sábado, 30 de noviembre de 2013

DON FEDERICO CONTESSI



Don Federico Contessi- extraida de revistapuerto.com.ar
Reseña de su vida y obra

Federico Contessi, nació en San Benedetto del Tronto, Región de Le Marche, Italia el 29 de agosto de 1931 en el seno de una familia de pescadores. Su abuelo Bautista Contessi (apodado Nddanddú) había comandado una flota de pesqueros a vela en Alaska a fines del siglo XIX.  De regreso a Italia comentó sobre las riquezas de ese lejano mar a sus hijos Giusseppe y Doménico (padre de Federico). Ellos estaban dispuestos a seguir sus pasos, pero para llegar a Alaska deberían pasar previamente por Argentina y Méjico.

San Benedetto del Tronto Via Secondo Moretti 1901

Cuando Giusseppe llegó a la Argentina en el año 1909 conoció a Mar del Plata y se enamoró de estas costas y su potencial. Se hizo cargo de unos barcos a vela que salían desde la playa Bristol y aquí se estableció unos años con su hermano Doménico. Mientras tanto en su pueblo natal Nddanddú también seguía con su oficio y justamente allí encontraría la muerte junto con otros 8 pescadores cuando en medio de un temporal naufragó la embarcación a vela “Pasquarosa” el 22 de marzo de 1922.

San Benedetto del Tronto Spiaggia 1928
san benedetto del Tronto Molo Sud 1930
Felicina Bolletini y su hijo Federico Contessi de 40 dias el dia que su padre partia a Argentina. Foto enviada a Fotos Viejas de Mar del Plata por Vito Contessi

Esta noticia motivó el regreso de Giusseppe y Doménico. Ya en San Benedetto, este último se casaría con Felicina Bolletini, con la cual tendría tres hijos: Antonio, Lucia y el menor de ellos Federico.Cuando Federico tenía apenas 40 días de vida, su padre decidió volver a Mar del Plata, juntar algo de dinero y mandar a buscar al resto de la familia para instalarse definitivamente en esta ciudad donde los barcos ya no eran a vela y se había inaugurado un moderno puerto. Sin embargo lo que parecía una despedida por pocos meses terminó siendo una separación por 16 años.

El paseo marítimo de San Benedetto del Tronto Año 1932: 
Fuente: Istituto Luce Cinecittà http://www.archivioluce.com

Antonio, Lucia y Federico Contessi el más pequeño. Foto enviada a Fotos Viejas de Mar del Plata por Vito Contessi

Primero fueron los coletazos de la crisis del 30, luego la guerra con Abisinia y finalmente la segunda guerra mundial quienes impidieron la reunión de la familia. Fueron tiempos muy duros y de muchas privaciones para una mujer sola que debía cuidar a tres hijos y que durante años no pudo recibir dinero ni noticia alguna de la lejana América, ya que las comunicaciones durante la guerra estuvieron completamente cortadas. Todos debían colaborar con el mantenimiento del hogar y Federico aprendió de sus tíos otro oficio que no era el de pescador, sino el de carpintero naval. Así alternaba desde muy pequeño la escuela primaria con largas jornadas de trabajo en el Astillero Marcheggiani.

Puerto de San Benedetto de Tronto Año 1930

Cuando el frente de combate pasó por el pueblo, la modesta casa de los Contessi en el centro de la ciudad fue destruida por los bombardeos y mientras las mujeres se refugiaban en la “campigna”, los hombres y niños tuvieron que cavar una cueva en la montaña donde un pequeño Federico viviría durante 9 meses. Recién en el año 1947 la familia Contessi estuvo en condiciones de viajar a la Argentina para reunirse con Doménico. Cuando el barco “Ugolino Vivaldi” llegó al Puerto de Buenos Aires, el 9 de agosto de 1947, Federico tenía casi 16 años y fue ese el momento en que conoció a su padre.

El buque "Ugolino Vivaldi" en 1947
Federico Contessi con 16 años cuando llegó a la Argentina

Apenas llegaron a Mar del Plata, Doménico pretendía que alguno de sus hijos fuera pescador y Federico que no quería defraudarlo se ofreció pese a que no tenía ninguna experiencia. Fueron solo 15 días en los cuales Federico se sentía como un inútil fuera de su ámbito. Doménico se dio cuenta con resignación que Federico no tenía condiciones de pescador y como sabía que había trabajado en Astilleros, lo llevó al taller naval de un español llamado Laureano Bermudez, quien sería el primer y único empleador de Federico.

Jose Contessi – pescador – en su barco Nuevo Viento Norte con la tripulacion (año aprox 1947) El de saco blanco es Federico Contessi. Foto de Felisa Lucía Patruno enviadad a Fotos de Familia - Diario La Capital
El joven recién llegado de Italia comenzó limpiando el taller, hasta que pudo aprender las palabras necesarias en castellano para explicarle a su jefe que él vendría a limpiar durante el fin de semana, pero que el resto de los días quería trabajar, ya que sabía hacerlo. Así fue como su jefe le empezó a asignar tareas y para su asombro veía como el muchacho las hacía en forma rápida y eficiente. A fuerza de trabajo se fue ganando la confianza de su jefe y en poco tiempo llegó a tener personal a su cargo. Habían pasado apenas dos años cuando Bermudez le dijo a Federico que lo veía con capacidad para que instalara su propio taller y le anticipó que no le pagaría su salario hasta tanto se independice. 

Federico pensó que era una broma y siguió trabajando normalmente, pero cuando se cumplió el sexto mes sin recibir paga alguna, se dio cuenta que Don Laureano hablaba en serio. En ese tiempo se ofrecía a la venta el casco de una embarcación sin motor llamada “Anabella”, Federico pensó que con los sueldos que le debían podría comprar ese barco, repararlo y utilizarlo como taller. Pero cuando fue a pedirle la plata a Bermudez, este no la disponía, así que le entregó solo materiales en parte de pago y con la ayuda de su padre Federico compró la embarcación y la comenzó a reparar en un terreno que tenía en Magallanes y Martinez de Hoz.

Astillero La Juventud
Entre tanto Federico se casó el 25 de Octubre de 1956 con Leonilda Novelli, una joven nacida en Argentina, pero cuya madre falleció cuando tenía 2 años y la enviaron a vivir a San Benedetto a casa de sus tías. Sin embargo recién cuando Leonilda volvió a vivir con su padre en Argentina conocería realmente a Federico. Leonilda y Federico tuvieron cuatro hijos: Evelina, Felisa, Alejandra y Domingo.

Armado del buque Compagnelo año 1960
El Compagnelo previo al traslado

La botadura del Compagnelo 26 09 1961
Tras los primeros años de trabajo unipersonal en los cuales se dedicó a las reparaciones, se inicia como constructor bajo el nombre de Astillero “La Juventud”, ya que tenía apenas 19 años de edad.  Ese primer Astillero fue construido en tierra propia pero alejado del mar, lo cual ocasionaba serias dificultades durante el traslado de las embarcaciones para su botadura. En aquellas instalaciones se construyeron 3 barcos con casco de madera (Compagnello, Libertad y Viejo San Telmo), siendo el primero de 22 metros de eslora, el barco más grande que se construía en la ciudad y uno de los pesqueros más grandes que se habían construido en la Argentina hasta ese momento.

Federico trabajando en un barco en reparación en 1969
El traslado de esos barcos hasta su lugar de botadura, que era el varadero estatal del Ministerio de Obras Públicas, era realmente tortuoso. Federico se dio cuenta que si quería seguir construyendo barcos debía instalarse en un lugar frente al mar y por ello fue a ver a las autoridades del Puerto para pedir la asignación de un predio fiscal en un lugar anegado y olvidado del puerto. Las autoridades portuarias de ese momento desconfiaban que una persona tan joven y sin capital pudiera concretar el proyecto que les presentaba: un varadero privado y un astillero. 

Cuatro construcciones en los nuevos terrenos fiscales del Astillero La Juventud
Finalmente accedieron concederle el uso de las tierras, pero le impusieron al contrato una cláusula atípica que luego se iría manteniendo en las sucesivas renovaciones. En la misma se establecía que todo lo construido en el terreno fiscal sería propiedad del Astillero y que en caso de restitución debería devolverse el predio en el mismo estado en que se lo recibió, o sea  libre de ocupaciones. En esos terrenos junto al mar y mientras se construían dos nuevos barcos, se comenzó a edificar el primer varadero privado de la costa Atlántica. Fueron jornadas de trabajo interminables donde Federico y sus colaboradores rellenaron con piedras cargadas por sus propias manos el terreno para darle la inclinación necesaria. Luego se hizo el varadero, la parrilla submarina y un galpón. 

Colgado para el armado de uno de los buques

En el año 1965 se formaliza la sociedad fundándose el “Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A.C.I.F.A.N.” y se prosigue con la construcción  de barcos en madera. En total se entregaron 19 embarcaciones con casco de madera y con una eslora que variaba entre 26 y 18 metros.

Incendio el 2 de febrero de 1974
En el año 1974 un voraz incendio destruyó todas las instalaciones del Astillero provocando pérdidas totales. Inmediatamente y sobre las cenizas, se comienza la reconstrucción pensando ya en modernas instalaciones desmontables. Pero la quiebra de la firma Varitech obligó a cambiar los planes y del total de los galpones pagados por adelantado solo se pudo recuperar el techo y se terminó construyendo una estructura permanente de hormigón armado. En  el año 1977 se inaugura oficialmente parte de la actual planta, donde se construye bajo techo, y es posible trabajar simultáneamente en hasta cinco buques pesqueros a la vez.


Restos del incendio año 1974
A partir de entonces se modifican todas las pautas de trabajo, y la política de reinvertir las utilidades del Astillero permitió ir incorporando cada vez mayor tecnología en equipamiento, diseño y producción. La embarcación número 20 fue el primer casco que se construye en acero y marcaría el fin de las construcciones en madera, asimismo con este pesquero se inicia un programa de 6 unidades gemelas. El emprendimiento se realizó a pura Fe, sin suscribir contratos previos de venta. Sin embargo muy pronto estas 6 embarcaciones fueron vendidas y su explotación fue todo un éxito.

Construcción del nuevo astillero año 1975
De este modo se evolucionó hacia la construcción seriada, pero sin perder nunca el cuidado artesanal en cada detalle que caracteriza al Astillero. La premisa fue siempre: “calidad y seguridad puestas al servicio del hombre de mar". Para certificar esa calidad, todas las obras del Astillero son sometidas a los controles de registros internacionales de clasificación como el Bureau Veritas o el RINa (Registro Italiano Navale).

Las años siguientes no fueron sencillos para Federico y su empresa ya que siempre intentó mantener una misma línea de conducta y darle prioridad al trabajo sin entrar en negocios espurios. Así se padeció desde la década del 70 la competencia desleal que significaba la importación de barcos usados del extranjero y durante los 80 los manejos corruptos en el otorgamiento de créditos oficiales para la construcción de buques, a los cuales el Astillero nunca pudo ni le interesó acceder.

Federico Contessi trabajando dentro del astillero Decada del 80
En la década del 90 el Astillero Contessi fue testigo de cómo se impedía el otorgamiento de nuevos permisos de pesca a los pescadores argentinos, mientras simultáneamente se permitía el ingreso indiscriminado de buques congeladores y factorías del extranjero que pertenecían en su mayoría a empresas de capitales extranjeros y que por vías de dudosa legalidad terminaban accediendo a los permisos de pesca irrestrictos que les eran negados a los argentinos. Estas políticas  terminaron diezmando el caladero y con ello buena parte del futuro de la Industria Naval Pesquera Argentina, ya que actualmente solo se pueden construir embarcaciones en reemplazo de otras pre-existentes.

A fines de los 90, el Astillero Contessi logró superar la crisis más dura que recuerda la Industria Naval Argentina, donde desaparecieron la mayoría de los Astilleros más importantes. Esto fue posible gracias a una vocación  inquebrantable por esta actividad, ya que se privilegió mantener las fuentes de trabajo, siguiendo con la construcción de barcos aún sin pedidos y financiando con fondos propios lo poco que se vendía para poder seguir con las puertas abiertas y sin despedir al personal ni renunciar a los principios de transparencia y cumplimiento fiscal.

Federico y principalmente el Astillero también son accionistas de un grupo empresario pesquero que se creó a partir del año 1986, como respuesta a la necesidad de probar que era posible un estilo de empresa diferente en la Pesca Argentina y para darle continuidad a la actividad del Astillero. Este grupo integrado por Pesquera Veraz S.A. y Centauro S.A., PESPASA S.A. y Unión Pesquera Patagonia S.A. opera 9 buques, de los cuales 7 que fueron construidos en el Astillero y emplea en 5 plantas elaboradoras a más de 800 personas que están en un 100% bajo relación de dependencia.

Colocación cabinas catamaran Regina Australe Año 2005
Las plantas están ubicadas en Mar del Plata, Rawson y Puerto Deseado. Los otros accionistas del grupo son los capitanes y maquinistas de los primeros barcos y los socios originarios de Centauro. Pese a la importancia que llegó a tener este emprendimiento, Federico nunca se dedicó personalmente al mismo, dejando la dirección de estas empresas en manos de sus socios y familiares. De este modo puede dedicar todo su tiempo y energía a su verdadera pasión que es la construcción de barcos.

Hasta el día de la fecha el Astillero Contessi ha botado 122 embarcaciones nuevas, constituyéndonos así en el Astillero que más buques pesqueros aportó a la flota nacional. Entre todos estos logros se puede mencionar una exitosa incursión en la construcción de pesqueros en plástico reforzado con fibra de vidrio (PRFV). También se han construido barcos congeladores, palangreros y una línea de buques de altura con doble cubierta, proa bulbo y el equipamiento motriz y electrónico más sofisticado que se ofrece a nivel mundial.
 
Federico Contessi dirigiendo la maniobra de puesta en seco de un barco año 2006. Foto Alfredo Cardozzo
El Astillero también ha desarrollado otros muchos proyectos de barcos que no son pesqueros, tales como un remolcador, un pilot boat, un recolector de residuos sólidos flotantes y embarcaciones turísticas, donde se destaca la construcción de un catamarán con casco de acero y superestructura de aluminio de 35 metros de eslora y con capacidad para más de 400 personas y el primer semisumergible para avistaje de ballenas construido en el país. En el año 2006 se produjo la primera exportación de la empresa, siendo un barco para transporte de prácticos de 30 metros de eslora que desarrolla 20 nudos de velocidad y que opera en Chile.

Federico Contessi recibiendo el reconocimiento como ciudadano ilustre junto a Marcelo Artime y Gustavo Pulti -Foto de Ricardo Sosa - Año 2008
El promedio histórico de construcciones nuevas del Astillero es de 4 buques por año. Sin embargo este dato no es representativo de la real capacidad instalada, ya que incluye muchos años en los que se construían barcos para stock, sin pedidos ni plazos de entrega. Al respecto vale aclarar que durante el año 1989 se botaron 7 barcos nuevos y en el año 1990 se llegó a 8 buques botados en un año. Asimismo se han construido buques pesqueros nuevos de 20 metros de eslora en menos de 90 días desde el momento de la colocación de la quilla hasta la botadura con el barco completamente terminado.

Vista interior con buques en construccion año 2007
El Astillero Naval Federico Contessi Federico y el resto de las empresas que componen el grupo empresario siempre han intentado tener un fuerte compromiso social. Ello queda de manifiesto principalmente en el pago de impuestos, la contratación de todo su personal bajo relación de dependencia y el pago del 100% de los salarios en blanco. Pero además Federico y su Astillero han colaborado con numerosas obras y donaciones con la iglesia católica, la comunidad local y la ciudad de Mar del Plata. Entre las principales obras realizadas se destaca la edificación y donación de la Iglesia de San Benedetto Martir, la construcción en tiempo récord y donación de un puente peatonal para cruzar el arrollo “La Tapera”, etc.

Vista exterior del astillero año 2008
La ciudad natal de Federico lo ha distinguido por su vida y obra con el premio “Truemtum” en el año 1995 que es la condecoración más importante que otorga dicha ciudad. También recibió otros reconocimientos como los  premios Hipocampo y Lobo de Mar y el Concejo Deliberante de General Pueyrredón, lo distinguió recientemente como ciudadano Ilustre de la ciudad de Mar del Plata. La comunidad italiana también  le otorgó diversas condecoraciones como La Cruz de Plata y el título de Cavalieri a la Orden de Santa Brigida. Mientras que el propio Gobierno de La República de Italia lo condecoró con los títulos de “Cavalieri” , “Ufficiale” y “Commendatore”.
 
Cumpleaños 80 y festejo en La Normandina con la familia. Año 2011
Actualmente y con casi 84 años de edad, Federico Contessi sigue trabajando en el taller a la par de sus operarios y dirigiendo las nuevas construcciones, tal como lo hacía en sus inicios.  Federico siempre dice que antes que un empresario él se siente un trabajador y quienes lo conocen realmente saben que esto no es una postura o una frase hecha. Es una realidad que reafirma todos los días, superando dolores físicos y los sinsabores anímicos que muchas veces  genera una sociedad que no respeta al trabajo y sus hacedores.

Otra reseña de la vida de don Federico Contessi

No fue fácil la vida de don Federico Contessi. A solo cuarenta días de su nacimiento, se quedó prácticamente sin papá. Debido a la avanzada del ejército alemán en tierras italianas, Domingo, su padre, tuvo que viajar a América para buscar mejores oportunidades de las que había tenido en San Benedetto del Tronto, una localidad balnearia situada sobre el mar Adriático, donde vivía junto a su esposa y sus tres hijos.

En un principio, la idea de Domingo era establecerse en la Argentina y luego mandar a buscar a su familia, pero la crisis económica de 1930 y la parálisis generada por la Segunda Guerra Mundial lo dejaron varado en el continente americano. A medida que crecía, Federico solo podía imaginar cómo era su padre por las cosas que le contaba su madre, Felisia. Así fue que el chico creció con la obsesión de conocer a su padre. “Mantuve esa ilusión muchos años, incluso casi pierdo las esperanzas cuando las bombas que los alemanes tiraban sobre el pueblo explotaron a metros de donde estaba.


Don Federico Contessi trabajando a los 76 años ensu astillero- Foto extraida del sitio casadordenoticias.com.ar

Recuerdo que encontramos una cueva y allí nos metimos, me arrodillé, me tapé la cabeza con las manos; supliqué poder estar al menos una sola vez junto con mi papá”. Durante el tiempo de ausencia de Domingo, Felisia se tuvo que poner al hombro a su familia. Hizo de todo para poder dar de comer a sus tres hijos: amasó fideos, tejió en telar y colocó inyecciones. Ese temple fue un buen ejemplo para Federico, el más pequeño de todos, quien desarrolló pasión por el trabajo, inusual para un chico de su edad.

Don Federico Contessi mostrando su historia - Foto extraida del sitio maraustralis.com

Con apenas cinco años se la pasaba jugando a ser carpintero y usaba cómo podía las herramientas que su tío Bruni, trabajador naval, guardaba celosamente en un baúl. Un día Bruni lo descubrió. “Se preguntaba por qué estaban gastadas sus herramientas, investigó y me pescó —recuerda Federico con la picardía de entonces que aún se percibe en el relato—; no se enojó sino que decidió llevarme al astillero donde él trabajaba para que aprendiera el oficio. Desde aquel momento, nunca más me alejé de ese lugar”. Federico no conocía a su padre. Sólo sabía de él por las cosas que su madre le contaba.

