domingo, 26 de julio de 2015

EL PILOTO MARPLATENSE QUE HUNDIO AL ARDENT Y DIO SU VIDA EN MALVINAS

Marcelo Gustavo Márquez, aviador de Mar del Plata, que dió su vida en el conflicto de Islas Malvinas.


Esta es la historia de la batalla de nuestro único piloto marplatense que dió su vida en Malvinas: el Teniente de Navio Marcelo Gustavo Márquez. La intención de esta post es contar todos los detalles de aquella batalla y la de todos sus protagonistas. Para reunir esta información investigué los sitios de varios pilotos y del Instituto Aeronaval chequeando la función de la 3ra Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque, confrontando la historia oficial con las de sus protagonistas. El relato escrito por Oscar Filippi es por lo tanto, la base de este post, no obstante, se adjunta mucha información adicional. Esta recuerdo esta dedicado a los familiares de TN Marcelo Gustavo Marquez que para todos nosotros no está muerto; solo vuela un poco mas alto... Veamos los detalles.

A los halcones marinos

El 21 de Mayo de 1982, dos secciones reforzadas de la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque, integradas por el Capitán de Corbeta Alberto Jorge Philippi, Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez, Teniente de Navío José César Arca, Teniente de Navío Benito Italo Rotolo, Teniente de Navío Carlos Alberto Lecour y Teniente de Navío Roberto Gerardo Sylvester atacan unidades de superficie británicas estacionadas en el estrecho de San Carlos, hundiendo a la fragata H.M.S. "Ardent". Los aviones pertenecientes a los tres primeros pilotos son derribados por aviones "Harrier" ingleses que protegían al buque, falleciendo el Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez.


Primer grado Año 1973. El 3ro a la derecha del letrero es Marcelo Gustavo Márquez.

LA HISTORIA DE AQUEL COMBATE
A los halcones marinos - por Oscar Filippi


Los aviadores navales son, por los medios que tripulan, marinos en el cielo, guerreros modernos de la Armada Argentina y herederos legítimos del legado Browniano. La historia de la 3ra Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque en el Conflicto del Atlántico Sur, en 1982, al igual que en 1814, con escasos medios, pero con determinación y valor, luchando contra un enemigo muy superior, escribieron una nueva página de gloria en la Historia Naval Argentina.

Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Marquez
El general de la aviación francesa Pierre Clostermann, quien derribara 33 aparatos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, escribió una carta en la que demostraba su admiración por las proezas, coraje y valentía de los aviadores de combate argentinos durante el desarrollo de la batalla aeronaval por las Islas Malvinas. Esta carta finalizaba diciendo: “hay de este mundo que sólo cree en aquellas causas en las que sus protagonistas se hacen matar por ellas.”

Dibujo realizado a partir de la imagen del TN Marcelo Gustavo Márquez por J. Balza. Año 1992

Con esta frase no sólo manifestaba su admiración, sino que quedaba definitivamente escrita, la admiración del mundo todo, al coraje y profesionalismo de los  hombres del aire, tanto de la Fuerza Aérea como de la Armada Argentina. Es evidente que no cayeron en vano, mostraron al mundo la determinación por una causa justa, el profesionalismo y coraje personal para recuperar lo que es nuestro, fueron el ejemplo para que a nadie le quedaran dudas, las Malvinas son ahora más que nunca ¡¡ Argentinas !!

La 3ra Aeronaval De Caza y Ataque

Por aquel año de 1982, esta Escuadrilla estaba equipada con aviones Douglas A-4Q Skyhawk que habían sido incorporados a la Armada Argentina a principios de la década del 70 y tenían su asiento  permanente en la Base Aeronaval de Comandante Espora (Bahía Blanca). Pocos días antes del 2 de Abril de 1982 la unidad recibió la orden de apoyar con sus aviones A-4Q la recuperación de las Islas Malvinas operando desde a bordo del portaaviones “PAL (V-2) ARA 25 de Mayo”. Esta tarea la cumplió sin tener que entrar en acción y al regreso, en su base de asiento (BACE) inició el alistamiento de aviones y tripulaciones para las operaciones de combate que ya se mostraban inminentes.

Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Marquez piloto de avion Douglas A-4Q Skyhawk.
A comienzos de mayo del 82 y ante el cambio en la situación táctica, la escuadrilla se trasladó a operar desde las bases en tierra del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS). La Tercera Escuadrilla de Caza y Ataque contaba para ese entonces, con solo ocho (8) aviones y 12 pilotos, su Comandante era el Capitán de Corbeta Rodolfo Castro Fox.
           
Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque. El 2do avion es el del teniente Marquez
Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque. El 2do avion es el del teniente Marquez
La Escuadrilla tendría su bautismo de fuego el 21 de Mayo y realizó su último ataque el 12 de junio, cumpliendo un total de treinta y nueve salidas de combate. Durante las acciones en las que se vio empeñada fueron derribados tres aviones A-4Q por acción de los “Sea Harrier” de la Royal Navy. Así perdió la vida el teniente de fragata Marcelo Gustavo Márquez y falleció el segundo comandante de la escuadrilla capitán de corbeta Carlos María Zubizarreta, al accidentarse en la Base Aeronaval de Río Grande (Tierra del Fuego) al regresar de una misión de ataque. 



Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque
Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque.
A esta “pequeña” unidad de combate se le atribuye el hundimiento de dos fragatas “Tipo 21” y averías graves a un destructor “Tipo County”, realmente daños desproporcionados por su magnitud, en relación a los escasos medios empeñados. Igual que los marinos de Brown, con pocos medios, pero con la misma determinación y valor, no en el mar, sobre él... con las mismas “Anclas” pero en las “Alas”.

En Acción de Guerra

Cabe consignar, que cuando se iniciaron las acciones, estos aviones (A-4Q) con casi doce años de servicio como elemento embarcado de ataque de la Flota de Mar, arrastraban una serie de inconvenientes técnicos que limitaban seriamente su capacidad operativa. Entre los más importantes, las reiteradas fallas en sus cañones de 20 mm, largueros de alas fisurados, los cohetes impulsores de algunos de los asientos eyectables estaban ya vencidos y no se contaba con recambios, salvo dos aviones, el resto no poseía un sistema de ayuda confiable de navegación sobre el mar (VLF OMEGA) y de los dos disponibles, ambos presentaban fallas recurrentes, falta de un sistema de alerta radar (IFF) que le permitiera a sus pilotos saber anticipadamente si eran detectados por la emisión de un radar enemigo, etc. etc.

El avion A4Q 3-A-314 del teniente de fragata Marcelo Gustavo Márquez
Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Marquez
El Comando de la Aviación Naval ordenó a esta escuadrilla, a partir del día 12 de Mayo, trasladarse a la Base Aeronaval Hermes Quijada en la ciudad de Río Grande, Tierra del Fuego. Ese día, los ocho aviones formando en cuatro secciones, despegaron de la Base Aeronaval Comandante Espora (B.A.C..E.) entre las 09.00 y las 09.30 hs. rumbo a su nuevo destino operativo. Dos de las cuatro secciones (4 aviones) debieron regresar a B.A.C.E. por novedades técnicas durante el vuelo. Los otros cuatro aterrizaron en Río Grande entre las 13.00 y 13.30 hs.

A la izquierda y sobre el portaaviones el avion A4Q 3-A-314 del TN Marcelo Gustavo Márquez
Portaviones ARA 25 de mayo

Entre los días 13 y 14 arribaron los cuatro aviones que habían regresado por fallas. Los aviones de la Escuadrilla Aeronaval de Transporte completaron el traslado de material y personal de mantenimiento de la Escuadrilla. Se decidió entonces armar seis aviones en configuración de ataque con cuatro (4) bombas MK-82 “Snak-Eye” y dos tanques auxiliares (subalares) de 300 galones de combustible.

Recordatorio del TN Marcelo Gustavo Marquez


De los otros dos aviones disponibles, uno quedó como reserva y al otro se lo dotó con el sistema ventral para reabastecimiento de combustible en vuelo. Dado a que las operaciones se realizarían al límite de autonomía, era necesario prever la asistencia para aquellos que volvieran escasos de “jugo”. Lamentablemente, el día 18 de mayo, mientras se intentaba la puesta en marcha del “tanquero” (3-A-302), se averió el tanque de reaprovisionamiento en vuelo.

TN Marcelo Márquez cuarto desde la izquierda - PAL 25 de Mayo. Foto extraida del Instituto Aeronaval

A los efectos de obtener una mejor organización operativa, a los doce pilotos se los asignó a dos divisiones operativas. La “División 1” estaba integrada por el CC Castro Fox, el TC Médici, el TN Benítez, el CC Zubizarreta, el TN Olmedo y el TN Oliveira. La “División 2” por: el CC Philippi, el TF Márquez, el TN Arca, el TN Rótolo, el TN Lecour y el TN Silvestre. Las operaciones aeronavales de ataque que se le asignarían a esta unidad consistían fundamentalmente, en neutralizar las unidades de superficie del enemigo. Para lograrlo debían disponer de una eficiente información sobre los blancos a atacar.

El 21 de Mayo

Ese día, muy temprano, el Teniente 1° Esteban, del Regimiento de Infantería 25 del Ejército Argentino, destacado con una Patrulla en proximidades de la Estancia San Carlos (Isla Soledad) informaba a Puerto Argentino que cinco buques británicos entraban por el NE al estrecho.

