martes, 2 de julio de 2013

MARAYUI



Construcción del Club Hose en 1940 - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

Su nombre significa “llegando al mar” en idioma indio. Está ubicado a solo 20 minutos de la ciudad de Mar del Plata, a 15 minutos de la ciudad de Miramar y a 2.500 metros. de la playa. Se llega por la Ruta 11 en el km. 544. Rodeado de ondulados campos y añosa arboleda, el imponente casco construido en el año 1940 cuenta con una superficie de 1800 m2.

Construcción del Club Hose en 1940 - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club
En un estilo Normando, especialmente por su imponente techo de infinitas pizarras, el Club House de Marayuí es una de las casas de estilo más exquisitas de la zona. La cancha de golf de 9 fairways y 18 hoyos, algunos con greens dobles otros separados, la cruza un arroyo poblado de gansos, patos, garzas y nutrias.

Construcción del Club Hose en 1940 - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club
Cuenta la historia que por el camino viejo a Miramar, estaban los haras de la familia Martínez de Hoz que casualmente se llamaba Chapadmalal. Estos haras llegaban hasta el mar, eran hectáreas y hectáreas que hoy en día serían la estancia Santa Sylvina el predio de Marayuí y varios de los loteos de la zona actual de Chapadmalal.

El Club House con sus techos nevados - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

La “Beba” Martínez de Hoz, contaba que ellos desde el haras, traían los caballos a bañarse en el mar. Para llegar hasta allí, pasaban como 7 tranqueras. Era inmenso, nos cuenta Elisa Estrada directora de Marayuí; data de la década del 40, época de mucha construcción en Argentina, y especialmente en la ciudad de Mar del Plata, dado que en ese momento Alejandro Bustillo estaba levantado lo que hoy es el Hotel Provincial y el Casino Central.

 Club Hose - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club
La casa fue construída en dos etapas. Los arquitectos fueron Eduardo Sauce en su primera etapa, para luego dar lugar a la dirección del Arq. Guillermo Madero, quien también diseñó la casa del Jockey Club en San Isidro Buenos Aires. Luego tras algunos vaivenes familiares, se fueron vendiendo algunas partes del campo. Entonces Pico Zorraquín, que era amigo de la familia Martínez de Hoz, compró estas 114 hectáreas y mandó a construir el casco. 

Simultáneamente se construyó otras dos casas una enfrente, y también la Ferme Todo este despliegue edilicio fue pensado para pasar nada más que los largos veranos de aquella época. Asimismo, el campo tenía hoyos de golf. "Los fuimos encontrando siguiendo los caños de riego, hoy día no se usan", comento Elisa de Estrada maravillada.

Uno de los antiguos baños de la casa - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

La casa principal, hoy club house del country está construída con piedra Mar del Plata, pisos y baños de mármol, boiserie de Tiribelli y emblemáticos pisos de Lambertiana. Cuenta con 10 cuartos en suite redecorados en estilo inglés y campagnarde, un fabuloso living y comedor con mesas individuales, salón de juegos, terraza y jardín de invierno con vista a los greens de los hoyos 9 y 18. 
 
Club Hose - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club


El Club House también dispone de salón para reuniones empresarias de todo tipo y eventos. Valorando las cosas simples, la cuidada gastronomía es absolutamente casera siempre con el visto bueno de Elisa en toda su elaboración.

Se pueden ver los revestimientos de piedra Mar del Plata dentro del estilo Normando - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club
Abierto para todo el público, algunas de las especialidades son las famosas paellas, las mariscadas, los asados y el puchero. "Gracias a estar en el campo y muy cerca del mar todos los productos son súper frescos", añade su creadora.

PAISAJES PARA CONTEMPLAR

Si hay algo que caracteriza a Marayuí, es la fenomenal arboleda y secuencia de diferentes especies que rodean todo el entorno y envuelven la cancha de golf respirando ese aire increíblemente puro. La parquización estuvo a cargo de Neira y Ezcurra en una primera etapa, y posteriormente el afamado paisajista Thays tomó las riendas para completar esta verdadera obra de arte natural. Hoy la hace la Sra Maria Elina Frers de Bullrich Coníferas, tilos, nogales, liquidámbar, acacias y hasta robles de 32 metros de alto, son algunas de las especies que se pueden encontrar.

El lago formado por el Arroyo Seco - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

La idea de hacer un barrio cerrado, concepto que hasta el momento no pisaba en la ciudad, fue de Morita Elortondo. De esta manera, en el año 1983 junto con Freddy Zorraquín se les ocurre comenzar a alquilar los cuartos de la casa y lotear el predio, que en la actualidad tiene 70 hectáreas.

El lago formado por el Arroyo Seco - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

Era tan lejos para las distancias de esa época, que era complicado de vender. Cuenta Elisa "La casa estaba casi abandonada, y un día me llamaron para hacer un cocktail un 8 de enero, la ofrecí, salió el evento, y de esta manera me quedé trabajando hace ya 25 años". Además del alquiler de los cuartos de a poco se fue vendiendo los distintos lotes, contando en la actualidad con 70 casas y 10 Dormies.

SEÑORAL DESCANSO

Los cuartos, decorados por María Taquini, son diez en su totalidad y fueron redecoradas en estilo inglés y campagnarde. Todos los cuartos cuentan con baños completos en suite, algunas con chimenea, y una imponente vista al parque o a la cancha de golf desde una simpática terraza.

Suite redecorada en estilo inglés y campagnarde -Foto extraida del Sitio Marayui Country Club
Dormitorios de la casa principal con pisos de Lambertiana - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

Mediante un sistema de apart, con diferentes dueños, los dormies permiten disfrutar de este lugar con las comodidades de huésped en calidad de socio. Los hay para cuatro, seis u ocho personas. Una de los emblemas de este lugar, es la gigantesca y atractiva fuente, originaria de la época de la casa, cuya función hoy en día es para riego de la cancha de golf y para oxigenar el agua.

CANCHA DE GOLF

La cancha de golf fue diseñada por el Ronald Fream Desing Group, Ltd. de Santa Rosa, California, EE.UU. y ejecutada en su primera etapa por el Ing. Luis Teran Etchecopar y en la final por el Sr. Roberto Hume, conocido jugador de Mar del Plata. Es de 9 hoyos, con 18 salidas, 18 banderas y 12 greens. Tiene una capacidad para 60 jugadores.

Cancha de golf - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

Los greens fueron construidos bajo normas de la USGA (United States Golf Association), muy protegidos por bunkers de buen diseño. El Arroyo Seco con buen caudal de agua, atraviesa la cancha constituyendo un buen atractivo, lo mismo que la longitud del hoyo 9, de 605 yardas, el más largo de la zona. La cancha de Marayui Country Club está abierta al público todos los días del año en verano. En invierno cierra los días Lunes.

Puente de piedra que surca el parque - Foto extraida del Sitio Marayui Country Club

Otra de las áreas recreativas, son las 6 canchas de tenis, 1 de baby fútbol, 2 canchas de paddle y un área cubierta donde, en el verano, los Chamacos organizan divertidísimos entretenimientos para los más chicos hasta los adolescentes. Fogones cerca del arroyo, juegos con linternas, bicicleteadas, deportes, juegos de mesa y hasta las más fascinantes búsquedas del tesoro. Los Chamacos también se encargan de los traslados al aeropuerto de los días lunes, para la gente que solo viene los fines de semana.


Fuentes: Revista  Mar del Plata Style y Life 
Revista Mar del Plata Style & Life

1 comentario: