jueves, 6 de marzo de 2014

LA FAMILIA SCAGLIA



Una curiosidad, la pasión por las ciencias naturales y muchos años de duro trabajo permitieron a Lorenzo Scaglia iniciar una dinastía de investigadores y crear un museo para la ciudad.

Lorenzo Scaglia - fotografia obtenida en el Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia obsequiada por la Mg. Ana Lía Verón - Jefa Depto. del Museo de Ciencias Naturales


 Volver al Pasado

En 1922, Mar del Plata era la villa balnearia de la aristocracia argentina, y aunque su arquitectura habría de convertirse en emblemática de aquellas antiguas holganzas, escaso era el espacio que la ciencia o la cultura tenía por estos lares. En aquel año, empero, Lorenzo Scaglia encontró el molar y lo que de allí en más sería su vocación.

Había llegado a la Argentina cuando tenía 20 años, procedente de su  Alfinello natal en Italia. En ese pueblo, su maestro del colegio primario acostumbraba a llevar a sus alumnos a una ribera cercana a recolectar fósiles. Algo de aquellas tardes habrá quedado en su retina como para incubar la inclinación que le acompañaría toda la vida. Tras algunos años en Balcarce, en los que contrajo enlace con María Regina Magnani, Lorenzo Scaglia se radicó en Mar del Plata. Fue en una caminata por las barrancas cuando recogió aquel molar con el que inició su colección.

De la “Chacra” al Museo

En las cuatro manzanas que adquirió en Chile y 9 de Julio, Scaglia fue reuniendo más y más fósiles. Conocida como “la chacra de Don Lorenzo”, la casa de Scaglia era visitada por vecinos interesados en ver aquellas “rarezas” que juntaba su dueño. Cierta vez, de visita en el Museo Bernardino Rivadavia de La Plata, Scaglia conoció a su director, el doctor Luis María Torres, quien viendo algunos de los fósiles que su visitante había logrado reunir, decidió hacer una visita a Mar del Plata. Aquí descubrió que una de las piezas de la colección Scaglia daba fin a una enconada y prolongada polémica sobre la presencia del hombre en la Provincia de Buenos Aires.


Un enorme molar de estegomastodont es la pieza n°1 del Museo Municipal de Ciencias Naturales “Lorenzo Scaglia”. Sin embargo es mucho más que eso, no por su valor paleontológico, sino porque tuvo la virtud de despertar en quien lo halló la pasión por los fósiles.
El científico platense le propuso a Scaglía comenzar estudios de Paleontología en La Plata, pero Don Lorenzo debía sostener a su familia. De todas maneras se inició un provechoso intercambio entre algunos museos municipales y la Colección Scaglia. Lorenzo Scaglia, empero, no estaba solo en su hobby. Sus hijos le secundaban en cada visita a las barrancas. El matrimonio tuvo cinco hijos: Venus Libertad (fallecida en 1986), Galileo Juan, Movimiento Carlos (fallecido en 1941), Teresa y Anunciata (ambas fallecidas muy niñas).

Por aquel entonces, Florentino Ameghino era el científico más prestigioso en la investigación paleontológica en la Argentina. La municipalidad local inaugura, en 1938, una escultura en su memoria. El intendente municipal José Camusso le pidió a Lorenzo Scaglia que facilite su colección para una muestra que formaría parte de los actos complementarios de homenaje. Aquella ocasión fue propicia para interesar al gobernador bonaerense sobre la necesidad de crear en Mar del Plata un Museo de Ciencias Naturales. La idea fructificó y poco después se lo inauguró en el segundo piso del Palacio Municipal, bautizado con el nombre de Florentino Ameghíno.

Una pasión de familia

En 1941, un trágico accidente alteró la vida de los Scaglia. En una de sus habituales visitas a la barranca, uno de los hijos de Don Lorenzo, de nombre Movimiento, cayó de la caja del camión en el que se trasladaban y murió desnucado. Su hermano Galileo quedó  tan impresionado que le dijo al padre que nunca más haría esas expediciones. Don Lorenzo convenció entonces a su hijo que si deseaba homenajear y recordar al hermano muerto era importante continuar la actividad aún con más entusíamo. Tal vez por eso Galileo se esforzara en ese camino y tomara la conducción del Museo, que ya en 1948 se traslada a su propio edificio de la Plaza España.

Bien podría decirse que en Galileo anidó, con rigor y seriedad en Ios estudios, lo que para Don Lorenzo había sido un apasionante hobþy. La colección de Don  Lorenzo llegaba a 800 piezas y en poco tiempo su hijo llevó ese número a 3.500. Pero es justo reconocer que Don Lorenzo no sólo se dedicó a la Paleontología. En numerosos viajes por el país, objetos de variada índole atraían su atención. Fue así como su colección contaba con valores arqueológicos, numismáticos y documentos históricos. Muchos de ellos forman parte del Museo José Hernández. Fue, en suma, un espíritu inquieto no sólo por las ciencias naturales y tuvo la virtud de atesorar elementos que hoy admiramos todos.


Lorenzo y Galileo Scaglia extrayendo un fósil en yacimientos 1937
Galileo Scaglia fue, si se quiere, algo más allá. El  buscaba fósiles pero, además, sus hallazgos generaban en él muchas preguntas. Estudiaba y analizaba hechos. Para ello le ayudaban  mucho los investigadores de los museos nacionales con los que tenía contacto. “Tenía algo muy especial para encontrar fósiles. Tenía una rara habilidad que le valió encontrar especies nuevas, muchas de las cuales llevan su nombre.” La referencia es hecha por Orlando “Tito” Scaglia, hijo de Galileo y continuador de su labor al frente del Museo Municipal de Ciencias Naturales que hoy lleva el nombre de su padre.

En efecto, un marsupial lleva el nombre de Argirolagus Scagliae y un reptil que pobló estas playas hace 180 millones de años fue bautizado como Saurosuchus galilei. Este gesto suele tomarse como un reconocimiento de los investigadores hacia aquellas personas que concretamente realizaron el hallazgo. En círculos de la ciencia paleontológica se estima que la mayor contribución de Galileo Scaglia fue el hallazgo de fósiles pertenecientes a microrroedores que vivieron en lo que hoy es Mar del Plata hace tres millones de años.

Hoy el Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia alberga a una cada vez más importante colección que ha impulsado la periódica ampliación del edificio que actualmente ocupa. No es poco legado para custodiar. Sin embargo, tal vez la mayor herencia que aquel inmigrante italiano nos haya dejado sea esa llama sagrada que motoriza la curiosidad por conocer nuestro pasado. Si no lo pensó, camine por la Barranca de los Lobos, esta vez mirando a las paredes de los acantilados.

Galileo Juan Scaglia
Una verdadera pasión científica Argentina.

Heredo la afición Paleontológica y el romanticismo creador de su padre, quien fuera el fundador del Museo Regional, Histórico y Tradicional, el cual, hoy en día lleva su nombre Museo Municipal de Ciencias Naturales "Lorenzo Scaglia" de Mar del Plata.

Galileo Scaglia
Don Lorenzo, nació en el pueblo de Alfianello, Lombardia, Provincia de Brescia, Italia en el año 1877. Alos 20 años viajo a la Argentina, donde arribo en 1897 junto con sus dos hermanos. Se radico en Adrogue, Provincia de Buenos Aires, donde realizo distintos trabajos. Conoció allí a Maria Regina Magnani con la que contrae enlace. Se traslado a Mar del Plata, donde nacieron sus cinco hijos: Venus Libertad (fallecida en 1986), Galileo Juan Scaglia (quien tomaría mucha importancia en la Paleontología), Movimiento Carlos (falleció en 1941), Teresa y Anuncieta (ambas fallecidas muy niñas).

Amante de la naturaleza, Lorenzo Scaglia acudía asiduamente a la costa del mar, recorriendo las playas; lejos de imaginar que de aquellas salidas nacería el futuro Museo de Mar del Plata. Es en 1922 cuando descubrió un molar de un Stegomastodonte desaparecido hace miles de años. Pronto obtuvo una colección muy importante, y habilito en su domicilio un núcleo cultural conocido como "La chacra de Don Lorenzo", donde el publico podía observar libremente la colección de mamíferos fósiles, que día a día contaba con nuevos testimonios del pasado.

Lorenzo Scaglia falleció a los 77 años, el 14 de julio de 1954, dejando con mucha confianza y fiel continuador de su obra a su hijo Galileo Juan Scaglia. En honor a Lorenzo el Municipio de General Pueyrredon decidió por ordenanza, que el Museo de Mar del Plata y una calle de su Partido llevaran su nombre.Después de esta breve y necesaria introducción, empezaremos a contar la biografía de Galileo. Galileo Juan Scaglia, heredo el romanticismo por la ciencia paleontológica de su padre.  Se hizo cargo de la dirección del Museo Regional, Histórico y Tradicional de Mar del Plata el 11 de junio de 1940, siendo director del mismo durante 40 años, que, durante este lapso formo una de las colecciones de mamíferos del Plio-Pleistoceno mas importante a nivel nacional.

Los acantilados marítimos que se extienden desde el norte de Mar del Plata hasta la ciudad de Miramar, constituyen uno de los yacimientos más importantes en mamíferos fósiles del Plioceno y Pleistoceno inferior. Descubiertos en su riqueza científica por el sabio Florentino Ameghino, llamaron la atención de Lorenzo Scaglia y fueron trabajados constantemente por Galileo.Exploró todos los depósitos fosilíferos de la Provincia de Buenos Aires, Rió Negro, Chubut, Santa Cruz, Catamarca, Salta, Jujuy, San Juan y la Rioja. 