Aermachi MB 339 4-A-115 (Matricula 115 como se observa) en la foto se observa a su piloto Owen Crippa
Aermachi MB 339 4-A-115 (Matricula 115 como se observa) de Owen Crippa. Foto tomada en EE:UU:
Para confirmar los datos recibidos, desde la Estación Aeronaval Malvinas, se decidió el despegue de una sección de MC-33 (Macchi MB 339), solamente uno, piloteado por el TN Owen Crippa (4-A-115) despegó para realizar una misión de observación y reconocimiento sobre la zona. Bajo intenso fuego contraéreo proveniente de los buques, el TN Owen Crippa realizó dos pasadas a media y baja altura, contando e identificando las unidades navales involucradas. No había dudas, los ingleses iniciaban la operación de desembarco de sus efectivos para recuperar las Islas.

El primer ataque aéreo a la flota acontecido el 21 de Mayo de 1982. Owen Crippa atacó con todos los medios a su disposición el HMS Argonaut

El Macchi MB339A de la Aviación Naval Argentina comandado por el Tte. de Navío Owen Crippa descarga su armamento sobre el HMS Argonaut siendo el primer ataque aéreo a la flota acontecido el 21 de Mayo de 1982. Owen Crippa atacó con todos los medios a su disposición el HMS Argonaut (cañones de 30mm y cohetes ZUNNI) y regresó a Puerto Argentino con la novedad. Pintura de artista Carlos Adrian Garcia
Aermachi MB 339 4-A-115 (Matricula 115 como se observa) El Teniente de Navío Owen Guillermo Crippa (derecha en la foto ), la aeronave 4-A-115 y mecánicos después del ataque solitario a la nave HMS Argonaut.

Estas novedades fueron retransmitidas inmediatamente al continente, pero las mismas no llegaron en tiempo y forma a la “Tercera Aeronaval de Ataque” en Río Grande. De acuerdo con las órdenes de ese día sus “blancos” eran un número no determinado de unidades de superficie navegando en el Estrecho San Carlos y otros, próximos a Punta San Carlos. Esta desinformación es la que hizo que los aviones atacaran buques lejos del lugar de desembarco.
           
Despega la Tercera

Aun así con información fragmentada, a las 10.10 hs de esa mañana (21 de mayo), la “3ra Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque”, despegó con dos secciones de tres aviones cada una, integradas por los pilotos de la “División 1”, solamente el líder de cada sección (CC Castro Fox y CC Zubizarreta) tenían el equipo de navegación VLF-OMEGA y ambos equipos daban información errónea. Por ese motivo los aviones no lograron una navegación precisa hacia los blancos y sobrevolaron otra zona durante 15 minutos sin lograr contacto con el enemigo, regresando por falta de autonomía al no haber efectuado reabastecimiento en vuelo y aterrizaron en Río Grande a las 12.10 hs.

El avion A4Q 3-A-314 del TN Marcelo Gustavo Márquez

Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque.
El A4-Q 3-A-314 siendo reabastecido sobre la cubierta del portaaviones 25 de mayo, matricula 3-A-314, esta aeronave fue piloteada por el Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez muerto en Malvinas durante el ataque a la Fragata "HMS Ardent". Una réplica de esta aeronave se encuentra en la entrada del Aeroclub de Batán Mar del Plata del cual era miembro.
Teniente de Fragata  Marcelo Gustavo "Loro" Márquez. Postumamente se le dió el cargo de Teniente de Navio

El Comando de la Aviación Naval volvió a ordenar un segundo ataque por la tarde, la Escuadrilla se volvió a preparar con dos secciones de tres aviones cada una, esta vez, a cargo de los pilotos de la “División 2”. Las secciones quedaron entonces conformadas así, 1ra Sección: CC Philippi (3-A-307), TF Márquez (3-A-314) y TN Arca (3-A-312). 2da Sección: TN Rótolo (3-A-306), TN Lecour (3-A-305) y TN Silvester (3-A-301),
           
Rumbo a San Carlos. El segundo avion es el A4Q 3-A-314 del TN Marcelo Gustavo Márquez
Habiéndose ordenado que el portaaviones tocara puerto en la Base Naval Puerto Belgrano, el día 8 de mayo todas las aeronaves regresan a Espora y se da fin a las operaciones de la Escuadrilla como grupo embarcado. Tras la nueva disposición estratégica, el día 12 de mayo se reinicia el despliegue de la Escuadrilla despegando las ocho aeronaves desde Espora hacia Río Grande, arribando cuatro de ellas el dìa 13 y las restantantes, que debieron regresar por fallas, el día 15.

