jueves, 5 de octubre de 2017

HARAS OJO DE AGUA

Haras Ojo de Agua. Balcarce

Saliendo de Mar del Plata y por la Ruta 226 una vez que se llega a El Dorado, tenemos que doblar a la izquierda en la rotonda y tomar el camino de tierra que se mete para adentro. Casi a unos 11 km de ese acceso nos encontraremos con las históricas caballerizas del Haras Ojo de Agua. Esas tierras que fueron el origen de la estancia "La Quinua" de Marcelino Rodriguez desde el año 1820 hasta que murió en 1875, años despúes las compraría el vasco Pedro Luro quien a su vez se las pasaría a su hijo Santiago. A unos 500 metros de allí la casa principal data del año 1891. Para los amantes del turf, este lugar es un sitio histórico pues de este haras salieron los caballos mas famosos de nuestro país. Conozcamos su historia.

 
Fracción del Plano del Partido de General Pueyrredón por Gregorio Edelberg. Publicación año 1920. Biblioteca Digital Trapalanda. Marcado en celeste se puede ver el Haras Ojo de Agua.


Historia del turf argentino

La historia moderna del caballo de carrera, empero, no nació en Europa continental sino en Inglaterra. A inicios del siglo XVIII comenzó en este reino el proceso de selección sistemática de caballos de carrera a partir de tres ejemplares importados del Oriente Medio (que pasaron a la historia con los nombres de Darley Arabian, Godolphin Arabian y Byerley Turk). Nacida como una afición aristocrática, la cría de los esbeltos y veloces thoroughbreds descendientes de estos caballos árabes pronto concitó un interés muy amplio en el Reino Unido.

El gusto por la cría del purasangre también ganó terreno del otro lado del Canal de la Mancha, y poco a poco se extendió por el resto del continente europeo, así como en las colonias británicas de ultramar. A la aristocrática Virginia, por ejemplo, el primer pura sangre llegó en 1730, y desde entonces la cría de ejemplares de esta raza se convirtió en un pasatiempo propio de los sectores más encumbrados de la elite colonial, que reflejaba y sancionaba una rígida estructura social.


Casa principal del Haras Ojo de Agua. Revista Jockey Club marzo de1969

En contraste, en la Argentina, y en especial en la región pampeana, los caballos no eran especialmente relevantes ni como índices de posición social ni como bienes de prestigio. La relación de los habitantes con estos animales era peculiar. El equino de las pampas, pequeño y resistente, descendía de los ejemplares que habían acompañado a los conquistadores españoles del siglo XVI. En estas fértiles praderas, los caballos provenientes de la Península Ibérica se habían cruzado entre sí a lo largo de los siglos, sin ningún aporte de otras razas, dando forma a un tipo de animal de rasgos muy uniformes. Los registros señalan que sólo en 1806, cuando fue capturado el caballo de William Carr Beresford, jefe de las fuerzas británicas que invadieron Buenos Aires en el invierno de ese año, ingresó en la reproducción un ejemplar de sangre inglesa. 

Caballerizas del Haras Ojo de Agua en Balcarce. Año 1997

En el medio siglo que corre hasta la batalla de Caseros en 1852, apenas otros tres caballos y una yegua británicos, todos ellos de raza Shire (esto es, un tipo de animal lento aunque de gran potencia, con frecuencia utilizado para la guerra), arribaron al Río de la Plata. Tanto por su muy escaso número como porque casi todos ellos eran machos, no fue posible asegurar la preservación en el tiempo de sus características específicas. Cuando estos pocos caballos británicos se cruzaron con ejemplares nativos, sus rasgos singulares terminaron desapareciendo, diluidos en un mar de equinos criollos.

Haras Ojo de Agua. Decada del 60

En síntesis, en la Argentina de la primera mitad del siglo XIX, pobres y ricos montaban animales de aspecto y genética muy similares. No es casual que los ejemplares de renombre, como el famoso caballo moro de Facundo Quiroga inmortalizado por Sarmiento en el Facundo, muchas veces fuesen reconocidos por el color de su pelaje, las peculiaridades de su carácter o su manera de caminar o galopar, antes que por sus rasgos físicos. “El mejor caballo que he tenido y tendré jamás, me lo regaló don Claudio Stegmann. 

Era bayo, del Entre Ríos”, rememoraría, ya anciano y nostálgico, el general Juan Manuel de Rosas, poniendo de relieve el imperio de este sistema de clasificación.5 Como nos recuerda la triste suerte del europeizado protagonista del más afamado relato de Esteban Echeverría, “El matadero”, en la Buenos Aires rosista un jinete singular no se distinguía por el tipo de bruto que montaba sino por las peculiaridades de su atuendo o su estilo de cabalgar.

Haras Ojo de Agua Balcarce.

En la década de 1870, la balanza se inclinó de manera definitiva en favor de los pura sangres. En octubre de 1873, en todas las pruebas realizadas por el Club de Carreras Argentinas, la principal sociedad hípica entonces existente, los thoroughbreds se impusieron sobre los mestizos, y estos sobre los criollos. Fue entonces cuando los hombres de fortuna nativos abrazaron la cría de pura sangres con entusiasmo. El fin del reinado del caballo criollo como gran corredor de la pista abrió el camino para el ingreso pleno de la elite propietaria nativa al mundo del turf. El interés en el pura sangre formó parte de un proceso más amplio de europeización de las costumbres de la clase propietaria, a través del cual este grupo aspiraba a tomar distancia de una cultura ecuestre de acentuados tonos plebeyos, asociándose con un mundo cultural y práctico considerado superior.

Sala de lectura de Ojo de Agua. Hay muchos volúmenes y enciclopedias antiguas en la misma.

