jueves, 28 de agosto de 2014

CABO CORRIENTES



Cabo Corrientes a principios de siglo
Pueblo de Cabo Corrientes:

La presentación realizada por el Sr. Jacinto Peralta Ramos ante el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para la fundación del pueblo que se denominaba “Cabo Corrientes”, dio lugar a la siguiente resolución:

Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires-La Plata 
-Septiembre 24 de 1891-

Al Sr. Intendente Municipal de Gral. Pueyrredón.

Para su conocimiento y demás efectos transcribo a Ud. la siguiente Resolución:
La Plata-Septiembre 24 de 1891-

Vista la Solicitud de Don Jacinto Peralta Ramos para la fundación de un pueblo en terreno de su propiedad, situado en el Partido de General Pueyrredón, los informes producidos de los cuales resulta no haber inconveniente en que se acceda a lo solicitado y habiéndose llenado por el recurrente las indicaciones formuladas por el Departamento de Ingenieros en su informe de fecha 4 de Agosto del corriente, el P.E.

Jacinto Peralta Ramos

Resuelve:

Artículo 1º-Autorizase a Don Jacinto Peralta Ramos para la fundación de un pueblo que se denominaría “CABO CORRIENTES” en terreno de que es propietario en el Partido General Pueyrredón.
Artículo 2º-Apruébase la mensura y división en Chacras, Quintas y Manzanas del Pueblo de los terrenos mencionados, practicadas por el agrimensor Ventura Barreiro.
Artículo 3º-Aceptase los terrenos que se destinan para usos públicos, los que deberán ser escriturados a favor del Estado, libre de todo gravamen.
Artículo 4º-A los efectos de los artículos precedentes, pasen estos antecedentes a la Escribanía Mayor de Gobierno.
Artículo 5º-Comuníquese, etc.

Firmado: J.A.Costa-Juan Ortiz de Rozas


Antiguo plano que designa el pueblo de Peralta Ramos
Goleta Sarandí frente a Cabo Corrientes Año 1826.

Años después el Sr. Jacinto Peralta Ramos, gestionó el cambio de nombre de ese pueblo por hallarse al Norte y alejado del accidente geográfico denominado Cabo Corrientes. Al respecto en nota enviada el 1º de Diciembre de 1904, desde el Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires en La Plata, el Comisionado del P.E. en la Municipalidad Local, se le hace saber:

Comunico a Ud. que el P.E. por Resolución de la fecha, ha autorizado al Sr. Jacinto Peralta Ramos para que denomine en lo sucesivo “PERALTA RAMOS” al Pueblo “CABO CORRIENTES”, cuya fundación en terreno de su propiedad, se le concedió por Resolución del P.E. de fecha 24 de Septiembre de 1891.

Saluda a Ud. Atentamente

Firmado Angel Etcheverry
(Datos: Roberto T. Barili,
Extraído de los originales de las respectivas comunicaciones.

Divergencias sobre la ubicación de Cabo Corrientes

Cabe destacar que al respecto de la denominación toponímica de Cabo Corrientes hay una discusión iniciada por el historiador e investigador Felix de Ayesa en controversia con Roberto Barili, ya que Punta Mogotes era conocida como Cabo Corrientes, en tanto que el actual Cabo Corrientes era llamado Punta de Lobería Chica. Punta Mogotes se encuentra sobre una barranca, al sur y a poca distancia del cabo Corrientes, en la ciudad de Mar del Plata. En un acabado resumen del periodista Oscar E. Balmaceda podemos sintetizar la historia de esta reyerta que parece que aun esta en vigencia. Veamos:


"El cabo Corrientes es el punto donde el sistema de Tandilia se zambulle sin pudores en el océano Atlántico. Hasta aquí esta cuestión nunca despertó controversias; sin embargo, cómo debería llamarse este accidente provocó una disputa, aún no resuelta del todo, entre dos de los historiadores más calificados de Mar del Plata: Roberto Tomás Barili y Félix de Ayesa.

Para el primero de los nombrados, el cabo queda allí, donde comienza el paseo Jesús de Galíndez. Ayesa, en cambio, sostiene que es hora de cambiar los carteles indicadores y mudarlos hasta Punta Mogotes, lugar al que efectivamente habría que llamar Cabo Corrientes, pues así se lo bautizó hace varios siglos. Según los cronistas de la época, Punta Mogotes fue llamada Punta de Arenas Gordas, en 1519, por el piloto de la nave insignia de la expedición de Hernando de Magallanes, ya que el paraje le recordaba la playa que frecuentaba en su añorada Huelva.

En 1703, el navegante y cartógrafo francés Guilleaume D' Isle confeccionó una carta de la América meridional en la que identificó a dicho accidente como el cabo de Arenas Gordas o de las Corrientes. Estas ultima denominación aludía a las dos corrientes marinas; una cálida y la otra fría- que por allí se acercan a la costa. El paso del tiempo y la capacidad de síntesis de los primeros pobladores redujeron este nombre al más conciso de cabo Corrientes.

En 1772, el jesuita Joseph Cardiel editó un tratado sobre la Patagonia, que incluía una carta geográfica en la que aparecía el actual cabo Corrientes identificado como Cape Lobos, nombre que le había impuesto el extraverdido sir Francis Drake cuando pasó por estas playas buscando a su hermano. Con todo, esta designación tampoco fue definitiva, pues sucesivamente habría de llamarse Lobería Chica y Rincón de los Lobos. Pasaron los años, pero la pasión por rebautizar el lugar no amainó. En efecto, cuando el Beagle navegó por esta aguas llevando a bordo a Robert Fitz Roy y Charles Darwin, el primero se sorprendió al descubrir que en estos lares se llamaba punta a un cabo -punta Lobería Chica- y cabo a una punta -Cabo Corrientes-, por lo que de inmediato se propuso enmendar el error: ascendió a Cabo Corrientes al primer accidente y denominó Punta Mogotes al segundo.

En 1840, el cónsul inglés en Buenos Aires le remitió la nueva carta de Fitz Roy a Juan Manuel de Rosas, y a partir de ese momento se popularizaron los nombres tal como los conocemos en la actualidad. No obstante, la Armada Nacional no quedó conforme con los cambios realizados por los británicos y, basándose en mapas de 1794, confirmó la posición del cabo Corrientes en lo b28 S, es decir, en Punta Mogotes. Esta fue la última palabra."
         .
Oscar E. Balmaceda
Diario La Capital / Mar del Plata
Domingo 5 de mayo de 1996 

 
Don Felix de Ayesa
Don Roberto Barili

Al respecto, hay dos trabajos que estudian como sucedieron estos cambios de denominación:
  • “Cabo de las Corrientes: un posible error en la toponimia del litoral bonaerense”, en la revista del Museo Municipal de Ciencias Naturales y Tradicional de Mar del Plata, 1957, de Ossoinak de Sarrailh, Efi Emilia;
  •   “Disquisiciones históricas regionales ; El almirante Brown no fondeó frente al actual Cabo Corrientes”; Mar del Plata, 1982 de Félix de Ayesa
Monolito en homenaje al Alte. Brown en Cabo Corrientes

No obstante la discusión sobre la ubicación de Cabo Corrientes, el 22 de junio de 2014 se cumplen doscientos treinta y siete años del nacimiento del máximo héroe naval argentino. Mar del Plata siempre recordó y honró al Alte. Brown: una calle, un busto en la Base Naval, un monumento en pleno centro, y un monolito en Cabo Corrientes.

Daguerrotipo del Alte. Guillermo Brown

Pero, ¿qué tiene que ver el monolito con Cabo Corrientes? Millones de turistas y marplatenses que pasean por allí muy poco saben. Oscar Filippi, en un artículo escrito en el diario La Capital, describe su importancia histórica:
 
Monolito en homenaje al paso por la costa marplatense del almirante Guillermo Brown
Placas homenaje al Almirante Brown

1826 – Cabo Corrientes en la Historia Naval - 2010
Hace 186 años, el almirante Brown fondeaba frente al Cabo Corrientes

Su genio naval, supo reconocer la importancia estratégica del entonces llamado “Cabo de las Dos Corrientes” para la defensa de nuestro País y señaló desde la historia, la costa sobre la cual crecería esta hermosa ciudad. Un siglo después, la Armada Argentina inauguraba la Base Naval Mar del Plata, la segunda en importancia, de nuestro litoral marítimo. Como un índice geográfico que señala el futuro a los argentinos. Con paciencia de piedras eternas, como esperando que despertemos al verdadero desafío de nación marítima, integrada pero jamás entregada al resto del mundo, así se proyecta majestuoso el “Cabo de las Dos Corrientes”, tal su nombre primigenio.

Cabo Corrientes a principios de Siglo

Frente a él, en titánica y eterna lucha, la corriente fría proveniente de nuestras Malvinas pugna por doblegar a la corriente cálida proveniente del Brasil. Coincidencia simple que proviene de la pura lógica de la oceanografía física, pero con ojos de historia, homenaje eterno del propio Mar Argentino a la epopeya browniana de nuestra Independencia.

Con coraje criollo

Con el año de 1826 llegarían a nuestra patria sombrías nubes de guerra. El Imperio del Brasil, con una poderosa flota de 80 navíos, penetraba en el Río de la Plata y bloqueaba a la ciudad de Buenos Aires. Pretendía extender sus dominios sobre la Banda Oriental. Urgidos entonces a recomponer nuestro poder naval, inexplicablemente desmantelado luego de la histórica victoria sobre la escuadra española el 17 de mayo de 1814. De haber acompañado al general San Martín en la campaña libertaria de Chile y Perú y de las brillantes acciones corsarias subsecuentes. Nuestro primer presidente constitucional, Bernardino Rivadavia, volvía a confiar la libertad y la independencia de nuestra patria al almirante Guillermo Brown.
Antigua Foto Postal de Cabo Corrientes Colec. Hugo J.Miró. Lic. Angel J. Somma


El veterano marino, nacido en tierras en las que también soplan vientos de libertad, volvió a desplegar su valor irlandés y junto al coraje criollo de Tomás Espora y Leonardo Rosales, el 30 de junio y el 11 de julio de ese mismo año (1826), escribirían las páginas más heroicas de nuestra historia naval al derrotar en desiguales combates a la imponente escuadra imperial, en las batallas de Los Pozos y Quilmes, respectivamente.
 
Combate Naval Los Pozos
Aun así, el peligro no había desaparecido, los buques del Imperio del Brasil seguían amenazantes, merodeando nuestras costas. Urgía comprar más naves para nuestra escuadra. Había que reponer a las heroicas “25 de Mayo” y “Congreso”. A tal fin, Bernardino Rivadavia había enviado a Chile, en misión especial, al coronel Ventura Vázquez para adquirir tres naves de guerra.

Las noticias provenientes de Chile no eran alentadoras, las naves adquiridas habían sido bautizadas así: “Montevideo”, “Buenos Aires” y “Chacabuco”. Zarparon el 6 de agosto de 1826 del puerto de Valparaíso. La “Montevideo” sorprendida por un temporal, debió regresar a puerto; la fragata “Buenos Aires” naufragó en Cabo de Hornos, nunca apareció un vestigio de esa nave o de su tripulación. 

A su bordo regresaba a la Argentina el coronel Ventura Vázquez. Sólo la corbeta “Chacabuco” llegaría más de dos meses después de su zarpada de Valparaíso. Esas naves compradas en Chile tenían orden de fondear frente al cabo Corrientes, el punto más oriental de nuestra geografía continental, donde al almirante Guillermo Brown debía asumir el mando de esa nueva división y el coronel Ventura Vázquez regresaría a la Capital para dar cuenta de sus gestiones.