Mientras estuvo Galileo Scaglia en el museo, Osvaldo Reig editó un libro: "Teoría del origen y desarrollo de la fauna de mamíferos de América del Sur" en el que propuso una teoría sobre el origen y desarrollo de los mamíferos de América del Sur. Este libro fue publicado por el Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata con el apoyo de su viejo amigo Galileo Scaglia. 

Se trata del análisis paleontológico y evolutivo de los mamíferos extinguidos de América del  Sur. El libro tiene una larga introducción en la que planteó y discutió conceptos teóricos que le permitieron dar sustento a la interpretación de una evidencia fósil numerosa. Tambien realizó en conjunto con el destacadísimo Doctor Osvaldo Reig y otros, las primeras campañas científicas al Triasico de Ischigualasto, el ahora famoso Valle de La Luna, cuna de la evolución de los primeros Dinosaurios. 


George Gaylord Simpson mas entrado en años en el Museo de Mar del Plata  revisando ejemplares de Pterodaustro. (Foto cortesía de Carlos Quintana, Mar del Plata) (Posiblemente durante su 3a. visita a la Argentina, antes de su fallecimiento en 1985. Extraido del sitio http://museonacionaldecienciasnaturales.blogspot.com.ar/2013/02/george-gaylord-simpson-y-sus-dos.html

Otras campañas destacadas fueron aquellas realizadas con el famoso paleontólogo norteamericano Gaylord Simpson en Patagonia, explorando y rescatando de los depósitos fosilíferos del cenozoico, donde descubrieron especimenes nuevos para la Paleontología. Mientras que durante todo el año seguía colectando sistemáticamente mes a mes en las barrancas de la zona. Nadie podía superarlo en ese raro instinto de descubridor de fósiles fantásticos y en su capacidad de preparador y restaurador. Por ello, muchos científicos le otorgaban a las nuevas especies, el apellido de Galileo, por ejemplo: Protocyon scagliarum, entre otros.

A pesar de que Galileo no fue lo que se entiende canónicamente por un investigador científico, su contribución a la ciencia fue mucho mayor que las de tantos científicos profesionales. El Museo que dirigió en Mar del Plata, fue la primera manifestación científica trascendente de todo el sudeste bonaerense. De esta manera atrajo científicos de todo el mundo, que venían exclusivamente a estudiar y consultar las ricas colecciones que posee esta institución. Entre los investigadores extranjeros podemos citar a George G. Simpson, Bryan Patterson, Gordon Edmund, Robert Hoffstetter, Larry Marshall, Ricard Estes, L. Churcher y muchos otros Paleontólogos de Norteamerica y Europa, conocieron la existencia de Mar del Plata en el mapa por la recuperación internacional que adquirió el Museo bajo el impulso de Galileo J. Scaglia.



Galileo Scaglia y el paleontologo George G. Simpson en el Museo de Ciencias MDP-Foto del Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia facilitada por la Mg Ana Lía Veron

Entre los argentinos podemos citar a José Bonaparte, Rosendo Pascual, Osvaldo Reig, Guiomar Vucetich, Eduardo Tonni, Rodolfo Casamiquela, Pedro Bondesio, Jorge Zetti, a estos hay que sumarles sus discipulos y estudiantes, los que asiduamente concurrían y continúan haciéndolo a consultar las colecciones de fósiles. 
 
Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia

El Museo tuvo su revista y su publicación, y gracias a los notables investigadores nacionales y extrajeros que publicaron sus artículos por  hallazgos de nuevas especies de mamíferos extinguidos, o sobre sistemática y evolución apoyados en la calidad del material, su precisa  procedencia y la ayuda de la secuencia estratigráfica que ofrecen nuestros acantilados, se logro constituir la primera biblioteca científica de la ciudad, gracias al canje bibliográfico que se pudo establecer con otros centros de excelencia nacionales y del extranjero, mucho antes de que la Universidad  Nacional de Mar del Plata adquiriese entidad; por problemas presupuestarios estas publicaciones descontinuaron su edición en el año1981. Falleció en Mar del Plata el 6 de junio de 1989.


Fuentes:
"Para los Scaglia un millon de años no es nada” - Nota extraida de la Revista Toledo con Todos - http://toledocontodos.com.ar/?p=727
"Conociendo a nuestros cientificos: Osvaldo A. Reig" por Carlos Adrian Quintana - http://www.academia.edu/1829635/Conociendo_a_Nuestros_Cientificos_Osvaldo_A._Reig
"Una autoblografia" - de Melograno Lecuna - http://autoblografia.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario