domingo, 1 de julio de 2018

MARPLATENSES EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL


Escuadrón anglo-argentino N°164 de la Royal Air Force"Firmes Volamos"


Latinoamericanos en la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, pilotos de muchos países latinoamericanos se ofrecieron como voluntarios. Entre ellos, se formaron: "Las Águilas Aztecas" de México, los "Senta a Pua" de Brasil y el Escuadrón "Argentine-British" N°164 Royal Air Force "Firmes Volamos" de Argentina. Tres valientes escuadrones que participaron en batallas en el Atlántico Norte, en Filipinas y en el Norte de Italia, enfrentándose contra kamikazes, participando en el día D y colaborando con la reconquista del continente europeo.

El primero en entrar en combate fue el escuadrón argentino en 1942, "Firmes Volamos", Escuadrón 164. Dado que Argentina, mantuvo una postura de neutralidad ante el conflicto (que sólo abandonaría pocos días antes de la finalización de la guerra) el escuadrón -formado por más de 4 mil argentinos- debió unirse a otro cuerpo más amplio junto a británicos, estadounidenses y canadienses, cuyo destino fue el Mar del Norte.


Escuadrón N° 164 de la Real Fuerza Aérea Británica de voluntarios anglo-argentinos

Dentro de las tareas que le encomendaron a este grupo, estuvo la participación en el desembarco en Normandía, en el famoso Día D, en tareas de apoyo y defensa. Entre los veteranos que participaron en el especial se destacan Ronald Scott y Harold Hyland, dos rugbiers argentinos de ascendencia inglesa que lucharon en este escuadrón llamado “Firmes volamos” y cuyos aviones fueron pagados por medio de colectas realizadas por la comunidad británica en nuestro país.

El análisis retrospectivo de las distintas etapas en la posición argentina frente a la Segunda Guerra Mundial nos presenta una manifiesta irracionalidad desde el punto de vista del balance de costos y beneficios, para la Argentina, de las políticas exteriores aplicadas. Durante todo el período, de 1930 a 1945, la República Argentina mantuvo una conducta poco cooperativa a los intereses de Estados Unidos y sus aliados y con declarada simpatía por Alemania e Italia, permitiendo el accionar de los medios de espionaje del Eje en el país y, hacia el fin de la contienda, aceptó la presencia de refugiados y criminales de guerra nazis.

Tres Hawker Hurricane del escuadrón bajo tareas de mantenimiento en la base aerea Middle Wallop. Fotografía CH 10223 de las colecciones de los Museos Imperiales de la Guerra.
Federico Bradbury, nacido en Lomas de Zamora. Murió en la guerra tripulando un bombardero Stirling en 1944.

A causa del bloqueo de todo el comercio marítimo a los países del Eje, Argentina continuó comerciando con Estados Unidos y sus aliados, en especial Inglaterra, que dependía de los suministros de carne que llegaban de la Argentina para alimentar a su población. El gobierno argentino se vió obligado a romper relaciones con los países del Eje sólo en enero de 1944 y les declaró la guerra en marzo de 1945. A pesar de tratarse de un país neutral, en los primeros años de la guerra un grupo de aviadores argentinos se alistaron como voluntarios en la Royal Air Force británica, dando lugar al 164° Escuadrón de la RAF de voluntarios argentinos, el cual combatió en el norte de Francia y Bélgica. 

Adamson pintando un pajaro carpintero en el frente de su Hurricane. Año 1943.
Los pilotos pintaban personajes típicos argentinos, como Patoruzú, en sus aviones

Patoruzú también fue protagonista de cruentos combates aéreos durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo fue eso posible? Muchos de los casi 800 voluntarios argentinos -descendientes de ingleses y franceses-, que se enlistaron como pilotos de la Real Fuerza Aérea (RAF), de la Real Fuerza Aérea Canadiense (RCAF) o de la Royal Navy (RN), pintaron su inconfundible figura en las narices y debajo de las carlingas de sus aviones.

Pilotos argentinos en la Segunda Guerra Mundial

En total, se estima, que unos 4.000 argentinos combatieron durante la Segunda Guerra Mundial como voluntarios de los aliados, muchos de ellos hijos de inmigrantes, los cuales viajaron a Europa durante la Segunda Guerra Mundial para defender la democracia que en su país ya estaba asentada.  Algunos de esos hombres, los voluntarios del escuadrón 164 de la RAF, que nació el 6 de abril de 1942 bajo el lema "Firmes Volamos" y el escudo con el sol argentino, dijeron sentirse "muy emocionados" por el homenaje que organizó la embajada argentina en Gran Bretaña. Jack Milles, nacido en Argentina y veterano del escuadrón, recordó que en 1945 sufrió un accidente con su avión en el que viajaban ex prisioneros británicos, cuando perdió los dos motores y tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en el que no hubo víctimas. 

Escuadrones de Honor - Latinoamericanos en la Segunda Guerra Mundial
Francisco Watt, voluntario argentino, era nieto de Clara Allyn, una de las maestras que Sarmiento trajo al país.
Escuadrón "Argentine-British" N°164 Royal Air Force  Archivo General del Ejercito N°20180118
Historias como la de ese veterano llenaron de nostalgia la ceremonia con la que se simbolizó la buena relación entre Argentina y el Reino Unido con las banderas de los dos países ondeando en la iglesia, acompañadas por una vela por la paz y la memoria. Los asistentes a la misa volvieron a reunirse en otro acto en la Embajada de Argentina en el que se recordó a Miguel Angel Carcano, el último embajador extranjero en abandonar el Reino Unido cuando el país estaba siendo bombardeado por los nazis. 


De izquierda a derecha Dean Rusk, Arturo Frondizi, John Kennedy y Cárcano en Estados Unidos 1961.
El espíritu de Carcano quedó plasmado en sus palabras: "Mientras el Rey y la Reina sigan en Londres, yo permaneceré aquí". Federico Mirré definió a Carcano como "un patriota, un demócrata y un gran estadista". En reconocimiento a esta lucha por la libertad y la democracia, la Embajada de Argentina fue la única en el Reino Unido que recibió el derecho a la reparación de cualquier daño causado por los bombardeos nazis tras la guerra.

164° Escuadrón de la RAF (Reino Unido)

El Escuadrón N° 164 de la Real Fuerza Aérea Británica fue un escuadrón de lucha que operó principalmente en los años de la Segunda Guerra mundial, compuesto por pilotos y personal voluntarios de nacionalidad anglo-argentina. El Escuadrón 164° fue formado el 1 de junio de 1918, pero debido a que nunca recibió aviones para poder operar, fue disuelto el 4 de julio de 1918.

El 6 de abril de 1942, se vuelve a constituir, pero se traslada su base de operaciones a Peterhead y se convierte en una escuadrilla de lucha, equipada con aviones Spitfire Mk AVs recibidos a principios de mayo de ese año. En enero de 1943, se movió su base de operaciones a Gales del Sur, donde recibió cazabombarderos Hurricane y comenzó a entrenarse como una unidad de ataque terrestre.

Aircraft of the Royal Air Force 1939-1945. Hawker Typhoon. CH13344.
Las operaciones de guerra en la Segunda Guerra Mundial comenzaron en junio de 1943. Sus objetivos eran principalmente barcos de embarque y costeros enemigos, para los cuales utilizaron aviones Typhoon armados con cohetes. También atacaron las comunicaciones, estaciones de radar y transportes enemigas, en la preparación para la invasión de Europa. Después de proveer apoyo a las fuerzas de aterrizaje del sur de Inglaterra, el escuadrón es movido a Francia, en julio. 

Aviones utilizados por la Brigada Anglo-argentina
Aviones utilizados por la Brigada Anglo-argentina

Durante la batalla de Normandía, el 164° usó sus cohetes contra los vehículos blindados enemigos en el área de batalla, para posteriormente avanzar por el norte de Francia y Bélgica, en apoyo del 21° Grupo del Ejército francés. Durante los meses restantes de la guerra, el escuadrón realizó barridos de reconocimiento, atacando unidades de transporte y tanques enemigos, y en abril de 1945 fue trasladado a su primera base alemana. Poco después del final de la guerra, su base retornó al Reino Unido y se re-equipó a la unidad con aviones Spitfire del 453° Escuadrón de la RAF. El 31 de agosto de 1946, la escuadrilla fue vuelta a numerar como el 63° Escuadrón de la RAF.