Benito Contessi con el barco de su padre Jose Contessi (1946) - Foto de Felisa Lucía Patruno enviadad a Fotos de Familia - Diario La Capital
Y continúa: “Hacía algo básico como sostener con los dedos el hilo para nivelar las construcciones con el suelo, pero así empecé; de ahí a enderezar clavos y después, terminé reparando barcos”, recuerda Federico. En agosto de 1947 Federico y su familia viajaron a América luego del término de la guerra y con el inicio de la reconstrucción de Europa. Quince años tuvo que esperar para que el reencuentro familiar se concretara. Por fin lograría conocer a su padre, una esperanza que había alimentado desde su nacimiento.

Llegaron al puerto de Buenos Aires. “Mi papá nos estaba esperando y yo no podía creer la emoción que me invadía. Nos abrazamos durante largo tiempo, ninguno de nosotros quería despegarse del otro”, recuerda Federico. Ya todos los pasajeros del barco se habían ido, pero la familia Contessi permanecía en el lugar hablando y recordando anécdotas. “Hasta que se produjo una rara situación: a unos metros de distancia, el único espectador de ese momento se arrimó y le ofreció a mi padre adoptar a uno de sus hijos. Mi papá casi lo mata. ‘¡¿A usted le parece que se los voy a dar? Hace 15 años que no los veo!’, le dijo. ”Horas más tarde fueron a la terminal de ómnibus para viajar a Mar del Plata, ciudad en la que Domingo trabajaba como pescador. “Tanto, tanto anhelé conocer a mi padre cuando no lo tuve, que me hice la promesa de jamás enfrentarlo, jamás discutirle nada”.

Primeros barcos construidos en madera- Foto extraida del sitio oficialdel Astillero Contessi

Pero aquella promesa flaqueó cuando su papá lo quiso llevar a pescar con él, algo que sus hermanos habían logrado evitar. “Por primera vez en mi vida me sentí inútil, me descomponía, no soportaba estar embarcado”, recuerda. Era tierra firme lo que necesitaba para trabajar como él sabía. El alivio llegó cuando Domingo probó llevarlo a un taller naval de su amigo Laureno Bermúdez: “Te dejo al pibe”, le avisó.

Otro aspecto de la construccion del Campagnelo - Foto extraida del sitio oficialdel Astillero Contessi

El único trabajo que le encomendó a Federico, de entonces 16 años, era el de barrer el taller. Él quería trabajar en algo más útil, con herramientas, pero no había caso. “Me sentía un inservible y pretendía hacer más pero no sabía cómo decirlo. Terminaba rápido y pedía más tareas, pero cómo yo no sabía ni una palabra en español, nadie me entendía nada”, comenta.

Con los años de trabajo, Federico se ganó el respeto y cariño de Bermúdez e incluso a esta altura ya hacía tareas más calificadas. Pero el dueño del taller lo iba a poner a prueba: no le pagó el sueldo durante seis meses. Bermúdez quería que Federico se independizara y utilizó el sueldo de su empleado para presionarlo. Finalmente, Federico tomó la difícil decisión de abrirse camino solo. Con 20 años e invirtiendo todos sus ahorros, el joven empezó con algunas reparaciones navales en su pequeña constructora Astillero “La Juventud”.

Casamiento de Antonieta Contessi y Roberto Frigerio. Los Frigerio cuidaban el chalet de Villa Mitre y aquí se reunieron para el civil. La foto es del año 1950.  Foto de Lucía Patruno.

Este astillero estaba alejado del mar, lo que dificultaba el traslado de las embarcaciones hasta el mar. Pero tiempo más tarde, Contessi consiguió un nuevo predio en la costa. Para aquella época, la empresa de Federico crecía sin parar y había construido 19 barcos. La prosperidad parecía asomarse a la vida de Federico: construía y arreglaba cada vez más barcos pero en 1974 debió soportar una nueva dura prueba.

Un incendo terrible destruyó por completo las instalaciones del astillero y esfumó así su sueño. En un par de horas, el fuego devoró veinte años de esfuerzo. “No quedó nada de lo que habíamos construido durante toda una vida —se lamenta—. Me metí varias veces en el astillero para tratar de salvar las herramientas pero no pude, todo se incendió muy rápido y me quedé sin nada. Fue tal mi desesperación que algunos pensaron que yo me quería suicidar adentro del taller”.

Construcción del nuevo astillero hacia 1977.Foto extraida del sitio oficialdel Astillero Contessi

Sin embargo, lo ocurrido no derrotó completamente el ánimo de Contessi, sino todo lo contrario. “Ni tiempo le di a los peritos de Prefectura para que encontraran las causas del incendio. En seguida me puse a hacer, para mí esta tragedia representó un nuevo desafío y así lo tomé, no había tiempo que perder”. Al día siguiente de la tragedia, un domingo a las cinco de la mañana, Federico ya había armado una nueva casilla para refugiarse mientras reconstruía el astillero. “Encima en aquel tiempo, el país estaba mal económicamente y eso complicó mucho más pero pensé: si Dios me sacó el astillero, debe querer ver hasta dónde puedo llegar”. El ímpetu y la tenacidad de Federico le permitieron reconstruir todo en tiempo récord: en solo tres años el astillero volvió a botar un barco propio. El nuevo taller era más moderno y permitía trabajar en hasta cinco buques pesqueros a la vez.

Vista aerea del astillero Contessi

A los 76 años Federico Contessi sigue levantándose a las cinco de la mañana, asegura que le gusta estar en el taller, con su mameluco puesto, antes que sus empleados. Hoy Federico ocupa un lugar privilegiado en el puerto de Mar del Plata donde construyó más de cien buques pesqueros de toda clase.

Don Federico Contessi y Cia.

El hombre parece no olvidar las dificultades del pasado y buscó una manera de superarlas: en 1970 viajó a Italia, luego de 23 años sin vacaciones, y lo primero que hizo fue visitar la cueva que lo salvó de una muerte segura en medio de la guerra. El hombre no quiere desaprovechar el legado que le dejaron tanto su madre como su padre (fallecido en 1975), y se lo quiere pasar a sus tres hijas y su hijo, quienes trabajan en el astillero. “Quiero que ellos tengan la posibilidad de sentir la misma pasión que sentí yo cuando era chico”, resume.

