año 1920″. Enviada por Enrique Mario Palacio.
Mar del Plata.Vista Panorámica de la Perla. Sello”H.G.Olds,Lavalle 1059″.Archivo general de la Nación . Foto enviada por Ignacio Iriarte a Fotos de Familia
Detalle de la fotografía anterior. Puente de acceso a la Rambla La Perla. Pilotes sobre la arena. Material enviado por Ignacio Iriarte.
Bajada de la Plazoleta Irigaray en La Perla. Década del 40. A la izquierda, la rambla para descender a la playa. Enviada por José Alberto Lago.


En síntesis, la naturaleza atractiva y lindante con el centro de la ciudad, sumada a las nuevas redes familiares inmigrantes fueron los factores necesarios para generar un nuevo escenario en el sector costero norte, convirtiéndolo en el primer asentamiento nacido para las actividades balnearias de Mar del Plata. Los retos entre la naturaleza y la sociedad fueron esgrimidos gracias a las estrategias sociales desarrolladas: la condición aventurera del inmigrante, la potenciación de sus actividades agrupando al núcleo familiar en las nuevas empresas y la asociación con otros habitantes en similares situaciones en pos de sus objetivos de ascenso social y económico.(1)
  
Fotografía del frente marítimo de las casillas de la rambla La Perla 1920 aprox.. Fuente Archivo del Arq. Roberto Cova.


Balneario Mina

Los propietarios de los primeros balnearios construidos en la Playa Norte, como se denominaba el sector, fueron los cinco hermanos Carboni y Juan M. Mina; el 9 de septiembre de 1896 gestionan una ampliación de terreno de playa que ocupaban. Aparecen al pié de esa nota las siguientes anotaciones:

Derechos de 1896 $ 78,90-
Derechos de esta Solicitud $ 16,20-
Derechos de 1895 $ 12,90.-
Total 108,en un Pagaré.
Valor al 30 de Enero de 1897.
  
Familia Mina en el Balneario San Sabatian en La Perla.

En otra solicitud del Sr.Juan M. Mina del 2 de marzo de 1894, dice:

Que solicita una concesión de 44 metros de fondo para casillas de baño y negocio, o sea 840 mts. cuadrados para casillas y 40 mts. cuadrados para negocio. La liquidación al pié es la siguiente:-Concedidos 840 mts. cuadrados a $ 0,20 igual a $ 168-Concedidos 40 mts. cuadrados a $ 0,50 igual a $ 20
Total 188 pesos. En la misma fecha el Sr. Mina solicita al Intendente 100 mts. cuadrados en la Ribera de Playa Norte para habitación y tambo, en el mismo punto que vengo ocupando los años anteriores. -Concedido, Pagando $ 50.

 
Balneario Mina. Playa La Perla. Mar del Plata.

Los hermanos Carboni, sus hijos y descendientes, lo mismo que los familiares de Juan M. Mina, de Aquiles Giaccaglia y de Pierini, fueron los propulsores entusiastas de ese sector de la ribera marplatense, con don Felipe Marino, propietario del Hotel Romano, un establecimiento de verdadera jerarquía, y otros hombres como el Dr. Juan J. Morandé, un enamorado de esa playa que compartió con la Brístol el privilegio de brindar sus doradas arenas a los turistas desde los albores del balneario, y fue siempre una playa íntima que…vive en su modestia al abrigo de las barranca acogedora, como una cabeza de mujer perdida en el consuelo tibio de sus pieles.

El periodista marplatense Agustín Rodríguez escribió en 1932:

“El oro de Cipango que atraía a los antiguos contagiados por las fantasías marcopolianas, se transformó aquí en naturaleza subyugante, cuya maravillosa realidad no puede negarse ante la contemplación del mar. El grandioso y elegante establecimiento situado en el extremo Norte de La perla, construido en 1892, por el progresista veraneante don Alfredo Martinez Vivot de 100 metros de frente por 40 de fondo, contaba con departamentos para damas y caballeros y un lujoso restaurante que funcionó a cargo de Marcelino Leyrós, caracterizado vecino que tuvo un corralón de maderas en Rivadavia y San Luís, donde luego se instaló allí La Messina, padre de los doctores Sixto Marcelo, y Raúl Leyrós, hasta que una gran creciente arrasó las construcciones. En el otro extremo Felipe Marino construyó su Gran Hotel Romano, un establecimiento que hizo honor a la ciudad y dio animación en temporadas a grandes festivales.”

Fuentes: Roberto T. Barili
Investigación: Lic. Angel Somma


Ubicacion de la rambla:

La Rambla Bristol, fue inaugurada en el 19 de enero de 1913. Esta otra rambla comenzaba a la altura de la actual calle San Martín. Desde allí hacia el norte había instalaciones de madera correspondientes a los balnearios ubicados en la actual playa Popular. 

Esta rambla es denominada como rambla La Perla y fue destruida el 11 de abril de 1934 por un incendio. La información que surge de las fotografías procesadas indica que allí también había locales comerciales. De hecho, hay fotos posteriores a 1913 en cuyo logotipo puede leerse “Rambla Bristol de Madera”.


La Perla 1920. foto Federico Colman. Gentileza Lic. Angel J. Somma

La foto 1545 de Fotos de Familia nos muestra el temporal de 1924 destruyendo las instalaciones de madera ubicadas al norte de la Rambla Bristol. Y las fotos 1478 y 0071 grafican el punto exacto en que se unían la Rambla Bristol y las construcciones de madera que se extendían hacia el norte. No debe descartarse, en consecuencia, que estas fotografías hayan sido tomadas en las informales ramblas de madera que conformaban los balnearios céntricos

Av. Boulevard y Balcarce. Foto década del `20, a la izquierda junto al vehículo se ve la entrada a la Rambla y Playa La Perla, a la izquierda asoma la torreta del Chalet Ventafridda (Balcarce y Mitre)”. Enviada por Enrique Mario Palacio.

Por esos años La Rambla La Perla tenía su entrada por Balcarce y Mitre (Balcarce y La Costa) justo frente al Chalet Ventafridda, donde tambien hoy la costanera se bifurca por debajo y hacia arriba, alli la amplia entrada bajaba perpendicular a la Playa en unas escalinatas que seguían en un playón de madera flanqueado en sus costados por locales comerciales, para luego formar la Rambla propiamente dicha paralela a la costa. Este playón y sus locales es el que vemos en ésta fotografía tomada desde el lado de la playa. Cabe destacar que la union de la Rambla Bristol con esta rambla se produce a la altura de la calle San Martín. (2)

“Postal de la Rambla La Perla en el momento de su mayor esplendor. Postal cedida por ex Laboratorio Dimar”. Enviada por Carlos Alberto de Adá.


Excepcional documento enviado por Fernando Bonillas, quien refiere: “Pasarela de la Rambla La Perla tal como se veía cuando la inauguraron el domingo 27 de enero de 1907. Tenía 450 metros de largo, cinco de ancho y tres de altura. Fue propulsada por un directorio encabezado por el Dr. Morandé quien habitaba la zona desde 1896, época en que instaló una casilla de baño. A la fecha de la inauguración, el comisionado municipal era Miguel Alfredo de Hoz. La fiesta se hizo en el hotel La Perla. En la foto se ve gran parte de la pasarela sin las construcciones de madera que luego fueron levantadas por los concesionarios”.
“Postal datada en 1925, playa La Perla, se observa en detalle como se vestian los caballeros con cuello, corbata y sombrero, y las damas de largo, y qué decir los que se metian en el agua… postal enviada por correo a familiares míos”. Lic Angel J. Somma.
Foto Postal: “Rambla de Madera La Perla”. Enviada por Enrique Mario Palacio.
Aérea La Perla circa 1925 - Foto de Jose Lago
Rambla de La Perla”, atrás el Romano Hotel, fechada el 30 de Diciembre de 1907″. Enviada por Enrique Mario Palacio.
Rambla La Perla, década del 20″. Fernando L. Matienzo.
Rambla La Perla”. Enviada por Marcelo Vega.
“Postal coloreada “Romano Hotel de Felipe Marino”, Rambla La Perla. Enviada por Enrique Mario Palacio.
Rambla La Perla 1912 - Foto de Carlos Adá
Playa La Perla. Lo que se vé, sería desde calle Maipú a Ituzaingó”. José Alberto Lago.

Miriam Laviuzza en la playa Modelo en 1930. Se trata de la playa existente a la altura de la calle San Martin. Hacia el sur comenzaba la Rambla Bristol (ver las columnas y balaustres) y hacia el norte había una serie de construcciones de madera correspondientes a los balnearios de la actual Playa Popular.

Union de Rambla Briston con Rambla La Perla 1930 - Foto de Margarita Lani
El ángulo de esta foto se asemeja a la anterior, aunque la estructura de madera ofrece ligeras variantes, sin dudas por existir un año de diferencia entre una y otra.  Se nota que la escalera aun no está instalada, Esa bajada a la playa se realizó un año despues.

