viernes, 20 de mayo de 2016

CAMILO FREIJE - PIONERO DE CORONEL VIDAL

Camilo Freije

Estos apuntes se refieren únicamente a una sintética descripción de la trayectoria comercial y la actuación de don Camilo Freije, en el Partido de Mar Chiquita. Sobre la base insustituible de los apuntes existentes en la familia Freije, se ha tratado de desarrollar la trayectoria, lo más completa posible de la llegada hasta la desaparición de don Camilo Freije. Este trabajo esta basado en la obra de Carlos María Freije y Roberto Freije. Para ello el autor ha consultado toda la papelería que encontró disponible. Desde las primeras cartas llegadas de España y enviadas a allá, que debió descifrar trabajosamente con la lupa, letra por letra, en su español un tanto arrevesado. Escrituras antiguas, contratos de sociedad, los libros de éstas desde el siglo pasado, libros de Marcas y Señales, Libros de Personal, correspondencia, periódicos de la época, participaciones de casamientos, tarjetas fúnebres, certificados de nacimiento y defunción, albúmenes de fotografías, discursos, artículos, etc. También tiene el aporte investigativo de otro miembro de la familia, don Eduardo Freije.

Manuscrito del año 1631 que permite trazar el rumbo de la familia Freije desde San Andres de Logares, partido judicial de Fonsagrada en la Provincia de Lugo. Foto de Pablo Junco


LLEGADA A LA ARGENTINA

Manuel Freije nació el 13 de marzo de 1818 y se casó el 25 de enero de 1851 con María Rodriguez Arango en la vecina aldea de Santa Eulalia de Oscos, de donde eran oriundos los Arango. Don Manuel Freije, además de labriego, fué el maestro de primeras letras en la escuelita de la aldea. Pero en 1873 la familia estaba pasando por una difícil situación económica. Tenían la casa y otro bienes hipotecados. Los estrechos límites de la aldea cerraban todo posible horizonte de progreso, con lo cual, Don Manuel decidió partir hacia América. Totos en la familia Freije saben lo dramática que fue esa despedida de su esposa e hijos. Segun cuentan los hijos de Camilo, éste contaba que su padre se despidió de su madre con estas palabras: "...Bueno mujer, hasta que nos veamos en la otra vida..." Camilo nunca volvería a ver a su madre.

El 3 de septiembre de 1873 salieron de su casa en San Andres de Logares, España, desde la casa que fue construida por los Freije en el año 1556, rumbo al puerto de La Coruña, Camilo y Manuel, pensando recalar en Montevideo donde tenían una carta de recomendación para el Sr. Ramon Alonso, pero más tarde siguieron viaje hasta Buenos Aires donde los recibió y atendió don Valentín Carnota. Don Manuel Freije y su hijo Camilo (por entonces de 16 años), llegaron a Buenos Aires el 30 de Septiembre de 1873. Dice Eduardo Freije en los apuntes ya mencionados:

"…desembarcaron y se hospedaron en la casa del señor Valentín Carnota, a quién venían recomendados por unos amigos comunes, los señores Pedro y Tomás Osorio, todos vecinos de España. Permanecieron ahí unos días y luego se trasladaron por indicación de Camota, a la esquina "La Simpatía", que el mismo Camota poseía en campo "Carrelauquén". Hicieron el viaje en tren hasta Chascomús. Desde este punto siguieron en galera y al pasar por la Esquina de "La Yerba" que don Juan F. Meitín poseía en campo de Zubiaurre en el Partido de Ayacucho sobre el linde con el de Mar Chiquita, a orillas del Arroyo Chico, (cuyo monte y tapera todavía existen), se encontraron ahí con un amigo y convecino de España llamado Manuel Freijo (a quien llamaban Manuel Bueno), quien se interesó para que el joven Camilo quedara allí de dependiente, ofreciéndose gestionar ante Meitín su colocación, como así lo hizo, de común acuerdo entre todos."

Casa de San Andres de Logares en España -vivienda original de la Familia Freije- aun en propiedad de la familia..
Don Manuel siguió a "La Simpatía", una legua más allá de "La Yerba", a la que venía dirigido y donde su encargado, pocos días después le consiguió trabajo, para cuidar ovejas de don Manuel Silva, siempre en campo "Carrelauquén" (hoy potrero de "Los Avestruces"). Mientras juntaba el dinero suficiente para trasladar a su familia y terminar de pagar sus deudas contraidas, se entera por carta que doña María Arango de Freije falleció el 13 de septiembre de 1874, un año y diez días despues que partiera su esposo Don Manuel y su hijo Camilo de la casa de San Andres.Carmen le escribe a su hermano Camilo y luego de muchos rodeos le da la mala noticia. Luego el hermano doña María -Eduardo Arango- también le escribe a Don Manuel comunicandole su parecer por el fallecimiento de su esposa, quien fallece producto de una alta fiebre. Los hijos de Don Manuel quedan entonces en otra localidad y a cargo de su cuñado.

DON MANUEL FREÍJE Y SUS HIJOS

En 1875 dice Eduardo Freije, Don Manuel dispuso hacer venir a sus otros hijos: Carmen, entonces de 22 años, Casimiro de 13; y Modesta de 10. En 1876, sigue diciendo Eduardo, don Manuel se estableció en un puesto para cuidar ovejas en campo de Gaynor (hoy campo de Tabarés en Piran), donde permaneció 3 años hasta su muerte. Ese mismo año, 1876, o sea al año siguiente de llegar, Carmen Freije contrae enlace con don Juan Fernando Meitín, el dueño de "La Yerba". Se establecen a pocas cuadras en otro puesto también en el mismo campo de Gaynor. En marzo de 1878, por fin don Manuel puede desempeñar sus bienes, después de casi 5 años de durísimos sacrificios y trabajos y envía el dinero a España. Poco tiempo después, un 3 de mayo de 1879 don Manuel Freije había sentido un fuerte dolor en el pecho, razón por la cual fallece. Moría tranquilo segun rememora su hijo Camilo, por haber dejado sus negocios arreglados. Don Manuel fue sepultado en Ayacucho, marcado su tumba con una cruz de hierro siendo la única persona de la familia cuya sepultura se ignora.

CAMILO FREÍJE Y FAMILIA

Según cuenta Eduardo en la carpeta de familia, Camilo permaneció en la Casa de negocio de la "Yerba" desde el 18 de Octubre de 1873 hasta el 31 de Diciembre de 1880, en que salió de la "Yerba" con el propósito de constituir sociedad con su cuñado Juan F. Meitín y su hermano Casimiro Freije, como así lo hicieron. Se inició con un negocio de Ramos Generales, que denominaron "La Unión", instalada en el paraje Arroyo Chico, cerca de lo que es hoy Estación Piran y que aún se conoce con el nombre de "Esquina Vieja". En ella residió don Camilo con sus referidos socios, hasta la época de su casamiento el 28 de Abril de 1884 con Catalina Garat. Con el objeto de independizar su residencia familiar, dicha sociedad estableció una nueva casa de comercio, en campo "Los Potreros", cerca de la actual "Esquina de Argúas".

La Esquina de Arguas - Imagen extraída  de Panoramio

Camilo había conocido a Catalina Garat, en el puesto "El Porvenir" (campo de Zubiaurre), donde su padre don Martín Garat arrendaba y poblaba con ovejas una fracción del mismo. La mencionada casa de negocio en "Los Potreros" fue inaugurada por don Camilo, el 1ro. de Mayo de 1884 a dos días de su casamiento. Allí permaneció hasta el invierno de 1885 en que se trasladó a "Arbolito", cuando se construía el ramal del F.C. Sud de Maipú a Mar del Plata, o sea más de un año antes de su inauguración.

Don Camilo Freije vestido de chiripa y botas. Retrato realizado en el campo de Zubiaurre-Partido de Ayacucho. año 1877.

Allí Meitín y Freije Hnos. establecieron una pequeña Casa de negocio a la que ellos mismos denominaron "El Boliche", en el sitio donde hoy se hallan los corrales de Remates-Feria, casi sobre la vía y frente, calle por medio, con la actual población del Qapataz de la cuadrilla firme de la Empresa. El motivo fue ubicarse con la debida anticipación en la nueva plaza, en que, con la habilitación de la vía del Ferrocarril, se convertía la Estación "Arbolito", vinculándose al mismo tiempo con el vecindario que por esa razón allí empezaba a concurrir y al mismo tiempo formar la necesaria clientela para el momento en que ya con carácter definitivo se establecieran en ese punto, pues proyectaban como así lo hicieron, trasladar su casa de comercio de "La Nueva Unión" a Arbolito.

Mientras llegaba ese momento entregaron "El Boliche" a Francisco Nuñez y Antonio Soto en carácter de habilitados. Permanecieron estos en esas condiciones hasta julio de 1886, en que Meitín y Freije Hnos. por haber iniciado ya la instalación de su nueva Casa en Arbolito, vendieron ese pequeño negocio a los referidos Nuñez y Soto.

Formada con la base de las existencias de "La Nueva Unión", que en esa época trasladaron a Arbolito, aún cuando en forma provisoria, iniciaron sus negocios en este nuevo local y el 1 de Enero de 1887, quedó inaugurada ya con carácter definitivo la Casa de Negocio de Meitín y Freije Hnos. en Arbolito y establecido en ella con su familia don Camilo Freije, arrancando pues desde esa fecha la residencia permanente de éste en Arbolito".