Por las fallas de los VLF-OMEGA se estaban reparando el 3-A-301 y el 3-A-306, por lo que el Comandante de la Escuadrilla, Capitán de Corbeta Rodolfo Castro Fox, dispuso que las dos secciones despegaran por separado. A las 14.10 hs despegó la sección del CC Alberto Philippi, sin VLF se dirigirían a la zona asignada navegando a “estima” sobre la “carta de rodilla”. Quince minutos después (14.25 hs) con los navegadores inerciales reparados, despegó la sección del TN Benito Rótolo. 

Dotacion de la EA33 en 1982 ( de Izquierda a Derecha)
Arriva: (TF) Marcelo Marquez, (TN) Carlos Lecour, (TN) Carlos Oliveira
(CC) Carlos Zubizarreta, (CC) Alberto Philippi, (CC) Rodolfo Castro Fox
(TN) Benito Rotolo, (TN) Marco Benitez; Abajo: (TC) Felix Medici
(TN) Roberto Sylvester, (TN) Jose Arca y (TN) Alejandro Olmedo
Rumbo al HSM Ardent

Ya en vuelo, la Sección del Capitán de Corbeta Alberto Philippi, con Márquez y Arca como numerales, ingresó por la boca S del Estrecho San Carlos y se recostó sobre la costa W de la Isla Soledad cayendo con rumbo N . En vuelo rasante, entrando por el S de la Bahía Ruíz Puente avistaron mástiles detrás de la roca señalada en la carta como, “North West Island” era la Fragata Tipo 21 “HMS ARDENT” (F-184) que navegaba buscando el centro del Estrecho para navegar con rumbo NW. El dato desconocido por ambas secciones era que esta fragata, desde el mediodía, había sufrido el ataque de dos aviones Pucará, un A-4B y tres Mirage M-V Dagger, todos de la Fuerza Aérea Argentina, que le habían provocado daños en el hangar de popa con la destrucción de su helicóptero orgánico, un Sea Lynx (XZ-244) y destruido el lanzador de misiles Sea Cat, aunque aun podía propulsar a máxima velocidad.

Fragata H.M.S. "Ardent"
Por tal razón la Fuerza de Tareas británica, le había enviado una Patrulla Aérea de Combate (PAC) integrada por dos aviones Sea Harrier del 800 Escuadrón de la Royal Navy que operaba desde el portaaviones “HMS INVINCEBLE” que navegaba a solo 90 Millas al NE de la Boca N del Estrecho San Carlos para darle protección aérea hasta que pudiera reunirse con el resto de los buques que lanzaban y apoyaban el desembarco.
Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque. El 2do avion es el del teniente Marquez
El silencio de radio era estricto, el CC Philippi inició un giro suave hacia el NE buscando espacio para formar la “corrida de ataque”, luego rompió formación con un giro escarpado a la izquierda, con rombo W (ver gráfico) en la maniobra, el TN Arca quedó a la derecha, como numeral dos y el TF Márquez a la izquierda, como numeral tres, invirtiendo sus posiciones originales.

Otra de las acciones contra el HMS Ardent, esta es del primer ataque, los A-4 pilotados por los capitanes de navío Filippi, Arca y Marquez luego son derribados. Imagen del artista marinista Carlos Adrian Garcia

Como es doctrinario en esta forma de ataque aeronaval, los tres aviones trataron de mantener los 300 pies (90 metros) que necesitaban las espoletas de las MK 82 para activarse y comenzaron a atacar a la fragata de popa a proa, tomándola desde la aleta de babor hacia la amura de estribor, cruzando la superestructura del buque en diagonal. El TN Arca observó como una de las bombas del líder (CC Philippi) impactaba en la popa de la Ardent. El TF Márquez fue testigo de otro impacto por parte del numeral dos, todo en medio de una feroz respuesta antiaérea por parte del buque atacado y de otra nave que le daba apoyo.

Al salir de la corrida de lanzamiento los tres se “pegan al agua”, el Teniente Marcelo Márquez rompe el silencio de radio y advierte: “¡.. Bandidos a las 7, son dos y se vienen ¡”. En vuelo rasante sobre el agua, a 200 mts por segundo (800 Kms/h) son tres triángulos blancos perfectamente visibles sobre la superficie “gris oscura” de las aguas del Estrecho, buscan la protección de las Islas... no llegan.