Viaje por tierra

Partiendo en carruaje desde Buenos Aires, el Almirante Guillermo Brown, junto al teniente coronel Francisco Sayós y 40 hombres de escolta, llegó al paraje que hoy conocemos como “Estación Macedo”, el 23 de agosto de 1826. Se alojó en la estancia más próxima a la Laguna de “Mar Chiquita”, propiedad de don Francisco Sáenz Valiente.

Con dos botes, él y su grupo establecieron el transporte de víveres y auxilios al Destacamento de la Costa. Brown, después de una larga espera sobre las piedras del Cabo Corrientes, aquejado por una dolencia física y desalentado por la falta de noticias, regresó a la Capital Federal. En su lugar quedaron, el teniente coronel Sayós y el piloto Michel que ya había trasladado una balandra hasta el cabo Corrientes y establecido el servicio de guardia reclamado para esperar a las nuevas naves.

Cabo Corrientes en la década del 20. Foto enviada por José Alberto Lago.

Días después de su regreso, el almirante Brown recibe en Buenos Aires la noticia de la llegada de la corbeta “Chacabuco” a nuestro cabo Corrientes. El almirante resuelve entonces alistar la barca “Congreso”, al mando del capitán Guillermo R. Mason; el bergantín “República” a cargo del capitán Guillermo E. Granville y la goleta “Sarandí” comandada por el capitán Juan H. Coe, en ella, el Almirante Brown enarbola su insignia.

El plan del almirante, como siempre, es sencillo y audaz: unirse con esas unidades a la recién llegada “Chacabuco” y dirigirse directo a las costas del Brasil. Si ellos querían la guerra, llevaría la guerra a sus propias costas.

Llega por mar

Zarpan de Buenos Aires el 26 de octubre por la noche (20.45) con viento del S/SE y bajo las narices de los marinos brasileños que con sus poderosas naves mantienen el bloqueo al Puerto de Buenos Aires. La Sarandí navegó durante la noche sin novedad y en la mañana del 27 se encontró con varias naves enemigas. Como ardid de guerra, el astuto almirante mantenía izada la bandera imperial, sin abrir fuego y rompió el bloqueo y se dirigió rumbo al Cabo Corrientes.

Alte. Guillermo Brown

Las otras dos naves debieron regresar a puerto al ser detectadas por los cariocas. La corbeta “Chacabuco” poseía 22 cañones y 150 hombres de tripulación, su comandante era el capitán Santiago Jorge Bynon y se convertía en el primer comandante de una nave de guerra de nuestra Armada que fondeaba frente a lo que hoy es Mar del Plata. A las 11.30 del 30 de octubre de 1826, el almirante Guillermo Brown, a bordo de la “Sarandí” entró en contacto con la “Chacabuco”.

Aún no nacida, en el brillante amanecer de nuestra historia, el Sol iluminaba a Mar del Plata. Debía nacer como hija dilecta del propio Mar Argentino. Faro, custodia y guía de los intereses argentinos en el mar. Así se inició desde las costas del “Cabo de las Dos Corrientes” otro de los grandes capítulos de nuestra historia naval. Un crucero de guerra memorable, que permitió capturar numerosas naves y crear en el propio Imperio del Brasil, la sensación de un serio obstáculo a la navegación frente a sus propias costas, situación que aceleró la finalización del bloqueo a Buenos Aires.

Del libro de bitácora

Aquel histórico 30 de octubre de 1826, en el libro de bitácora de la goleta Sarandí, el almirante Guillermo Brown escribía:

 “En este momento en que son las 12 del día, acabo de incorporarme con la corbeta Chacabuco, remito a tierra diez soldados que hay en ésta de la guardia de negros que hay en tierra e inmediatamente me dirijo sobre la costa del Brasil, conforme a las instrucciones de V.E.. Al bergantín República y la barca Congreso los perdimos de vista a las 10.30 de la noche de mi salida y no los he vuelto a ver. Me es imposible el poder designar el punto de mi crucero, pues he de operar conforme lo exijan las circunstancias. Dios guarde a V.E. muchos años. Frente al cabo Corrientes, en vela. Octubre 30 de 1826”.

    Firmado: W. Brown

 Las pude ver

Fue hace más de seis años, la Armada Argentina me había vuelto a distinguir con una comisión para navegar en nuestra hermosa fragata “Libertad”.Esa esbelta dama blanca de los mares del mundo, que en sus velas abraza y guarda toda la mística de “ser marino”. Habíamos zarpado de la Base Naval Mar del Plata, temprano en la mañana, con fuerte viento del S/SE al comando del capitán de navío Guillermo Keuneke. Navegábamos a vela pura y habíamos llegado a dar ¡14 nudos! El tiempo no era el mejor, había nubes bajas y cortos chubascos. Justo frente al Cabo Corrientes, el paisaje de la ciudad se desdibujaba tras la bruma y las nubes.

Reproduccion a escala de la Goleta Sarandi

Sé que fue producto de la emoción de navegar esta hermosa fragata. Sé que fue el sonido del viento silbando en las jarcias. Sé que fue el crujir de las propias velas, quizás mi propio interés en nuestra historia naval… De ello estoy seguro. Pero también estoy seguro de que las vi. Entre las nubes y la bruma, por nuestra amura de babor y recortadas en la costa… ¡Eran la Sarandí y la Chacabuco! Con sus velas henchidas de gloria, como en el óleo que ilustra esta nota, navegando en homenaje a Mar del Plata. Era la historia misma que nos visitaba…, como cada vez que nos visita su propio legado… la “Libertad”.

Fuente:
Por Oscar Filippi - 06/11/06 - LA CAPITAL de Mar del Plata

EL MONOLITO
Por Pasqualino Marchese

El emplazamiento de monolito por iniciativa del entonces intendente Comisionado Pedro Enrique Martí Garro fue un anticipo al futuro monumento al Almirante Guillermo Brown en la actual Plazoleta de la Armada Argentina entre el Casino y el Gran Hotel Provincial. Se inauguró el 28 de septiembre de 1963. Abajo en las imágenes, en un folleto editado por el Municipio todo el desarrollo administrativo hasta el discurso de inauguración del Intendente.
 