Union Rambla Bristol con La Perla 1929 - Foto de Eduardo Almaraz

La señora Celia Filippi Lagrange reseñó que en 1920 su abuelo Victor Lagrange construyó el balneario Regina en ese sector  y que en 1929 un temporal arrasó con todas las construcciones de la costa.


Rambla La Perla (atras chalet Ventafrida) entrada de Balcarce y la costa - foto Guillermo Garcia
Rambla La Perla (atras chalet Ventafrida) entrada de Balcarce y la costa - foto Carlos Adá
Rambla La Perla 1926 - foto de Silana Grassi
Temporal que destruyo instalaciones en rambla La Perla 1924 - foto de Juan Francisco Arrachea
Temporal que destruyo instalaciones en rambla La Perla 1924 - foto de Juan Francisco Arrachea
Temporal año 1939-Rambla La Perla. Foto enviada por Carlos Alberto de Adá.

Estas fotos corresponde al temporal de 1924 que destruyó instalaciones de madera de los balnearios de Mar del Plata. Las fotos las sacó el abuelo de Juan Francisco Arrachea (Francisco Larrea) hijo de uno de los primeros pobladores de Mar del Plata, quienes arribaron a la ciudad en 1886 a trabajar a las òrdenes de Don Pedro Luro como alambradores”.

Un documentado artículo escrito por Ives Marcelo Ghys (Historia de los Pioneros de la Pesca Costera Marítima) nos permite extractar la siguiente información:
  • El 2 de abril de 1924 un temporal provocó importantes pérdidas en numerosos comercios instalados sobre la playa y las costas. Además, produjo el hundimiento de 21 barcas de pesca que seguían operando desde la Playa Bristol y Punta Iglesia pese a que ya funcionaba la dársena de pescadores en el puerto local.
  • Parte de ellas disponían de velas y varaban “en seco” en Playa de los Pescadores (Las Toscas) y Bristol. Las otras eran lanchas con motor a explosión que amarraban en el denominado Muelle Lavorante (Punta Iglesia).
  • Gran parte de la comunidad pesquera marplatense quedó en situación dramática por la pérdida de todo su capital. Ello derivó en un poco recordado movimiento solidario: la Comisión “Pro socorro a los pescadores damnificados por el temporal”, conformada por los vecinos Julio César Gascón, Eduardo Peralta Ramos, Bautista Etchegoren y José Ventafridda. Con escaso o nulo apoyo oficial pero con gran adhesión de la comunidad, este comité logró en menos de un año reponer las embarcaciones naufragadas por nuevas unidades, todas ellas dotadas con motor a explosión y escrituradas a sus nuevos propietarios. (3)

Balneario Club de Mujeres,(Chalet al final de la rambla la Perla). Alfonsina Storni concurría a este lugar en reuniones donde también recitaba,y en el espigón de este lugar se arrojó al mar el 25 de Octubre de 1938. Foto Caras Caretas 8-3-1930 Lic. Angel J. Somma
Rambla La Perla 1940 - Foto de Enrique Palacio
Rambla La Perla Hotel Capurro - foto de Silvia Guigon
Desde los proyectos de embellecimiento de la rambla La Perla, las especificaciones en las obras sanitarias, las ordenanzas para evitar incendios en las casillas hasta la ordenanza de 1926, que reglamenta las construcciones en las playas, se intentaba facilitar la vida en la ribera. Así, la principal orientación estuvo dirigida a la erradicación de las casillas de madera sobre la costa, propiciando su reemplazo por materiales como la mampostería o el hormigón, a pesar de que los habitantes sentían un particular aprecio por ellas.


“Incendio de la Rambla La Perla-11 de abril de 1934″. Fernando L. Matienzo

Bomberos trabajando entre los restos que dejó el incendio de la Rambla La Perla en 1934. El de la derecha es Juan Arce. La foto pertenece a su sobrina Carmen Inés Pereyra y fue suministrada a Fotos de Familia por Faustino López.
La perla; año alrededor del 60. Foto de Raul Mond.

Con estos fines, en 1927 el ingeniero Rateriy presentó un plan destinado a reconstruir la rambla La Perla en material. En 1929, a causa de un fuerte temporal que destruyó las construcciones, se produjo la reactivación del mencionado proyecto. Recién en 1934, después de un incendio que eliminó las casillas de madera casi en su totalidad —y que los entrevistados describen como intencional en pos del mencionado proyecto—, se reedificó la mayoría de las obras en material. De esta manera, se modificaría la fisonomía de la rambla de acuerdo con los planes establecidos.


Rambla La Perla. Gentileza Angel Somma
La rambla de Mar del Plata con sus típicas farolas. Autor: Gentileza Archivo La Nación. Publicada en La Nación el 1° de febrero de 1943.

Rambla La Perla Hotel Capurro - foto de Silvia Guigon
Rambla La Perla Hotel Capurro - foto de Silvia Guigon
Rambla La Perla Hotel Capurro - foto de Silvia Guigon
Rambla La Perla 1944 - foto de Enrique Mario Palacio. Fotos de Familia

La rambla de Clorindo Testa

En 1983, con el regreso de la democracia a la Argentina, ganaba las elecciones municipales en Mar del Plata el radical Ángel Roig, quien hereda una importante deuda tomada durante la dictadura militar y debe recortar fuertemente los gastos públicos para recuperar fondos. Sin embargo, dentro de los pocos proyectos urbanos que puede encarar, impulsa la construcción de un complejo de balnearios en las playas de La Perla, similar al inaugurado pocos años antes en Punta Mogotes.


Plano en planta Balneario La Perla de Clorindo Testa
El artista plástico y arquitecto Clorindo Testa, asociado con los arquitectos Juan Genoud y Osvaldo Álvarez Rojas obtienen en 1985 el Primer Premio en un concurso nacional para la intervención urbana en la zona costera del barrio la Perla, a lo largo de 5 balnearios. Organizado por la Municipalidad de General Pueyrredón, el conjunto debería reemplazar con una propuesta única y coherente a los balnearios que ya existían en el lugar, y eran un conjunto desparejo, construido y remodelado en diferentes épocas y totalmente obsoleto para ese momento. Era además, el único sector de playas céntricas que no estaba urbanizado.


La Perla. Obra de Clorindo Testa
La Perla. Obra de Clorindo Testa
Las obras comenzaron en 1987, a pesar de la fuerte oposición de los partidos en el Concejo Deliberante, que finalmente votaron a favor del proyecto. La construcción avanzó dificultosamente, debido a la fuerte inflación del período, que en pocos años alcanzó la hiperinflación, afectando constantemente los costos y honorarios de las contratistas, que debían ajustarse a cada momento. Aun así, el complejo pudo ser inaugurado en 1989.

Concepto

El proyecto está constituido por una construcción lineal que enlaza cinco balnearios. Es una intervención urbana que vincula la ciudad y la playa mediante un paseo en altura, como una rambla que balconea sobre el mar. La calle se va transformando en rampa, balcón, escalinata o terraza vinculando locales comerciales, vestuarios y sanitarios en los distintos niveles. 

La Perla. Obra de Clorindo Testa

El paseo se desarrolla paralelo a la vereda, separada por vacíos donde se introduce la vegetación. En las zonas donde la construcción crece en altura, grandes huecos dejan ver el mar enmarcándolo como en un cuadro. Silencioso y ausente de monumentalidad, el conjunto se articula proponiendo recorridos que invitan a la contemplación. Es un lugar donde concurren el hombre y la naturaleza, donde se descubren y reencuentran en situaciones siempre cambiantes.

Proyecto para remodelar el complejo de balnearios de La Perla

Fuentes: 
(1) LORENA MARINA SÁNCHEZ: PRESENCIAS INTANGIBLES. VIVIR EN LA PLAYA NORTE MARPLATENSE ENTRE 1886 Y 1934 - Cuaderno Urbano N° 5, ISSN: 1666-6286, Junio 2000- Arquitecta de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño (FAUD) de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP), maestrando de la Maestría en Intervención del Patrimonio Arquitectónico y Urbano de la misma facultad y doctorando del Doctorado en Arquitectura de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño (FAUD) de la Universidad de Mendoza (UM), becaria doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), integrante del Centro de Estudios Históricos, Arquitectónicos y Urbanos (CEHAU), y ayudante de primera de la materia Introducción a la Historia de la Arquitectura / Pensamiento contemporáneo I – A (FAUD- UNMdP). Presencias intangibles. Vivir en la Playa Norte Marplatense entre 1886 y 1934

(2)  Enrique Mario Palacio – Fotos de Familia – Diario La Capital
(3) Ives Marcelo Ghys - Historia de los Pioneros de la Pesca Costera Marítima.

1 comentario:

  1. ¡Grande Pablo! El mejor de los socialistas... Abrazos, Aldo (Pasqualino)

    ResponderEliminar