martes, 26 de noviembre de 2013

HOTEL BOULEVARD ATLANTICO




Los orígenes de Mar del Sur y Boulevard Atlántico

Varios de los miembros de la Familia Otamendi, que poseían campos en la zona, impulsaron la fundación de un balneario. Crearon para tal fin una sociedad anónima junto a distinguidas personalidades de la época y aproximadamente en 1887 adquirieron unas 400 hectáreas sobre la costa al noreste del arroyo La Carolina. Se realizó el plano, se comenzó con la venta de los lotes y se inició la edificación de un hotel. Pero la crisis económica por la que atravesó la Nación en aquella época, provocó la suspensión del ramal ferroviario que llegaría hasta dicha localidad. Los impulsores de este emprendimiento se vieron desanimados y abandonaron todo lo realizado hasta entonces. El hotel, que estaba casi terminado, se fue cubriendo de arena y quienes pasaban por allí se fueron llevando hasta los escombros.

En el expediente iniciado por Guillermo Schweitzer existen documentos sobre la creación del pueblo: Boulevard Atlántico, originado en las tierras de Fernando J. Otamendi que se extendían entre los arroyos La Carolina y La Tigra, al sureste del pueblo de Mar del Sur que había sido fundado con anterioridad.

"Boulevard Atlantic Hotel" de la localidad de Mar del Sud (1880)

Por causas de una profunda crisis económica que azotó al país y ante un panorama desalentador, Fernando Otamendi vendió, en 1889, al Banco Constructor de La Plata (representado por su presidente Carlos Schweitzer) el "paraje de Boulevard Atlántico, continuación de Mar del Sur, después del arroyo La Carolina". Fernando J. Otamendi no vendió un lote de campo sino 254 manzanas, 40 quintas, 24 chacras y 314 unidades individuales. Esto prueba que el 23 de agosto de 1889 Boulevard Atlántico ya había sido fundado.
El pueblo quedó abandonado y posteriormente fue renaciendo hasta que en 1930 tomó impulso hasta constituirse en la actual villa balnearia a la que todos conocen erróneamente como Mar del Sur.

Entre 1882 y 1886 se construyó en la actual villa balnearia de Mar del Sur (perteneciente al partido de Gral. Alvarado) el "Boulevard Atlántico Hotel" que pretendia ser el primer Hotel de Lujo de la costa atlantica bonaerense. Por ese entonces se esperaba que el ferrocarril llegase hasta ese lugar, pero por la crisis en que se vio envuelto el país en 1888 esto no se concretó.

Mar del Sud y el Hotel Boulevar Atlántico, ocaso, gloria, caída y después...


Este trabajo obtuvo una Mención en el Área de Investigaciones Históricas del Premio Anual de Arquitectura, Urbanismo, Investigación y Teoría CAPBA 2000. El Jurado opinó: Relevancia de la temática:"Interesante estudio sobre un edificio que, además de su condición de hito referencial histórico cultural- arquitectónico, encarna como pocos otros el fenómeno del desarrollo urbanístico de los balnearios atlánticos bonaerenses".

Coherencia:"El trabajo plantea orgánicamente diversas facetas de enfoque, desde los aspectos de gestión político-económica hasta el análisis urbanístico y arquitectónico del tema asumido". Posibilidad de desarrollos futuros:"La investigación posee, además de su relevancia intrínseca, el valor agregado de su aplicación a acciones concretas de recuperación y rehabilitación que pudieran establecerse sobre el bien en un futuro próximo".


A fines del siglo XIX surgirán tres emprendimientos urbanísticos al sur de Mar del Plata, impulsados por el éxito de esta como centro balneario. Miramar (1888), Mar del Sud (principios de 1889) y Boulevar Atlántico (mediados de1889), nacerán asi mismo impulsados por el gran negocio que implicaba la venta de tierras, loteadas y vendidas en grandes remates.

En 1888 el agrimensor J. Eugenio Moy, a iniciativa de una sociedad anónima formada por Rómulo Otamendi, Rafael Herrera Vegas, Juan Bautista Otamendi y Julio Goyena, realizará el trazado de Mar del Sud, al norte del arroyo La Carolina, en terrenos que habían adquirido a Fernando J. Otamendi.

Pese al exitoso remate de los lotes y a la construcción de un hotel hoy desaparecido, Mar del Sud no logrará desarrollarse. A mediados de 1889 Fernando J.Otamendi, otrora propietario de las tierras de Mar del Sud, venderá un terreno de su propiedad al sur del arroyo La Carolina con el plano de subdivisión, también realizado por el agrimensor J.Eugenio Moy, al Banco Constructor de La Plata, institución bancaria que llegó a ser una de las más importantes del país a mediados de la década del 80´.