Fuente:
Don Federico Contessi- extraida de revistapuerto.com.ar

La historia de un visionario y la coherencia familiar

¿Cuándo inició sus actividades Astilleros Contessi y quién fue su fundador?
           
Los inicios del Astillero se remontan al año 1950 cuando Federico Contessi con tan solo 19 años de edad funda el Astillero "La Juventud", que luego se convertiría en el año 1965 en la actual razón social: "Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A.".  La historia es así: Domenico Contessi llegó a Mar del Plata en el año 1931 para continuar pescando tal como lo había hecho años atrás. En Italia quedaba el resto de su familia y un pequeño hijo recién nacido que era Federico. La crisis del 30, la guerra de Abisinia y la 2da. guerra mundial terminaron separando a la familia por 16 años. Recién en el año 1947 el resto de la familia llegó a la Argentina y Federico pudo conocer a su padre. Aunque Domenico pretendía que uno de sus hijos fuera pescador, Federico ya había aprendido de muy pequeño el oficio de carpintero naval trabajando con sus tíos en Italia. Por ello se empleó en un pequeño astillero de Don Laureano Bermúdez.  Dos años más tarde, viendo la capacidad del joven, su empleador lo obliga a independizarse diciéndole que no le pagaría más su salario hasta que creara su propia empresa y así nació el Astillero "La Juventud".

¿Primeros buques que ingresaron para reparación/refacción así como el primer buque se se botó desde AC.?
           
Construccion del Campagnelo Año 1961 - Foto extraida del sitio oficialdel Astillero Contessi
Federico terminó cobrando sus salarios pendientes en materiales (maderas, clavos, herramientas, etc.). En ese tiempo se vendía una lancha de pesca que requería ser modificada y con la ayuda de su padre Federico compró esa embarcación llamada "Anabella", la colocó en un terreno propio ubicado en Magallanes y Martínez de Hoz y la comenzó a reparar. Esa lancha fue el primer Astillero. 

Luego de esa exitosa transformación le siguieron llegando nuevos trabajos de reparaciones y el incipiente astillero comenzó a crecer hasta que en el año 1961 los hermanos D'Alessio le encomendaron la construcción de un barco nuevo. Esa primera obra fue el "Compagnelo" un barco de 22 metros de eslora.  Se constituía así en el pesquero más grande que se había construido hasta ese momento en la Argentina.  Luego de esa primera obra siguieron muchas otras que darían continuidad laboral al Astillero hasta el día de hoy.
           
¿Cuánto personal contrataba en aquella primera época y cuál es el número de empleados, técnicos, ingenieros y administrativos que hoy trabajan en AC?
           
Los inicios del Astillero fueron de trabajo unipersonal y luego se fueron incorporando algunos empleados. Pero cuando se firmaron los primeros contratos de construcción Federico convocó a uno de sus primos de Italia junto con un compañero que luego sería su socio. En esos tiempos no había ingenieros ni empleados administrativos.   En el terreno propio se construyeron los primeros 3 barcos, pero luego el Astillero se mudó a un terreno fiscal junto al mar donde se construyeron otros 16 barcos en madera. 

En el año 1974 un incendio destruyó todo el Astillero y la reconstrucción se hizo pensando en nuevas instalaciones orientadas a la construcción seriada de buques en acero. A partir de ese momento el Astillero siguió evolucionando, se incorporaron nuevos operarios, ingenieros y técnicos. Actualmente el Astillero emplea unas 55 personas bajo relación de dependencia entre personal de planta, técnicos y administrativos. 

Pero además trabajan alrededor del Astillero una gran cantidad de empresas subcontratistas dedicadas a rubros como electricidad naval, hidráulica, fábrica de guinches, empresas de plastificado, electrónica naval, frigoristas, etc.  De este modo cuando el Astillero trabaja a pleno le está dando trabajo en forma directa a más de 200 familias y a otras tantas de forma indirecta.
           
¿Cuál fue el buque de mayor porte que construyó el astillero?
           
El Centauro 2000
El buque de mayor porte que hemos construido fue el pesquero "Centauro 2000" que desplaza cargado unas 710  TN. Pero el Astillero también ha hecho otras obras de importancia como por ejemplo un catamarán turístico para 400 pasajeros, buques congeladores, fresqueros doble cubierta, etcétera.


Si bien los tiempos cambiaron las "costumbres" y ciertos "tabúes" fueron ya casi totalmente destruidos, ¿Cómo hace una mujer para dirigir y manejarse en un ámbito en el que, salvo excepciones, ha sido caratulado como "trabajo de hombres"?
            
Las tres hijas de don Federico Contessi: Evelina, Felisa y Alejandra
El Astillero es una empresa familiar y al tener Federico tres hijas mujeres la inserción de las mismas a la empresa fue un proceso natural. Evelina Contessi es la gerente administrativa y comenzó a trabajar en la empresa cuando tenía 15 años de edad. Felisa es la gerente de compras y Alejandra se dedica a las relaciones institucionales del Astillero en Buenos Aires.
           
En otro orden, el Estado Nacional y algunos Provinciales ¿Aportan trabajo para el astillero en un acto que podríamos interpretar como el sostenimiento de empresas nacionales? (Más allá de la garantía que AC brinda en cuanto calidad y seguridad en sus tareas y nuevas obras)
           
El Astillero se ha creado, ha crecido y ha evolucionado sin requerir nunca de ayuda estatal. El varadero y todas las instalaciones edificadas se hicieron con recursos propios y principalmente con mucho esfuerzo. Construir el primer varadero privado de la costa Atlántica parecía una tarea imposible para un grupo de jóvenes que solo contaban con la fuerza de sus manos. 

Construccion de la proa de un barco en pleno proceso - Foto extraida del sitio oficialdel Astillero Contessi

En esos años Federico y sus colaboradores trabajaban 16 o más horas diarias, no solo en la construcción de los nuevos barcos, sino también rellenando el terreno con piedras, construyendo la parrilla submarina, los edificios, etc. Todo se hizo sin ningún tipo de ayuda estatal. Incluso en las épocas en que existieron créditos blandos  y subsidios para la construcción de barcos (década del 70 y del 80) el Astillero y sus clientes siempre tuvieron dificultades para acceder a esos beneficios. La clave de la continuidad laboral de la empresa siempre fue hacer productos de calidad y una profunda vocación por esta profesión.
           
En el ámbito pesquero, sabemos que una gran mayoría de BP provienen de una flota casi anacrónica. AC ¿Construye buques para la pesca? ¿Qué tipo de buques? ¿Río-ría, tangoneros, congeladores, buques de altura?
            
Declaran “Ciudadano Ilustre” al empresario Federico Contessi - Foto extraida del sitio Cazadordenoticias.com
Por tener una historia ligada con la pesca el Astillero se ha especializado desde siempre en la construcción de barcos pesqueros. De los 108 buques botados 105 son pesqueros. El Astillero ha construido pesqueros costeros y de altura, fresqueros y congeladores, arrastreros y palangreros. Lamentablemente la mayoría de los buques pesqueros de mayor porte (fresqueros de altura, poteros, tangoneros, congeladores y factorías), son buques que se importaron usados del extranjero. Esto pese a que la Industria Naval Argentina estaba en condiciones de construir esa clase de buques en el país. Esta política histórica de privilegiar el negocio de corto plazo, como es la importación de barcos usados; no solo ha dañado severamente al desarrollo de la Industria Naval Argentina, sino que además nos terminó condenando a contar con una flota pesquera que posee una elevadísima edad promedio.
           
El hecho de haberse destruido ELMA provocó una debacle en el trabajo de los talleres navales y, en el caso de AC ¿Qué consecuencias tuvo y cómo se las superó?
           
La desaparición de una flota de bandera y especialmente de las líneas de financiamiento para la construcción de buques provocó la desaparición de muchos Astilleros importantes que tenía la Argentina.  Tal como hemos dicho antes, el Astillero Naval Federico Contessi, nunca dependió de los créditos oficiales para subsistir. Así tuvimos que aprender a autofinanciar nuestras obras. Esto nos permitió sobrevivir aún en las épocas de mayor crisis, a fuerza de reinvertir siempre en la propia industria y de creer en el pescador otorgándole créditos para que pudieran crecer y renovar sus barcos.

En AC, ¿se realizan trabajos para el exterior? ¿Qué países de origen solicitan y contratan la construcción o reparación de sus buques de bandera? (o sabidamente que pertenecen a tal país aunque utilicen otras banderas de conveniencia...)
           
Lamentablemente es un poco difícil para un Astillero mediano como el nuestro captar negocios en el exterior. Principalmente porque cada país trata de fomentar y subsidiar a su propia Industria Naval por el alto poder de multiplicación económica que estas actividades generan. Así encontramos que otros países imponen trabas arancelarias o hasta prohibiciones al ingreso de barcos del extranjero y además ofrecen líneas de financiamiento para construir los barcos dentro de sus propias fronteras. Sin perjuicio de ello en los últimos años la gran demanda de nuevas construcciones que tienen la mayoría de los astilleros del mundo y nuestra competitividad, hacen que surjan oportunidades de negocios. 

Botadura del skua

En el año 2006 nuestro Astillero exportó a Chile un buque de alta velocidad para el transporte de prácticos y en la actualidad se siguen analizando otras posibilidades de exportación.  No realizamos trabajos de reparaciones para buques extranjeros porque nuestras instalaciones no nos permiten poner en seco a buques de gran porte y porque nuestro trabajo está orientado principalmente a las nuevas construcciones, atendiendo trabajos de mantenimiento y reparaciones de los buques que la empresa construyó.
           
Con la tecnología con la que se cuenta actualmente para el gobierno y administración de un buque en navegación, las embarcaciones de gran porte que construye AC ¿Reducen la contratación del personal de marinería, máquinas y puente?
           
Las dotaciones de los buques están reguladas por normativas que emanan de la Prefectura Naval Argentina, de convenios sindicales y de los usos y costumbres locales. Es cierto que en otras partes del mundo los buques pesqueros operan con menor cantidad de personal, pero eso no depende mayormente de la tecnología aplicada, sino de las regulaciones vigentes y de la productividad de cada caladero.
           
 ¿Cuántas horas de su tiempo demanda, cada día, estar al frente de AC?
           
En los años en que el Astillero era el único medio de puesta en seco de Mar del Plata, el Astillero debía cumplir las funciones de un servicio público, estando todo el tiempo a disposición de la flota ante cualquier emergencia. Era habitual que en esas épocas no existieran los sábados ni domingos para Federico y sus colaboradores. Actualmente no se trabaja los domingos, pero si los sábados hasta el mediodía o la jornada completa si fuera necesario. Federico Contessi con sus 77 años de edad y soportando muchas limitaciones físicas que le han generado tantos años de labor ininterrumpida, sigue trabajando a la par de sus obreros y se lo puede encontrar  todos los días en el taller de 7,30 hs.. hasta las 20 hs. Su hija Evelina y el resto de los hijos también lo acompañan en las tareas administrativas.
           
¿Cómo surge la idea de construir un catamarán?
           
La idea de construir un catamarán turístico surgió a fines de la década del 90 y durante el transcurso de una de las crisis más duras que recuerda nuestra empresa.  La pesca argentina no tenía rentabilidad y en ese contexto resultaba imposible vender un barco pesquero nuevo. Para no cerrar las puertas el Astillero había seguido construyendo barcos sin pedido y que estaban en stock. A fines de 1999 se disponía de 4 buques en construcción que no tenían dueño y seguir invirtiendo en la pesca parecía una opción suicida. 

Construccion del buque Regina Australe

En ese mismo tiempo el Municipio de General Pueyrredón hizo una convocatoria a renovar la oferta turística de la ciudad de Mar del Plata y así nació la idea de construir una embarcación para el turismo que nos permitió seguir trabajando durante todo el año 2000. Luego de la crisis del 2001 y con el fin de la convertibilidad la pesca se recuperó y se terminaron vendiendo los 4 pesqueros que estaban en stock y se prosiguió con la construcción de nuevos buques pesqueros, quedando la terminación del catamarán postergada. Finalmente el catamarán fue botado en el año 2005 y comenzó a trabajar esa misma temporada en Mar del Plata, pero los obstáculos para encontrar un sitio de atraque acorde en el puerto de Mar del Plata obligaron a radicarlo en Buenos Aires donde se dedica a la organización de eventos sociales y empresarios con navegación y gastronomía abordo


Los 85 años de don Federico Contessi

El 23 de agosto del 2016 se festejó los 85 años de don Federico Contessi en La Normandina. Como Uds. podran observar en las fotos, estaba toda la comunidad marplatense que de una u otra manera han acompañado a la familia a largo de estos años. Tambien estuvo el Sr. Intendente Carlos Fernando Arroyo que se refirió a la vida y obra de este gran pionero de la ciudad.


Don Federico Contessi en su cumpleaños Nº 85 saludando amigos por telefono
Presentación del libro "Federico Contessi. Su vida, sus barcos"
El intendente Carlos Fernando Arroyo homenajeando a don Federico

Se pasaron fotos de su vida y se presentó el libro con toda su trayectoria denominado "Federico Contessi, su vida, sus barcos". Posteriormente a dicha presentación, comenzó el festejo con los platos mas variados: pernil, sushi, canapes, empanadas, pastas...todo regado de excelentes bebidas. Los invitados se acercaban a saludar a don Federico que tuvo el detalle de sacarse una foto con todo el que se lo pedía.
 
Los hijos de don Federico contentos con el evento
La felicidad de don Federico por su cumpleaños era muy palpable
Don Federico Contessi agradeciendo a los invitados por su presencia
Don Federico con sus empleados
Don Federico Contessi rodeado de todos los empleados del astillero

Al final, trajeron una gran torta y don Federico festejo su cumpleaños acompañado de sus hijos, familia y amigos. Fue una noche perfecta. Y es que nadie podía faltar a este evento, que marcó la noche de nuestra ciudad. Tengo que agradecer a la familia Contessi por haber invitado a mí esposa y a mí y especialmente a Vito Contessi. Estoy muy agradecido.

Don Federico Contessi frente a la torta de sus 85 años

Don Federico Contessi acomodando las velitas, fiel a su estilo perfeccionista
La familia unida acompañando a don Federico Contessi
Federico Contessi en sus 85 años en La Normandina junto a Pablo Junco. Año 2016

Fuente:

LISTADO CRONOLOGICO DE LAS BOTADURAS

FECHA DE
NOMBRE DE LA 
TIPO DE EMBARCACIÓN

BOTADURA
EMBARCACION







1 26/09/1961
COMPAGNELO
PESQUERO FRESQUERO
2 02/02/1962
LIBERTAD
PESQUERO FRESQUERO
3 05/07/1962 VIEJO SAN TELMO PESQUERO FRESQUERO
4 17/02/1965
NECOCHEA
PESQUERO FRESQUERO
5 19/02/1965
RAWSON
PESQUERO FRESQUERO
6 08/10/1969
COMODORO RIVADAVIA
PESQUERO FRESQUERO
7 13/02/1971
PUNTA MOGOTES
PESQUERO FRESQUERO
8 14/03/1971
DON VICENTE
PESQUERO FRESQUERO
9 31/03/1971
SAN JOSE
PESQUERO FRESQUERO
10 12/10/1971
UNION Iº
PESQUERO FRESQUERO
11 24/05/1972
GALME Iº
PESQUERO FRESQUERO
12 28/10/1972
SAN ANTONINO IIº
PESQUERO FRESQUERO
13 19/03/1973
ANGELITO
PESQUERO FRESQUERO
14 17/11/1973
DON CONRADO
PESQUERO FRESQUERO
15 17/11/1973
DON VICTOR
PESQUERO FRESQUERO
16 12/01/1974
FE EN PESCA
PESQUERO FRESQUERO
17 20/06/1974
UNION
PESQUERO FRESQUERO
18 31/12/1974
DON VICENTE IIº
PESQUERO FRESQUERO
19 08/01/1977
SANTA ROSA Iº
PESQUERO FRESQUERO
20 26/08/1978
DOÑA ALFIA
PESQUERO FRESQUERO
21 09/12/1978
GRAN CAPITAN
PESQUERO FRESQUERO
22 30/04/1979
CABO DE HORNOS
PESQUERO FRESQUERO
23 08/08/1979
C.LUIS PIEDRABUENA
PESQUERO FRESQUERO
24 17/12/1979
CANAL DE BEAGLE
PESQUERO FRESQUERO
25 15/11/1980
DON VICENTE VUOSO
PESQUERO FRESQUERO
26 01/08/1981
PESCAMAR Iº
PESQUERO FRESQUERO
27 14/03/1982
LETARE
PESQUERO FRESQUERO
28 17/04/1982
RUMBO ESPERANZA
PESQUERO FRESQUERO
29 16/01/1983
CORAJE
PESQUERO FRESQUERO
30 06/03/1983
MALVINAS ARGENTINAS
PESQUERO FRESQUERO
31 08/10/1983
INITIO PEZ
PESQUERO FRESQUERO
32 08/10/1983
INFINITUS PEZ
PESQUERO FRESQUERO
33 25/05/1984
DON PEDRO
PESQUERO FRESQUERO
34 11/05/1985
VICTORIA Iº
PESQUERO FRESQUERO
35 04/10/1985 Dn.PACO VENTURA III
PESQUERO FRESQUERO
36 05/10/1985 EL MARISCO
PESQUERO FRESQUERO
37 15/03/1986
ROSARIO G.
PESQUERO FRESQUERO
38 31/05/1986
PAOLA S.
PESQUERO FRESQUERO
39 19/12/1986
VICTORIA II
PESQUERO FRESQUERO
40 28/03/1987
MESSINA I
PESQUERO FRESQUERO
41 08/08/1987
LEAL
PESQUERO FRESQUERO
42 08/08/1987
GENESIS
PESQUERO FRESQUERO
43 04/11/1987
INNOVATOR
PESQUERO FRESQUERO
44 09/01/1988
FRANCA
PESQUERO FRESQUERO
45 02/04/1988
VERAZ
PESQUERO FRESQUERO
46 21/05/1988
ES POSIBLE
PESQUERO FRESQUERO
47 23/07/1988
NDDANDDU
PESQUERO CONGELADOR
48 21/01/1989
MISS PATAGONIA
PESQUERO CONGELADOR
49 28/01/1989
SANT ANGELO
PESQUERO FRESQUERO
50 10/07/1989
MARIA GRACIA
PESQUERO FRESQUERO
51 17/09/1989
ORION I
PESQUERO FRESQUERO
52 17/09/1989
ANTARES I
PESQUERO FRESQUERO
53 18/11/1989
MAR DE ORO
PESQUERO  CONGELADOR
54 16/12/1989
SAN ANTONINO III
PESQUERO FRESQUERO
55 03/02/1990
TOZUDO
PESQUERO FRESQUERO
56 31/03/1990
FIDES FE I
PESQUERO FRESQUERO
57 01/09/1990
SUEÑO REAL
PESQUERO FRESQUERO
58 29/09/1990
ES POSIBLE II
PESQUERO FRESQUERO
59 29/09/1990
FIDES FE II
PESQUERO FRESQUERO
60 27/10/1990
TESON
PESQUERO FRESQUERO
61 08/12/1990
MADONNINA DEL MARE
PESQUERO FRESQUERO
62 31/12/1990
NUEVO VIENTO
PESQUERO FRESQUERO
63 12/05/1991
DESAFIO
PESQUERO FRESQUERO
64 09/06/1991
DON CARMELO
PESQUERO FRESQUERO
65 10/08/1991
EL FARO
PESQUERO FRESQUERO
66 30/10/1991
FIESTA
PESQUERO FRESQUERO
67 21/03/1992
ATREVIDO
PESQUERO FRESQUERO
68 04/07/1992
SFIDA
PESQUERO FRESQUERO
69 08/08/1992
RAFFAELA
PESQUERO FRESQUERO
70 12/10/1992
AMERICA
PESQUERO FRESQUERO
71 03/06/1993
ARGENTINO
PESQUERO FRESQUERO
72 10/11/1993
BELVEDERE
PESQUERO FRESQUERO
73 19/03/1994
LILIANA
PESQUERO FRESQUERO
74 09/07/1994
MARBELLA
PESQUERO FRESQUERO
75 12/11/1994
DON TURI
PESQUERO FRESQUERO
76 26/07/1995
CENTAURO 2000
PESQUERO FRESQUERO
77 25/11/1995
DON GAETANO
PESQUERO FRESQUERO
78 20/04/1996
DON NICOLA
PESQUERO FRESQUERO
79 12/09/1996
JUPITER II
PESQUERO FRESQUERO
80 15/05/1997
MAR LIMPIO
RECOLECTOR RESIDUOS
81 09/08/1997
ANTONELLA
PESQUERO FRESQUERO
82 29/10/1997
MERCEA C
PESQUERO FRESQUERO
83 19/11/1998
HAMPON
PESQUERO FRESQUERO
84 01/11/2000
ESDRAS
REMOLCADOR
85 13/01/2001
ROSA MÍSTICA
PESQUERO FRESQUERO
86 12/08/2001
DON GIULIANO
PESQUERO FRESQUERO
87 10/11/2001
CARMEN A.
PESQUERO FRESQUERO
88 06/04/2002
DON ROBERTO
PESQUERO FRESQUERO
89 07/04/2002
MARIA SUSANA
PESQUERO FRESQUERO
90 18/07/2002
ANITA ALVAREZ
PESQUERO CONGELADOR
91 28/06/2003
VERÓNICA ALEJANDRA N. PESQUERO FRESQUERO
92 26/07/2003
DON JOSE DI BONA
PESQUERO FRESQUERO
93 27/09/2003
SIEMPRE DON PABLO
PESQUERO FRESQUERO
94 25/10/2003
EL MALO Iº
PESQUERO FRESQUERO
95 06/03/2004
TEHUELCHE
PESQUERO FRESQUERO
96 02/08/2004
CALETA PAULA
PESQUERO FRESQUERO
97 01/12/2004
POPA
PESQUERO FRESQUERO
98 02/12/2004
DON ESCIPIÓN
PESQUERO FRESQUERO
99 09/11/2005
REGINA AUSTRALE
CATAMARÁN TURÍSTICO
100 10/12/2005
JUAN MARIO
PESQUERO FRESQUERO
101 25/02/2006
SKUA
TRANSPORTE DE PRÁCTICOS
102 24/06/2006
JUAN PABLO II
PESQUERO FRESQUERO
103 21/10/2006
PACHACA
PESQUERO FRESQUERO
104 24/03/2007
SIEMPRE DON VICENTE
PESQUERO FRESQUERO
105 06/10/2007
BAFFETA
PESQUERO FRESQUERO
106 08/12/2007
SAN BENEDETTO
PESQUERO FRESQUERO
107 09/02/2008
SIEMPRE DON CONRADO PESQUERO FRESQUERO
108 31/05/2008
PORTO BELO Iº
PESQUERO FRESQUERO
109 25/10/2008
MARIA GLORIA
PESQUERO FRESQUERO
110 28/02/2009
MADRE MARGARITA
PESQUERO FRESQUERO
111 28/11/2009
SALVADOR R
PESQUERO FRESQUERO
112 09/01/2010
VIRGEN DEL MILAGRO
PESQUERO FRESQUERO
113 08/01/2011
PORTO BELO II
PESQUERO FRESQUERO
114 25/05/2011
TRITÓN Iº
PESQUERO FRESQUERO
115 22/10/2011
PADRE PIO
PESQUERO FRESQUERO
116 20/02/2012
NONO  PASCUAL
PESQUERO FRESQUERO
117 14/09/2013
TRABAJAMOS
PESQUERO FRESQUERO
118 09/11/2013
YELLOW SUBMARINE
SEMISUMERGIBLE TURISTICO
119 22/02/2014
ALTAR
PESQUERO FRESQUERO
120 24/08/2014
DON BOCHA
PESQUERO FRESQUERO
121 20/12/2014
SIEMPRE VIEJO PANCHO PESQUERO FRESQUERO
122 18/04/2015
DON FRANCO
PESQUERO FRESQUERO