El turf trascendió las fronteras de la comunidad británica para transformarse en una afición de gran eco en el seno de la elite argentina cuando las competencias hípicas se convirtieron en una actividad muy costosa, eminentemente elitista y predominantemente urbana. (…) En el turf, los recursos económicos pronto adquirieron una importancia decisiva a la hora de determinar quiénes poseían los mejores ejemplares. La contratación de jinetes profesionales también operó en el mismo sentido, pues puso a las mejores montas al servicio de los propietarios de más recursos. A la luz de estas transformaciones, no parece casual que el gusto de los hombres de fortuna por la cría del purasangre coincidiese con el inicio de un período de enorme prosperidad, que benefició en particular a los terratenientes y empresarios agrarios, y que se extendería hasta fines de la tercera década del siglo XX.

Uno de los galpones del Haras Ojo de Agua
Una vez que se volcaron al cultivo de esta afición, y gracias a los vastos recursos que les aseguraba el auge exportador de las décadas del cambio de siglo, los turfmen nativos poco a poco desplazaron a los pioneros británicos del centro del escenario hípico. En la década de 1870 comenzó a crecer la reputación de figuras como Miguel Martínez de Hoz, entonces considerado como “el primer criador de caballos de carrera en la República”, propietario de Talismán y otros grandes corredores de ese tiempo. En 1863, una carrera entre Belgrano, un mestizo de raza inglesa perteneciente a White, y un criollo de propiedad de Miguel Martínez de Hoz atrajo gran atención. Los propietarios arriesgaron $ 2500 y los asistentes apostaron sumas varias veces superiores. La victoria correspondió al ejemplar criollo, para gran alegría de los argentinos que asistieron al evento.

 
Haras Ojo de Agua en Balcarce
De esos años data la fundación de los primeros establecimientos dedicados a la cría de caballos de carrera cuyos dueños eran argentinos. La Quinua, luego denominado Ojo de Agua, de Santiago Luro (1873), San Jacinto, de Saturnino E. Unzué (1877), y Las Ortigas, de Ignacio Correas (1888), se cuentan entre los haras más afamados nacidos en esa fase inicial de la historia del turf. En la década de 1870, y con mayor fuerza en la década de 1880, los criadores de mayor relieve hicieron caer todo el peso de su reciente prosperidad sobre el mercado internacional de caballos de carrera. Entre 1882 y 1888, unos 440 reproductores importados arribaron al país, y otros 400 sólo en 1889.23 Tan importante fue este flujo que en 1888 comenzó a disputarse un premio denominado Europa, reservado para caballos importados.

Haras Ojo de Agua en Balcarce

Un hito importante en la transformación del espectáculo turfístico fue la creación del Hipódromo Argentino, cuyas puertas se abrieron en mayo de 1876. Estaba ubicado en Palermo, en tierras cedidas en concesión por el estado, linderas con el Parque Tres de Febrero. La sociedad que lo puso en marcha, presidida por Narciso Martínez de Hoz y de la que Carlos Pellegrini fue secretario, reunía a un grupo de propietarios de caballos en el que ya predominaban ampliamente los nativos. Fue el primer hipódromo que contó con un cerco perimetral, erigido para impedir el libre acceso del público. 

Vista del frente de la estancia Ojo de Agua

El predio poseía un sector de tribunas y palcos más amplio y confortable que el de otros circos, donde podían alojarse unas 1600 personas. También contaba con servicios de gastronomía –café y restaurante– a cargo del Hôtel de la Paix, uno de los más prestigiosos de la Capital. Una nueva estación de ferrocarril, Hipódromo, facilitaba el traslado de los espectadores desde el centro de Buenos Aires hasta Palermo, entonces un descampado suburbano. A poco de su fundación, el Jockey Club primero arrendó y luego adquirió las instalaciones del Hipódromo Argentino. Desde 1883, pues, este centro social se convirtió en el administrador del hipódromo de Palermo y mantendría esta concesión hasta su revocamiento en 1953.

Sala de estar Haras Ojo de Agua. Extraido del libro "Mar del Plata una ciudad para vivir"
de Manrique Zago

Hay que señalar, empero, que los más famosos de estos ejemplares extranjeros fueron caballos maduros, ya consagrados como grandes corredores, que fueron adquiridos para la reproducción más que para la pista. Este fue el caso de Ormonde, el más importante de los sementales que arribaron en la década de 1880. Ganador de la Triple Corona, y por tanto consagrado como el mejor caballo británico (y por extensión, del mundo) de su generación, Ormonde fue adquirido por Juan Salvador Boucau en 1889 para servir como padrillo de Luis Chico, el haras que este terrateniente poseía en su estancia de Magdalena.

En la mecedora: En el borde de la granja los residentes pueden descansar en un porche.

La compra de Ormonde en 12.000 libras [unos $ 60.000 oro], fue la operación más cara de la historia del turf hasta ese momento a escala mundial.24 La llegada a Buenos Aires del “caballo del siglo” elevó a los criadores de nuestro país a la categoría de actores de primer rango en el mercado internacional de purasangres. (…) Esta afirmación parece exagerada, ya que los aficionados argentinos no eran los únicos que por entonces pujaban por los mejores productos del turf británico. La influencia de los aficionados de origen británico fue atenuándose a lo largo de esa década, cuando el centro de gravedad del turf se alojó de manera definitiva entre criadores pertenecientes a la elite propietaria nativa. De allí en adelante, apellidos como Luro, Unzué, Atucha, Bosch, Martínez de Hoz, Correas o Alvear se escucharían cada vez con mayor frecuencia en la pista y en las tribunas.

Una vista general del casco de la estancia Ojo de Agua

Es destacada la labor de los haras: “Las Rosas” , “La Cuaramlán”, “La Quinua” más tarde “Ojo de Agua”, “El Pelado”, “Las Ortigas”, “Argentino” y “Chapadmalal”. Otros establecimientos de cría de la época muy dignos de mención, son: el haras “Nacional” (posteriormente Los Cardos); “San Jacinto”; “El Moro”; “Chacabuco”; “El Carmen”; “Las Palmas”; “Los Molles”; “Santa Rosa” y “Luis Chico” ( donde actuó Ormonde). Numerosos hipódromos se incorporaron en forma paulatina y adoptaron el Reglamento de Carreras del Jockey Club, a los haras existentes se habían agregado otros, entre ellos: el “Myriam”, “San Ignacio”, “La Oriental” y “Los Cardales”. 

Las diversas sillas de montar están disponibles en el establo de la estancia.
Las importaciones europeas se complementaron con el ingreso a reproductores de algunos caballos argentinos de actuaciones descollantes en el país, tomaremos como ejemplo “Druid”, “Calepino”, “Orange” y otros. El Stud Book, complemento indiscutido del turf y élèvage, había sido completado por una Comisión de Criadores designada por el Jockey Club. El trabajo de Lawrie había originado a través del tiempo el Stud Book Argentino, cuyo primer volumen -en su edición inicial- fue publicado en 1889. 
 
En 1906 tres nuevas importaciones tuvieron repercusión mundial como la que suscitara Ormonde en 1889. Las Ortigas adquirió a “Diamond Jubilee” (Saint Simon y Perdita II) ganador de la Triple Corona Inglesa: El Nacional importó a “Jardy” (Flying Fox y Airs and Graces), notable caballo francés. San Jacinto, a “Val d’Or” (Flying Fox y Wandora). Los tres sementales, se abonaron por ellos precios elevadísimos y tuvieron un éxito acorde con su prestigio (dieron excelentes ejemplares). Su influencia en más de un caso, en forma especial a través de la descendencia de “Diamond Jubilee”, fue notable tanto en el país como en Brasil y Chile.

Camino de ingreso a la estancia Ojo de Agua
A partir de un centenar de yeguas en 1883, se llegó a más de un millar en 1900, de la misma forma había aumentado el número de padrillos de excelente pedigree y con óptimos antecedentes en las pistas. Al inicio del siglo pasado el turf y élèvage argentinos exhibían ya un notable progreso. En el siglo XX, se continúa con las importaciones de los mejores ejemplares Sangre Pura de Carrera Europeos, se produce así un Sangre Pura de Carrera criado en argentina con gran nivel de calidad, a la altura de los mejores del mundo, calidad que luego se traslada a los mestizos y mantiene hasta nuestros días.


En menos de sesenta años de evolución, el élèvage del país ya había producido un ejemplar de excepción, de prestigio mundial, que incorporado a la cría dominaba netamente en las estadísticas argentinas. Ello determinó que los Haras mas calificados, encararan mediante nuevas importaciones de gran calidad, la posibilidad de lograr ejemplares que compitieran exitosamente con la descendencia de tan notable semental. 

Haras Ojo de Agua. Extraido del libro "Mar del Plata una ciudad para vivir" de Manrique Zago

Fue entonces que ingresaron al país “Craganour“(Desmond y Veneration II) ganador del Derby de Epson; “Verdun” (Rabelais y Vellena), ganador del Gran Prix de París; “Your Majesty” (Persimmon y Yours), vencedor en el Saint Leger; “Sandal” (William the Third y Lindal) y “Tracery” (Rock Sand y Topiary) por el que pagó don Saturnino J. Unzué, la entonces cifra record de 53.000 libras esterlinas. 

A esas importaciones, producidas entre 1913 y 1920, corresponde agregar las de “Saint Wolf” (Saint Frusquin y Wolf’s Cry), “Bridge of Canny” (Love Wisely y Santa Brígida), “Let Fly” (White Eagle y Gondolette) y “Perrier“(Persimmon y Amphora), este último productor de excelentes yeguas madres. Una de sus hijas, “Per Noi”, servida por “Copyright” (Tracery y Rectify) produjo el notable “Congreve”.

La historia del Haras Ojo de Agua

"La Quinua” fue propiedad de don Marcelino Rodríguez desde quizá 1820, hasta su fallecimiento, ocurrido en 1875. Años des­pués de esa fecha la adquirió don Pedro Luro, quien la transfirió a su hijo Santiago en 1885. Pedro Luro fue un francés que vivió casi toda su vida adulta en Argentina, porque a los 66 años se volvió a morir a su país (1890). Arrancó de empleado en saladeros y peón de campo, y terminó como estanciero y negociante inmobiliario. Colonizó tierras en el centro y sur de la Provincia de Buenos Aires llegando hasta el Río Negro. Propulsó el desarrollo de la Ciudad de Mar del Plata y la provincialización del antes Territorio Nacional de La Pampa.


En 1869 compró muchas tierras en lo que ahora es Balcarce y Gral. Pueyrredón (Pcia. de Bs.As.), y así originó después varias estancias, entre ellas Ojo de Agua (Balcarce). La misma se encuentra a la altura del km. 35 de la RN 226, cuna de grandes campeones del turf.

Arbol Genealógico de Raúl Eliseo Chevalier (h). Gentileza http://www.genealogiafamiliar.net

Fue entonces que el haras "Ojo de Agua" denominado antes "La Quinua" hasta su traslado a la localidad de Balcarce en 1891, fue fundado por Santiago Luro con la participación y colaboración de Raúl Eliseo Chevallier Luro (nieto de Pedro Luro, quien era hijo de Maria Luro Pradere, a la vez, hija de Pedro Luro). A la muerte de Raúl E. Chevalier, que había continuado la obra de su padre, transfirió la dirección del haras a sus hermanos Juan Carlos y María Angélica.

Dn. Santiago Luro (1847-1919)

Basado en el propósito de lograr un exelente plantel de yeguas madres y de efectuar la crianza en las mejores condiciones, el nuevo establecimiento recibió reproductoras notables de "La Quinua", como Ante Diem, Whirlwind y Bayadere, las que fueron presentadas a sus padrillos Gay Hermit y Stiletto. El éxito corroboro, el asierto de los dirigentes del haras. Ambos  padrillos fueron exelentes reproductores y notables abuelos maternos, hasta el punto que en el ¨Gran Premio  Internacional¨ de 1903, los tres primeros puestos correspondieron a hijos de Stiletto en madre por Gay Hermit.

Cabaña Ojo de Agua inaugurada en el año 1891.