Aeronaves utilizadas

Fecha inicial                       Fecha final                          Tipo de aeronave
Abril de 1942                       Septiembre de 1942            Supermarine Spitfire VA
Septiembre de 1942            Febrero de 1943                  Supermarine Spitfire VB
Febrero de 1943                  Mayo de 1943                      Hawker Hurricane IID
Febrero de 1943                  Febrero de 1944                  Hawker Hurricane IV
Enero de 1944                     Mayo de 1945                      Hawker Typhoon IB
Junio de 1945                     Julio de 1946                        Supermarine Spitfire IX
Julio de 1946                       Agosto de 1946                   Supermarine Spitfire LF XVIE


Cuando Mc Larty subió a su bombardero Hurricane para un ataque a bajo nivel a una base alemana en Libia, necesitaba completar dos misiones más para ganarse un largo descanso de las tareas activas. Pero no iba a suceder."Fue un operativo muy estúpido. En el momento que cruzamos la costa, pude ver a los soldados esperando," recordó Mc Larty, ahora de 85 años:

"Inmediatamente recibí un impacto desde tierra en el motor y tenía combustible sobre todo mi parabrisas. Lo único que podía hacer era volar en formación con el tipo que estaba junto a mí, y luego me destruyeron la cola."

El avión de Mc Larty se estrelló contra el suelo, se deslizó entre dos bombarderos alemanes estacionados y terminó en una pila de tanques de gasolina vacíos. Los oficiales alemanes dieron al joven de 20 años un vaso de whisky White Horse y luego lo enviaron a un campo de prisioneros. Mc Larty y otros fueron persuadidos a hablar por el historiador argentino Claudio Meunier, quien pasó una década desenterrando las historias ocultas de heroísmo y angustia.

"Nadie les preguntó, nadie los recordaba. Los recuerdos eran dolorosos," comentó Meunier a Reuters.

Algunos pilotos eran argentinos nativos, mientras que los apellidos de otros revelan que descendían de profesionales británicos que ayudaron a desarrollar el ferrocarril, las minas y granjas del país.

"Otras personas habían peleado por las libertades bajo las cuales vivíamos, así que sentí que nos incumbía hacer lo mismo, ya que la maldad de Hitler era de hecho muy, pero muy seria," dijo Michael Welch, otro piloto.

Algunos de los 400 voluntarios fueron aceptados como pilotos, mientras que otros se desempeñaron como artilleros, bombarderos y operadores de radio. Murieron alrededor de 150. Las fotos de los nuevos reclutas a menudo muestran a hombres jóvenes y fuertes a caballo.

"Los argentinos tenían la ventaja de que eran muy deportistas. Eran buenos. Les fue bien en Gran Bretaña porque estaban acostumbrados a las incomodidades," detalló Ricardo (Dick) Moreno, de 89 años.

Kenneth Charney: 
"El Caballero Negro de Malta"

Kenneth Charney (Quilmes, Buenos Aires, Argentina, 1920 — La Massana, Principado de Andorra, 1982) fue un piloto anglo-argentino de la Royal Air Force que con 12 derribos, es el Argentino que históricamente más victorias aire-aire alcanzó. Héroe Argentino de la Segunda Guerra Mundial. Nació en Quilmes pero vivió en Bahía Blanca (Provincia de Buenos Aires) hasta los 13 años y, gracias a la profesión de su padre, un ejecutivo de la compañía Anglo Mexican Petroleum conoció pioneros de la aviación como Antoine de Saint Exupéry, el autor de El principito, y piloto celebérrimo entonces enrolado en la línea postal que operaba en la Patagonia. Su padre, nacido en Inglaterra, expendía combustible para la Aeroposta. Había venido muy joven a Bahía Blanca y combatió en el Ejército del Reino Unido durante la Primera Guerra Mundial, logrando se condecorado con la Cruz Militar. Luego regresó a la Argentina.


Kenneth Charney arriba de las aspas de su avión. Pierre Clostermann, uno de los héroes más famosos de la aviación francesa, voló bajo sus órdenes y en una carta dirigida a Meunier recordó emocionado a su jefe. Lo llamaban el “Caballero Negro de Malta” porque estuvo en la batalla de esa isla y era conocido por su temeraria táctica de atacar de frente a los escuadrones de bombarderos alemanes para luego liquidarlos uno a uno. Fotografía. Archivo Claudio Meunier.


Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Kenneth fue uno de los cerca de 4.000 ciudadanos argentinos que se enrolaron en los ejércitos aliados de la denominada Acción Argentina una fuerza argentina en bando aliado. Charney ingresó en la RAF, la fuerza aérea británica, y a finales de 1941 inició su periplo bélico en la defensa de Malta. Fue aquí donde consiguió la primera de las siete victorias confirmadas y un Macchi 202 italiano que coleccionó hasta el final de la conflagración. Elevado a la categoría de as de la aviación cinco aviones enemigos abatidos, mínimo fue el más letal de los pilotos argentinos de la II Guerra Mundial, con su mítico avión Spitfire. 

Kenneth Charney más conocido como "El Caballero Negro de Malta". Imagen gentileza de APADA

En Malta se ganó el apodo de "Caballero Negro", por su temeraria táctica consistente en atacar de frente los escuadrones de bombarderos alemanes para provocar su estampida y proceder a liquidarlos uno a uno. Pero su momento de mayor gloria militar lo vivió tres años más tarde sobre los cielos de Normandía, donde tuvo a sus órdenes a Pierre Closterman, el gran as francés de 23 victorias en sus alas y donde fue el primer piloto aliado en descubrir los restos del VII Ejército Panzer en retirada, en una célebre acción que ha pasado a los libros de historia militar.



Charney posa en 1944 con su Spitfire, bautizado con el nombre de Jean en honor a su novia de entonces. Fotografía. Archivo Claudio Meunier.

Charney desfiló por los escuadrones 185, 602 y 132 de la RAF. Con este último fue transferido al Pacífico, en diciembre de 1944, y estacionado en Sri Lanka entonces, todavía Ceilán para preparar la invasión de Malasia. No llegó a entrar en combate. A finales de la guerra entra al servicio de Lord Mountbatten, el último virrey de la India, y reingresa inmediatamente después a la carrera militar, hasta que deja la RAF en 1970. Tras una breve periodo como instructor de la fuerza aérea saudí, se establece en España y, a mediados del decenio recala definitivamente en Andorra primero en Soldeu, después en La Massana con June Cherry, con quien se casaría en 1980. En 1982 falleció debido al alcoholismo.


El argentino Kenneth Charney, sentado dentro de la cabina de un Spitfire, junto con su camarada Pierre Clostermann. Es el argentino con mas derribos en la SGM. Contabilizo un total de 12 derribos

El trabajo del historiador argentino Claudio Meunier permitió descubrir los restos de Charney en el Cementerio del Bosque de la Quera en La Massana, Andorra, cuando incluso la familia los había dado por desaparecidos. Pero no lo estaban, sino simplemente olvidados y en peligro inminente de desalojo, porque el alquiler del nicho había dejado de pagarse en 1988, y durante todo este tiempo se había acumulado una deuda de 1.291 euros que amenazaba la supervivencia de la humilde tumba.

 
Kenneth Charney más conocido como "El Caballero Negro de Malta".


En noviembre de 2008, El Periodic de Andorra se hacía eco en un reportaje titulado El héroe sin nombre del nicho 209 del tristísimo destino de los restos de Kenneth Langley Charney olvidados en un nicho anónimo del cementerio. A raíz del reportaje, el Cementerio de La Massana se contactó con Meunier, se verificaron los datos, y la corporación colocó en el nicho 209 una modesta lápida – “Aquí fue enterrado Kenneth Langley Charney, héroe de la II Guerra Mundial”- que recuerda la identidad de su ilustre inquilino.



Video repatriación de Kenneth Charney
Gentileza Aviacionenargentina

Meunier, además, ha asegurado que los restos de Charney no acaben en el osario mientras acaba de reunir los cerca de 11.000 euros que le permitirían repatriar el féretro a la Argentina, donde el aviador había manifestado en vida que quería ser enterrado. El final redondo de esta historia es por tanto una tumba con todos los honores en el cementerio de Bahía Blanca. Finalmente Charney fue repatriado a la Argentina el 9 de mayo de 2015 al cementerio británico de la Chacarita con todos los honores militares tanto argentinos como británicos, presenciando su funeral el as militar que combatió en la Guerra de las Malvinas, el tucumano Luis Cervera.

  Kenneth Charney
Gentileza Diario La Nueva. Bahia Blanca

Gaitas escocesas despidiendo a
Kenneth Charney


Maureen Adele Hunt Dunlop de Popp: 
La bella piloto argentina

Maureen Adele Hunt Dunlop de Popp (26 de octubre de 1920 - 29 de mayo de 2012, de soltera Dunlop, fue una piloto británica de origen argentino, quien a través de su doble nacionalidad voló por Transport Auxiliary Air (ATA) durante la Segunda Guerra Mundial, Al estallar la guerra, Dunlop decidió activamente apoyar el esfuerzo de guerra. Para unirse a la ATA, las mujeres pilotos necesitaban un mínimo de 500 horas de vuelo en solitario", el doble que el de un hombre. Después de aumentar suficientemente sus horas, a principios de 1942 Dunlop y su hermana viajaron a través del Océano Atlántico en un buque neutral con registro argentino


La argentina Maureen Dunlop en la tapa de Picture Post. La bella piloto argentina que se encargaba de transportar aviones desde la fábrica hasta las bases: ,Maureen tiene 85 años y vive en Norfolk, Inglaterra, donde cría caballos árabes. “He tenido mucha suerte –dirá por teléfono –. Yo ya volaba en el Aeroclub de Argentina y cuando cumplí los 20, fue bueno poder ayudar a los ingleses en la guerra.

Mientras que su hermana se unió a la BBC, en abril de 1942 Maureen se unió a la ATA, uno de 164 pilotos de sexo femenino con el tiempo para hacerlo en tres años. Entrenado para volar 38 tipos de aeronaves, sus 800 horas posteriormente registran la hora incluida en Spitfires, Mustangs, Typhoon, y los tipos de bombarderos como el Wellington, más tarde declaró que su tipo favorito de volar fue el de Havilland Mosquito.

Maureen Dunlop fue tambien radio operadora de los Pathfinder que iban delante de los bombarderos. Imagen gentileza Getty Images.

Inicialmente unido a No.6 Ferry Pool en la RAF Ratcliffe cerca de Leicester, que luego se trasladó al completamente femenino Ferry Pool en Hamble, Southampton, que entregaba exclusivamente Spitfires de la nueva fábrica de Supermarine en RAF Southampton. ella fue obligada a aterrizajes de emergencia ocasionales, una vez después de la carlinga de su Spitfire se desprendió después despegue y otra ocasión poner en un campo después de que el motor de su Fairchild Argus falló en el aire.

La argentina Maureen Dunlop de destacada presencia durante la Segunda Guerra Mundial

Al final de las hostilidades, Dunlop calificó como un instructor de vuelo de la RAF en Luton, antes de regresar a Argentina. Allí trabajó primero como instructor, a continuación, un piloto comercial. Como parte de sus funciones comerciales, también se vio obligado a volar por la Fuerza Aérea Argentina. Más tarde se celebró una asociación en una empresa de taxi aéreo, sin dejar de volar activamente hasta 1969. En 1955 se casó con el diplomático rumano jubilado Serban Victor Poppin después de conocerlo en una función en la Embajada Británica en Buenos Aires. 

Maureen Dunlop bajando de un avion.
Maureen Adele Hunt Dunlop de Popp (26 de octubre de 1920 - 29 de mayo de 2012, de soltera Dunlop, fue una piloto británica de origen argentino, quien a través de su doble nacionalidad voló por Transport Auxiliary Air (ATA) durante la Segunda Guerra Mundial, Imagen gentileza Blog de las Fuerzas de Defensa de la Republica Argentina.

La pareja tuvo un hijo y dos hijas, criadas en su estancia de cría de caballos Milla Lauquen Stud. En 1973, la familia se trasladó a Norfolk para criar caballos árabes de pura sangre. Su marido murió en 2000 En 2003, Dunlop fue uno de los tres pilotos femeninas de la ATA que fueron galardonados con el the Guild of Air Pilots and Air Navigators Master Air Pilot Award. Ella murió en mayo de 2012, en su casa en Norfolk. Al final de esta nota se puede apreciar una entrevista del noticiero británico Anglia Tonight a una Maureen ya muy anciana en su hogar inglés.



 Video de Maureen Dunlop en sus últimos años
Gentileza anglianewseast


Homenaje a los héroes argentinos en Buenos Aires

En coincidencia con la estadía del ministro encargado de los asuntos escoceses, Ministro del Reino Unido para Escocia, David Mundell, en su paso por Buenos Aires. El funcionario contó que tuvo una recepción “muy positiva” y destacó las largas relaciones de su país con la Argentina en diálogo con PERFIL, durante un evento en la sede diplomática de su país. Tambien hubo otro gesto de acercamiento: la recepción que realizó este jueves el embajador del Reino Unido en Buenos Aires, Mark Kent, para celebrar a los voluntarios argentinos que participaron de la “Batalla por Gran Bretaña” en la II Guerra Mundial.

David Mundel, Ministro del Reino Unido para Escocia y Mark Kent, Embajador Británico
24 de septiembre de 2017. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires

En 1940 Ronnie Scott trabajaba como peón de campo en una chacra de Cinco Saltos cuando las fuerzas armadas alemanas empezaron a atacar a Gran Bretaña. Fue allí cuando no dudó un minuto en tomar una determinación clave en su vida: "Me presenté de inmediato en la embajada británica y me puse a disposición de la Royal Air Force". Desde allí, este ciudadano anglo-argentino no se detuvo hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. No fue el único argentino que combatió contra Alemania para Gran Bretaña.

Mark Kent, Embajador Británico; Gp. Capt. Robin Smith, agregado de Defensa; Brigadier Mayor Fernando L. Nieto, Subjefe de la Fuerza Aérea Argentina, David Mundell, Ministro del Reino Unido para Escocia; y Marek Pernal, Embajador Polaco; junto a los ex combatientes argentinos y polacos de la Batalla de Inglaterra, Ronnie Scott, Franciszek Slusarz, Stanley Coggan, Antoni Żebrowski, Dennis Crisp y Mary Chapman. Año 2017. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires

En una cálida ceremonia realizada por el embajador británico Mark Kent se homenajeó a Scott, que está por cumplir 100 años y a Stanley Coggan, quienes formaron parte del legendario Escuadrón 164, un grupo que estaba estaba compuesto de voluntarios argentinos y polacos. El evento, contó con la presencia del brigadier mayor Fernando Nieto, subjefe de la Fuerza Aérea Argentina, que perdió 55 pilotos durante la Guerra de las Malvinas, y numerosos oficiales de la fuerza. Pero quienes acapararon toda la atención fueron los veteranos del conflicto global que terminó con el nazismo, como Ronnie Scott, un vecino de San Isidro de 99 años, hijo de un inmigrante escocés, que combatió contra los temidos cazas alemanes en los cielos de Gran Bretaña. Toda una historia viva se hizo presente en la residencia del embajador británico, quien destacó con orgullo:

"Muchos argentinos descendientes de familias británicas radicadas en la Argentina se ofrecieron como voluntarios para unirse a las tropas británicas en la Segunda Guerra Mundial. Y son muchas las historias de heroísmo y coraje que podemos encontrar en la rica comunidad argentino-británica. Son esas historias que hoy, siete décadas después de los hechos, no pierden relevancia, en momentos en que en varias partes del mundo resurgen discursos intolerantes y racistas como los que dieron origen al nazismo. También por eso es importante recordar estos hechos", dijo Kent.