Sigue diciendo Eduardo, casi textualmente en los referidos apuntes que para establecer dicha casa habían arrendado con fecha 16 de junio de 1886, a Martínez y Arrola el terreno dentro del campo "El Sol" de Pedro de Anchorena al Este de la Estación Arbolito que éstos a su vez sub-arrendaban a los hermanos Javier y Juan Berría, ocupantes en aquella época del lote del campo El Sol en que coincidió el establecimiento de la Estación Arbolito. Los hermanos Berría, a su vez, con fecha 2 de marzo de 1887, transfirieron a Meitín y Freije Hnos. el resto del campo que les quedaba de ese lote. Martínez y Arrola quedaron en virtud de estos convenios con treinta cuadras al Oeste de la Estación y Meitín y Freije con toda la extensión que al Este de la vía y donde dicho campo "El Sol" de Pedro Anchorena daba sobre la Estación Arbolito.

Primitiva casa de negocio y familia de don Camilo Freije. Año 1888.

Fue en ellos, frente al portón de entrada a dicha Estación que establecieron la nueva Casa de negocio referida y la residencia de la familia de Don Camilo Freije. Sigue diciendo Eduardo:

 "...La población que constituía la Casa de negocio "La Nueva Unión" en Los Potreros, la vendieron en aquella circunstancia en la siguiente forma: la casilla de madera de 3 piezas en la que residía la familia de don Camilo y en la que nacieron sus hijos Camilo Luis y Eduardo, fue vendida a Don Baldomcro Barreiro. La que utilizaron con el negocio (también una población de madera y zinc), la adquirió el comerciante don José Botazzi que residía en la Invernada, padre del que después fue Secretario de la Intendencia en ésta."

En esa época también Meitín y Freije Hnos. sub-arrendaron pequeñas fracciones al lado de su Casa de comercio, a distintas personas para que instalaran sus negocios. La Oficina de Correos, fue también instalada en la referida casa de comercio de Meitín y Freije Hnos. Continúa diciendo Eduardo:

"Por estas razones esa casa de comercio constituyó al iniciarse "Arbolito" el más importante núcleo del movimiento comercial de la pequeña población, máxime que de ella eran clientes los principales estancieros de la zona: Los Ezeyza, Balcarce, Ramos Otero, Bosch, Peña, Jones, Aduc, Saénz Valiente, Reguera, Alcorta, Saénz, Bordenave, etc., de muchos de cuyos establecimientos allí se abonaban los vales a sus peones, se despachaban las cargas de lana, cueros y tropas de haciendas, y se recibían las de sus materiales, etc.".

Más adelante sigue diciendo Eduardo:

"...Integraban el núcleo de la población de su casa de comercio en "Arbolito", la de familia de don Camilo Freije, varios galpones, dependencias de peones, etc., que agregado a todo lo que antecede, constituía lo que podríamos calificar el centro de la incipiente población...".

Finalmente para terminar con los apuntes de Eduardo, éste hace la siguiente aclaración:

"...Toda la población en "Arbolito" en lo que corresponde a la que construyeron Meitín y Freije Hnos., aunque de madera y zinc, fue hecha con materiales nuevos...".

Para mayor precisión, podríamos agregar que esa casa estaba ubicada exactamente donde está actualmente, el monte de la casa de Eduardo, o sea como hemos visto, frente mismo a los portones de la Estación. Durante muchísimos años era notorio a simple vista el foso de dicha construcción. Como vemos, los dos hijos mayores Camilo Luis y Eduardo, nacieron pues, fuera todavía del ejido urbano del pueblo y recién el tercero de ellos, Juan, nacería dentro de dicho ejido, según después referiré. En esa casa de madera y zinc -"la casilla"- le llamaban ellos, pasaron una parte de su infancia los hijos mayores. Conservaban recuerdos inolvidables de esos años. Uno de los entretenimientos favoritos, contaba Eduardo, era cuando venía don Pedro Piran, el abuelo de Marta, de Buenos Aires con sus títeres. Bajaba del tren y se alojaba en la casa de Camilo.

Contaba lo que era verlo venir con la valijita, que ellos ya le conocían y después de la cena, montaba el pequeño escenario, haciendo las delicias de chicos y grandes. Otro entretenimiento decía, era la guitarra de Halliburton, quien ejecutaba muy bien y le enseñó a Eduardo los primeros rasgueos. Esa casa es considerada por distintas crónicas y testimonios, como el núcleo fundacional del Pueblo de Coronel Vidal. Antes de seguir avanzando, vamos a retrotraernos al momento del casamiento de Camilo Freije y Catalina Garat, que son precisamente la pareja fundadora de la familia a la que nos estamos refiriendo. Como ya hemos vistos, se casaron el 28 de abril de 1884, o sea dos días después de cumplir Camilo los 27 años, teniendo Catalina 18 años. El casamiento se realizó en la Iglesia de la ciudad de Dolores, en un altar lateral, qué aún existe. Como hemos visto, ella era nativa de ese lugar.


Tuvieron trece hijos: Camilo Luís, nacido el 25 de agosto de 1885; Eduardo Simón, nacido el 28 de Octubre de 1886; Juan Santiago, nacido el 25 de julio de 1888; Mana Luisa Manuela, nacida el 8 de abril de 1890; Enrique Teodoro Aureliano, nacido el 25 de septiembre de 1891; Amalia Catalina, nacida el 14 de abril de 1893; Enrique Pedro Jesús, nacido el 29 de marzo de 1895; Ana María Máxima, nacida el 30 de julio de 1898; Elvira María del Carmen, nacida el 19 de agosto de 1900; Elvira María de Lujan, nacida el 3 de abril de 1902; José María Luciano, nacido el 13 de diciembre de 1903; Adolfo María, nacido el 17 de agosto de 1905; y María Adela, nacida el 22 de septiembre de 1907. Enrique Teodoro (Enriquito), falleció a los tres años, el 19 de noviembre de 1894, a raíz de un sarampión, según creo. Como no había médicos todavía en Coronel Vidal, lo llevaron a Mar del Plata, donde lo atendió el primer médico que hubo en esa ciudad, el Dr. Hermida.

Pese a los cuidados que se le prodigaron, falleció en el Hotel "Amistad", de la familia Urrutia, muy amigos de Camilo y Catalina y estuvo enterrado un tiempo en la bóveda de esa familia, dueña del hotel, que está situado a la entrada misma del Cementerio "La Loma" de Mar del Plata, pues los Freije todavía no tenían bóveda en Coronel Vidal. He leído la carta que doña Catalina les manda al Colegio "San José" de Buenos Aires, a sus hijos Camilo y Eduardo, diciéndoles que don Camilo está en Mar del Plata para tramitar el traslado de los restos de Enriquito a Vidal. Elvira Mana del Carmen, falleció diez días después de cumplir un año, el 29 de agosto de 1901. El certificado médico del Dr. Beltrami, dice que la muerte se produjo a causa de Uremia escarlatinosa.


Camilo Freije y Catalina Garat de Freije. 28 de abril de 1909

Adolfo María (Adolfito), falleció al día siguiente de nacer, el 18 de agosto de 1905. Don Camilo le escribe el 20 de agosto de 1905 a su hijo mayor, Camilo Luis, por entonces estudiante de medicina en Buenos Aires, diciéndole:

"…Conforme mi última fecha 18 del corriente, por la cual te participaba el nacimiento de Adolfo María, ahora tengo el sentimiento de manifestarte, que el mismo día 18 a la una de la tarde, falleció debido a un ataque repentinamente y según el certificado del Dr. Beltrami, la muerte del nene se ha producido por falta de desarrollo..."

Más adelante le dice:

 "...El entierro fue muy concurrido, asistieron todos los de nuestra familia de Piran, y los vecinos de mayor representación en este Pueblo. Mamá después del disgusto consiguiente y de la resignación necesaria, sigue bien y esperamos continúe restableciéndose..." y concluye: "...A Juancito le escribí también el 18 y pienso escribirle ahora dándole esta otra nueva...".

Juan estaba por entonces pupilo, en 5° año del Bachillerato en el Colegio "San José" de Buenos Aires. Varios de los hermanos no lo conocieron a Adolfito por haber estado estudiando en distintas partes y por lo rápido de su muerte. Según dice Eduardo en sus apuntes:

"En 1897 construyeron en material su nueva e importante casa de negocio (hoy Almacén Martijena e Hijos), con su respectiva casa de familia al lado que ocupó don Camilo Freije con la suya. De la antigua de madera y zinc frente a los portones de la playa de la Estación, en la que hasta entonces había tenido su negocio y residencia, subsistió hasta fines de 1900 solamente el salón de madera que había sido local de negocio, desempeñando dicho local hasta el referido año las funciones de Capilla provisoria, hasta la inauguración de la iglesia del pueblo el 6 de Enero de 1901..."

 "...La casilla en que al lado de este local había residido hasta 1897 la familia de don Camilo Freije, fue levantada en ocasión de su traslado a la nueva casa y vendida a un vecino que la instaló en un solar en el nuevo pueblo frente a donde está hoy, el almacén de Aramburu (La Nutria), en donde permaneció por largos años..."

"...Ese mismo año 1897, don Camilo Freije y su hermano Casimiro iniciaron la construcción de los actuales chalets para sus residencias particulares en las chacras 5 y 7. Don Camilo se instaló en el suyo el 19 de Marzo de 1900...".