Del tradicional e histórico Haras “Ojo de Agua” surgieron muchos de los mejores pura sangre de la historia del turf argentino, Forli, La Misión, entre tantos otros. En 1901 el Haras Ojo de Agua importó otro hijo de Bend Or en Windermere, “Kendal”, que ya había producido en su país de origen a “Galtee More”: ganador de la Triple Corona Inglesa.




Basado en el propósito de lograr un excelente plantel de yeguas madres y de efectuar las crianzas en las mejores condiciones, el nuevo establecimiento recibía reproductores notable de La Quinua como los que a continuación se detallan: ANTE DIEM, WHIRLWIWD y BAYADERE, las que fueron presentadas a sus padrillos GAY HERMIT y STILETTO. Ambos padrillos fueron excelentes reproductores hasta el punto que en el Gran Premio Internacional de 1903 los tres primeros puestos correspondieron a hijos de STILETTO en madres por GAY HERMIT exportadas la mayoría con lo cual se llevaron una parte grande de nuestro elevage.

La adquisición de KENDAL de 18 años por parte del triple coronado GALTEE MORE, fue otro acierto pues resulto notable abuelo materno. Gano las estadísticas de 1918 y 1919 que anteriormente había logrado GAY HERMIT seis veces. PETERMONIZBURY fue otra incorporación, el hijo de Saint Simon produjo a MOUCHETTE y a AMSTERDAM que en el haras Chapadmalal produjo a CUT EYES padre de DOUBTBLES. En 1908 el Haras Ojo de Agua importó al ya citado “Cyllene”. El ingreso y la actuación del gran CYLLENE ha sido objeto en el Reino Unido de gran polémica porque consideraron afrentoso que este fenómeno fuera vendido a Argentina

Placa que esta en la puerta de palacios en San Isidro.
Old Man, nacido en 1901, es un claro ejemplo de la evolución del elevage argentino. Al margen de su notable actuación en las pistas, se constituyó rápidamente en destacado reproductor hasta encabezar la estadística mundial de padrillos publicada por la Bloodstock Breeders’ Review en 1912. Sus hijos debieron competir con los descendientes de los destacados padrillos importados, la gran trascendencia que tuvo dio origen a su ubicación en primer plano internacional. La adquisición de Kendal, oportunamente mencionada, de 18 años de edad,  por parte del Triple Coronado ingles Galtee More, constituyo otro gran acierto, pues resulto notable abuelo materno. Se impuso en la estadística de 1918 y 1919, que anteriormente abia logrado Gay Hermit en seis ocasiones.

Pitermaritzburg  fue la siguiente incorporación del Ojo de Agua. El hijo de Saint Simon produjo en su primera generación a Mouchette, yegua extraordinaria , y Amsterdam, de gran actuación en las pistas  y que en el Haras "Chapadmalal" produjo entre otros grandes ejemplares a Cute Eyes, padre de Doubtless. Pietermaritzbug con solo dos generaciones venció en la estadística de padrillos en 1911, fue segundo en 1912 y figuro en el sexto y decimo puesto en las de 1910 y 1913. El ingreso y la actuación del gran Cyllene en el haras Öjo de Agua han sido objeto de amplio debate. Cabe agregar que los resto del notable semental que obtuvo con sus hijos cuatro "Derbys" en Inglaterra y tres "Gran Premio Nacional" en la Argentina,  yacen en el cementerio equino del haras "Ojo de Agua", con otros grandes del turf nacional.

Forli fue uno de los caballos mas representativos del Haras Ojo de Agua

A Polar Star, que ingreso con Cyllene, siguieron Your Majesty y Sandal. Ambos sementales y un selecto grupo de yeguas fueron adquiridos en la liquidación del haras ¨Punta Alta. Your Majesty se adjudico la estadística de padrillos en 1926 y como abuelo materno se impuso en las de 1937; 1939; y 1940. Sandal que produjo a Macon, Sierra Balcarce, Cote d´Or y Caid,fue tercero en la estadística de padrillo en la que se impuso Your Majesty y en la de 1930. A la incorporación del extraordinario jefe de raza Congreve, siguió el de Pont L´Eveque, ganador del ¨Derby¨de Epson, que produjo excelentes ejemplares como Cabueré de notable actuación como semental  y abuelo materno en España.

Advocate, hijo de Fair Trail, mostro su generosidad en su primera generación, que incluyo a Pontet Canet,  Jezabel, Cherry Blosson y quetral, entre otros. Posteriormente La Vestal, Doria, Tarento, Virkate, Zombie y muchos otros ejemplares destacados contribuyeron a que el haras "Ojo de Agua", conjuntamente con los hijos de Churrinche, por Congreve, mantuvieron una posición de privilegio entre los establecimientos de cría del país.

Aristophanes. No solo produjo ejemplares de notable actuación como Atlas, Forli, Dorine, Dorileo, Tirreno y Doretta, sino que, además se ha perpetuado como generoso abuelo paterno y materno.

En la subasta de padrillos importados por el ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación adquirieron a Corindon y Aristophanes. Este ultimo resulto un semental excepcional. No solo produjo ejemplares de notable actuación como Atlas, Forli, Dorine, Dorileo, Tirreno y Doretta, sino que, además se ha perpetuado como generoso abuelo paterno y materno. Right of Way, Oak Rider y Cross Petition también produjeron ejemplares destacados. Pero fue Good Manners el continuador de los éxitos del haras ¨Ojo de Agua¨ pues ya ha producido a Mocito Guapo, Drapier, Bereber, Farnesio, Ahmad, Gioconda, Mi Quemera, Pajarraco, Pinturicchio, etc., evidencioando una generosidad que le permitió encabezar la estadística de padrillos en 1979.

Pardallo, padre de Janus y tercero en la estadística de 1975, Banner Sport y Our Talisman, fueron otras incorporaciones del haras ¨Ojo de Agua¨, las que se completaron con las de Babas Fables y St. Sever, hijo de Lyphard, además de la copropiedad de otros sementales. Un resumem de la trayectoria del haras permite establecer que produjo dos de los diez "Cuadruple Coronado" argentinos, que gano diecinueve veces el "Gran Premio Nacional", trece veces el ¨Gran Premio Carlos Pellegrini¨ y otras tantas el "Gran Premio Jockey Club" doce veces la "Polla de Potrancas" y la "Polla de Potrillos". Cabe destacar que a partir de la década del setenta ejerce la conducción del establecimiento con gran éxito la Sra. Inés Victorica Roca de Fernández Sierra.

El Sr. Julio de Corral Victorica - Director Ejecutivo del Haras Ojo de Agua (izquierda) junto a su madre luego de ganar  "La Polla de Potrillos" con Pinturicchio para el "Haras Ojo de Agua".Atrás de ellos y de traje, muy elegante Gaitan Dassié. Gentileza Revista Turf

Como caballeriza, el stud Ojo de Agua corrió su ùltima carrera el 11 de diciembre de 1996, con un NP de Gran Sandalo. Ese año había ganado un solo clásico con Temis (Firery Ensign), el Boucau (L), montada por Noriega y entrenada por Eduardo Ferro. Temis estuvo de madre algunas temporadas en La Pomme. Otra yegua que recuerdo con los colores de Ojo de Agua, en los 90, fue Tough Golda, que incluso llegó a ganar el Eliseo Ramírez, entrenada por Ferro y montada por Noriega, y después pasó a defender los colores de Vacación (hoy madre en el haras), entrenada por Maldotti y bajando a la recta (gana Estrellas Sprint-G1). 

Algunos caballos famosos del haras Ojo de Agua

Forli

Forlì fue uno de los grandes caballos del turf argentino, y mencionado como el más completo de todos ellos, ya que su influencia como padre gravitó en el ámbito internacional de tal manera que se ha convertido en un jefe de raza, con el respeto y cuidado que hay que considerar al emplear ese término. Nacido en el histórico haras Ojo de Agua, Forlì obtuvo a los dos años solamente una victoria, el Gran Premio Montevideo (GI, 1500m), y esperó así hasta el proceso selectivo superior.
 
Forli, uno de los caballos más reconocidos del Haras Ojo de Agua fue el millero más espectacular que produjo la Argentina en el siglo XX, y el padrillo local de más renombre internacional.

Ganó la Polla de Potrillos de 1966 de forma asombrosa, por varios cuerpos y en el tiempo récord de 1'33''2/5 para la milla. Esta fue la prueba que lo describió en toda su extensión y con todo su talento, ya que el resto de sus carreras no fueron tan brillantes, seguramente porque Forlì no era particularmente un enamorado de las carreras de fondo. Sin embargo, completó la cuádruple corona, lo que le valió el mérito de ser nombrado "Caballo del Año". Luego de ello, fue vendido de inmediato a los Estados Unidos, en una época donde aún se estaba consolidando la exportación que en nuestros días es tan frecuente.

Forli. Este hijo de Aristophanes (Hyperion) y Trevisa (Advocate) nació el 10 de agosto de 1963 en el Haras Ojo de Agua y es considerado uno de los más grandes ejemplares argentinos de todos los tiempos

En las tierras norteñas, durante parte de 1967 se lo probó en carreras con bastante éxito, ganando en dos de sus tres participaciones allí. Fue vencedor en el Coronado Stakes y ganador en tiempo récord en otra carrera en Hollywood Park (1'41''1 para los 1 1/16 de milla -aproximadamente 1700m). En el Citation Hándicap sufrió una lesión, perdiendo de esta manera su invicto. Así, fue retirado a la reproducción, en los campos de Claiborne Farm, Kentucky.

En legado de Forlì en la reproducción es sencillamente sensacional. Es padre de 60 ganadores clásicos, entre ellos al gran crack Forego (tres veces caballo del año en USA), Intrepid Hero, Thatch (campeón de dos años en Irlanda y campeón millero en Inglaterra), Forceten, Home Guard, Formidable y Gay Fandango. De sus 704 hijos, 504 participaron en competencias, 322 de ese grupo logró ser ganador y el total de victorias como padre ascendieron a 1188 carreras y casi 16 millones de dólares en premios. Como abuelo materno tampoco dejó de brillar, con 92 nietos ganadores clásicos, y teniendo como representante más importante a un formidable jefe de raza del SPC, Nureyev (padre de 137 ganadores clásicos).

Cyllene

Nació en 1895 en Inglaterra. Corrió 11 carreras de las cuales ganó 9 entre ellas el ”Ascot Gold Cup”. Además de su excelente actuación en las pistas Inglesas, había producido a Cicero ganador del Derby de Epson en 1905. Es vendido en el año 1908 al Haras Ojo de Agua en Argentina por la cifra de 37.000 guineas. El Haras Ojo de Agua lo importa para sustituir a Pietermaritzburg (Saint Simon en Sea Air).
 
Cyllene (1895-1925) caballo campeon del haras Ojo de Agua.
En 1910 los criadores Ingleses se dan cuenta de su drástico error. Posteriormente a su ingreso en Argentina, otros tres de sus hijos ganan el prestigioso Derby de Epson: Minoru (1909), Lemberg (1910) y Tagalie (1912).

Cyllene gana la estadística de padrillos en Inglaterra de los dos años posteriores a su venta: 1909 y 1910. Como se mencionó anteriormente entre sus hijos nacidos en Inglaterra 4 ganan el Epson Derby. Para comparar hazaña semejante tenemos que remontarnos 100 años antes hasta los tiempos del gran semental Waxy.

Además de los 4 ganadores del Derby, Cyllene produjo excepcionales corredores como Cellini, Captivation, Cygald y el fantástico Polymelus, que ganaría la estadística de sementales en Inglaterra durante 5 años, gran ganador clásico, considerado como uno de los mejores caballos de su época con 16.793 libras ganadas. Polymelus es padre del semental más influyente en la cría del Sangre Pura de Carrera (SPC) del siglo XX, el gran “PHALARIS”. En Inglaterra los hijos de Cyllene ganaron 278 carreras y 181.994 libras en primeros puestos. Su actuación como abuelo materno y paterno es igualmente fuera de serie.


En Argentina Cyllene lidera la estadística de sementales en 1913. Da origen a cuatro ganadores clásicos que ganan por primera vez el "Gran Premio Carlos Pellegrini", tres veces el "Gran Premio Nacional" y por primera vez la "Polla de Potrillos" y es abuelo materno del crack IX (x Congreve). En Argentina los hijos de Cyllene ganaron 416 carreras. Es de destacar la extraordinaria producción de sus hijas ejerciendo una gran influencia en el SPC Argentino y sudamericano. Cyllene en dos países daría ocho ganadores clásicos y revolucionaría la cría del SPC.

Yatasto nació en 1948, hijo del padrillo británico Selim Hassan y de la yegua argentina Yucca, hija de otro grande, Congreve. En 1951 se consagró ganador de la Cuádruple Corona, al vencer en el Gran Premio Carlos Pellegrini, el Gran Premio Polla de Potrillos, el Gran Premio Jockey Club y el Gran Premio Nacional. Ha sido considerado como uno de los mejores caballos de la historia de la hípica de la argentina. El Hipódromo de La Plata corre el Clásico Especial Yatasto se ha corrido en el Hipódormo de San Isidro, y sobre distancias de 1.600 y 1.200 metros.

Ei gobierno Ingles decide recuperar a Cyllene, sin importar su costo. Con tal motivo inician sus negociaciones con el Haras Ojo de Agua representado por Raúl Chevalier. Ante la negativa de vender a Cyllene. La consigna es: “Recuperar a Cyllene sin importar su costo”. Entregan a Chevalier un cheque en blanco para que escriba el precio, al cual respondió: “Cyllene no tiene precio”. La velocidad, resistencia, aptitud para la lucha y fácil ambientación del Sangre Pura de Carrera criado en argentina, son indiscutidas. Caballos como “Old Man”, “Yatasto”, “Congreve”, “Forli” e “Invasor”, lo dicen todo. El Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini de 1960 (3000mts), muestra la calidad de los mismos. Para disputarlo llegaron de Francia, “Shikani” y “Tobago”, y de Italia, “Surdi”. Los ejemplares europeos, con un total de 20 participantes, clasificaron nº 11º, 16º y 17º.

Aristophanes, otro hijo del gran Hyperion que se destacó en las pistas y en el Haras Ojo de Agua

El vencedor, “Atlas” (Aristophanes y Antinea), del Haras “Ojo de Agua”, recorrió los tres mil metros de la prueba en 3’ 3’’ 4/5. Ninguno de los ejemplares europeos carecía de méritos, uno de ellos, “Surdi”, (destacadísimo performer clásico en su país) totalizó la mayor suma ganada en premios por un caballo italiano.

Sin desconocer las dificultades derivadas del transporte, ambientación, etc., y que llamó la atención de los propietarios tanto de dichos ejemplares como de los calificados periodistas europeos que presenciaron la prueba, ante tan dilatada distancia se recorrieron los primeros mil metros en 1’2/5; la primera milla en 1’36’’3/5; los primeros dos mil metros en 2’0’’2/5 y que a pesar de tan violentos parciales se finalizaron los últimos doscientos metros en 13’’. Este proceso selectivo, que culmina con el Sangre Pura de Carrera criado en Argentina, como uno de los mejores y más admirados del mundo, es determinante en la formación del caballo de polo y el caballo deportivo argentino (hoy silla argentino).

Congreve

“Congreve” un corredor fuera de serie, como reproductor en el Haras “Ojo de Agua” dejó trece producciones integradas por 282 hijos, 48 triunfadores en pruebas clásicas. En plena competencia con los hijos de sementales argentinos y de notables padrillos importados, venció en las estadísticas de reproductores de los años 1937, 1939, 1940, 1941, 1943, 1944 y 1945, además de clasificarse segundo en 1935 y 1942 y tercero en 1946. De sus hijos, que ganaron 597 carreras, se destacaron grandes ganadores clásicos que también en la reproducción transmitieron las aptitudes heredadas.

Congreve un corredor fuera de serie salido del Haras Ojo de Agua

“Embrujo”, “Churrinche”, “Avestruz”, “Milón”, “Haut Brion”, “Médicis”, “Ix”, “Saint Patrick”, “Biguá”, “My Lord” y “Strand”, en una u otra forma significaron un real aporte para el élèvage nacional. “Uranio” y “Mazarino” en el Uruguay, “Brick” en Chile y “El Hornero” en Venezuela, entre otros, sus éxitos como reproductores quedaron demostrados al encabezar reiteradamente las estadísticas respectivas. 

Samuel Garfinkel en el Haras Ojo de Agua con Congreve. Decada del 30

Congreve, indiscutido jefe de raza, repitió mejorándolo en aspectos básicos, el éxito de “Old Man”. Más de doscientos padrillos y mil quinientas yeguas madres que actúan en la reproducción en América del Sur, son sus descendientes y numerosos los descendientes de Congreve que actúan o han prestado servicio en haras norteamericanos. Así se fue yendo la genética de Ojo de Agua a los haras líderes. Los colores del stud Ojo de Agua fueron rescatados y se mantienen vigentes en el stud De Corral Victorica, sedas que defendió Wildness (Mutakddim) ganando un par de clásicos, pupilo de Lucho Palacios.

 
Mazarino, alazan  nacido en Ojo de Agua en 1935.

La maravillosa “potranca voladora” MUMTAZ MAHAL.