También estuvo presente en la sede diplomática Mary Chapman, una mujer escocesa que vive hace 70 años en la Argentina. Chapman participó de los esfuerzos aliados para descifrar los códigos secretos nazis, en un esfuerzo conjunto entre Estados Unidos y el Reino Unido que fue recientemente retratado en la película Código Enigma.

El Ministro del Reino Unido para Escocia, David Mundell y Mary Chapman, una mujer escocesa que vive hace 70 años en la Argentina. Chapman participó de los esfuerzos aliados para descifrar los códigos secretos nazis, en un esfuerzo conjunto entre Estados Unidos y el Reino Unido que fue recientemente retratado en la película Código Enigma. Año 2017. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017
Suboficial y cadetes femeninas de la FAA junto a Mary Chapmann. Año 2017. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. 
“Cada vez que pasaba un día sin lograr descifrar un mensaje volvía a mi casa deprimida”, contó Chapman a PERFIL, pero aclaró que cuando lo lograba “sentía una alegría enorme”. Ella no era militar, pero dijo que eligió esa tarea porque “era muy buena con los crucigramas”. Ante el reconocimiento de su labor, ella se sonroja: “Fue sólo una pequeña parte”.

Ronnie Scott y David Mundell. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017
Ronnie Scott y David Mundell. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017

Scott parece tener 40 años y una jovialidad envidiable. Con amplia sonrisa y una agilidad permanente (con sus 100 años aun anda en bicicleta y disfruta del whisky a diario) lleva una rica historia detrás. Dijo a Infobae durante el homenaje que se le hizo:

"Nunca dudé un instante en ir a la guerra porque era mi obligación como descendiente de británicos",

Marek Pernal, Antoni Żebrowski y el Ministro del Reino Unido para Escocia, David Mundell. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017

Scott, que el mes próximo cumplirá 100 años, es hijo de un inmigrante escocés y en 1943 se enroló como piloto en las fuerzas armadas británicas para defender a Gran Bretaña. Durante el acto en la embajada británica se conmemoró el Día de la Batalla de Inglaterra donde se recuerda la gran victoria de la Real Fuerza Aérea británica que salvó a ese país de ser invadido por la Alemania nazi de Hitler. El objetivo enemigo era neutralizar a la Real Fuerza Aérea, tanto en aire como en tierra, y lograr la superioridad aérea para poder llevar a cabo una posterior invasión desde el mar y desde el aire.

David Mundell y Dennis Crisp. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017

El Escuadrón "Argentine-British" 164 de la Royal Air Force estaba compuesto de voluntarios argentinos y polacos. El primer grupo de pilotos del Escuadrón 164 se dedicaba principalmente a la cobertura aérea de la Base Naval de Scapa Flow y a patrullar los convoyes sobre el mar. El entonces embajador argentino en Londres, Miguel Ángel Carcano, fue quien sugirió que el lema de la unidad fuera en idioma español: "Firmes Volamos". La idea del sol argentino superpuesto con el león rampante británico también fue una idea de Carcano. 

El escudo no fue reconocido hasta 1943, cuando el Duque de Gloucester lo presentó oficialmente al Escuadrón 164 en una ceremonia ante los Air Marshalls Sir Hugh Sanders, Roderick Hill y miembros de la comunidad británica en Argentina.

El escudo no fue reconocido hasta 1943, cuando el Duque de Gloucester lo presentó oficialmente al Escuadrón 164 en una ceremonia ante los Air Marshalls Sir Hugh Sanders, Roderick Hill y miembros de la comunidad británica en Argentina. Muchos argentinos como Scott y Coggan descendientes de familias británicas se ofrecieron como voluntarios para unirse a las tropas británicas en la Segunda Guerra Mundial. Muchos de ellos fueron asignados a la Royal Air Force (RAF) y formaron parte del Escuadrón 164.

Franciszek Slusarz y David Mundell. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017
Cadetes y oficiales de la FAA y la RAF y BA. Imagen Embajada Britanica en Buenos Aires. Año 2017

Scott recordó que entre sus misiones épicas y audaces se encuentra la que hizo sobre la ciudad de Ámsterdam, en la que bombardeó el cuartel principal de la Gestapo. No fue el único héroe. John Deryck Bruton, oriundo de la ciudad de Buenos Aires, llevó en su uniforme la insignia de Argentina y fue un hábil aviador que sirvió como instructor de pilotos de caza, y se lo recuerda por su gran maestría para el vuelo de instrucción. O Guillermo Bunting, del barrio de San Martín que fue uno de los pilotos argentinos que, en calidad de oficial regular en la RAF, participó en la Batalla de Inglaterra como piloto de transporte. Luego de su retiro volvió al país, se convirtió en comandante de Aerolíneas Argentinas y fue piloto del Presidente Arturo Frondizi. A todos ello, muchos ausentes por obvias razones, la embajada británica les rinidó un cálido homenaje que quedará en las páginas de la historia.

 

 Pilotos Voluntarios Argentinos en la II Guerra Mundial
Gentileza Oscar Rubén Baltián


MARPLATENSES EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
Jose Gurrieri: del Africa a las Malvinas

Hay un relato muy conocido de otro marplatense que peleó en la Segunda Guerra Mundial. José Gurrieri es un inmigrante italiano que llegó a la Argentina como tantos otros, allá por 1949. Combatiente de la Segunda Guerra Mundial, durante cuatro años sufrió el cautiverio de los británicos, sin que a través de peligrosas circunstancias llegara a perder la vida y en cambio, tras las vicisitudes alcanzó a pisar el suelo argentino. La odisea de José Gurrieri, según lo relata, comenzó así:

Jose Gurrieri y su familia. En brazos de su madre se encuentra Ricardo M. Gurrieri.jpg

“En 1940 durante la guerra en Europa, a la edad de 19 años, me toca luchar en África del Norte contra el imperio británico, cumpliendo mis funciones de mantenimiento aéreo en un aeropuerto de Libia, en la Quinta Escuadra Aérea Durante los ataques aéreos de los piratas tuve una sorpresa que no olvidaré mientras viva: una bomba de 180 kilogramos cayó a mi lado, a solo dos metros de distancia y por gracia de Dios no explotó. Fui tomado prisionero por los ingleses junto a mis compañeros y algún alemán del Afrika Korps. Durante más de un año el campo era denominado con el número 313. En él dormíamos sobre el suelo, sobre la arena del desierto, sin agua para lavarnos y muy poca para tomar, alimentándonos con doscientos gramos de pan por día y una lata de corneed bef para repartir entre cinco personas.”
 
“Tuve la suerte de fugarme escondiéndome durante dos años en casas de parientes o amigos, pues yo vivía en Trípoli, donde me críe ya que mis padres italianos habían emigrado llenos de esperanza. En 1946 pude fugarme de África, embarcado como polizón, burlando la vigilancia inglesa, en un barco griego llamado “Dorotea Paxxon” que se dirigía al puerto de Nápoles. Cansado de vivir tantas penurias, decidí emigrar a la Argentina llegando el 3 de abril de 1949, con apenas 25 años y muchos deseos de trabajar y formar un hogar.

Jose Gurrieri y su esposa.

“Por suerte lo conseguí, ya que me casé con una nativa de este suelo, hija también de emigrantes españoles y con ayuda mutua formamos nuestro hogar. Tuvimos tres hijos varones que sirvieron a la Patria y por ironía del destino, después de casi cuarenta años, el imperio pirata me persigue para ensañarse con uno de mis hijos de apenas 18 años: Ricardo Mario Gurrieri. Este es el relato, en síntesis, de lo que yo como padre, siento con profundo dolor en este momento, que estoy junto con mi esposa y mis otros hijos. El héroe, Ricardo Mario Gurrieri ha sido el primer soldado de la Batería Antiaérea 601 que dejó la vida en el campo de batalla defendiendo el suelo y la bandera patria y me siento orgulloso por ello.”
 
Libro del marplatense Jose Gurrieri: "Del Africa a las Malvinas"

Placa del hijo de Jose Gurrieri en Islas Malvinas: RicardoMario Gurrieri. 25 de mayo de 1982


El soldado N°65.532

Sara Garfinkel, escritora marplatense y gran colaboradora del blog "Fotos Viejas de Mar del Plata" grabó las conversaciones de su esposo Jose Berg cuando relataba sus aventuras en la Segunda Guerra Mundial. Ella extrajo de estos relatos sus recuerdos mas significativos y los plasmó en una historia que nos envió mas tarde. Aquí comienza el relato desgrabado de este marplatense adoptivo....

"El protagonista de esta historia se llama José Berg. En la mitad de su vida eligió la ciudad de Mar del Plata como su lugar definitivo en el mundo. Falleció hace un par de años. Descansa en paz en la ciudad que lo enamoró y lo cobija para siempre en su seno. Esa casi imperceptible cojera, manifestada en su cuerpo hace pocos años, fué el legado físico que le dejó su aventura como soldado voluntario en la Segunda Guerra Mundial. El otro legado, el espiritual, no es visible pero pesa más que el físico. José acepta contar una parte sus “locuras de juventud” y sus “aventuras bélicas”; pero se niega terminantemente a contestar preguntas que le hagan recordar compañeros perdidos por un disparo de algún francotirador."

“Me han preguntado tantas veces que me impulsó a ir tan lejos dejando mi familia, trabajo y amigos para involucrarme en una aventura cuyo epicentro estaba distante a miles de kilómetros de mi entorno de vida. Quizá haya sido algo genético lo que despertaba en mí la necesidad de vivir aventuras. Éramos cinco hermanos, dos mujeres, yo el del medio y luego los más chicos, una mujer y un varoncito. Yo, siempre, fui el peor de todos, camorrista, peleador, travieso. De muy pibe me metía en cuanto lío había por el barrio. La que lidiaba con todos era mi mamá que sólo podía contar con la ayuda de su hermano Berny, ya que mi papá… bueno, de él mejor no hablar. Mi tío Berny era el único que podía manejarme. ¿De qué manera? Me contaba de la familia que había quedado en Londres, de cómo estaban y cómo lo habían pasado durante la guerra de 1914.

Jose Berg en la casa paterna. Año 1924
"Era la única forma de que me quedara quieto y no hiciera travesuras. Ya tenía como diez años cuando me di cuenta que él me hablaba de batallas verdaderas y de héroes reales. A lo mejor hoy no recuerdo lo que almorcé ayer pero nunca olvidé los nombres de Eddie Rickenbaker, del alemán von Richthofen, del francés René Fonck. Quería ser como ellos. Me sentía muy seguro de poseer un destino indemne y que valía la pena atreverme a llevar a cabo hazañas parecidas a las de ellos. Me atraía lo lejano, lo desconocido, lo emocionante. Muy astuto mi tío que viendo lo que yo físicamente era, un esmirriado escuálido pibe, aprovechó mi entusiasmo y me asoció a un club de barrio donde empecé, a instancias del tío, a practicar lucha y aprender boxeo. Luché hasta que me descalabré un hueso y, una vez repuesto, al final me decidí por el boxeo. De ser un enclenque jovencito quinceañero me convertí en un muchacho duro, sólido, que sabía como defenderse y poner las cosas en su lugar cuando era necesario. Dos desconocidos profesores de un humilde club de barrio fueron quienes además de meterme en la cabeza la importancia del deporte me educaron a sofrenar mis ansias de afrontar riesgos”.
“Eran tiempos difíciles, revueltos. El mundo estaba convulsionado. En la Argentina había mucha inmigración desperdigada pero en la ciudad de Buenos Aires esa inmigración estaba densamente agrupada. Casi todos teníamos familiares directos que eran italianos, españoles, franceses, rusos… Había mucha efervescencia política importada desde la vieja Europa. El terremoto fascista que movía los cimientos de países como Italia o Alemania comenzaba a tener réplicas en esta parte de América del Sur. Antes Europa estaba lejos… ahora nada está lejos. Si las noticias que se leían y las fotos que se veían en los diarios, los informativos emitidos por las radios, los noticieros que veíamos en el cine y las noticias transmitidas boca a boca, eran aberrantes para los adultos, ¿qué no serían para un joven de 18 años, como era yo cuando, por ejemplo, la portada de un diario tan popular como El Tiempo o La Razón del año 1939, encabezaba así su primera página"

Diario El Tiempo 2 de sptiembre de 1939
Diario La Razón 17 de septiembre de 1939
“Para 1939 ya hacía un año que estaba trabajando en una casa que se dedicaba a colocar radios en los coches que salían de fábrica sin ese accesorio. Tenía una familia que me contenía y económicamente, con mi trabajo, me bastaba a mí mismo. Me gustaba, aparte de practicar boxeo de aficionado, todo relacionado con la velocidad, las carreras de autos, de motocicletas y la AVIACIÓN. Con el dinero que ganaba en mi trabajo pagaba mis clases de vuelo en el Aéreo Club de San Justo. Fueron mis instructores de vuelo César Simonelli y César Germanoff Jr. Fueron dos profesores de un humilde club de barrio quienes me educaron a sofrenar mis ansias de afrontar riesgos y fueron estos dos instructores del Aéreo Club de San Justo quienes me enseñaron a desplegar mis alas”.

José Berg en el Aero Club de San Justo con sus instructores y compañeros de promoción.(3ro desde la izq.fila inferior). Imagen gentileza Sara Garfinkel
“¿A los 18 años, puede un muchacho saber lo que quiere hacer de su vida? Ahora sé que no, pero en ese entonces yo estaba seguro en lo que quería aunque no creía que algún llegaría a concretar mi deseo: ser un excelente aviador. La efervescencia del mundo loco, escenario de mis dieciocho años, despertó en mí el deseo de ser ¡piloto de combate, un héroe como aquéllos que me contaba mi tío!! Uno de mis mejores amigos era Mauricio, un año mayor que yo. El compartía mis sueños heroicos pero lo que menos deseaba era ser piloto de combate. Ya le había tomado el gustito de ser combatiente en tierra porque estaba cumpliendo su servicio militar en el Ejército Argentino en Campo de Mayo. Teníamos en común que nuestros bisabuelos habían emigrado desde Ucrania para recalar mi familia en Londres mientras la suya hizo parecido periplo pero ellos anclaron en Paris. Para mejor, o peor, aparte de las malas noticias que llegaban del continente europeo, fuimos testigos de la Batalla del Río de la Plata y el hundimiento del Admiral Graf Spee. Mauricio y yo teníamos tan cerca la guerra qué estaba tan lejos….”

“La adrenalina galopaba en nuestras venas. Teníamos familiares que residían en los países involucrados en ese despelote bélico. Lo peor de todo fue cuando lo de Dunkerque primero y luego la rendición del gobierno francés al enemigo alemán. Mauricio sabía, por su familia, que en ‘cierto’ lugar se estaba reclutando voluntarios para luchar a favor del ‘mundo libre’. Pero esa posibilidad era inútil para mí. La condición insalvable era ser mayor de edad y tener cumplido el servicio militar obligatorio. Sólo tenía que esperar. Mi amigo ya estaba bajo bandera y yo debía seguir con mi vida hasta ser requerido para servir a la Patria, como se decía en mi juventud”.

Jose Berg. Decada del 40
“¡Por fin fui convocado! Algo debía haber en mi destino porque se me dieron todas. Como mi número de Libreta de Enrolamiento era mayor que el de grado de admisión me citaron para el examen médico. Lo pasé. Después me saqué la lotería. Es que el sorteo se hacía por la Lotería Nacional y con público. Los que tenían el número de lotería más bajo iban al Ejército, los que teníamos el número intermedio a la Fuerza Aérea y los de número más alto a la Marina. Cuando fui convocado, debido a mi carácter rebelde, mi vieja, siempre mesurada, pensaba que yo lo iba a pasar muy mal. ¡Cómo se equivocó! Gracias a mi preparación física y mis clases de vuelo, lo pasaba muy bien porque el período de instrucción de reglas y el entrenamiento de combate no me resultaban para nada pesados. Luego la suerte volvió a estar a mi favor. Terminado el período de enseñanza y adaptación me asignaron a un deber específico: chofer de un Comodoro. ¡Y ahí sí me saqué la Grande! Mi jefe era el Comodoro Marcelo Aubone Quiroga. Hay que ponerse de pie cada vez que se menciona su nombre".