BOTADURA DE BUQUES DEL ASTILLERO
Construccion del pesquero Campagnelo en 1961
Bronzini en la botadura del Angelito 19- Foto enviada por Eduardo Bronzini.
botadura del Salvador R La 111 del Astillero Federico Contessi
Botadura del Madre Margarita
Botadura del Maria Gloria
la botadura del buque Porto Belo II en el 2011
Botadura del buque Siempre Don Conrado
Botadura del buque San Benedetto
Botadura del Baffeta
Botadura de la embarcación pesquera Siempre Don Vicente, construida por la empresa Virgen de Itatí SRL.Se trata de un barco pesquero, arrastrero y fresquero
botadura de la embarcación Skua
Botadura del Regina Australe
Botadura del Jupiter II
Botadura del Argentino
Botadura del Don Pedro
El Padre Pío es el cuarto buque nuevo del año que emerge para el segmento costero.
Pesquero “Orion I” el día de su botadura, foto de B. Visconti.
Pesquero “Antares I” , el día previo a su botadura, foto de B. Visconti
El pesquero Anita Alvarez va rumbo al agua tras su botadura.
botadura del Triton
Botadura del semisumergible Yellow Submarine
botadura del buque pesquero “Trabajamos”
Proxima botadura del buque C. Luis Piedrabuena
Construcción del Centauro 2000, botado en 1995.
Botadura del Barco Union. en 1971.
Fue botado el Nono Pascual
Botadura del buque Virgen del Milagro
Fuentes:
Charlas entre su hijo Vito Contessi y Pablo Junco.
Fotografias extraidas de Fotos de Familia - Diario La Capital
Botaduras extraidas del Sitio oficial del Astillero Contessi

No hay comentarios:

Publicar un comentario