El avion del Teniente de Frafata Marcelo Gustavo Marquez en vuelo hacia el HMS Ardent. Extraido del sitio http://conflictomalvinas82.blogspot.com.ar

La suerte de la sección ya estaba echada, los aviones de la Royal Navy iniciaron su picada de ataque desde los 10.000 pies (3.000 mts) lo que les brindó una ventaja de 50 Kts de velocidad (90 Kms/h más). El CC Clive Morell, lanzó uno de los nuevos misiles AIM-L9 Sidewinder de su Sea Harrier (XZ-457) al avión del líder, el teniente Arca fue testigo visual de la detonación del mismo detrás de  la tobera de escape del 3-A-307 y de la eyección del Capitán Philippi. Seguidamente, el Capitán Morell atacó el avión de Arca (3-A-312) con sus cañones de 30 mm  provocándole daños severos en su ala izquierda.

Al mismo tiempo, el Flt Lt John Leeming atacaba con su Sea Harrier (XZ-500) al avión del TF Marcelo Márquez (3-A-314) volando ambos en rasante. Intentó lanzar un Sidewinder pero erró el procedimiento de armado en el tablero, por lo tanto aproximándose por detrás lo más posible, inició el ataque con fuego de cañón de 30 mm, la primer ráfaga se dispersó alrededor del avión de Márquez, que al verse atacado, realizó un giro violento a la derecha, circunstancia que lamentablemente hizo que la segunda ráfaga lo tomara de lleno. Su avión explotó y se precipitó a las aguas del Estrecho San Carlos, el único testigo de su muerte fue el propio Flying Liutenant John Leeming (ver nota aparte).


Óleo del pintor marinista norteamericano R.J. Smith que retrata el momento exacto en que la fragata británica HMS Ardent es bombardeada por la escuadrilla del Capitán Alberto Phillippi en el estrecho de San Carlos. El A-4Q Naval que se observa pasando encima de la fragata es el del Teniente Marcelo Gustavo Marquez matricula 3-A-314.

Con severos daños en ambos planos y aun bajo ataque de los dos Harrier, el Teniente de Navío José Carlos Arca se disponía a eyectar, pero bruscamente, los dos “bandidos”, sin municiones y escasos de combustible, pusieron rumbo a su portaaviones. Con la esperanza de poder salvar aun el avión, el Teniente Arca se dirigió a Puerto Argentino con la idea de efectuar un aterrizaje de emergencia. Al sobrevolar la pista para una inspección ocular desde la Torre de Control se le ordenó que abandonara el avión, la causa, en el plano izquierdo del compartimento de alojamiento del aterrizador principal, solo quedaba un agujero que dejaba ver el cielo desde el intradós hacia el extradós.

El ataque al HSM Ardent. Imagen del artista marinista Carlos Adrian Garcia

El Teniente Arca eyectó y cayó al mar frente a Puerto Argentino, como se dirigía nadando hacia una playa minada, un helicóptero UH-1H de la Aviación de Ejército, al comando del Capitán Jorge Svensen, que al no poseer guinche de rescate, no dudó en ejecutar una maniobra de alto riesgo, hundió uno de los esquís del aterrizador del helicóptero en el agua para que Arca se sujetara, montándose “a caballito” y así lo dejó en un lugar seguro.

A todo esto, el Capitán Alberto Philippi, nadaba entre “cachiyuyos” hacia la costa de la Isla Soledad y sobrevivió tres días en el terreno, en muy duras condiciones, hasta que llegó a la casa de un “Kelper”, el Sr. Tony Blake, quien lo asistió y albergó en su casa, comunicando por radio a las Fuerzas Argentinas, la ubicación del Capitán Philippi y su buen estado de salud. El día 25 al mediodía fue rescatado por un helicóptero de la Fuerza Aérea y llevado a Puerto Argentino.

El ataque al HSM Ardent. Imagen del artista marinista Carlos Adrian Garcia

La Segunda Sección:

La sección del entonces Teniente de Navío Benito I. Rótolo (hoy Contraalmirante, Secretario General Naval) realizó una navegación casi idéntica en su derrota, a la de la primera, que lo aventajaba en 15 minutos, solo que al llegar a la boca S del Estrecho San Carlos, volaron sobre el perfil de costa W de la Isla Soledad y no sobre las aguas del mismo.

En los auriculares del casco comenzaba a escucharse la “acción de guerra”, una sección de la Fuerza Aérea que regresaba al continente luego de un ataque informaba del derribo de un camarada (Teniente Luna), un poco más adelante, escucharon al Capitán Philippi cuando decía “... – ¡Mingo me eyecto!”, luego, el silencio preocupante y la certeza de saber que sus compañeros habían sido atacados.

Cuando la sección comenzó a sobrevolar la Bahía Ruiz Puente vieron un buque navegando en el centro del canal, inmediatamente giraron a la izquierda iniciando la corrida de bombardeo, en ese instante vieron a otro buque recostado sobre la costa listo a brindar apoyo contraéreo. Siguieron inmutables, la “presa” elegida, una Fragata Tipo 21, aumentaba su velocidad y abría fuego con su cañón de 4,5 pulgadas. Las bombas del 3-A-306 (TN Rótolo) horquillaron el blanco, dos a popa y dos a proa, las del numeral 2, TN Lecour (3-A-305) tuvieron la misma suerte, ambos lograron explosiones cerca del casco pero sin impacto directo, según pudo observar el número 3, TN Sylvester que volaba el 3-A301.