Comodoro Marcelo Aubone Quiroga
"Siempre su proceder como autoridad militar fue ejemplar. Cuando me presenté a él, me dio un discurso del cual yo recuerdo algo que me ayudó a darle forma, poco a poco, al hombre que soy hoy en día. Me dijo algo así como que él tenía el mando y sus órdenes debían ser obedecidas porque nunca serían oprobiosas ya que quien comanda debió aprender siendo primero comandado. Bueno, desde el año 1947 hasta pocos años antes de su fallecimiento, siempre estuvimos en contacto epistolar con motivo de las fiestas de fin de año. Nunca faltamos en saludarnos para las Navidades. Personalmente lo ví una o dos veces a mi regreso de mi aventura bélica. Lo sabía ferviente católico y le traje de regalo un rosario bendecido por el patriarca de Jerusalén.”
Una de las postales de salutación por las fiestas navideñas (año 1990-1991)
Una de las postales de salutación por las fiestas navideñas (año 1990-1991)
“Nuestro Día D fue casi contemporáneo al Día D de Normandía. Para nosotros llegó cuando mi amigo y yo ya habíamos cumplido con los requisitos necesarios para no ser espectadores de la película sino partícipes necesarios de la gran hazaña tan deseada por ambos: alistarnos por espontánea voluntad, no por obligación o deber, para ¡salvar a la humanidad! Tamaña tarea… ¡Qué inconscientes! Aunque pensándolo bien fue una epopeya de dos jóvenes argentinos sedientos de aventuras. Mauricio tenía un nombre y la dirección de una oficina donde se anotaban los voluntarios. Cuando llegamos a la dirección indicada nos encontramos con una casa vieja sita en la calle San Martín a metros de su intersección con la calle Tucumán. La puerta de entrada era de hierro y estaba medio entreabierta, así que nos metimos sin más. Salió a nuestro encuentro un viejo a quien le preguntamos por el nombre que nos habían dado. El viejo nos guió por un largo pasillo hacia una puerta lateral, la que al abrirla, escalera mediante, nos condujo a una pieza subterránea que había sido un sótano transformado en ‘oficina de reclutamiento’. El mobiliario era escueto: una vieja mesa de madera, tres sillas y una máquina de escribir sobre la mesa. Sobre dos de las paredes había dos estantes con papeles y carpetas y un armario medio destartalado se apoyaba en la tercera pared. En un rincón, sobre el piso de madera, habían paquetes prolijamente armados”

“No estoy contando ninguna película de guerra… estoy relatando una parte de mi vida, de mi juventud, de mis locas ideas. Había una cuarta silla ubicada detrás de la mesa. Servía de asiento al hombre cuyo nombre sabíamos antes de conocerlo. Era un hombre mayor, alto, flaco, con una nariz tan curva que casi le llegaba a los labios. Nos preguntó en un español con acento gringo quién nos había dado su nombre, como nos llamábamos y en que trabajábamos. Nos pidió los documentos y nos dijo que esperásemos en el pasillo de arriba porque quería hablar con nosotros pero por separado porque una de las condiciones era ser discreto aun entre amigos y familiares. Lo único que comentamos entre mi amigo y yo fue que ambos teníamos que volver al día siguiente para ser revisados por un médico que determinaría si éramos física y síquicamente aptos para ser aceptados como voluntarios. Dos días después de la revisación médica tuvimos que volver al anochecer a la casa de la calle San Martín. El mismo viejo abrió la puerta, nos llevó hasta el sótano y el mismo tipo narigón estaba ahí, tal como lo habíamos dejado 72 horas antes. Era como si hubiera dormido sentado en la silla frente a su máquina de escribir. Nos miró con una mirada desvaída mientras nos decía que habíamos pasado ambas revisaciones médicas, que fuimos aceptados y que en un día no determinado dentro de las próximas tres semana teníamos que embarcarnos porque aún no estaba establecida la fecha de salida de una brigada latinoamericana que estaba compuesta por voluntarios argentinos, uruguayos, brasileros”.
Jose Berg
“A partir de ese instante todo fue vertiginoso. Decidí no despedirme de nadie, sólo de dos personas. Mi mamá y el Comodoro Aubone Quiroga. Primero tuve que hablar con mi vieja Ella, como toda mi familia, amigos, compañeros de trabajo, nadie sabía nada de mis planes. Ya hacía mucho que no hablaba con nadie de mis deseos de ‘ir a la guerra’. Todos con quienes compartía mi vida se habían olvidado de mi ‘berretín bélico’. Los pocos que a lo mejor le prestaron una relativa atención, mi vieja y hermanos entre ellos, habían tomado mis palabras como una bravuconada del momento. Poner a mi mamá al tanto de las últimas novedades fue mi primer tropiezo belicoso, con un enemigo inesperado cuyas armas eran el amor por su hijo y el miedo de perderlo. Lo que tuve a mi favor fue la tan mentada ‘flema británica. Ella sabía manejar sus sentimientos siempre tratando de no lastimar el sentimiento del otro. Mi vieja era una buena persona. Cuando aceptó la realidad me pidió que me cuidase, me deseó buena suerte y me dijo algo que casi me hizo abandonar todo lo proyectado: ‘no es malo ir a la guerra para ayudar a la gente, lo malo es ir para matarla’, me dijo. También me despedí del Comodoro Aubone Quiroga. Su respuesta al conocer el motivo de mi despedida me desorientó. ¿‘Por qué se va si esa no es su tierra ni su guerra?’…’Quédese, puedo recomendarlo para trabajar en la Dirección General de Material Aeronáutico, hasta puede llegar a asimilarse como suboficial’ Todo fue inútil. Yo le contesté que mi destino era arriesgar mi vida por defender lo que yo creía: luchar contra la aberración de avasallar a gente inocente por su etnia o color de piel. Viendo lo infructuoso de su prédica, el Comodoro me despidió con un consejo que en el momento no procesé hasta tiempo después, cuando la mente se me abrió por las circunstancias de las situaciones que tuve que vivir y en las que me había metido por querer ser defensor de causas perdidas”.