Inauguracion del monolito al Almirante Brown
Hoy las dos placas recordatorias no existen más, pueden hacer parte de las manijas de sus puertas. El fascículo original me ha sido proporcionado por el secretario del Instituto Nacional Browniano de la Filial Mar del Plata, señor Horacio Martínez. El sector de Cabo Corrientes ha sido declarado sitio histórico mediante la siguiente ordenanza:



Declaración de Sitio Histórico por parte el H.C.D de la M.G.P.
Por iniciativa del Concejal Maximiliano ABAD, (Bloque UCR) se obtuvo la siguiente Ordenanza sobre el “Cabo de las Dos Corrientes”.

FECHA DE SANCIÓN: Septiembre 10 de 2009
NUMERO DE REGISTRO:
EXPEDIENTE H.C.D. Nº: 1774 LETRA U AÑO 2009
ORDENANZA

Artículo 1º.- Declárase sitio histórico al sector costero del litoral atlántico denominado Cabo Corrientes, por ser éste el punto desde donde, en 1826, el Almirante Guillermo Brown lanzó su campaña naval contra el Imperio del Brasil.

Artículo 2º.- Encomiéndase al Departamento Ejecutivo la correspondiente señalización del sitio, incorporando las referencias históricas del mismo.

Artículo 3º.- Con motivo de celebrarse el próximo 30 de octubre el aniversario del paso y desembarco del Almirante Brown, el Departamento Ejecutivo posibilitará el emplazamiento de un monolito conmemorativo idéntico al construido en 1963, el que será inaugurado en acto especial convocado al efecto.

Artículo 4º.- Comuníquese, etc.-

Hoy, los integrantes del Instituto Nacional Browniano Filial Mar del Plata, están abocados en tramitar todos los pasos para que se concrete la restauración y puesta en valor del Monolito, en vista de cumplirse 50 años de su inauguración, el 28 de septiembre de 2013.

Una imagen de la inauguración del Monolito se ha publicado recientemente en Fotos de Familia del diario La Capital de Mar del Plata con interesantes comentario del Lic. Ángel J. Somma, que transcribimos.


 
El segundo de la foto: intendente electo Jorge Raúl Lombardo. A su izquierda, el almirante Agustín R. Penas, presidente de Casa Amarilla. A su derecha el secretario de gobierno del Coronel Marti Garro Dr. Pérez Rojas (P). Último a la derecha, el Gral. Francisco Imaz, entonces Ministro de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y años después Ministro del Interior del Gral. Onganía; intervino en la búsqueda del Gral. Aramburu. El mismo le dio al decreto de Marti Garro el alcance de ordenanza ya que los comisionados municipales no podían 'per se' promulgarla. A la derecha de Imaz el cnel. Pedro Enrique Martí Garro. Foto enviada por Pasqualino Marchese

Primer Congreso de Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenos Aires

Reunido en La Plata los días 25 a 28 de Septiembre de Año del Libertador San Martín,1950 los siguientes señores:
Gobernador de la Provincia: Cnel. (S.R.) Domingo A. Mercante-
Ministro de Gobierno: Dr. Héctor E. Mercante
Subsecretario de Gobierno: Dr. Amadeo D. Brunetti-
Director General del Ministerio de Gobierno: D. Víctor Alberto de La Vega

Ley Nº 5447-
Por la que se dispuso la Reunión del Congreso

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sanciona con fuerza de Ley.

Art.1°-En homenaje a la memoria del Gral. San Martín, en el primer centenario de su fallecimiento, se celebrará en la Ciudad de La Plata el Primer Congreso de Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenoa Aires, el que será organizado por el Poder Ejecutivo con la intervención de la Dirección del Archivo Histórico y de la Comisión de Cultura de la Provincia.
Art.2°-Destínase la suma de trescientos mil pesos moneda nacional ($ 300.000 m/n) para los gastos de la organización del Congreso, traslado y alojamiento de delegados, exposiciones de documentos históricos y muestra de la bibliografía sanmartiniana y posterior publicación de los Anales del Congreso y demás gastos que origine el cumplimiento de esta ley, los que serán tomados por el Poder Ejecutivo, de Rentas Generales, con imputación a la misma.
Art.3°-Comuníquese al Poder Ejecutivo.


placa inauguracion del monolito

Dada en la Sala de Sesiones de Honorable Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, en la Ciudad de la Plata los once días del mes de agosto de mil novecientos cuarenta y nueve.

-M. Goizueta-D.Ondarra Secretario de la C. de D. D.
-J.B. Machado-A.Panelli-Secretario del Senado
-La Plata 23 de agosto de 1949
-Comuníquese, Publíquese, dése al Registro y Boletín Oficial y archívese.

-Decreto N° 18722-Mercante-C.A. Cocalandro
-Registrado bajo el número cinco mil cuatrocientos cuarenta y siete-
-H.E.Mercante

COMISION EJECUTIVA
Presidente:
Ministro de Gobierno: Dr. Héctor E. Mercante
Subsecretario de Cultura: Dr. José Cafasso
Director Honorario del Archivo Histórico de la Provincia: Dr. Ricardo Levene
Presidente de la Filial Número 1 del Instituto Nacional Sanmartiniano: Dr.Tomás Diego Bernard (h)
Delegado de la Provincia de Buenos Aires Ante la Comisión Nacional Ejecutiva: Dr. Raúl Touceda
Delegado de la Confederación General del Trabajo: D. Ángel Fazio