De los hijos de Camilo, entonces, los dos mayores, Camilo Luis y Eduardo, son nacidos en la Casa de Negocio "La Nueva Unión" en el campo "Los Potreros". Juan, María Luisa, Enriquito, Amalia y Enrique Pedro en la Casilla, hoy monte del Chalet de Eduardo Simón Freije. Anita, en la esquina de lo de Martijena y las dos Elvira, Pepe, Adolfito y Adela en el chalet "Villa Catalina".

Villa Catalina antes de ser revocada y cambiada.

Esos dos chalets fueron de las primeras casas de material construidas en "Arbolito", según consta en la "Reseña Histórica de Mar Chiquita" de Eduardo Freije. Este recordaba que siendo niño presenció la construcción; don Camilo, contaba Eduardo, vigilaba personalmente todos los detalles de la edificación de ambas.

"Así recuerdo haber visto varias veces los carros de ladrillos volviendo cargados de vuelta al horno, por no parecerle buenos los mismos..."

Así es también la calidad de los materiales de esas casas. El chalet de Camilo se llamó "Villa Catalina" y en su puerta del frente se lee: 1898. Sin embargo, ya hemos visto que según Eduardo, se instalaron ahí el 19 de marzo de 1900. Es lógico que en ambos Chalets, la fecha de su construcción no coincida exactamente con su ocupación por las familias, pues semejantes casas deben haber llevado varios años en terminarlas.

Antigua casa de negocios de Meitin y Freije. Actualmente Escuela Diferenciada Camilo Freije

También en esa casa, reciben el siglo XX las tres familias: las de Camilo, Casimiro y Meitín. En efecto, el 31 de diciembre de 1900 a la noche se reúnen ahí todos a cenar; luego labran un Acta y la firman todos: a los más chicos se les llevaba la mano, contaba Eduardo; a los otros directamente se les puso el nombre porque todavía no sabían escribir. Comienza diciendo el Acta:

 "...En el Partido de Mar Chiquita (Coronel Vidal), en 31 de Diciembre de 1900 los hermanos Freije Carmen, Camilo, Casimiro y Modesta, españoles nacidos y vecinos que han sido de la Parroquia de San Andrés de Logares, Partido de Fonsagrada, Provincia de Lugo, que venidos a la República Argentina el año (1873 al 75) y reunidos hoy menos la última de las nombradas que por causas especiales se halla ausente..."

Luego de nombrar a todos los presentes, continúa diciendo:

"Acordamos (salvo dificultades imprevistas), dirigirnos en corporación al provisorio templo de la localidad donde se celebrará una misa a las doce p.m. a dar gracias a la Divina Provindencia por tantos beneficios dispensados en este siglo y los aumente, si cabe, en el siglo entrante..."

Termina diciendo:

"...Llegado las 12 p.m. en tal propósito firmamos todos los que sabemos hacerlo, que servirá de recuerdo de esta fecha memorable a todos nuestros sucesores".

El Acta la guardaron toda la vida en la caja de hierro.- Es curiosa esta anécdota, porque muestra las costumbre de la época y la importancia que le dieron en ese momento a la entrada de un nuevo Siglo. También es de hacer notar, que lo celebraron el 31 de diciembre de 1900 y no de 1899, como hicieron otros, de acuerdo a la discusión que se planteó entonces sobre el día en que terminaba el Siglo. También se sacaron una foto las tres familias en la escalera del chalet todavía sin terminar de revocar. Debe ser probablemente la única foto que existe de las tres familias juntas.

Familias de Camilo Freije, Casimiro Freije y Juan F. Meitín. 31 de diciembre de 1900. Villa Catalina

Siguiendo con la familia de Camilo, digamos que fallecidos los tres chiquitos, Enriquito, Elvirita y Adolfito, quedaron diez hermanos: cinco varones (Camilo, Eduardo, Juan, Enrique y Pepe) y cinco mujeres: (María Luisa, Amalia, Anita, Elvira y Adela).

Los varones cursaron sus primeras letras en "Arbolito".- Luego completaron la escuela primaria y cursaron la enseñanza secundaria en el Colegio "San José" de Buenos Aires. En "Arbolito", los mayores tuvieron de maestro, entre otros, a don Juan Vital Sourrouille, abuelo del que fue Ministro de Economía de la Nación, del mismo nombre. La esposa de Sourrouille había sido compañera de la escuela primaria de las hermanas María y Catalina Garat. Sus hijos fueron compañeros de infancia de los Freije. Entre las dos familias se anudaría una amistad que duraría toda la vida.

Las chicas de Freije, luego de hacer algunos grados en Vidal, completaron todas ellas su educación primaria en el Colegio "Santa Cecilia" de Mar del Plata. María Luisa, la mayor de ellas, figura como integrante de la primera promoción de alumnas de ese Colegio, cuando se fundó, según una Revista que publicó dicho Instituto, al cumplir sus Bodas de Oro en 1950. "Fundadoras de la naciente Casa de Estudios", las llama y da la nómina de esas alumnas, entre las cuales estaban Carolina, Sara y Adela Peralta Ramos, descendientes del fundador de Mar del Plata. La casualidad quiso, que unos cuarenta años después, su hija María Rosa Freijo, fuese integrante de la primera promoción de egresadas del ciclo secundario, al implantarse éste en dicho Establecimiento. Así figura en sendas placas colocadas en la pared del Colegio y en la Bóveda de la familia Freijo en Mar del Plata.

María Luisa y Amalia fueron compañeras en el "Santa Cecilia", de Carmen y Cecilia Sáenz, con quienes anudarían una amistad perdurable y con las que serían además, cuñadas por partida doble. Ya se conocían don Camilo Freije y don Cecilio Sáenz, seguramente por razones de negocios, en los pagos de Arbolito. Probablemente pusieron a las hijas en el mismo Colegio de común acuerdo. También Antonio Sáenz, el mayor de ellos, estuvo un tiempo pupilo en el Colegio "San José" de Buenos Aires con los chicos de Freije.

Eduardo y Cecilia contaban siempre, que cuando ellas iban de Vidal a Mar del Plata, al comenzar las clases, o después de alguna vacación, las solía acompañar Eduardo a las cuatro chicas, pues era algo mayor que ellas y ya estaba trabajando en el campo. Eduardo decía que él se llevaba un libro para leer en el tren, mientras las chicas viajaban lloriqueando, porque estaban pupilas y por varios meses no verían a sus familias. Ni se imaginaban en esa época, que iban a ser con los años marido y mujer él y Cecilia. Tanto los varones como las mujeres vivieron en sus respectivos pupilajes, muchos acontecimientos tanto alegres como tristes de la familia. Ya hemos visto algunas cartas que les escriben sus padres, dándoles noticias de distintos sucesos.

Así el 30 de Julio de 1898, don Camilo les escribe al "San José" a Camilo y Eduardo, diciendo:

"...Esta lleva el objeto de avisarles que tienen una hermanita más, hoy a las 5 y media p.m. dio a luz mamá con toda felicidad a Dios gracias. La recién nacida no sabemos todavía que nombre llevará, a mamá le gusta que se le ponga el nombre de María Ana y a mí me gustaría que se le pusiera el nombre de Catalina..."

Finalmente, le ponen Ana María Máxima (Anita). Así más tarde también Elvira, se enteraría en la portería del Santa Cecilia que había muerto su cuñada Carmen Sáenz. Adela después, también en ese Colegio, de que había nacido su primer sobrino varón, Lalo, etc. Es que en esa época, había muy pocas vacaciones y feriados. Los viajes en tren eran todo un acontecimiento y entonces pasaban largos meses lejos, sin ver a su familia. Todos ellos, varones y mujeres, recordarían la época de sus pupilajes como realmente dura. Pero como dice Eduardo en sus apuntes, don Camilo "proporcionó instrucción a todos sus hijos en los mejores Colegios de Buenos Aires y Mar del Plata".

VILLA CATALINA

Vamos a referirnos ahora a la casa de Camilo Freije y a su familia en aquellos años. "Villa Catalina tiene toda una historia...", dice el título de un artículo del diario "El Atlántico" de Mar del Plata, que se publicó en 1980. Hay una foto del chalet, en ese mismo artículo y abajo dice: "La casa de los Freije en Vidal". Es exacto lo que dice el título del Diario El Atlántico. Ya nos hemos referido a la casilla de los primeros tiempos. También nos referiremos después a cada uno de los campos. Vamos pues a ocuparnos ahora del chalet y de lo que significó en la vida de la familia y del Pueblo.

"...Esa casa es histórica...", decía siempre Eduardo: "...Ahí se conoció mucha gente, se casó gente, se veló gente…”

Durante muchos años don Camilo Freije y su familia constituyeron un centro familiar y social alrededor del cual giraba buena parte de la vida no solamente de Coronel Vidal, sino también del Partido de Mar Chiquita. La personalidad de don Camilo, su condición de Primer Poblador, su actuación en cuanta institución había en el Pueblo, su actividad cada vez más intensa y extensa, su nivel económico creciente, su chalet frente a la Estación, la personalidad de su esposa, su numerosa familia y el nivel cultural que iban alcanzando sus hijos, -todos esos factores juntos- fueron influyendo para darle a esa casa y a esa familia, el lugar que hoy ocupa en la Historia del Partido de Mar Chiquita.

Durante años, las familias que vivían en el campo, bajaban del tren e iban a lo de Freije. Paraban ahí, a veces durante el día, a veces varios días, o dejaban sus chicos mientras viajaban a Mar del Plata o Buenos Aires, o hacían sus diligencias en Vidal. Así Eduardo recordaba que siempre que venía González Balcarce (don Pepe viejo como le llamaban), lo dejaba al hijo (don Pepe chico, que luego sería Intendente) para que jugara con ellos, mientras él hacía sus diligencias, asistía a reuniones, etc. También recordaba siempre que había jugado de chico con Edith Piran de Gaché, aunque un poco mayor que él, la futura madre del que después fue Ministro de Educación de la Nación, Dr. Belisario Gaché Piran. También iban mucho los Cantero, que por entonces vivían en la Estancia "Medalan", en la costa. Los Ezeiza, que enseguida se harían íntimos amigos de los Freije, eran concurrentes diarios todos ellos, así como sus parientes como el Dr. del Castillo. Otros visitantes frecuentes eran los Alcorta, que vivían en el campo "San Esteban", algunas veces acompañados por los Estebecorena, que veraneaban en su Estancia.

Don Casimiro Freije (hijo de Camilo) el día que cumplió 50 años. Foto mandada desde Santiago de Compostela (España) a su sobrino Eduardo Simón Freije-año 1911

Los Barboza, por entonces dueños del campo "Los Naranjos", eran también una relación estrecha de los Freije, al punto que al morir don Ercilio Barboza, el padre de los hermanos folkloristas, estuvo un tiempo enterrado en la Bóveda de Freije. Otros habitué de la casa eran los Sáenz, que en ese tiempo vivían en la Estancia "San Francisco", en el camino a Balcarce. Cuando las chicas de Sáenz iban al Colegio "Santa Cecilia" de Mar del Plata, con las chicas de Freije, solían traerlas del campo unos días antes y se quedaban en el chalet, hasta el día de tomar el tren. Cuando volvían de vacaciones, bajaban en la Estación y a veces esperaban unos días hasta que las vinieran a buscar de la Estancia. Una vez que Benjamín Sáenz, todavía joven y soltero, había ido a la Estación de Vidal a buscar la correspondencia, al ir a montar, lo pateó el animal en la cabeza, provocándole conmoción cerebral. Inmediatamente fue alojado en lo de Freije, avisándose a su familia. Vino su madre doña Venancia quien permaneció con él en el chalet varios días, hasta que se restableció.

Otro de los concurrentes habituales era el Dr. Beltrami, sobre todo a partir de la época que vivía en la casa de al lado, lo de Casimiro, iba a veces acompañado de su madre doña Quintina y de su prima Josefina. Cuando quedó solo, según contaban, iba todas las noches después de cenar a tomar el té. En esa sala donde está el piano -el comedor grande- se improvisaban casi todas las noches reuniones memorables.- Todos ellos eran aficionados a la música. Ya de chicos habían formado entre ellos un conjunto musical. Cada uno tocaba un instrumento distinto, pues habían aprendido con un profesor de música que había en Vidal, don César Coveri que había sido primer flautista en el Teatro Scala de Milán.

Además de los hermanos varones y mujeres, intervenían algunos amigos como Hermenejildo Martijena y Domingo Etchegaray. Más tarde las chicas -María Luisa y Amalia- tocaban el piano.- Camilo Luis -según las épocas- recitaba sus poesías, Eduardo y Enrique tocaban la guitarra, Juan el mandolín, Carlota Etchegaray cantaba. Todos bailaban. Julián Etchegaray, el hijo mayor de Domingo, recordaba no hace mucho tiempo:

"...Cuando terminábamos de cenar y en casa se decía casi todas las noches: vamos al chalet. Era un programa bárbaro para nosotros ir a tomar el té..."

Esa sala puede ser considerada como una especie de "Salón de Mariquita" del Partido de Mar Chiquita. A las tertulias de los Freije eran contertulios frecuentes: los Ezeyza, los Balcarce, los Piran, los Sáenz, los Alcorta, los Beltrami, los Cantero, los Martijena, los Tellaheche, los Etchegaray, los Jáuregui y muchos otros. En esa casa se tomaron también importantes decisiones de índole política o vinculada a instituciones fundamentales del Partido de Mar Chiquita. Basta decir que Beltrami y Cantero, dos caudillos políticos y futuros Intendentes del Partido, se conocieron o se relacionaron por don Camilo. Que don Eustaquio Aristizábal y su esposa doña Micaela, eran íntimos amigos de don Camilo y doña Catalina. (la historia de esta familia la pueden ven en el siguiente enlace: ESTANCIA LA MICAELA - IGLESIA EUSTAQUIO ARISTIZÁBAL)

Don Camilo Freije. Una de las últimas veces que montó a caballo. 29 de marzo de 1922
Que también eran amigos de Monseñor Francisco Alberti, Obispo Auxiliar de La Plata, quien los visitaba en su casa todos los años cuando iba a Vidal a administrar la Confirmación. Del Padre Mergeliza, Primer Párroco del Pueblo, del Padre Mastrilli, más tarde del Padre de Lacha. También tenían estrecha relación con el Dr. Piran y su esposa doña Emilia, que por entonces estaban fundando el Pueblo de General Piran. El hermano de éste, don Pedro Piran, que fue Intendente Municipal, era muy amigo de ellos y se alojaban en su casa cuando iba a Vidal. Antes de que hubiera Iglesia en el Pueblo, iba una vez por año el Cura de Ayacucho. Se alojaba en lo de Freije y salía de campaña varios días a casar y bautizar gente. Don Camilo le hacía atar el coche de caballos y lo mandaba a Eduardo, por entonces adolescente, de cochero y monaguillo. Tenía anécdotas increíbles de esas "misiones rurales". Así, entre otras, cuando una mujer contestó al preguntársele el nombre que le iba a poner a su hijo en el momento de bautizarlo:

"...Aniceto papá..." Había leído en el calendario de ese día: "...San Aniceto, Papa...".

Otras veces', los bautizos, casamientos y otros Oficios religiosos se realizaban en la misma casa de don Camilo, ya sea en "Villa Catalina", o en la anterior casa de negocio. Así la primera misa celebrada en Coronel Vidal, lo fue en la casa de los Freije. La mayor parte de las conversaciones para la fundación de las principales instituciones del Partido de Mar Chiquita se realizaron en esa casa, desde la Iglesia "La Micaela", en Vivoratá, a la Escuela "Nicanor Ezeiza", cerca de Vidal, el Hospital Municipal "Eustaquio Aristizábal", la Iglesia Parroquial, el Salón Teatro o la Escuela N° 1. Hubo muchas personas que han recordado esa casa durante años. "...Lo de don Camilo era la Casa del Pueblo..." me decía una vez don Pedro Estebecorena:

"...La gente entraba y salía, como Juan por su casa. Se encontraban, se saludaban: Usted entra?, Bueno yo salgo..." me decía.

Su hermana Angelita Estebecorena contaba:

 "...¡Lo que era lo de Freije!. Una vez, vivía don Camilo todavía, estábamos en las Romerías. De repente empezó a correrse la voz: Vamos a lo de Freije, vamos a lo de Freije... Fue la banda por la calle y fuimos todos atrás. "Se bailó y nos divertimos muchísimo...".

Esta anécdota de las Romerías se la he oído contar a muchas personas. También "Villa Catalina" tuvo el segundo teléfono de Vidal, siendo el primero el del Intendente Municipal, Dr. Beltrami. Esos primeros teléfonos y sus respectivos números dieron lugar a que allá por 1944, un telefonista de Vidal, llamado Pachuco que era medio payador y humorista, hiciera un verso con toda la guía telefónica -que a la sazón ya contaba con 150 teléfonos- y la fue recitando de memoria, acompañado con guitarra en una velada en el Salón Teatro. Dichos versos comenzaban así:

"El 1 es Beltrami sólo
El 2 es Freije Camilo
El 3 un Colegio-Asilo
y el 4 el Hotel Apolo"

Por esos años, la familia se manejaba mucho con los coches de caballos. A los chicos menores los llevaba al Colegio Francisco Vior en la volanta. Era esa la época que recordaba Víctor A. Verón, en un artículo publicado en 1966 en "La voz de Mar Chiquita" de Vidal, refiriéndose a los años de su niñez y juventud en ese Pueblo. Así describía lo que eran las misas del domingo, cuando él era monaguillo, con las familias llegando a la Iglesia en los coches de caballo:

"...Recuerdo los coches de las familias Freije, Sáenz, Viglietti y otras...", decía. Más adelante agregaba: "...Recuerdo a Eduardo Alvarez, cochero y mucamo de la familia Freije", con quien conversaban y de quien se hizo amigo, a pesar de la diferencia de edad, mientras esperaban en el atrio que terminara la misa…”

También contaba la familia un paseo en el coche que hicieron creo que a "La Cautiva" que por entonces le arrendaban a Ezeiza.-Andaban por el campo y había mucha agua. Iban en el coche lleno de chicos y Eduardo que era joven andaba a caballo por ahí cerca. En un momento dado los caballos se empezaron a enredar en las malezas que había debajo del agua. Cada vez caminaban con más dificultad hasta que llegó un punto en que, con el coche bastante hundido en el agua con el peso, no pudieron seguir. Tuvo que arrimarse entonces Eduardo con el caballo bien pegado al coche y empezar a sacarlos uno por uno hasta la orilla. Doña Catalina, doña María Garat, don Camilo y todos debieron salir en ancas, con gran peligro porque el agua era honda y algunos eran muy chicos. Ya vacío el coche, pudieron sacarlo más fácilmente.

Camilo Freije y flia. Estancia El Sol año 1923.Cincuentenario de su llegada a America

El 28 de abril de 1909, Camilo y Catalina festejaron sus Bodas de Plata matrimoniales. En las fotos se ve que las celebraron con un almuerzo en el chalet, aún sin revocar. Están los Meitín y otras familias, seguramente Villar, Arango, etc.. pues Casimiro ya estaba en España. Fue en esa ocasión que se sacaron la foto de toda la familia que estuvo tantos años en el cuarto de Camilo y Catalina, siendo la única en que están todos, desde Camilo Luís a Adelita, de menos de dos años.

ÚLTIMOS AÑOS DE DON CAMILO Y DOÑA CATALINA

El 28 de Mayo de 1933 se cumplen los cincuenta años de la fundación de Coronel Vidal. Se organiza una Comisión especial del Cincuentenario y lo eligen Presidente de la misma a Enrique Freije, quien habla en el acto central. El Director del Semanario "El Pueblo", don Ángel Chiesa, le encarga a Juan Freije un artículo en adhesión a la fecha, quien lo titula "Reminiscencias de Arbolito" y se publica en dicho Semanario el mismo día del Cincuentenario.

Camilo Freije y flia. Estancia El Sol año 1923.Cincuentenario de su llegada a America
Como parte de los numerosos festejos, el día del Aniversario se hace un lunch a Mediodía en el Salón del Concejo Deliberante en homenaje a los Primeros Pobladores. Don Camilo recibe una Medalla de Oro con la inscripción: "Coronel Vidal a sus Primeros Pobladores. 1883-1933 " y en la otra cara la efigie del Arbolito Histórico. Don Camilo recibe salutaciones de distintas partes, entre otras, un telegrama de don Baldomero López y familia desde Buenos Aires. En el segundo semestre de 1933, Enrique y Veba se van a vivir a "San Camilo". Pepe que era soltero, estaba en ese campo solo desde hacía varios años, luego que Eduardo había dejado de administrarlo para dedicarse al escritorio. Enrique ya tenía su familia, con la posibilidad de acrecentarse y resuelven cambiar con Pepe. Este vuelve a Vidal. Así quedarían hasta el final de sus vidas.

Bodas de Oro matrimoniales Camilo Freije y Catalina Garat. El autor Carlos Maria Freije. 1934. Villa Catalina.

El 27 de febrero de 1934 nace Carlos María (quien escribió esta reseña) en la casa de Eduardo. Don Camilo va a conocerlo. Fue la última vez que iría a esa casa. Contaban que con gran dificultad subió las escaleras. Desde Carmencita, -hacía ya dieciocho años- Carlos María fue el primer nieto que nació ya radicados otra vez los abuelos definitivamente en Vidal. Es probable, sin embargo, que alguno haya nacido estando ellos ocasionalmente allí, sobre todo los que nacieron en verano, pues ya vimos que solían pasar temporadas en Vidal.

Bodas de Oro matrimoniales Camilo Freije y Catalina Garat. Personal del campo. 1934. Villa Catalina.

Por ese tiempo toman la Primera Comunión Amalita, Juan Martín y Raúl, todos el mismo día. Está la foto de los tres, con sus trajes de ceremonia, con el abuelo Camilo y la abuela Catalina, al pie de la escalera del chalet. El 28 de abril de 1934, don Camilo y doña Catalina cumplen los cincuenta años de casados, las Bodas de Oro matrimoniales. Fue un día sábado. Hacen una Misa a la mañana en la Iglesia. Luego un almuerzo de familia y el personal del Establecimiento en el chalet "Villa Catalina". Se baila. Se sacan fotografías; hay una foto de don Camilo con todo el personal de los campos y sus hijos varones; y otra de todos los invitados en el patio y la escalera. Están Alejo Rípodas, Enrique Calleja y Pedro Moreno (Morenito) con sus guitarras. Eran los animadores de la época. A la noche se hace un lunch, servido por la Jockey Club de Mar del Plata, con sus mozos uniformados. "...Se reparten víveres, pan y carne a todos los pobres de la localidad en la portada de su Estancia "El Sol"..." dice un diario zonal.

Bodas de Oro matrimoniales Camilo Freije y Catalina Garat. El autor Carlos Maria Freije en brazos de asu abuela Catalina. año 1934. Villa Catalina. Coronel Vidal.

Enrique y Veva están en Buenos Aires. Enrique está recién operado de sinusitis, siendo el único de los hijos que no pudo asistir, Marthita quedó en el chalet y Nair todavía no había nacido. Hay una foto de esa noche de don Camilo, doña Catalina y todos sus nietos. Otra foto de toda la concurrencia con los abuelos a la cabecera de la mesa es la que se exhibe en el audio-visual del Centenario de Vidal. El 29 de septiembre de 1934 nace Nair, la hija menor de Enrique, también en el chalet "Villa Catalina". Ya estaban en "San Camilo" pero vinieron a tenerla a Vidal. El abuelo Camilo es el Padrino de Bautismo. Enrique le pregunta si se anima a ir a la Iglesia y acepta.

El 31 de Enero de 1935, a don Camilo lo llevaron al "Sol" a la mañana, en el coche de caballos. Le he oído decir una vez a Raúl Freije, el hijo de Juan, que él era chico y corrió a abrirles la tranquera del parque.

"...Y esas cosas de la infancia que te quedan tan grabadas, contaba, me acuerdo que me subieron al coche y me llevaron hasta la casa..."

A la tarde, Eduardo siempre nos contó, fueron con él y Roberto, en la voitourette de Pepe a "Los Alamos". Eduardo manejaba y don Camilo lo llevaba a Roberto en las rodillas. Sería la última recorrida de don Camilo por sus campos y su Pueblo. Al día siguiente, 1 de Febrero, recordaba Pepe, estaban él y Eduardo tomando mate en la galería del frente del chalet, una mañana de mucho calor. De pronto vino María Moran, la mucama, diciendo:

"...Señores, el Señor Camilo no contesta!... Corrimos y estaba Mamá llamándolo: Camilo, Camilo..." contaba Pepe.

Estuvo dos días sin conocimiento. "…estando rodeado su lecho por los doctores Corti, Beltrami y Mir..." dice "El Vidalense" de la época. Este último lo había atendido en Mar del Plata y seguramente fue llamado en consulta. Eduardo siempre dijo que Mir le había dicho a él, cuando el primer ataque, que le iba a repetir. Falleció el sábado 2 de febrero de 1935, a las 20 hs. dice "El Vidalense". Lo velaron una noche en el escritorio de "Villa Catalina" y lo enterraron el domingo 3 de febrero a las seis de la tarde. Según recordaban todos era un día de extraordinario calor. "El Vidalense" del día siguiente, 4 de febrero, titula a grandes letras:

"...Dulcemente se extinguió la vida de uno de los Fundadores de Coronel Vidal..."

Y en el sub-título dice:

"...Fue imponente el postrer homenaje rendido por el Pueblo...".

Luego dice en la crónica del entierro:

"...Este acto es el primero por su magnitud que se realiza en Coronel Vidal; jamás el pueblo ha tributado un homenaje tan elocuente, tan lleno de dolor..."

En el mismo número dice "El Vidalense"

"...El Club Rivadavia visto el fallecimiento del señor Camilo Freije, convocó a los miembros de la Comisión Directiva en sesión especial, resolviendo suspender las anunciadas kermeses en la noche del sábado y domingo por la tarde...".

Más abajo dice:

"...Por su parte, los organizadores del match Arco Iris y Alumni, resolvieron suspenderlo, visto el duelo que aflige al Pueblo..."

El Semanario "El Pueblo" del día 10 de febrero dice del sepelio:

"...Imponente manifestación de duelo, asistiendo el pueblo en masa, y ocupando los vehículos más de ocho cuadras..." En el mismo número dice "El Pueblo": "...Concurrió gente, no sólo de nuestro Partido, sino de Balcarce, Ayacucho, Mar del Plata y Capital Federal..."

Un periódico que se publicaba en Vidal en esa época, titulado "Ecos Diarios" comenta el 4 de febrero:

"...La inmensa columna que componía el cortejo se encaminó hacia el templo, trayendo el ataúd a pulso..." Más adelante dice: "...resultando un espectáculo realmente imponente, jamás visto, cuya gran masa de pueblo que acompañaba los despojos mortales de su fundador y primer poblador significaba el arraigo y la simpatía que poseía el digno y prestigioso hombre desaparecido..." El artículo se titula: "...Ha muerto don Camilo Freije"... y comienza diciendo: "...Esta fue la frase que cundió ayer por todos los ámbitos del Pueblo como un rayo...".

En el acto del sepelio habló para despedir los restos el Sr. Bernardo L. Azurmendi, Presidente del Concejo Deliberante a cargo de la Intendencia, pues el Intendente Municipal, don Valentín Ezeiza estaba en Buenos Aires y lo hace en representación de él. Dice el Sr. Azurmendi en una parte de su discurso:

"...Hoy rodeamos sus restos queridos, que yacen para descansar el sueño eterno; traernos la congoja de nuestros corazones ante la pérdida irreparable..."

Más adelante dice:

"...Su vida es pues, la vida misma de Vidal, que fundara en colaboración con otros esforzados y dignos luchadores..."

Luego continúa en otros párrafos:

"...La Comuna, que represento interinamente por ausencia obligada del titular, siente la pérdida como algo propio, como algo que le fuera familiar..."

Y termina diciendo:

"...Interpretando su sentir, doy la postrer despedida al patriarca, buen vecino, fundador del Pueblo y dignísimo funcionario de otros tiempos, diciéndole: HASTA SIEMPRE...".

Seguidamente improvisó, dice "Ecos Diarios":

 "...una emocionante oración póstuma el Farmacéutico Sr. José María Viglietti, hijo de Vidal, haciéndolo en nombre de los fundadores y primeros pobladores de ésta y del vecindario de Mar Chiquita..."

Salieron artículos necrológicos, además de en "El Pueblo", "El Vidalense" y "Ecos Diarios" de Vidal, en "La Nación" y "La Prensa" de Buenos Aires, en "La Razón" de Buenos Aires que tituló: "...Falleció el fundador de Coronel Vidal, don Camilo Freije..." "Noticias Gráficas" de Buenos Aires que decía a grandes títulos y a tres columnas: "...Ha fallecido uno de los Fundadores de Coronel Vidal...". "La Fronda" de Buenos Aires a dos columnas decía: "...Falleció un antiguo vecino de Coronel Vidal..." el "Progreso" de Mar del Plata, del 8 de febrero, tituló a dos columnas: "...DE CORONEL VIDAL. Fallecimiento de un Fundador y Benefactor del Pueblo...". También publicaron notas "La Voz" de Maipú, "La Verdad" de Ayacucho y "El Liberal" de Balcarce. A los siete días del fallecimiento, el 9 de febrero, "El Vidalense" publica un artículo firmado por Rolando C. Bereilh titulado: "...El Pueblo de Coronel Vidal debe levantar una estatua recordatoria a su fundador espiritual y material señor Don Camilo Freije..." Dice, entre otras cosas:

"...Aún perduran en el ambiente, el grandioso homenaje colectivo, tributado por un pueblo, con el alma partida por el dolor, ante el fallecimiento del fundador espiritual y material de Coronel Vidal, Don Camilo Freije…,”

Más adelante dice:

"...Considero, pues, que Coronel Vidal debe levantar un monumento o una estatua recordatoria, al que en vida fuera el más insigne de los hombres de estas tierras. Debe hacerlo y sólo así el postrer homenaje rendido en una melancólica tarde de febrero, será una realidad efectiva, que no morirá en el pensamiento de los hombres de Vidal. Un deber de humanidad y un imperioso mandato de gratitud lo piden. Tiene la palabra el pueblo de Coronel Vidal..." termina diciendo.

Así se fue el abuelito Camilo, sin haber vuelto nunca a su viejo "San Andrés".

"...La despedida es ahora,
la vuelta ¡quién sabe cuándo!...".

A partir de la muerte de don Camilo, siguen viviendo en el chalet durante doce años más, doña Catalina, María Garat, Elvira, Adela y Pepe. Fue la época que hemos conocido casi todos los Freije de nuestra generación.¡Aquellas Navidades famosas en que nos reuníamos toda la familia...! La Nochebuena íbamos todos a la misa de Gallo, menos la abuela Catalina. Ella se quedaba únicamente para preparar las copas y poner la mesa para el brindis después de la Misa. Con todo lo creyente que era, prefería ir a la Iglesia al día siguiente, con tal de no perder el ritual de la reunión familiar. Era un placer especial para ella.

Doña Catalina Garat de Freije
El día de Navidad nos reuníamos todos a almorzar. Cada familia aportaba su mucama. Siempre eran las mismas. Julia Mendoza del "Sol". Nicanora de "San Camilo". María Luisa llevaba a Cándida de Mar del Plata. Chicha Cansina de lo de Eduardo. En el chalet estaban Matilde Cansina y alguna otra, además del mucamo, ya fuera José Hourcade o Jorge Ortiz. Además se ocupaba especialmente todos los años a Valeria Quiroga, la lavandera, para que hiciera las empanadas y pasteles, que eran legendarios.

Eramos veintiséis personas a la mesa, y en la cocina nueve o diez, pues todas las mucamas tenían algún chico y Valeria también iba siempre con una de sus hijas como ayudante. A la tarde el té con los pasteles Valerianos. Para esos almuerzos se traían del campo la carne, los pollos, pavos y lechones. También nos reuníamos para el cumpleaños de doña Catalina, el 11 de junio. A veces también el domingo de Pascua. En estos casos como era invierno, a la tarde era el chocolate con pasteles. Hay muchas fotografías de aquellas reuniones.

Principalmente se destaca una en que estamos todos, los veintiséis que éramos en ese momento, sacada en la Navidad de 1941 y que fue la última, antes de morir Valerio Freijo. Está encuadrada en casi todas las casas de la familia. Estas reuniones duraron mientras vivió doña Catalina, o sea un poco más de diez años. Ya que estamos en el año gardeliano, 1985, mientras escribo la primera parte de estos recuerdos, en que se cumplen cincuenta años de la muerte de Carlos Gardel, se podría hacer una breve referencia. El 24 de junio de 1935, murió Gardel. Cecilia siempre recordaba que ese día Eduardo estaba en cama con gripe. Carmencita se encontraba en lo de Cecilia pasando unos días y Susana la llamó por teléfono del "Sol" expresamente para decirle que habían dicho por radio que se había matado Gardel. Así se enteraron todos. A Cecilia le había quedado muy grabado porque en ese momento nadie pensaba que se iba a convertir con el tiempo ese día en todo un acontecimiento nacional...

El 12 de mayo de 1937 nace Ana María, también en la casa de Eduardo. Le ponen los dos nombres de la tía Anita. El Bautismo de Ana María se realizó en el mes de Julio, porque Lalo y Carmencita fueron sus Padrinos y se esperó hasta las vacaciones de invierno de Lalo que estaba en tercer año en el "San José" de Buenos Aires. El día del Bautismo como había llovido mucho la llevaron a la Iglesia en el coche de caballos de vidrios, haciendo de cochero en esa ocasión Adolfo Freijo. Fue probablemente la última vez que se utilizó ese coche durante muchísimos años. Luego se realizó una reunión en lo de Eduardo, con la asistencia de familiares y amigos del Padrino.

El 15 de Agosto de 1937, fallece Félix Meitín en Buenos Aires. Viajan expresamente algunos de sus primos al sepelio, entre ellos Eduardo. n 1938, Santos Méndez, propietario de un Taller Mecánico de Vidal, amigo de la familia Freije, participó en el Gran Premio de Automovilismo Argentino de las 14 Provincias y 2 Gobernaciones, acompañado de Martiniano Larrea. Fue todo un suceso en el Pueblo que lo mantuvo agitado durante todo el año. El día que partieron de Vidal, bendijeron el auto en el atrio de la Iglesia, antes de salir. Luego una caravana de autos lo acompañó hasta Piran, entre ellos nosotros con el Buick. l 5 de octubre de 1938, Día del Camino, se inauguró oficialmente la Ruta N° 2. Ese día a la tarde, el Gobernador de la Provincia, Dr. Fresco, pasó con toda su comitiva desde La Plata a Mar del Plata. Todos los autos de Vidal fueron a Piran a esperar la caravana, donde se improvisó un pequeño acto. Nosotros también fuimos con el Buick viejo, que ese día fallaba del carburador. 

Isotipo familiar de Camilo Freije - Coronel Vidal
Eduardo y Cecilia estaban en Buenos Aires y manejaba Adolfo Freijo. íbamos Doña Catalina, Tía María Garat, Adela, Amalita, Roberto y Carlos María, que eran chicos. Recuerdo ese día, algo borrosamente. La Abuela Catalina me llevaba en las rodillas y yo entre las bombas que tiraban y las explosiones del Buick, lloraba desesperadamente. Adolfo paraba a cada rato para limpiar el carburador. Cuando íbamos llegando a la caminera de Mar del Plata nos cruzamos con la comitiva que salía de vuelta, después del famoso copetín en la "Jockey", que fue el acto central del día...

En 1939 el Concejo Deliberante del Partido de Mar Chiquita, resuelve poner el nombre de Camilo Freije a la calle que pasa por enfrente a los chalets de la familia en Coronel Vidal. Se aprueba por unanimidad la Ordenanza con el voto de los Concejales Conservadores y Radicales. En realidad la iniciativa recoge el sentir de numerosos vecinos que expresan de distintas formas ese deseo. Así se encuentra archivada entre los papeles de Eduardo una carta que don José Viglietti, un antiguo vecino de los primeros tiempos de Vidal, envía al Concejo Deliberante, donde solicita que se le ponga el nombre "...de don Camilo Freije, Primer Poblador de Coronel Vidal, -dice- a la calle que pasa por frente al que fuera durante toda su vida el lugar de su residencia y sus negocios..."

También hubo otros pedidos. Fue en esa ocasión que se produjo el famoso incidente entre don Pedro Corvalán y el Dr. Corti. Es interesante esta anécdota, porque ambos eran radicales y don Camilo, aunque sin milítancia política, era simpatizante conservador. Corvalán que era radical de toda la vida y había sido de "la barra" de Saffouré, pero que era "...un noble paisano de recia estampa..." como lo llamó "El Vidalense", había salido a recolectar firmas para pedir que se le pusiera Camilo Freije a una calle. El Dr. Corti, que era ex-intendente Radical, parece que andaba en lo mismo y ambos querían tener la iniciativa... Cuando Corvalán lo va a ver a Corti para pedirle la firma, éste, siempre tan temperamental, le contesta:

"...Esto es una cosa demasiado importante para que andes vos metido en ella..."

Corti debe permanecer tres días y tres noches encerrado en su casa, sin poder salir, mientras don Pedro se paseaba por frente a la casa, con el poncho al hombro y el revolver a la cintura. Todo esto con gran regocijo de don Manuel Calleja, que vecino de Corti en esa época y nada simpatizante de ambos, espiaba todos los movimientos desde la esquina. El texto de la Ordenanza que impuso el nombre a la calle, sus considerandos y toda la tramitación fueron enviados por la Municipalidad a la familia y están archivados entre los papeles de ésta. La Ordenanza está firmada por Bernardo Azurmendi, como Presidente y Ángel Chiesa, Secretario del Concejo Deliberante y lleva fecha del 2 de Enero de 1939. Pero en realidad, no sé porqué motivo, en ese momento no se le ponen las placas a la calle.

Recién en 1948, durante la Intendencia Radical del Dr. Gregorio Tellaheche, se vuelven a tratar los nombres de las calles del Pueblo, asignándoseles incluso otros nuevos, a aquellos que no lo tenían. Fue en esa ocasión que se reactualiza la vieja Ordenanza, esta vez por iniciativa de los concejales radicales Emilio Finocchio, Beltrán P. Ruau, José Teijeiro, José Moreno y Victor Mujica, también con el voto unánime de los Concejales Radicales y Peronistas y se le colocan las placas con el nombre de Camilo Freije. La comunicación de esta nueva Resolución, su trámite y sus fundamentos están firmados por Emilio Finocchio como Presidente del Concejo y Juan P. Ruberto como Secretario y también se hallan archivadas en las carpetas de familia.

Por esa época se producen algunos desplazamientos de familia. Así los años 1938 y 1939, Juan alquiló casa en Mar del Plata, en invierno, porque Juan Martín y Raúl completaron la escuela primaria en el Instituto "Peralta Ramos". En 1940, ingresaron en la secundaria en el Colegio "Marín" de San Isidro, pero Juan y familia volvieron a pasar ese invierno en Mar del Plata. También en 1940, doña Catalina, Tía María Garat, Elvira y Adela, alquilan un departamento en Buenos Aires, en Arenales y Suipacha, donde pasan el invierno. El motivo principal por el cual se trasladaron, fue que Elvira todavía seguía en tratamiento con el Dr. Beltrán, en cuyo Sanatorio había estado internada un par de años antes, y debía viajar periódicamente. La llevaron con ellos a Matilde Cansina, por entonces muy jovencita y que ya trabajaba en el chalet. Pepe quedó ese año solo, con Carlos Freijo hermano de Adolfo, que le hacía de cocinero. Cada tanto viajaba a Buenos Aires.

Ese mismo año de 1940, también hay varios nietos en Buenos Aires: Juan Martín y Raúl estaban pupilos en el Colegio "Marín"; Jorge Freijo estaba en el Colegio "San José"; Camilito estaba internado en Ramos Mejía. Adela contaba que casualmente uno de los paseos de los sábados o domingos a la tarde durante ese invierno, era ir a buscarlo a Camilito en el auto y llevarlo a dar una vuelta hasta la noche. También Enrique y familia, alquilaron unos años, al principio de la década del 40, casa en Maipú, para que las chicas hicieran la escuela primaria en el Colegio de Hermanas de esa ciudad. En 1946, al ingresar Marta en la secundaria, se fueron a vivir a Mar del Plata, donde residieron en invierno desde entonces. n 1945, Juan alquila departamento en Buenos Aires al terminar los muchachos el secundario y desde entonces, siendo todavía todos sus hijos solteros, residieron en invierno en esa ciudad.

Doña Catalina Garat de Freije al cumplir sus 80 años. Año 1945

DOÑA CATALINA GARAT DE FREIJE

El 11 de junio de 1945 cumplió los ochenta años doña Catalina. Se hicieron unos festejos muy parecidos a los de las Bodas de Oro. Ese día también tomó la Primera Comunión Ana María, su nieta menor hasta ese momento. Se hizo una misa a la mañana, luego un almuerzo en el chalet con todo el personal del Establecimiento. Fue un día lunes. Momentos antes del almuerzo, toda la peonada, por entonces varias decenas con sus familias, concentrados en la cochera, pidieron saludarla a doña Catalina. Me ha quedado muy grabado ese momento, pues me pidieron a mí, que andaba por ahí, que los anunciara. Recuerdo la emoción de la homenajeada, sentada en su escritorio en un rincón de su cuarto. Atrás se colocaron algunos de sus hijos, para ir diciéndole el nombre de cada uno, pues a todos no los conocía. Fue un espectáculo que impresionó a muchas personas, algunas de Buenos Aires, que había en ese momento, ahí. Luego del almuerzo se sacaron fotografías, una de todos los asistentes y otra de toda la familia. Después se bailó toda la tarde en el galpón de la cochera. El "rengo" Marchiori y Víctor Bravo eran los bandoneonistas.

En la Misa tocó el armonio de la Iglesia Susana Freije y Amanda Eolia, prestigiosa concertista de violín, tocó ese instrumento. Amanda y Elsa Bolia, profesoras de música y concertistas muy conocidas en Buenos Aires, eran amigas íntimas de Carmencita y Susana y veraneaban en "El Sol", habiendo hecho gran amistad también, con toda la familia Freije.  la noche se hizo un lunch con baile, también servido por la "Jockey" de Mar del Plata. La noche anterior se habían puesto de novios Juan Martín y Marta Piran Zubiaurre, su esposa, quien asistió a la fiesta como flamante novia. También en esa oportunidad se repartió carne. Esta vez el reparto se hizo en la calle entre los dos chalets. Además se distribuyeron obsequios a los enfermos del Hospital.  los siete meses, el 12 de Enero de 1946, falleció repentinamente doña Catalina. 


El libro que escribiera Carlos Maria Freije (hermano de Roberto Manuel) que con la ayuda de éste segun detalla el libro, relatan la historia del fundador de Coronel Vidal. Foto de Pablo Junco
El día anterior a la tarde anduvo paseando en auto con su hermana y sus hijas. Creo que también fueron a "El Sol". Esa noche jugó a las cartas con Adela después de cenar. Poco después de la una de la mañana, sintieron un golpe en su pieza y al acudir, la encontraron desplomada ya sin conocimiento. Se había levantado según su costumbre a tomar un remedio y sufrió un paro cardíaco. Se llamó enseguida al médico, pero al llegar el Doctor Sestelo ya había fallecido. A todos nos causó gran impresión, principalmente a los nietos más chicos. Lalo, Roberto y yo, estábamos en "Los Alamos" bañando ovejas y fue a buscarnos Don Manuel Calleja, al amanecer, en la voitourette. El día anterior a la mañana fuimos a despedirnos de ella. Tengo muy presente ese momento. Estaba sentada en su escritorio, en el rincón de la pieza. Fue la última vez que la vimos. 

Falleció un sábado y la enterraron un domingo, igual que a Don Camilo, pero a la mañana. Hubo también muchísima gente. En el Cementerio hablaron don Beltrán P. Ruau, por los hijos de los Primeros Pobladores (era también ahijado de bautismo de ella) y doña Enriqueta Nicolao, por la Sociedad Protectora de Niños. El día que murió doña Catalina, don Beltrán Ruau redactó un escrito en nombre de los hijos de Primeros Pobladores, donde manifiestan su pesar y su homenaje a su carácter de una de las Primera Pobladoras y a su trayectoria de más de sesenta años en el Pueblo. Firman el escrito las siguientes personas: Beltrán P. Ruau; Fermín Giménez; Vicente Di Lúea; Domingo Di Lúea; Arturo Pruziani; José Zuluoaga; Luis Giménez; Alberto Pruziani; Julián Miqueleiz; Gregorio Telleaeche; Ernesto Telleaeche; Dinora J. Mariani; José Teijeiro; Catalina Viglietti; Demetria A. Zuloaga; Elsa A. Mariani; Inocencio Mariani; Belermina Di Lúea de Paietta; Clara Di Lúea; Florinda Telleaeche de Rapacini; Rosa Telleaeche de Martijena; Rodolfo Martijena; Franciso Teijeiro; Edith Mariani; Néstor Mariani; Nella Mariani; Iraide Mariani; Celina Campagne de Casanouve; José Campagne; Albina Viglietti de Alvarez; Hortensia M. de Etcheverry y Domingo Etchegaray. 

Placa recordatoria de Camilo Freije - Coronel Vidal
Doña Catalina era una de las últimas, sino la última, sobreviviente del núcleo fundacional de Vidal. Unos veinte días antes había fallecido doña Aleja B. de Tellaheche, su íntima amiga y también una antigua pobladora. Doña Catalina fue muy bella de joven. Tuvo trece hijos y perdió tres o cuatro antes de nacer. Era todavía joven cuando nació su primera nieta, Carmencita. Como era coqueta, no quiso que le dijeran abuela y le enseñó a decirle Mamá Cata. Desde entonces todos los nietos le llamábamos siempre así. Tuvo una actuación muy destacada en Vidal. En 1907 fundó con su hermana María Garat y otras señoras la Sociedad Protectora de la Niñez. Fue su primera Presidenta y ejerció ese cargo durante dieciocho años consecutivos. 

Eduardo recordaba siempre que durante muchos años, la Sociedad Protectora, citaba a todos los chicos pobres una vez por semana al chalet "Villa Catalina". En la galería del frente, contaba, Mamá Cata y tía María, probaban personalmente camisetas, zapatos y delantales a los chicos. También se preocupaban en convencer a los padres de aquellos niños que no los mandaban a la Escuela, para que lo hicieran. Era un verdadero espectáculo -continuaba Eduardo- ver esas tardes en que se juntaban varias decenas de pequeños que salían vestidos y calzados por las señoras de la Protectora. El Semanario "El Pueblo", en la nota necrológica de Mamá Cata, decía de la Sociedad Protectora de la Niñez: "...fundada en la lejanía del tiempo, a comienzos del siglo, como primer anuncio de las Cooperadoras Escolares...".