Izq. a Der.: C.C. Alberto Phillipi y T.N. José César Arca. Ambos, junto con el T.F.Marcelo Márquez integraban 1ª sección de la 3a. Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque Que en la tarde del 21 de mayo, bombardeó a la fragata HMS "Ardent". Los tres fueron derribados  poco después por una PAC de Harrier. Márquez murió en el ataque pero Arca y Phillipi lograron eyectar y se salvaron. El primero cayó cerca de Puerto Argentino y fue recogido por helicópteros del Ejército (ver nota sobre “caballería del aire”). En tanto Phillipi, que era el jefe la sección, vino a descender en paracaídas, cerca de Puerto King, donde ganó la costa y días después se reintegró, vía Puerto Argentino, a su unidad.

Mientras realizaban las maniobras evasivas, ninguno pudo ver el lanzamiento del tercer avión. Un tercer buque que navegaba más al S se sumaba a la protección del buque atacado. “Sumergidos” casi en las aguas del Estrecho buscaron la protección de las elevaciones de la costa de la Isla Gran Malvina. Saltando obstáculos y volando entre cañadones, desplazándose a más de 200 mts por segundo, emprendieron el regreso a Río Grande con la satisfacción de saber que todos habían escuchado... “ – Uno saliendo... Dos saliendo... Tres saliendo...”

Hundimiento del HMS Ardent. Extraido del sitio http://conflictomalvinas82.blogspot.com.ar

Ya en tierra, la alegría del deber cumplido daba paso a la angustia por saber de la suerte de los tres camaradas que no habían regresado. La BBC de Londres esa noche habló de doce aviones argentinos derribados, quizás un dato exagerado, pero lo cierto era la lección aprendida. A partir de ese día la desventaja era total... un nuevo y mortal desafío había que enfrentar. Los Sea Harrier en configuración de “Caza” y con misiles provistos por los EE.UUU. (secretos hasta ese día) el AIM-9L Sidewinder. Sólo quedaba el “coraje” para enfrentarlos con aviones en configuración de ataque y con pesados tanques auxiliares bajo las alas.

El 23 de Mayo

La Tercera Escuadrilla de Caza y Ataque había perdido dos pilotos (el TF Márquez, desaparecido y el CC Philippi eyectado) y otro estaba hospitalizado en Puerto Argentino (TN Arca), tres aviones se habían perdido y otro estaba seriamente averiado. La falta de informes concretos había hecho que la cabeza de playa del desembarco inglés no fuera atacada. Para colmo, el día 22 la meteorología impidió más incursiones aéreas, los británicos habían tenido 48 hs para reforzar sus defensas antiaéreas con los temibles misiles “Rapier” cuyos radares y lanzadores se encontraban instalados en la superficie de la Isla Soledad, aumentando con su precisión la cobertura sobre las unidades navales que operaban en las aguas restringidas de la Bahía San Carlos. Aun así, el Comando de la Aviación Naval asignó para ese día (23 de Mayo) una nueva misión de ataque a la Tercera Aeronaval.


Segunda oleada de ataque al HMS Ardent. Los tenientes de navío Benito Rótolo, Carlos Lecour y Roberto Sylvester provocan el hundimiento del buque inglés. Imagen del artista marinista Carlos Adrian Garcia
A 12.35 hs despegaron desde Río Grande, cuatro aviones A-4Q llevando como líder al propio Comandante de la Escuadrilla, Capitán de Corbeta Rodolfo Castro Fox, los aviones eran piloteados por el Segundo Comandante, CC Carlos Zubizarreta, el TN Marcos Benítez y al TN Carlos Oliveira. Con la experiencia del día 21, esta vez se reabastecieron de combustible de un KC-130 de la Fuerza Aérea. Todos completaron su carga menos el TN Oliveira que con problemas en la bomba de “dompeo” recibió ordenes de volver a Río Grande.

Hermosa fotografía del A-4Q "Skyhawk" matrícula 3-A-305 a bordo del portaaviones ARA V-2 "Veinticinco de Mayo" en una imagen posterior a la guerra. Este fue el avión tripulado por el teniente Lecour, el cual lanzó cuatro bombas frenadas Mk.82SE "Snakeye" contra la "Ardent", una de las cuales estalló bajo el tanque de combustible y generó el incendio que concluiría con el hundimiento del buque. (Foto: Archivos Dintel GID)

Esta vez eligieron como ruta de ataque la Isla Gran Malvina, aprovechando su geografía y “planchados” al piso, llegaron a las estribaciones del Monte Rosalía (de unos 400 mts de altura), al frente se abrían las aguas del Estrecho y frente a ellos cuatro buques en abanico. No había humo ni fuego antiaéreo, los buques relucían con su perfecto color gris perla, nada hacía suponer un ataque anterior.

Escudo de la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque.

Tiraron “G” positivas (brusco descenso) para pegarse al agua y ser menos vulnerables, de golpe... ¡el infierno!, no solo recibieron fuego cruzado de artillería antiaérea con misiles embarcados “Sea Cat” que debían esquivar con bruscas maniobras al poder distinguir el “fosforeo” de la ignición de los mismos, sino también desde tierra, con fuego de artillería y misiles. 

Al venir en “rasante” y exponerse poco menos de un minuto en su corrida de ataque, evitaban la efectiva puntería de la artillería británica y así pudieron atacar un buque de asalto anfibio, el HMS Intrepid, y una Fragata Tipo 21, la HMS Antelope. El primero, atacado por el CC Castro Fox y la Segunda por el TN Benítez. Durante su corrida de ataque, el CC Zubizarreta se dio cuenta que sus bombas no habían salido, no notó la tendencia de elevar “la nariz” que efectuaban los A-4Q cuando se liberaban de 2.000 libras de peso.

Rodolfo Castro Fox en su avion. Foto extraida del sitio "Yo fuí piloto aviador naval" de Rodolfo Castro Fox

Todos emprendieron el regreso al continente, fue entonces cuando Castro Fox notó que no podía transferir combustible de sus tanques suplementarios y pese a la posible presencia en zona de PACs enemigas, buscó altura inmediatamente para reducir el consumo, instruyendo expresamente a sus numerales para que no lo siguieran. El peligro parecía conjurado, pero no era así. El CC Castro Fox se aproximaba a final de aterrizaje con escasas 200 libras de combustible remanente y el operador TOCO (Torre de Control) le pide que aterrice sobre el lateral derecho de la pista, no explica las causas. Ya en tierra, en su corrida de desaceleración, advierte sobre el costado derecho de la pista un A-4Q “apilonado”, con su rueda de nariz rota.

Capitán de Corbeta Carlos Maria Zubizarreta alistándose para lo que seria su última misión de combate el 23 de Mayo objetivo: atacar buques en la bahia de San Carlos. En la foto se lo ve asistido por el Capitán de Corbeta Alejandro Francisco piloto de Super Etendard.


La pista estaba húmeda, con escarcha y “espejada” de hielo, había fuertes vientos cruzados, el CC Carlos María Zubizarreta, con su carga de bombas colgadas aun de la estación ventral, siente derrapar a su A-4, este revienta una goma del aterrizador principal y se sale de pista, Zubizarreta no duda, tal como dicta el procedimiento en estos casos, eyecta. Con tal mala suerte que lo hace justo en el momento en que el parante de la rueda delantera se quiebra y el asiento eyecta hacia adelante, no completa el ciclo de apertura del paracaídas y el Capitán Carlos María Zubizarreta impacta duramente contra la pista. Fallecería más tarde en el Hospital de Río Grande. El cartucho de aceleración de su asiento eyectable era uno de los que estaban vencidos.

Homenaje a los caidos de la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque.
El ave insignia de la 3ra Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque por delante de un avión A4Q-3-A-302 Skyhawks


En diciembre de 2001, los integrantes de la segunda sección y algunos testigos, pudieron escuchar el relato detallado de los ataques recibidos en boca de quien fuera el comandante del buque, el futuro lord del almirantazgo británico, .Almirante Alan West. En esta reunión, acerca de la cual se publicó recientemente en la revista “Defensa y Seguridad” N*30 de marzo-abril de 2006, fue categóricamente confirmado que el hundimiento de la “ARDENT” se debió al ataque de ambas secciones aeronavales. La Armada en octubre de 2006 ha reconocido, mediante una resolución, a los pilotos de ambas secciones como autores del ataque y su posterior hundimiento, dejando sentados en los registros del Fondo Histórico Acciones Bélicas Islas Malvinas los contenidos de la misma.

Los recordatorios


La epopeya del Teniente de Fragata Marcelo G. Marquez ha quedado guardada en la memoria de muchos argentinos que estuvieron a su lado y en la de tantos otros que reconocen su valor. Hay una escuela que lleva su nombre en Inticancha, departamento de Yavi, Jujuy. Allí se encuentra el edificio de la Escuela Nº 303 ‘Tte. Marcelo Gustavo Marquez". Tambien se dejó un recordatorio en la provincia de Santa Cruz subiendo al cerro. Es muy popular entre los aviadores llevar una copia de la estampa con el poema de Julián Marchena, hallado entre las pertenencias del Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez. Cabe destacar que luego del fallecimiento se le elevó de rango a Teniente de Navio (post mortem).