SUBCOMISION ASESORA
Presidente:
Director Honorario del Archivo Histórico de la Provincia Dr. Ricardo Levene
Vocales:
Director Honorario del Museo Colonial e Histórico de la Provincia: D. Enrique Udaondo
Presidente de la Filial Número 1 del Instiruto Nacional Sanmartiniano: Dr. Tomás Diego Bernard (h)
Secretario: D. Carlos María Stortini
MESA DIRECTIVA DEL PRIMER CONGRESO DE HISTORIA DE LOS PUEBLOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Presidente: Dr. Ricardo Levene
Vicepresidente I°: Presbítero Dr. Francisco C. Actis
Vicepresidente 2°:
ESCRIBANO: JULIO CESAR GASCÓN
Secretario General: Profesor Andrés R. Allende
Secretario Administrativo: Profesor Rubén José Mercado
Prosecretarios: Profesor Dino G. Parodi y Doctor Joaquín Pérez

ARCHIVO HISTORICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Director Honorario: Dr. Ricardo Levene
Secretario General: Adolfo N. Barbano
Secretaría Técnica: Guillermina Sors de Tricerri
Encargado de la Secretaría Administrativa: Rubén José Mercado
Encargados de Publicaciones: Dino G. Parodi; Joaquín Pérez y Rogelio Soria
Encargada de Biblioteca: Elina A. Rosa de Spinola
Encargada del Fichero y Catálogo: Dora C. Tálice de Chiabaut
Auxiliares Técnicos: Carmelo B. Morales; Ernesto A. Peruzzi; Macario U. García; Elasa Batac de Rosetti; María Dolores Sibello; Nely A. Piccinini de Menéndez; Elba Celica D’Elía; Elsa B. Soerensen SIlva y María H. Carino.
Adscriptos Honorarios: Carlos Heras; Enrique M. Barba; Roberto H. Marfany; Luis Aznar: Andrés R. Allende; Juan A. Sidoti y Carmelo V. Zingoni.

Miembros Titulares del Congreso, representando al Partido de Gral. Pueyrredón:
Escribano JULIO CESAR GASCON, delegado de la Comuna
Sr. ALFREDO A. EMERY, delegado del Museo Municipal de Ciencias Naturales y Tradicional de Mar del Plata.

Primer Congreso de Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenos Aires. Ponencias números 61 y 62 de un total de 117.

Recabar de la Comisión de Museos y Monumentos Históricos, se declaren lugares históricos, los siguientes:

LAGUNA DE LOS PADRES
La actual Laguna de los Padres llamada originalmente-Laguna de las Cabrillas-,situada en el campo que fue de Eusebio Zubiaurre,en el Partido de Gral. Pueyrredón, hoy propiedad del Estado, por haber levantado a su vera la Compañía de Jesús en el año 1746, la reducción indígena-Nuestra Señora del Pilar-primer centro urbano en la zona austral de Buenos Aires. El Sitio donde estuvo la ciudadela se erigiría un monolito de piedra blanca.

CABO CORRIENTES
Accidente geográfico situado sobre el litoral marítimo en el mismo partido de Gral. Pueyrredón, por haber sido elegido por el almirante Guillermo Brown como base de operaciones en 1826, antes del combate naval de-El Juncal-contra la escuadra imperial del Brasil. En ese lugar, al que arribó por tercera vez, esperó la llegada de unidades que venían de Chile al mando del comandante Binnon, a incorporársele, de las que a causa de averías solo llegó-La Chacabuco-. Se levantaría allí un morro y monolito.
De JULIO CËSAR GASCON-Delegado de la Comuna de General Pueyrredón.

Bibliografía Utilizada:

  • P. José Cardiel S.J. Diario del Viaje y misión al río del Sauce realizado en 178 por el R. P. José Cardiel, S. J.,precedido por un estudio biográfico del autor y la regesta de su labor literaria y cartográfica por el P. Guillermo Furlong Cardiff, S. J., y por una Introducción y un análisis crítico del itinerario y de las Cartas, y notas aclaratorias del texto, de Félix F. Outes, cit.
  •  Partido de Gral. Pueyrredón, en Libro de estudio de la provincia de Buenos Aires u vidas u trabajo, su progreso, publicado por la Empresa del -Álbum Argentino- y dirigido por Demetrio Blitz, Buenos Aires 1913 t.I p.353-500.
  • Comisión Popular de Homenaje al Fundador de Mar del Plata, don Patricio Peralta Ramos, en el Centenario de su Natalicio. Centenario del natalicio del fundador de Mar del Plata, don Patricio Peralta Ramos, 1814-17 de mayo 1914, Mar del Plata 1914 - folio 1
  • Enrique Alió. Mar del Plata. Historia completa de esta hermosa ciudad veraniega, 1920.1 vol.
  • Dirección General de Navegación y Puertos del Ministerio de Obras Públicas de la Nación. Monografía y estadística del movimiento del puerto de Mar del Plata.1920-32,Buenos Aires 1932.1 foll.
  • P. Guillermo Furlong S. J. Entre los pampas de Buenos Aires, según noticias de los misioneros jesuítas Matías Strobel, José Cardiel,Tomás Falkner, Jerónimo Rejón, Joaquín Camaño, Manuel Querini, Manuel García, Pedro Lozano y José Sánchez Labrador, Buenos Aires 1938.1 vol. (*)
(*) (Entre los Pampas de Buenos Aires es el título que damos a estas páginas, aunque es cosa sabida que jamás existieron indios que así se llamaran. Fue, sin embargo ese un apelativo que se hizo general para todos los indígenas que tenían su hábitat en las llanuras o pampas al sur y oeste de la ciudad de Buenos Aires, a quienes nos referimos en esta monografía. En consecuencia, el autor estudia con amplitud la población autóctona y fundación de la reducción de Nuestra Señora del Pilar, en lo que hoy es partido de General Pueyrredón).