“Llegado el día señalado de la partida, esperaba un barco carguero que además de su carga normal llevaba un grupo de jóvenes, 15 en total, argentinos, brasileros y uruguayos, Mauricio y yo entre ellos, más un tipo de más edad que se presentó como el instructor del grupo. Creo que ahí nos dimos cuenta de la magnitud de la tarea que pretendíamos llevar a cabo. Tanto mi amigo como yo en lugar de amilanarnos nos envalentonamos…. ¿De qué? me pregunté tantas veces a lo largo de mi vida. Si nuestra única acción heroica hasta ese momento fue subir a bordo de un barco carguero que horas pondría proa hacia Francia. Una Francia que ya había recibido a De Gaulle como héroe de la Liberación. El instructor nos reunió a todos y, después de identificarnos por nombre, apellido y nacionalidad, nos dijo que formábamos una parte de grupo que se estaba constituyendo como la Brigada Latinoamericana de Voluntarios. Después de presentarnos los unos a los otros empezamos a confraternizar mientras el barco, no recuerdo su nombre, partía del puerto de Buenos Aires rumbo a Dakar. ¿Por qué Dakar? Porque era un punto súper estratégico debido a su posición en el extremo oeste de África. Esa posición permitía cargar combustible antes de alcanzar la costa europea, en este caso el puerto de destino: Marsella”.
Jose Berg de instructor. Decada del 40
“Ya en Marsella, en tierra francesa, desembarcamos para casi de inmediato subimos a un camión que nos llevó hasta un reducto de aspecto deprimente. El lugar se llamaba Argéles - Sur – Mer. Hacía poco tiempo los soldados alemanes se habían ido. Estuvieron un par de años asentados ahí pero el daño que hicieron fue terrible. Los del lugar nos dijeron que como en la parte más vieja de Marsella, se ocultaban miembros de la resistencia, los nazis decidieron dinamitar todo el lugar. Por eso cuando llegamos estaba todo destrozados. Las barracas estaban sin las menores condiciones higiénicas. Ni servicios sanitarios ni agua corriente. Sólo había agua, en pequeñas cantidades, para beber. Esta agua era traída en camiones cisterna una vez por semana. Debido a la cercanía del Mediterráneo la zona recibía mucha lluvia. Como el suelo no era arenoso sino arcilloso el terreno era un permanente barrizal. Con las piedras que encontramos pudimos construir unos senderos para transitar sobre el barro y así poder llegar a las letrinas. Algunos retretes estaban al ras del suelo, otros sobre un tablado de metro y medio de altura, más o menos. Para llegar a esas sucias y asquerosas letrinas había que subir unos peldaños de una escalinata que levantamos con las piedras”.
“La comida que nos daban era escasa y repugnante. El menú básico era caldo de carne hecho con mucho de hueso, nada de carne y alguna que otra legumbre. Menos mal que todos nosotros teníamos dinero, así podíamos conseguir algo decente para comer fuera de nuestro ‘alojamiento’. El hecho de estar acantonados en lo que pocos meses antes había sido un campo de prisioneros de la resistencia en Francia no era que no pudiésemos salir y entrar a voluntad. Lo que nos recomendaron estuviésemos atentos a estar en el lugar o cerca del mismo. En verdad tuvimos mucha suerte porque ninguno de los que estuvimos ahí nos descompusimos o enfermamos. Es que no teníamos ni simples medicinas de primeros auxilios ni medicamentos más complejos. Los voluntarios - que éramos de diversos orígenes - fuimos ordenados por los instructores que estaban esperándonos en Argéles - Sur - Mer en Brigadas de Emergencia. Al principio no teníamos armas. Más tarde empezaron a averiguar quiénes teníamos instrucción militar o no. Los que teníamos instrucción fuimos separados de los otros y ahí comenzó la segunda parte de la aventura. De esta parte sólo voy a contar una anécdota. La cuento porque ha sido quizá el primer hecho que me hizo pensar por primera vez que la guerra es una mierda, la mierda que despierta en una persona el deseo de supervivir a costa de la muerte de los otros.”

“Formábamos parte de un grupo formado por voluntarios de distinta nacionalidad. Lo que era diferente entre los voluntarios era el nivel educacional. Íbamos desde universitarios hasta compañeros con estudios rudimentarios. Pero nunca hubo problemas entre nosotros. La situación nos había igualado al uno con el otro. El que tenía problemas con el trato a soldados de diferentes culturas y costumbres era el jefe del grupo: el Mayor P. Tipo raro este P. Se corría la voz de sus andanzas - una que otra asonada política fracasada – previas y posteriores a la obtención de su grado de mayor. Físicamente era de estatura normal y un tanto robusto. Era de buen comer, no se privaba de nada de lo poco que había en la despensa de guerra. Pero como la despensa de guerra no tenía exquisiteces el problema más serio que tenía el Mayor en el frente era la imposibilidad de saborear su plato favorito: puré de plátano con canela adornado con frijol refrito o con crema. P. era un hombre muy difícil de tratar. Siempre se paseaba, con el bastón de mando bajo su brazo derecho, en compañía de su ayudante de campo, un italiano alto, flaco, desgarbado pero buen tipo”.

Jose Berg: un marplatense en la Segunda Guerra Mundial
“La nuestra era una compañía nómada. Éramos tropa de ocupación. Estábamos en constante desplazamiento. Íbamos de un sitio a otro con la misión de reemplazar a los soldados que habían peleado para conseguir una posición. Así como nuestro Mayor P. soñaba con su puré de plátano, nosotros soñábamos con recibir porciones no tan escasas y desabridas de comida. Éramos soldados errabundos con una misión para cumplir y con un estómago semivacío para llenar. Dormíamos a veces en un camión, a veces en un campamento. Ayer estuvimos allí, hoy aquí, mañana allá, pasado… quién sabe. Comíamos cuando llegaba un camión con una cocina de campaña manejada por cocineros, dispuestos todos con mucha voluntad, poco oficio y escasos víveres. La menestra o verdura era limitada. La ración de legumbres secas, guisadas o cocidas era tan pequeña que en lugar de alimentarnos nos desnutría. La verdad es que teníamos hambre… mucha hambre”
Jose Berg durante una salida de patrulla. Decada del 40
“Una mañana, ya como rutina, salimos de patrulla. Íbamos en partidas de soldados en corto número, tratando de mantener el orden y la seguridad de un poblado que había sido derruido por los que lo atacaron y por los que lo defendieron. Teníamos la orden de mantener el orden, evitar los saqueos de lo poco que quedaba y velar por la seguridad de los vecinos que no quisieron abandonar sus pocas pertenencias. Avanzábamos lentamente, con mucho cuidado, en medio de las pequeñas casas derruidas, pasamos por lo quedaba de dos o tres granjas y llegamos a lo que se consideraba campo abierto. De repente, ante nuestros famélicos ojos se presentó… ¡una vaca! Sí. Una vaca flaca, de pocas carnes, enjut, chupada. Parecía estar pasando más hambre que nosotros mismos. Ahí mismo le hicimos juicio sumarísimo a la pobre vaca y decidimos su fusilamiento. Ejecutar a alguien, aunque sea un rumiante tuberculoso, con una descarga de fusilería es dramático. Pero en la guerra la supervivencia es primordial. La vaca fue sentenciada a morir con el argumento que para un soldado morir en combate es glorioso, pero morir de hambre es penoso. Formamos una pequeña unidad de infantería y ejecutamos la decisión tomada en conjunto”.
Jose Berg y sus compañeros. Decada  del 40
“La vaca murió dignamente. Exhaló su último aliento sin un mugido de queja. Pero se presentó un problema en él que no habíamos pensado previamente. Nosotros, los argentinos y uruguayos éramos los que teníamos experiencia más cercana al ganado vacuno. ¿Experiencia cercana de qué? De verlas pastando cuando íbamos en el tren o en auto desde Buenos Aires a Mar del Plata, de comprar un churrasco en la carnicería del barrio o compartiendo un asado con amigos. De nuestros compañeros fusileros no podíamos esperar nada porque para algunos de ellos la carne era un manjar casi desconocido. Y ahí estaba la pobre vaca, muerta en acción de guerra, ofreciendo a sus verdugos su magra carne como alimento. Un compañero uruguayo se ofreció a carnearla. No porque supiera sino porque las moscas empezaban a merodear por el lugar. Mientras él hacía lo que podía, los demás tratamos de encontrar elementos para hacer un asado. Nos metimos en una casa medio derruida. Entre unos escombros encontramos el elástico de una cama bajo los restos de una estera formada por varias pleitas cosidas que debió de haber servido de colchón. La suerte nos seguía sonriendo. ¿Qué mejor que ese elástico para improvisar una parrilla? A partir de ese momento, nosotros, argentinos y uruguayos, copamos la situación. ¿Qué rioplatense se podía echar atrás si había que preparar un asado con achuras?”.
“Prendimos una fogata usando la estera como base del fuego. Pusimos el elástico sobre las llamas y ahí se armó el despelote. Empezaron a saltar por los aires pequeños monstruos de color rojo oscuro, no más grandes que semillas de sésamo, de olor repugnante y aspecto desagradable. Alguien gritó ‘¡Chinches!’…. Eran chinches. Estas chupa-sangres salen de noche a taladrarte la piel con picaduras irritantes. Como todo esto sucedió a la mañana, no nos habíamos dado cuenta que el elástico estaba infectado con chinches. Tampoco pensamos que algo así podía suceder. Pero ya la macana estaba hecha y seguimos adelante. No quedó ninguna chinche en el elástico y creo que en toda la región. Pero tampoco lo estaba pasando bien el que estaba a cargo de la carneada. La vaca estaba tan flaca que se le pegaba el cuero a la carne y la carne a los huesos."

Jose Berg con sus compañeros de milicia. Decada del 40
"Tuvo que usar como herramienta desolladora el sable bayoneta que era parte del armamento que teníamos. Le había cortado la panza a la pobre vaca, le sacó el corazón, el hígado, un riñón, el bofe, todo lo que pudo. Ya íbamos a poner las achuras sobre la parrilla cuando, gracias a todo el alboroto que habíamos armado, aparecieron dos soldados que habían sido enviados por el Mayor P. No más enterarse el Mayor lo que estaba sucediendo en nuestra posición, ordenó a estos compañeros que volvieran y requisaran las vísceras comestibles que estaban a punto de ser ubicadas sobre la parrilla. Orden superior. Hubo que obedecerla. Ellos se llevaron las achuras pero nosotros no nos dimos por vencidos. Seguimos despanzurrando a la finada vaca. Conseguimos unos cortes que, con buena voluntad, decidimos que eran costillares y hasta tiras de asado. Todo fue puesto sobre la parrilla y al fin nos comimos ‘flor de asado’. Lo que nadie sabía es que a los cortes recién carneados hay que colgarlos por una hora, por lo menos, para que se oreen y sequen antes de ser asados o cocinados. Pero no importa. Cuando se tiene hambre a los veintitantos años todo asado está bueno. Por ese asado quizás yo estoy vivito y coleando, con casi 90 años… Bueno hasta acá llego”.

Morral de campaña de Jose Berg
Morral de campaña de Jose Berg
Morral de campaña de Jose Berg
Medalla identificatoria Jose Berg
cinto militar de Jose Berg
Cacerolas y caramañola de campaña Jose Berg
Protector de agua para reloj de Jose Berg
Protector de agua para reloj de Jose Berg

"Dejo unas fotos, no todas, para que vean que lo que les he contado es parte de lo que he vivido. Estas fotos son mis reservados recuerdos, parte de la historia de mi vida. Nunca las miro. Evito la recordación. Es que mis compañeros y yo éramos los únicos que conocíamos la verdad de como lo pasábamos. Es claro entender porque no quiero contar nada más allá del fusilamiento de la vaca. No suena muy heroico pero es mejor recordar los momentos buenos y olvidar los malos. ¿Cómo puedo contar lo que yo sentía cuando en un momento estaba hablando con un compañero, fumando un cigarrillo, a veces a medias porque ni cigarrillos teníamos, y al minuto mi compañero, mi amigo, mi par estaba tirado a mi lado, con la boca abierta que comenzaba a sangrar, o sus sesos desparramados fuera de su cráneo roto. Todo producto de algún franco tirador que era, para mí entender, inimputable porque defendía lo que él creía era su deber, así como nosotros defendíamos lo que sentíamos era el nuestro. Al principio nos sacábamos fotos porque era la novedad. Cuando nos dimos cuenta que la guerra no es ni limpia, ni romántica, ni justa sino que es una real mierda, nos sacábamos fotos antes de salir para una operación con la pelotuda cábala que de esa manera todos volveríamos. Muchísimas veces no todos retornaron”.
Jose Berg en el hospital. Decada  del 40

“Entre esas fotos están algunas de cuando estaba convaleciente en el hospital de mis heridas físicas. Ahí comenzaron a sangrar las otras heridas, las invisibles. Me habían dicho que ante la posibilidad de que perdiera movilidad en mi pierna herida, cosa que gracias a Dios no sucedió, me iban a destinar a trabajo de escritorio. Yo no quise aceptar esa solución, así que decidí pedir mi baja. Pero con mi carácter de m…., nadie podía darme de baja por mis otras heridas, las invisibles, no provocadas por las armas sino por las actitudes de los hombres, si no era yo mismo. Lo único que daba vuelta en mi cabeza era el consejo de despedida del Comodoro Marcelo Aubone Quiroga, mi jefe en mi paso de conscripto por el Ejército Argentino. Aubone me dijo ‘Sepa que cuando el valor se enreda con las artimañas políticas, el valor se transforma en violencia y destruye la moralidad de los hombres’. El recuerdo de estas palabras suyas, dichas desde un punto de vista político castrense, más las de mi vieja, dichas desde el rincón de las hornallas de su cocina económica, fueron determinantes en retornar a mi país, a mi gente, a mi vida. Creo que esta vez debo agradecer a mi carácter de mierda por haber tomado la primer decisión lógica de mi vida”…

 Sara Garfinkel
Mar del Plata, mayo 2018
Doña Fany, doña Maria y Ebe junto a Pepe y Sara Garfinkel
Sara Garfinkel y su esposo Jose Berg. Año 2012


Bibliografía
Homenaje a los heroes argentinos en Buenos Aires
http://fdra-aereo.blogspot.com/2017/09/raf-homenaje-los-heroes-argentinos-en.html
"Soldado N°65.423". Historia basada en el relato verídico sobre las actividades del marplatense Jose Berg en la Segunda Guerra Mundial por Sara Garfinkel.

5 comentarios:

  1. Gracias Pablo... hoy más que nunca agradezco al destino que nos hayamos encontrado en un recoveco del camino de nuestras vidas porque si alguien tenía que dar a luz una pequeña memoria de una de las tantas etapas de la larga vida de mi esposo, José Berg, esa persona tenías que ser vos. Sus años juveniles en un tiempo donde hubo una pérdida transitoria de la razón en gran parte de la humanidad, a causa de un inexplicable sentimiento intenso de xenofobia y racismo, lo impulsaron a luchar para ayudar a aquellos que sufrían en tierras tan lejanas a suya. El, tal como el hidalgo caballero manchego, Don Quijote, lucho una y cien veces contra los molinos de viento. Pero como no lo impulsaba la locura sino su ardiente juventud, cuando ésta se enfrió haciéndole comprender que en cada enfrentamiento no eran las aspas de los molinos las que se perdían sino las vidas y que no se es héroe por disparar un arma sino por curar una herida, volvió y juramentose nunca hablar de esa experiencia, excepto por un un acontecimiento extraño y divertido, que en el frente bélico le ocurrió a él y a sus compañeros. Por eso, MUCHAS GRACIAS PABLO por haber respetado la voluntad de mi esposo.

    ResponderEliminar
  2. La escuadrilla 164 "Argentina British", pese al mito moderno, no era argentina, de la misma manera que la 247 "China British" no era china. Los argentinos en sus filas fueron 4, y nunca coincidieron más de 2 a la vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas de 550 pilotos de Argentina pelearon en la Segunda Guerra. Te sugiero que leas el libro "Alas de Trueno" escrito por ellos. Tambien están ratificados estos datos en una nota del Diario La Nación.https://www.lanacion.com.ar/579405-mas-de-550-pilotos-de-la-argentina-pelearon-en-la-segunda-guerra

      Eliminar
  3. Te lo vuelvo a repetir: 4 argentinos en el escuadrón 164 entre 1942 y 1945. Apellidos: Sheward, Bridger (fallecido en accidente de vuelo en 1942, única baja argentina del escuadrón), Brownrigg y Greene. Que hubiera 55o argentinos en la RAF no significa que el escuadrón 164 estuviera formado por argentinos. Esos 550 argentinods estaban repartidos por toda la RAF. Una escuadrilla tiene unos 24 pilotos. Con bajas y "tours of duty", calculo que unos 50/60 pilotos pasaron por el escuadrón en 1942-1945. Argentinos, lo dicho: 4 (y nunca más de 2 a la vez). Como mínimo 4 belgas pasaron por el escuadron nº 164 (siquiera porque el escuadron hermano nº 609 era medio belga). El escuadrón tuvo unas 16 bajas en 1942-1945. Sólo una de esas bajas era argentina. De hecho, las bajas australianas fueron 4 (todos fallecidos), las canadienses 2 (un fallecido y un prisionero de guerra) y las neozelandesas 2 (un fallecido y un prisionero de guerra). El resto, británicos.

    ResponderEliminar
  4. La nota hace referencia a los argentinos que pelearon en toda la guerra y no solo al Escuadrón Nº164. En lo que respecta al escuadrón, nadie discute tus dichos.Saludos cordiales.

    ResponderEliminar