Recordatorio del TN Marcelo Marquez
Poema de Julián Marchena, hallado entre las pertenencias del Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez.
Mariano, su hermano con la placa que se coloco en el cordón "Pilotos de Malvinas" en la Prov. de Santa Cruz
Camino a la cima para dejar el recordatorio

Momento en el cual se colocan las diferentes placas en la cima del cerro.. en primer plano. VGM. Marcelo Moroni Foto Fabricio Di Dio

La placa que se coloco en el cordón Pilotos de Malvinas en la Prov. de Santa Cruz


En el aeroclub de Mar del Plata sobre el pilar en donde se encuentra un avión con la matricula que tenía el TN Marcelo Marquez

Gracias al espíritu aeronaval de los integrantes del Aero Club Mar del Plata, desde 1987, el avión A-4Q SKYHAWK, que en réplica perpetúa su memoria, se mantiene como ejemplo de valor y profesionalismo de nuestros hombres de la Aviación Naval, a todos los jóvenes que año tras año llegan con la misma vocación de elevarse que forjó el espíritu del Teniente de Navío Marcelo Gustavo Márquez.
             
Placa recordatoria en el aeroclub de Mar del Plata
Placa reordatoria en el aeroclub de Mar del Plata
En homenaje al piloto marplatense se encuentra en el aeroclub es un avion A-4Q Naval que recuerda al Teniente Marcelo Gustavo Marquez matricula 3-A-314
N de la R: El Flying Leutenant (Teniente de Vuelo) John Leeming, responsable del derribo y muerte del Teniente de Fragata Marcelo Márquez el 21 de Mayo de 1982, falleció en un accidente aéreo, mientras realizaba un vuelo de entrenamiento a bordo de un Sea Harrier de la Royal Navy el 23 de febrero de 1983. Al finalizar el conflicto y sobre fines de 1982, a través de un oficial de la Aviación Naval Norteamericana, hizo llegar una extensa carta a la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque, en la que detallaba el ataque y derribo del Teniente Márquez a la vez que se lamentaba por el hecho que éste no hubiera podido sobrevivir.

              Ataque Argentino al HSM Ardent

 Documental en frances con entrevista a Piloto Argentino


Fuentes:

Relato escrito por Oscar Filippi - Corresponsal Naval de la ARMADA ARGENTINA  
http://www.institutoaeronaval.org/Malvinas/Malvinas/3ra.-Escuadrilla-Aeronaval-de-Caza-y-Ataque.html       
http://elmuan.blogspot.com.ar/2012/05/ceremonia-en-homenaje-al-teniente-de.html
http://www.nuestromar.org/noticias/mar_calmo_052009_23932_buscan_recuperar_el_aermachi_que_owen_crippa_uso_en_malvin 
http://www.taringa.net/posts/info/11617820/Hundimiento-de-la-fragata-HMS-Ardent---G-de-Malvinas.html 
http://www.gacetamarinera.com.ar/nota.asp?idNota=8006&idSec=7 
http://www.pregon.com.ar/nota/130934/tributo-al-tte-marcelo-marquez-en-la-escuela-303-de-inticancha-.html 
http://castrofox.blogspot.com.ar/2011/04/malvinas.html 

3 comentarios:

  1. Felicitaciones a Oscar Filippi por su relato, Felicitaciones a Pablo Junco por su trabajo en hacernos conocer a los marplatenses tantas situaciones en la que nuestros convecinos han sido, y son, protagonistas de los mismos. Teniente Marcelo Gustavo Marquez, Marplatense héroe de la Patria : Muchas Gracias! Oscar Filippi, corresponsal Naval de la ARMADA ARGENTINA, Muchas Gracias! Pablo Junco por tu dedicación a Mar del Plata
    y a los Marplatenses, Muchas Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Es una pena q las generaciones siguientes no sepan valorar la tarea de soberania de sus predecesores,lamentablemente la deocracia solo ha servido para q la clase politica parasite sobre la sangre de los heroes caidos en el deber del cumplimiento,deber q los politicos solo cumplen desfoliando al nacion en beneficio propio y de intereses foraneos.

    ResponderEliminar
  3. Es un orgullo poseer estos hombres valerosos y habría que difundir estos hechos en un país donde algunos políticos y ciertos periodistas tratan de defenestrar la guerra de Malvinas y a los combatientes que la pelearon, en una siniestra tarea de socavar nuestra soberanía. ¡¡¡ Honor a todos nuestros soldados !!!

    ResponderEliminar