Boceto del hotel antes de su construcción

Este nuevo emprendimiento, llamado Boulevar Atlántico, ocupará las tierras de lo que hoy conocemos como Mar del Sud, ya que aún en la actualidad el desarrollo al norte del arroyo La Carolina es casi inexistente. Para desarrollar el emprendimiento, el Banco Constructor de La Plata inicia la construcción de un hotel, el Boulevar Atlántico Hotel (que serviría de hito fundacional del poblado), así como gestiona ante las autoridades del Ferrocarril Sud la llegada de una línea férrea hasta el lugar.

El fracaso de esta gestión, así como la crisis de 1890 y la quiebra del banco, motivará a sus autoridades a vender el hotel y las tierras a la Compañía Argentina del Riachuelo, empresa vinculada directamente al ex director del Banco Constructor de La Plata, Carlos Mauricio Schweitzer. La Prensa ilustraba el hecho mencionando el grandioso remate del "espléndido hotel con 150 lujosas piezas, ya concluido desde hace mucho tiempo". Una nueva venta en 1891 a familiares del Sr Schweitzer, y posteriormente su suicidio, marcarán el fin de los sueños de grandeza que Boulevar Atlántico había generado.

Será recién a partir de la década del 20´que el hotel inicia un período de esplendor. Mar del Sud se convertirá en los años siguientes en un lugar casi exclusivo que se desarrollará a la sombra de esa inmensa mole. A partir de los 70´su estado comenzará a decaer lentamente y "convertido en la sombra de su gran relumbrón, es el testimonio de una época. Esta junto al mar cayéndose de a poco. Desapareciendo lentamente."

En estos últimos años el ocaso se ha acentuado considerablemente. Nuevos dueños han tomado el control del edificio, sucediéndose numerosos inconvenientes que han determinado la clausura del edificio .Se han intentado distintos caminos para interesar a las autoridades acerca del estado del edificio, pero los problemas legales, penales, la falta de dinero y la desidia han contribuido, entre otras causas, a que este edificio continúe deteriorándose cada día más. Numerosas modificaciones, contrarias a las reglamentaciones vigentes, han alterado su fisonomía dando una imagen penosa de este edificio declarado Monumento Histórico Municipal en 1988. Desgraciadamente no son muchos los hoteles de fines del siglo XIX y principios del siglo XX que se mantienen aún en pie. Hoteles como el de Sierra de la Ventana, el Bristol Hotel de Mar del Plata, el Tigre. Hotel o tantos otros, testigos de una época de esplendor, han desaparecido para siempre.

Creo que toda propuesta de rescate deberá considerar en primer término la difusión y publicidad de las características e historia del edificio, así como es fundamental la toma de conciencia por parte del municipio del valor patrimonial del bien, ya que sus características, sistemas constructivos y materiales son un excelente muestrario de la arquitectura de fines del siglo XIX, y por lo tanto un valor inestimable a tener en cuenta en su valorización. Esperemos que ese "después" al que alude el título de este trabajo, nos permita vislumbrar un destino más acorde con la historia y arquitectura de este hermoso edificio.

El Gran Hotel de Mar del Sud


Ya se ha escrito mucho sobre el gran Boulevard Atlántico Hotel de la localidad de Mar del Sud y en varias oportunidades con grandes errores sobre su historia o directamente relatos fantásticos en los que se mezclan barcos encallados y el oro de los nazis. Por eso desde estas líneas describiremos lo que los documentos históricos prueban.

El 28 de mayo de 1888, y ante la expectativa de la construcción de un ramal del ferrocarril desde Mar del Plata a Necochea, los señores Julio Goyena, Juan Bautista y Rómulo Otamendi y el Dr. Rafael Herrera Vega adquieren una parcela de 196 hectáreas al Sr. Fernando Otamendi, cuya inscripción se realiza recién en 1889. Inmediatamente construyen el hotel “Mar del Sud” en cercanías del mar, el cual fue luego abandonado, saqueado y sepultado por las dunas. El mismo Fernando Otamendi vende en 1889 otra parcela al Banco Constructor de La Plata, una importante institución dirigida por el señor Carlos Mauricio Schweitzer, un emprendedor hombre de negocios de origen húngaro, quien hizo que aquel banco fuera el tercero en importancia en el país. Al poco tiempo se empieza a construir el “Boulevard Atlántico Hotel”, esta vez en una mejor ubicación que impide que sea afectado por la arena.