Más importaciones: “The Panther” (Tracery y Countess Zia), ganador de las Dos Mil Guineas; “Polemarch” (The Tetrarch y Pomace) ganador del Saint Leger; “Aslan Breck” (Sunstar y Joie de Vivre); “Parwiz” (Phalaris y Waffles), propio hermano de “Manna”; “Adam’s Apple” (Pommern y Mount Whistle), ganador de las Dos Mil Guineas; “Silurian” (Swynford y Glacier); “Rustom Pasha “ (Son-in-Law y Cos); “Sind” (Solario y Mirawala); “Meadow” (Fairway y Siver Mist); “Diadochos” (Son-in-Law y Diadem); “Hunter´s Moon” (Hurry On y Selene); “Badruddin” (Blandford y Mumtaz Mahal); “Cameronian” (Pharos y Una Cameron), ganador de las Dos Mil Guineas y el Derby; “British Empire” (Colombo y Rose of England); “Full Sail” (Fairway y Fancy Free), propio hermano del extraordinario “Blue Peter” , ganador del Derby y de notable éxito como padrillo y abuelo.
 
Congreve. Revista Jockey Club.


Tambien cabe recordar a “Rustic” (Nearco y Gaffa); “Bahram” (Blandford y Friar’s Daughter), invicto ganador de la Triple Corona Inglesa; “High Table” (Hyperion y Bachelor’s Fare); “Quick Ray” (Hyperion y Pennycomequick); “Foxhunter” (Foxlaw y Trimestral), ganador del Ascot Gold Cup; “Pont l’Eveque” (Barneveldt y Ponteba), ganador del Derby; “Fox Cub” (Foxhunter y Dorina); “Selim Hassam” (Hyperion y Blanc Mange); “Timor” (Tourbillon y Samya); “Gusty” (Bois Russel y Heavenly Wind); “Advocate” (Fair Trial y Guiding Star); “Gulf Stream” (Hyperion y Tide-way); “Phidias” (Pharis y Loïka); “Claro” (Colombo y Clovelly); “The Yuvaraj” (Fairway y Epona); “Closwortn” (Bosworth y Anne Page); “Umballa” (Umidwar y Fara); “Black Peter” (Blue Peter y Sister Sarah); “Chulmleigh“ (Singapore y Rose of England), ganador del Saint Leger; “Make Tracks “ (Eight Thirty y Besieged); “Masked Light” (Signal Light y Mashaq); “Mister Cube” (Hyperion y Légende II); “Rianco” (Nearco e Hyphon); “Richer“ (Rockefella y Grandpa’s Will) entre otros.

Advocate


El hijo de Fair Trial y Guiding Star por Papyrus, nació en Inglaterra en 1940, su campaña se desarrollo en su país de ori­gen donde gano 5 carreras y £ 1.943, ad­quirido por el harás Ojo de Agua, llego al país en enero de 1946 y su incorporación a nuestra cría resultó muy gravitante, ya que sus hijos se comportaron en forma muy destacada en las pistas y luego lo hicieron en el harás.



Fair Trial, padre de Advocate en el Haras Ojo de Agua

Entre 1950 y 1957 sus hijos ganaron en el país 244 carreras y $ 8.140.541, figurando en la Estadística Anual de Padrillos, 3° en 1952 y 1953, 4° en 1954 y 7° en 1951, esto con solo 6 producciones y no muy numerosas, se adjudico la Estadística Anual de Abuelos Maternos de 1963 y 1966, figurando 5″ en 1960, 1961 y 1962, Advocate murió en el harás Ojo de Agua en 1952. 

Sus hijos más destacados fueron: Pontet Canet (1947), Quetral-(1947), Cherry Blossom (1947), Virkate (1948), Bonicate (1948), El Boquerón (1948), Polilla (1948), La Polilla (1969), Oma (1948), Doria (1949), Personal Ensign (1984)., Zombie (1949), Certosa (1949), Tarento (1949), El Cerrito (1949), At Home (1949), Borgia (1949), Margot (1949), Tanit (1950), Qui Vive (1950), Trágica (I950), Alcolea (1951), Luce (1951), Cantenac (1951), Nerac (1951), Nagasaki (1951), Encore (1951), Trevisa (1951), Fronsac (1952), Parral (1952), Dánae (1952), Distraído (1952) y Angustia (1952).


Macon

Allá por el año 1922 nacía en Argentina, en el Haras Ojo de Agua, un potrillo hijo del británico SANDAL y la nacional BOURGOGNE, al que bautizaron con el nombre de MACON. Muy probablemente la toponimia geográfica francesa haya pesado en la elección del nombre, ya que MACON es un poblado de la región de BORGOÑA en el país galo. Segunda cría de esta madre de la familia 12 D, nieta de la importada NESTA (yegua base del OJO DE AGUA) vía su hija ALBILLA, el primer producto había sido una potranca del cruce con CYLLENE de nombre BEAUNE.

La campaña de pistas de MACON fue una cadena de éxitos: quince victorias al cabo de quince presentaciones, entre las cuales están el PELLEGRINI en los años 1925 y 26 (3000 mts), dos veces también el Comparación (2200), Gran Premio de Honor (3500 mts), Nacional (2500), Polla de Potrillos (1600), Martínez de Hoz (2400) y el R.y R. CHEVALIER (1.400), velocidad y soundness no le faltaban.
 
Macon en el Haras Ojo de Agua
Una vez en la reproducción, fueron cruzadas con él yeguas hijas de importantísimos padrillos de primer nivel europeo, tales como SWYNFORD, el tordo LE SAMARITAIN, ROI HERODE, SON IN LAW, PHALARIS, DIAMOND JUBILEE, más hijas de reproductores argentinos que estaban a la par de lo mejor del mundo como TINY u OLD MAN. De acuerdo a los registros del Pedigree Query MACON tuvo una progenie de 73 descendientes en total y felizmente la gran mayoría de ellos fueron hembras, nada menos que 58, dispersándose su sangre principalmente hacia Chile y Brasil, donde por ejemplo sus hijos FALANGISTA y GIN PURO supieron ganar cada uno el GP "Bentos Goncalves".

Como era más que lógico, los sabios criadores del Ojo de Agua repitieron el cruce SANDAL/BOURGOGNE que diera origen al gran MACON, entonces en el año 1928 nació una potranquita de nombre COTE D´OR, que para no ser menos que su hermano entero disputó 20 carreras, pasando el disco primera en 16 oportunidades, con 3 segundos y 1 tercero. Entre sus victorias se incluye también el PELLEGRINI de 1933, el SELECCIÓN de 1933, COMPARACION, CRIADORES, VICENTE L. CASARES, CHACABUCO, G. Lerena y A. Bullrich.
 
Dieter Meier en Ojo de Agua

Tras el fin de la dictadura militar en Argentina, Dieter Meier adquirió la Estancia "Ojo de Agua" en 1996, incluyendo caballerizas y la casa de campo del siglo XIX. Dieter Meier es hijo de banqueros y se hizo famoso por ser músico del grupo de musica electronica de origen suizo llamado "Yello". Artista de muchas facetas (músico, plástico, actor, productor, escritor, director de cine y más...), es un eximio jugador profesional de póker, así como gran golfista y entusiasta del polo.


Dieter Meier actual propietario del Haras Ojo de Agua
El grupo suizo de música electrónica "Yello" está formado por Dieter Meier (cantante y letrista) y Boris Blank (teclista, programador y compositor).
 
Para conocer la vida de este productor y estanciero, varios periodistas han llegado a Balcarce para entrevistarlo y conocer la estancia argentina que le da el nombre a sus productos. Las veinte habitaciones y cuatro salones del inmueble principal de esta estancia, dan testimonio del estilo de vida casi principesco de su constructor Pedro Luro, pionero de la granja en la Pampa. Su haras para caballos de carreras ganó fama mucho más allá de las fronteras de la Argentina. Los herederos de esta hermosa estancia, que vendieron la propiedad a Dieter Meier, dejaron algunos muebles de los años setenta que Meier intercambió por antiguos muebles argentinos. El resto de la herencia se ha integrado a la casa. Tambien se tuvo en cuenta a las antiguas familias que trabajaban en la estancia.



Dieter Meier en su estancia Ojo de Agua
Dieter Meier encuentra tiempo para escribir en la tranquilidad de su granja.
Dieter Meier recorriendo su finca en buena companía
Algunos de los hermosos y risueños paisajes de la estancia
Algunos cuadros que recuerdan glorias pasadas, junto a los sombreros y fustas de sus dueños.
En las paredes están las fotos de los antiguos habitantes y sus caballos de carreras, mientras que en el establo se encuentran los viejos trofeos de los Derby. La biblioteca de la familia también fue a dar a su nuevo dueño suizo, incluyendo algunas enciclopedias y libros de historia. "Un tesoro infinito para un historiador como yo", dice Meier. En el antiguo establo ahora crea la letra de sus canciones.


Dieter Meier en la estancia Ojo de Agua disfrutando de un buen asado.
Junto a dos de sus trabajadores, Dieter Meier inspecciona su estancia
Dieter Meier en un aperitivo con sus empleados en la estancia Ojo de Agua
Cría de ganado: Varios miles de animales cuentan las manadas de sus estancias.


Él convirtió una de las antiguos galpones de carreras de caballos de 1891 en un estudio rústico. Ahí está su máquina de escribir. "Me encanta cómo los martillos mecánicos lanzan las cartas en el papel. Esto es casi como tocar el piano". Sobre ella escribe ensayos y letras, para el grupo "Yello". En todas partes hay figuras de plata con filigranas de las regiones andinas, que encuentra en los mercados de antigüedades. "Me fascina la mezcla de arte de plata e influencias indias". Para comer hay en la granja todo lo que crece fuera del jardín y los campos. "Nos proveemos del 90% de los productos que comemos", aseguró.

Ahora, ya más cerca, en el año 2000, Dieter Meier compró 340 Has en Agrelo, Luján de Cuyo (Mendoza) (a 1000 metros sobre el nivel del mar). Dos años después plantó 65 Has. con viñedos. Al certificarlas orgánicas, le puso nombre al emprendimiento: Ojo de Vino! Ya tiene 80 Has plantadas y este año plantarán 25 Has. más en Río Negro.


Casa principal del Haras Ojo de Agua en Balcarce construida en 1891.
Estancia Ojo de Agua en la actualidad. Año 2017
Dieter Meier en la casa principal de la estancia Ojo de Agua en Balcarce. Año 2017
Dieter Meier junto a su maquina de escribir. "Es como un piano para mí"
La antigua granja de caballos de la finca "Ojo de Agua" ahora parece elegante. En el fondo están las imágenes de los antiguos propietarios.

Empezó a construir una bodega propia (vinificaron en Norton), que comenzó a funcionar para la cosecha 2013. Pero antes, ya abrirá las puertas al turismo, con un restaurante con comida típica argentina. Comercializan dos líneas: Ojo de Agua y Dieter Meier puro.  Por ahora solo el 5% se coloca acá, aunque este es el año en que van a empezar a equilibrar el mercado interno con las exportaciones, siendo Suiza el destino de dos tercios de la producción. Han contratado al reconocido enólogo Marcelo Pelleriti como asesor enológico y Juan González Pessinatti como enólogo residente.

Ubicación del antiguo Haras Ojo de Agua

Aunque la estancia cambió su destino en otras direcciones productivas, nunca dejará de ser patrimonio del turf argentino, ya que en sus tierras descansan los caballos mas alabados y condecorados de nuestro país. Con los años esa tierra que los vió morir se fué volando en otras direcciones llevando el ama de leyendas como Forlí, Congreve, Advocate y Macon. Hoy su sangre se esparció en muchas direcciones y los haras de nuestro país cosechan los frutos de sus éxitos. De vez en cuando vemos sobrevolar a un chajá por ese lugar de anecdotas heroicas que se posa a descansar donde yacen los campeones...



Fuentes:
https://studmaquinchao.jimdo.com/factor-rasmussen-2/factor-rasmussen/historia-de-grandes-haras/ 
Saltacaballo.com.ar
http://studmaquinchao.jimdo.com/factor-rasmussen-2/historia-de-grandes-haras/ 
Roy Hora, Historia del turf argentino, Buenos Aires, Editorial Siglo XXI, 2014, págs. 37-64

No hay comentarios:

Publicar un comentario