Detalle de los macetones de acceso a Villa Catalina
Fue Madrina del Salón Teatro de Coronel Vidal, el día de su inauguración, que se realizó el 25 de Mayo de 1910, festejando el Centenario de la Independencia. En 1913, Mamá Cata fue Madrina de la colocación de la Piedra Fundamental de la Escuela N° 1, siendo el Padrino el Director General de Escuelas de la Provincia, Dr. Enrique César Urien, en un día histórico para Vidal, pues asistió el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Coronel de la Serna y el Obispo de La Plata, Monseñor Dr. Juan Nepomuceno Terrero, quien tuvo a su cargo la Bendición. En 1938, Mamá Cata, fue Madrina del auto de carreras de Santos Méndez, del que ya hablé, siendo el Padrino el Intendente Municipal Dr. Juan M. Beltrami. Por la ausencia de éste ese día lo representó el Presidente del Concejo Deliberante don Claudio Martijena. Están las fotos del diario "El Vidalense" durante la ceremonia, en el atrio de la Iglesia, con el Padre de Lacha bendiciendo y los Padrinos uno de cada lado.
 
Eduardo Freije y su tio Roberto Manuel, dos baluartes que aún permiten rastrear la historia de Coronel Vidal. Foto de Pablo Junco
Fue además muchas veces Presidenta de Comisiones de Fiestas, etc. Tenía mucho carácter y una gran personalidad. Indudablemente el abuelo Camilo no hubiera podido ser lo que fue, de no haber sido por la forma como lo secundó, lo completó y lo continuó su esposa. No sólo en el aspecto familiar, sino en el comercial y en el social. Pero Mamá Cata tenía también una gran sensibilidad para los necesitados. Era el "paño de lágrimas" de cuanta persona afligida había y nadie se iba de su casa sin una ayuda material o espiritual. En los últimos años era una verdadera Matrona y tenía un reclinatorio especial en la Iglesia con su nombre, para su uso exclusivo. Después de la muerte de Mamá Cata, siguieron viviendo en Vidal, tía María Garat, Elvira, Adela y Pepe, durante un año y medio más. A mediados de 1947, resolvieron hacer una reforma en el viejo chalet, pues la cocina estaba en una parte de la casa y la pieza y baño de servicio en la opuesta. Fue entonces cuando se hizo todo junto arriba de la cocina.

Villa Catalina. Coronel Vidal
Con ese motivo alquilaron un departamento en Mar del Plata, en la calle Belgrano 2535, en el cuarto piso, para que tía y las chicas pasaran el invierno hasta que terminaran las reformas. En principio habían alquilado desde el 1° de junio al 30 de noviembre, con la intención de volver... Tengo muy grabado el día que se fueron de Vidal. Los invitaron a almorzar a Lalo y Amalita. Fue el último acto de la antigua familia en la vieja casa. Se fueron después de almorzar. Nosotros fuimos a despedirlos. Iban Pepe y las dos chicas en el Dodge. A la tía la llevó Enrique, con Sinforosa Sisti, la vieja cocinera que fue con ellos y su nietita Pochi que la acompañaba. Larrea y Jorge Ortiz, el mucamo, fueron en la camioneta de Larrea (que era el viejo auto de Isidro Ponce), llevando el equipaje y los enseres, pues en aquella época el Establecimiento no tenía camioneta. A partir de ese día terminó una etapa y se inició otra nueva en la familia. Pepe quedó solo un año con Jorge Ortiz que le cocinaba y viajaba los fines de semana a Mar del Plata.
 
Don Roberto Manuel Freije, quien con sus jovenes 85 años relata la historia de su abuelo el fundador de Coronel Vidal don Camilo Freije. Foto de Pablo Junco

Tía María Garat, falleció en Mar del Plata, sin volver a Vidal desde el día que se fue, al año siguiente, el 12 de mayo de 1948. En ese ínterin, Pepe se había puesto de novio y se casó al mes siguiente de morir tía, el 16 de junio de 1948, con Elsa Bordenave. Aunque viejos conocidos de los Freije, como ya hemos visto, los Bordenave eran amigos de los Sáenz, lo mismo que los Kraglievich, la familia de la madre de Elsa. Todos ellos eran por entonces más o menos vecinos de campos, por la zona de Balcarce. Cecilia tenía guardada en su casa y todavía se conserva en el álbum familiar, la foto de casamiento de los padres de Elsa, desde tiempos inmemoriales, pues ya la tenían en lo de Sáenz cuando ella era chica.

Centenario de Camilo Freije en Villa Catalina 26 de abril de 1957.

A mediados de la década del 40, Isidoro Bordenave, el hermano de Elsa, fue nombrado Encargado de "La Agrícola Ganadera" de Vidal. Con ese motivo se radicó allí con su esposa e hijos. Y pasó varios años. Se hizo íntimo amigo de Pepe y este comenzó a tomar contacto con los Bordenave, que por entonces vivían en Bs. As. en invierno. También don Pedro Bordenave y familia, en algún viaje a Vidal, para visitar a su hijo, de paso para su Estancia "La Independencia", fueron con este, a saludar a la familia Freije al chalet. El caso es que Pepe y Elsa, después de un rápido noviazgo, se casaron en Buenos Aires. La ceremonia se realizó en la Iglesia "San Martín de Tours" y luego se hizo una reunión en el Departamento de Bordenave. Después de un viaje de Bodas a las Provincias en auto, se instalaron en "Villa Catalina".
 
En una catarata de manuscritos, Eduardo Freije rescatando la historia del pago chico. Foto de Pablo Junco

Tuvieron cuatro hijos: Mariano, el único nacido en "Villa Catalina", Vidal, el 10 de Junio de 1951; Alejandro, nacido en Buenos Aires el 19 de Febrero de 1953; José María, nacido en Buenos Aires el 24 de octubre de 1954; y María Elsa, nacida en Buenos Aires el 6 de junio de 1963. Después de quince años ininterrumpidos de vivir en Vidal, en 1964 empezaron a alquilar casa en Mar del Plata en invierno por el Colegio de los chicos. Más tarde compraron un chalet en Mar del Plata, hasta el fallecimiento de Pepe. Después de la muerte de tía María Garat y el casamiento de Pepe, las dos chicas, Elvira y Adela, siguieron viviendo solas en el Departamento de la calle Belgrano, seis años más, hasta el casamiento de Adela. Habría que decir, que ese Departamento de Belgrano 2535,4° "B", al que después de unos años compraron, tiene muchos recuerdos para toda la familia. Al principio, cuando recién se instalaron, fue la continuación de la casa paterna. Ahí nos reunimos durante varios años el día de Navidad todos, a comer y a cenar. Eran también el hospedaje de toda la familia cuando iban a Mar del Plata. Algunos de los sobrinos, Raúl, Roberto y yo, paramos ahí cuando nos llamaron para el Servicio Militar. También en ese Departamento, se sortearon los lotes del campo de "Santa Catalina", cuando se compró.

VILLA CATALINA EN LA ACTUALIDAD

Arrullada por la suave brisa de un viento primaveral y cubierta de una atmósfera de imperturbable quietud, se encuentra "Villa Catalina" en el bucólico entorno de Coronel Vidal. Como si los años les dieran una mayor prestancia, el patrimonial inmueble se yergue impertérrito ante el encanto de una tarde que le da el marco perfecto para que el fotógrafo Javier Pintos la pueda retratar en todo su esplendor...


Villa Catalina. Gentileza de Javier Pintos en Coronel Vidal. Gentileza De Pueblo en Pueblo. Año 2014
Villa Catalina. Gentileza de Javier Pintos en Coronel Vidal. Gentileza De Pueblo en Pueblo. Año 2014
Villa Catalina. Gentileza de Javier Pintos en Coronel Vidal. Gentileza De Pueblo en Pueblo. Año 2014
Villa Catalina. Gentileza de Javier Pintos en Coronel Vidal. Gentileza De Pueblo en Pueblo. Año 2014
Villa Catalina - Coronel Vidal
Villa Catalina en Coronel Vidal

Palabras finales:

Agradezco profundamente a don Roberto Manuel Freije y a Eduardo Freije quienes me recibieron atentamente  contándome esta gran historia familiar y regalándome tres libros para que yo pudiera tener una mayor cantidad de detalles, como Uds. pueden corroborar al final de esta obra. Esta historia está dedicada a la memoria de don Camilo Freije y doña Catalina Garat de Freije, quienes con su tezón y esfuerzo, marcaron el destino y crecimiento del Partido de Mar Chiquita. Para su familia. Y para todos los habitantes de Coronel Vidal...



Fuentes:
"De San Andres de Logares a Coronel Vidal" de Carlos Maria Freije
"Reseña Histórica de Mar Chiquita" de Eduardo Freije.
Entrevista con don Roberto Manuel Freije y Eduardo Freije con Pablo Junco.
Fotografía de Javier Pintos - Panoramio . Para el sitio De Pueblo en Pueblo
http://www.panoramio.com/photo/107501693

2 comentarios:

  1. Lo felicito por tan buen articulo.
    Solo quiero corregirlo cuando habla de Juan F. Meitin la F es de Fernando y no Fernandez. Saludos
    Fernando Meitin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!. Tenía una sola vez equivocado el segundo nombre. Ya esta corregido. Me alegra que la nota sea de su agrado. Saludos cordiales!

      Eliminar