Patio interno del hotel

La crisis financiera del año 1890 hace que el presidente Juárez Celman tenga que renunciar y entre las instituciones afectadas estaba el Banco Constructor, el cual quiebra y su director se suicida en 1892. Esto y la cancelación del plan ferroviario hacen que el proyecto del balneario quede inconcluso. El hotel fue vendido a un Sr. Dermott, tío de Schweitzer y las tierras a la “Compañía Argentina del Riachuelo”. Tiempo después el inmueble fue comprado por un Dr. Viayo para concretar una clínica que no prosperó, luego por el Ing. Gasco, pasando así por otros propietarios. Uno de los administradores más conocidos fue el señor Agustín Cozar y Gallego, un personaje bastante pintoresco.




Es interesante comentar que durante años estuvieron tirados al lado del hotel una cantidad de vigas de hierro, las cuales fueron adquiridas por la Madre Eufemia Otamendi para construir parte de las instalaciones de la estancia en los años treinta. Ese material quizás era para continuar la edificación que presenta un corte neto en su parte posterior, algo raro para ese tipo de obra.

LOS PRIMEROS “TURISTAS”

Los primeros pasajeros del hotel fueron alojados en enero de 1892 y fueron un grupo de inmigrantes judíos denominados “Pampistas” por el nombre del barco “Pampa” que los trajo desde Europa a Buenos Aires luego de un recorrido accidentado por varios países. Estos colonos fueron traídos por la Fundación del Barón Mauricio de Hirsch” para habitar una zona de Entre Ríos. A quienes más tarde se los denominaría “Gauchos Judíos” .

Fachada del viejo frontisficio

En su estadía en el mismo fueron afectados por un fuerte temporal que rompió parte del aún inconcluso hotel. Luego una epidemia de tifus y otras enfermedades se abatieron sobre los más débiles, muriendo unos cuantos cuyo número no se sabe ya que hay varias versiones. Según contaban los viejos habitantes de Mar del Sud era posible encontrar algunos huesos entre los médanos más allá del Arroyo La Tigra. En el año 1935 la familia Aramendi, gracias al impulso que le da la familia Schweitzer, construye la primera casa de veraneantes dando inicio al desarrollo turístico del balneario. Es curioso que lo que hoy conocemos como Mar del Sud era originalmente Boulevard Atlántico pero el primer nombre se impuso sobre ambos parcelamientos.

LA IMPORTANCIA DE UN MONUMENTO HISTORICO

Un monumento histórico demuestra la existencia de un pasado que es importante preservar, no sólo en su valor testimonial, sino también arquitectónico y estético. En el caso del hotel nos muestra una época de gran desarrollo de nuestro país y la expectativa que generaba el crecimiento de ese entonces. Es el único testimonio de un balneario creado para tal fin en el que un hotel actuaba como atractivo.



Por otra parte y a nuestro juicio creemos que el mismo , una vez declarado Monumento Histórico, y definida su situación legal, debería volver a ser un hotel, interesando a tal fin a alguna de las grandes cadenas de hoteles , teniendo en cuenta el gran desarrollo edilicio de calidad que se está llevando a cabo en ese balneario. La empresa tendría que conservar la muy atractiva fachada pero podría reformar el interior según sus necesidades.
Fachada proyectada para su renovación




Hace poco la edición italiana de la prestigiosa revista de diseño Vogue, con la colaboración histórico-fotográfica del Museo Municipal Punta Hermengo, le dedicó dos páginas a este edificio, destacando su grandiosidad y desventurada historia. Creemos que tiene méritos suficientes para convertirse en un atractivo a nivel provincial y aún nacional, lo que beneficiará, en un plazo breve, a todos nosotros.


Mapa del Balneario:


Museo de Miramar. Hotel Boulevard Atlántico 
en el programa "En el Camino" de TN
Parte I - Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud. 

El Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar reproduce aquí. En el camino, un programa de viajes del Canal TN y presentado por el periodista-viajero Mario Markic. El lunes 1 de febrero de 2010 presentó la historia del Hotel de Mar del Sur. Cerca de Miramar, este hotel construido en 1887 ahora es un fantasma del pasado. Ver la segunda parte en este videolog. Mas info en www.museodemiramar.com.ar








No hay comentarios:

Publicar un comentario