  • Julio César Gascón. Orígenes Históricos de Mar del Plata, La Plata 1942,publicación del Archivo Histórico de la Provincia en la serie II de su edición, N° XX.1 foll.
  • Santos Suárez Menéndez. Historia de Mar del Plata desde sus orígenes hasta nuestros días, Buenos Aires 1944.1 vol.
  • Instituto Agrario Argentino. Reseña General, Histórica, Geográfica y Económica del Partido de General Pueyrredón, (provincia de Buenos Aires). Buenos Aires 1945.Año V,N° 31 de la edición de ese Instituto. (*)
(*) (En esta reseña se publica el estudio del capitán capellán José María Suárez García titulado: Don Juan de Garay-Vaquerías y náufragos. Reducciones de Ntra. Sra. del Pilar y de Ntra. Sra. de los Desamparados-José Cardiel, Tomás Falkner y Matías Strobel, misioneros y pioneros pp.25-34)

  • Julio César Gascón. Mar del Plata a su Fundador, don Patricio Peralta Ramos, discurso pronunciado en representación de la municipalidad de General Pueyrredón al descubrirse la estatua del Fundador en su nuevo emplazamiento de la Plaza Colón, el 25 de febrero de 1945.
El Comisionado Municipal Cnel. (RE.) don Pedro E. Martí Garro dispuso por decreto del 28 de agosto de 1963, elevar un proyecto de Decreto-Ordenanza al Ministerio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires cuyo artículo 1° dice:

Artículo Nº1: Autorizase la erección en Cabo Corrientes de un Monolito Conmemorativo del paso del Almirante Brown en el mencionado lugar, cuyo presupuesto, para la realización de las obras, asciende a la cantidad de 41.600 pesos.

La obra fue autorizada por el Interventor Federal de la Provincia, General Imaz.
En el monumento se colocaron 3 placas. La 1ra. dice:

MAR DEL PLATA AL ALMIRANTE GUILLERMO BROWN-1963

En la 2da.placa de bronce se dan detalles extraídos del Libro de Bitácora de la Goleta Sarandí, que dice entre otras cosas:

“En este momento que son las 12 del día, acabo de incorporarme con la Corbeta Chacabuco…e inmediatamente me dirijo sobre la costa del Brasil, conforme a las instrucciones de V.E….Frente al Cabo Corrientes, en vela, Octubre 30 de 1826.Firmado W.Brown”.

La tercera placa dice:

“Declarado lugar Histórico por el Primer Congreso de Historia de los pueblos de la provincia de Buenos Aires, reunido en La Plata el 28 de septiembre de 1950.Moción del Delegado Comunal marplatense, Escribano Don Julio César Gascón”

Fuente:
Roberto T. Barili-1964

El arribo de Brown a Cabo Corrientes para hacerse cargo de la Chacabuco, procedente de Chile, donde había sido adquirida por el gobierno argentino para reforzar el poderío de la naciente armada nacional; fue el 30 de octubre de 1826.



Brown que había permanecido en Macedo a la espera de los 3 buques de guerra adquiridos en Chile se sintió enfermo y ante la demora en anclar los mismos frente a Cabo Corrientes, como se había dispuesto regresó a Buenos Aires, dejando instrucciones precisas para que se le diese cuenta de cualquier novedad. Brown había llegado a Macedo el 23 de agosto de 1826 y el 5 de octubre de ese año emprendió el viaje de regreso a Buenos Aires. 

Mientras tanto llegaba al punto de reunión originalmente establecido la Fragata Chacabuco procedente de Río Santiago, Brown impuesto de la novedad en Buenos Aires, burló el bloqueo de la escuadra imperial en el Río de la Plata y navegó hasta frente a Cabo Corrientes, subiendo el 30 de octubre de 1926 a bordo de la Chacabuco.
 
Goleta Sarandi
En el libro de Bitácora de la Sarandí consta esa visita.(se posee documentación gráfica obtenida de los originales). Es ya sabido que en Chile el Cnel. Vázquez, enviado especial del gobierno argentino, había adquirido 3 fragatas, bautizadas con los nombres de: Buenos Aires; Montevideo y Chacabuco y que solo esta última llegó frente a Cabo Corrientes, donde debían concentrarse las 3 unidades marítimas. La Buenos Aires, naufragó en Cabo de Hornos, y la Montevideo regresó a Valparaíso, luego de soportar un temporal.

Por lo tanto Brown solo pudo disponer de un solo barco auxiliar la Fragata Chacabuco, que realizó el viaje al mando del capitán Santiago Jorge Bynon, el primer comandante naval que llegaba a esta ciudad y anclaba en su costa, frente a Cabo Corrientes, a fines de octubre de 1826.
 
Santiago Jorge Bynnon
Santiago Jorge Bynon nació en noviembre de 1798 en Swanson, Gales. Se inició en la navegación en 1815 y Álvarez Condarco, agente revolucionario en Londres, lo relacionó con Lord Cochane, que se hallaba al frente de la marina de Chile, ingresando a luego a la misma en 1818, interviniendo en batallas memorables al sur de ese país, al terminar la guerra de la independencia ya era capitán de corbeta. Cuando se incorporó a la escuadra argentina, por sus méritos ocupó el cargo de 2do.jefe de la misma.

Por la valiosa colaboración del comandante de la Base Naval de Mar del Plata, Capitán de Navío Juan Carlos González Llanos, se logró obtener del Servicio de Informaciones Navales, Archivo General de la Secretaría de Marina, copias de documentos de gran valor histórico para Mar del Plata relacionados con el viaje de Brown a Cabo Corrientes.



Del libro de bitácora de la nave capitana Sarandí:

“En este momento que son las 12 del día, acabo de incorporarme con la Corbeta CHACABUCO, remito a tierra diez soldados que hay en esta Guardia de Kakel t hago venir a bordo la guardia de negros que hay en tierra, e inmediatamente me dirijo sobre la Costa del Brasil, conforme a las instrucciones de V.E.”

Agregando después:

“El Bergantín República y Barca Congreso los perdimos de vista a las diez y media de la noche de mi salida y no los he vuelto a ver.
Me es imposible poder designar el punto de mi crucero, pues he de operar conforme lo exijan las circunstancias. Dios gde.a V.E. m.a.”

Frente a CABO CORRIENTES, en vela.
Octubre 30 de 1826 W. Brown

Excmo. Sr. Ministro en los Departamentos de Guerra y Marina:

El crucero sobre las costas del Brasil iniciado desde Cabo Corrientes el 30 de octubre de 1826 finalizó el 7 de diciembre en Río Grande, donde permaneció Brown dando bordadas y manteniendo sobresaltados el espíritu de las autoridades y de la población.

Con el propósito de reunirse a la corbeta Chacabuco hizo rumbo la Sarandí al Cabo San Andrés. No la encontró por haberse retirado aquella del crucero del crucero en el que hiciera seis presas, rumbo a Patagones, en cuyo puerto fondeó el 1° de enero cd 1827 en tal lamentable estado, que sus bodegas embarcaban 152 pulgadas de agua por hora.

Brown regresó con la Sarandí al puerto de Buenos Aires, donde echó el ancla el 25 de diciembre de 1826, a casi dos meses de iniciada la salida de Cabo Corrientes. La marina y comercio enemigo perdieron en ese raid iniciado en Mar del Plata,15 buques de diferente clase y porte, lo que puede ser calificado de extraordinario, por ser muchas las pérdidas en contados días.

Fuente:
Roberto T. Barili-1964

Documento Inédito referido a Mar del Plata.

El Ministro de Guerra y Marina hizo llegar al Comandante de la Corbeta Chacabuco, que procedente de Chile había anclado frente a Cabo Corrientes, la siguiente orden, que recibió el Capitán Santiago Jorge Bynon, el primer comandante de un barco de guerra que llegó a esta ciudad.

Dice así:

-Ministro de Guerra y Marina
-Buenos Aires Octubre 16 de 1826:

El Ministro Secretario de Negocios Extranjeros, encargado del Departamento de Guerra y Marina previene al comandante de la Corbeta de Guerra CHACABUCO perteneciente a este Estado Argentino anclada frente al Cabo Corrientes, se mantenga en dicho punto hasta que lleguen los buques que al mando del General D. Guillermo Brown deben salir…con dirección a incorporársele, previniéndole que si no pudiese permanecer al ancla, se mantenga dando bordadas tan inmediatas como pueda al referido Cabo o cuide al menos de acercarse siempre que el tiempo lo permita, hasta que se verifique la reunión que debe realizarse en las inmediaciones del citado Cabo Corrientes.

La señal que deben hacer los buques al mando del Señor General Brown para reconocimiento es izar al tope mayor tres banderas una celeste, otra blanca y otra rosa, las tres unidas en el orden que se señala, siendo primera o la más elevada la celeste e igual señal deberá usar la corbeta Chacabuco.

En el caso que haya llegado a ese Puerto la Fragata Buenos Aires, el Comandante de la Chacabuco le manifestará esta orden para que le de igual cumplimento, quedando desde luego sin efecto cualquier prevención anterior, pues ambos buques deben esperar la reunión del General Brown para cuya salida de ese Puerto solo se espera el aviso del comandante de la Corbeta Chacabuco de haber recibido esta orden, cuyo aviso deberá dar sin perder momento, entendiéndose sin embargo que esta nueva orden no se opone a la anterior respecto en la persona del señor Comandante Vázquez, que deberá desembarcar dejando al mando como se le tiene prevenido-

Fuente: Roberto T. Barili-1964
Al Comandante de la Corbeta CHACABUCO.

El crucero de Brown practicado por solo 2 de las 4 naves, perdió naturalmente parte de su eficacia. La campaña cuyo viaje se inició frente a Cabo Corrientes resultó, de todas maneras, útil, y no exenta de interesantes aventuras.

El Diario de la Sarandí nos revela entre otras cosas, estos aspectos:

El 9 de noviembre la Chacabuco señalaba que había concluido toda la leña a su bordo y que necesitaba un teniente, pues había muerto el suyo. Brown que no aceptaba inconveniente de ninguna especie en asuntos de servicio hizo contestar:

“Tenga Ud. buen ánimo y mañana se le dará todo en el punto de reunión”.

El 11 de noviembre la Sarandí avistó y apresó al bergantín brasileño “Defensor Perpetuo” y a la goleta de la misma nacionalidad “Urania”. Con la fragata “Nova Piedade”, no obstante ser su cargamento brasileño obró de manera generosa liberándola en mérito a su nacionalidad portuguesa. Al capitán Juan Morsis que le informó sobre la salida de otras 3 fragatas portuguesas de Lisboa.

Ordenó el señor general que le dijese lo siguiente, pues él ocultaba su nombre: que seguramente las 3 fragatas serían ya prisioneras nuestras, pues las fuerzas argentinas nos habíamos reunido con las de Chile y estábamos bloqueando Pernambuco, Bahía y Janeiro, donde se hallaba el Gral. Brown en persona y nosotros estábamos destinados en el punto donde nos veía; que quizás el General no le dejara entrar en el Janeiro y que era mejor que se dirigiese a Buenos Aires.

Las intenciones del general son, que con esta farsa puede ser que el Emperador mande a buscar la fuerza que tiene en el Río de la Plata y mandarla al norte y nosotros dirigirnos sobre Santos y Santa Catalina y poder operar con más libertad

(Diario de la Sarandí).


Cabo Corrientes en la actualidad
Es de advertir que esa fragata la indujeron a entrar a Río de Janeiro. El 13 frente a Puerto de Palmas avistaron a 3 sumacas por lo que fondearon, para tratar de capturarlas, a tiro de fusil del pueblo y de pistola de los buques. Se trataba de la “Nuestra Señora del Cabo”, ”Santa Rita” y “Bonfín Santa Ana”, buques que procedentes de Paraby iban con destino al Janeiro, cargados de aguardiente, tabaco, café, arroz y fariña.

Capturadas las obligaron a seguir las aguas de la Sarandí, que remolcó a una de ellas. El 16 Brown, personalmente dirigió el armamento del bergantín presa “Perpetuo” al que le montó artillería adecuada. El 17 trasbordaron a otra presa la “Nuestra Señora del Cabo” todos los prisioneros; luego la desarbolaron y la hicieron ganar el puerto mientras quemaban otras dos embarcaciones capturadas. El 18-acompañados del bergantín-cambiaron los republicanos varios disparos con una batería de la costa

Fuentes:
Roberto T. Barili - 
“Disquisiciones históricas regionales ; El almirante Brown no fondeó frente al actual Cabo Corrientes”; Mar del Plata, 1982 de Félix de Ayesa
Transcripciones del blog de Pasqualino Marchese

Mar del Plata aporta su fe de erratas - Oscar E. Balmaceda – Diario La Capital - Domingo 5 de mayo de 1996

lunes, 25 de agosto de 2014

CONSTRUCCION DE LA AV. JUAN B. JUSTO


Construcción de la Avenida Cincuentenario, hoy Juan B Justo. En el boletín municipal de 1924 dice que vecinos e instituciones donaron a la Intendencia una pequeña locomotora. Foto de Anselmo Vita

Recordemos que en 1924, por Ordenanza del 30 de Enero, se designa con el nombre de Avenida Cincuentenario, al antiguo Boulevard Mar del Plata (actual avenida Juan B. Justo).
 
Trabajos sobre la actual Av. Juan B. Justo, fecha aproximada década del ‘20″. Foto de Renzo Moreno Paz.
En el año 1924 se produce el desmonte de la barranca para la pavimentación de la Avenida Cincuentenario, hoy Juan B. Justo. El texto dice:

“Se continúa trabajando aceleradamente en la pavimentación de esta importante calle, destinada a unir, en la forma más directa posible, el Puerto con la ciudad. Los primeros trabajos, en forma muy modesta, sé iniciaron hace aproximadamente dos años. Los vecinos de la ciudad, después de varias asambleas, en que minuciosamente se estableció el mejor camino para tráfico pesado, nombraron una comisión que se designó con el nombre de Edilicia y del Camino al Puerto, la que tomó sobre sí la responsabilidad de planear y dirigir los trabajos”.

Desmonte de la barranca para la pavimentación de la Avenida Cincuentenario, hoy Juan B. Justo. Foto de ediciones Rey publicada en el boletín municipal correspondiente al bimestre marzo-abril de 1924

Dicha comisión llamada “Edilicia y del Camino Al Puerto” con el producto de una suscripción popular y la ayuda municipal  inició a mediados de 1922 el movimiento de tierra en la hondonada que a la altura de Carlos Pellegrini inutilizaba el camino. 
 
Desmonte de la barranca para la pavimentación de la Avenida Cincuentenario, hoy Juan B. Justo. Foto de ediciones Rey publicada en el boletín municipal correspondiente al bimestre marzo-abril de 1924
 
Desmonte de la barranca para la pavimentación de la Avenida Cincuentenario, hoy Juan B. Justo. Foto de ediciones Rey publicada en el boletín municipal correspondiente al bimestre marzo-abril de 1924
Poco después el gobierno de la provincia envió para acelerar los trabajos una cuadrilla de quince hombres que comenzaron a desmontar la loma que culmina en la calle Lavalle. El gobierno de la provincia envió también 1500 metros de vías decauvilles, vagones, etc”.

Dice la Ordenanza del 3 de Marzo de 1933:

Artìculo 1º-Designase con el nombre de Fortunato de la Plaza, la Avenida de esta ciudad actualmente llamada Cincuentenario, en el trayecto comprendido entre Independencia y la ribera.
Artìculo 2º-El D.E. procederá a colocar las correspondientes chapas de nomenclatura en la arteria de que se trata, debiendo además ordenar la fundición de una placa de bronce con inscripción recordatoria de este homenaje, a efectos de su colocación en fecha que oportunamente se fijara, en la intersección de dicha avenida con la de Independencia.
Artìculo 3º-El D.E. invertirá hasta la suma de $ 350.-m/n para la adquisición de la placa a que se hace referencia en el artículo anterior, imputando esa erogación a la partida de “Ordenanzas Especiales”.
 
Hondonada de la calle Carlos Pellegrini y terraplén que nivela la rasante del camino”, hoy Juan B Justo”. Foto de Anselmo Vita
 
“Construcción del Camino al Puerto, hoy Avenida Juan B Justo. Década del 20″. Enviada por Hernán Paredes.
 
Construcción del Camino al Puerto, hoy Avenida Juan B Justo. Década del 20″. Enviada por Hernán Paredes.
 
“Pequeño tren empleado en la construcción del Camino al Puerto, hoy Avenida Juan B Justo. Década del 20″. Enviada por Hernán Paredes.


En la foto 5480, enviada por el Sr. Hernàn Paredes, se observa un pequeño tren, con una locomotora naftera, (fabricada en Alemania por Orestein y Koppel, que en la Argentina se comercializaba con el nombre de Montania), empleada en la construcción del camino al Puerto, hoy Avenida Juan B Justo.

“Trabajos en la esquina de Alem y Juan B. Justo para dar paso al tranvía, década del ´20″. Enviada por Enrique Mario Palacio.
 
Avenida Cincuentenario (Juan B Justo). Foto de la Revista la Semana de Mar del Plata. Andrés Corrado
Celebrando la terminación del camino de acceso al Puerto,con una comida criolla (foto Roberto T. Barili) Fue la inicitiva de Eduardo Peralta Ramos (hijo),junto a Rufinio Inda;Juan A. Fava; Manzanares y José Bañuelos entre otros, prestando además una gran colaboración el gobernador de la Provincia, Dr. José Luis Cantilo. Recordemos que en 1924,por Ordenanza del 30 de Enero,se designa con el nombre de Avenida Cincuentenario, al Boulevard Mar del Plata, que actualmente se denomina Juan B. Justo. Gentileza Lic. Angel J. Somma

Fuente:
Fotos de Familia – Diario La Capital