viernes, 23 de noviembre de 2012

EL GRAN HOTEL


Reproducción de la revista La Ilustración Sud Americana. Dice: propiedad que fuera de Peralta Ramos. Luego sirvió para el Gran Hotel”. Lic Angel J. Somma.



Pedro Luro en sociedad con Juan Barreiro, el 14 de mayo de 1877, adquirió a Patricio Peralta Ramos la mitad del saladero, tierras y propiedades en el pueblo de Mar del Plata y logró dar un nuevo impulso al saladero. El 7 de noviembre de 1877, Pedro Luro compra a Juan Barreiro la mitad que le pertenecía en los terrenos, saladero y demás poblaciones del pueblo, cuya extensión era de una legua y un quinto, por la suma de $ 1.125.000.- moneda corriente. Pedro Luro, si bien era un vasco que llegó sin fortuna a la Argentina, hizo su riqueza como comerciante y luego fue estanciero y dueño del saladero instalado en el pueblo de Mar del Plata.  Con respecto a los propietarios de los grandes campos, ellos no vivían en el pueblo, sino en Buenos Aires.  Una vez al año, llegaban a la zona para controlar sus propiedades y, en verano, venían acompañados de sus familiares.

 
Mar del Plata,c.1900. Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados. Archivo General de la Nación. Aporte Ignacio Iriarte


La "elite aristocrática" comenzó a llegar cuando el pueblo comenzó a crecer y se comenzaron a hacer mejoras. Esto sucedió a partir del año 1883, cuando comenzó a declinar la actividad del saladero, principal fuente de ingresos de la zona, debido al éxito de los frigoríficos de Avellaneda, Berisso y Zárate, que comenzaron a reemplazar la carne salada por la congelada y enfriada. Fue entonces cuando Pedro Luro, inspirado por las costumbres de ciertas familias de la oligarquía porteña, decidió convertir a Mar del Plata, de un pueblo agropecuario en un pueblo balneario.  Esta propuesta era muy audaz para la época, si se tiene en cuenta que en ese momento, Mar del Plata era solo un pueblo con algunas calles trazadas de tierra.  Compró una manzana de tierra y en ella construyó una serie de edificios.  También compró un buque para traer mercaderías e impulsó la instalación de una fonda que se llamó "La Marina", en las hoy calles Luro y Entre Ríos, primero destinada a hombres de mar para luego ser ocupada por turistas.  Al mismo tiempo, construyó el primer espigón.


Grand Hotel. Luro y Entre Ríos. Foto de Marcelo Bianco.

A las primeras familias que comenzaron a veranear en esta zona, se las conoció como "los locos de la arena".  Se instalaron en hoteles como "El Progreso", en las hoy calles San Martín y Santa Fe o el "Grand Hotel" (antes La Marina) en la hoy Av. Luro. En el año 1881 (5 años antes que llegara el primer tren). Ocupaba una manzana en la que actualmente rodean las calles Entre Ríos, Corrientes, San Martín y la Av. Luro. Esto marcó el lento fin del saladero para 1883. Tenía 110 habitaciones y diversos patios. Esa intensa labor se prolonga hasta el año 1885, en que viaja a Europa por su delicado estado de salud y donde fallece, en febrero de 1890.

Articulo sobre el Gran Hotel en 1908 - foto de Jose A. Lago - Fotos de Familia - Diario La Capital

El epígrafe de la foto superior (derecha) dice : Casa Levantada hace cuarenta y cinco años por don Patricio Peralta Ramos y que fue base del actual Gran Hotel. En la foto del medio leemos Comedor del Gran Hotel, y en la foto inferior, El Salon de Fiestas. El texto dice: Recuerdos de antaño-Como nació el Gran Hotel- Un inteligente rotisseur-Un hombre de mundo-Barrió y su obra-Un centro de distinción.

Panorámica tomada desde la Loma de Santa Cecilia,a los pocos años de inagurado el Brístol Hotel. Foto de Cesar Gascon. Se destaca el Gran Hotel. Gentileza Lic. Angel Somma
Panoramica hacia 1922 -foto de Carlos Alberto de Ada - Fotos de Familia - Diario La Capital

“Hace muchos años cuando Mar del Plata aún no había dejado mostrar sus enérgicos alientos de gran ciudad, existía en la esquina noroeste de lo que es hoy Gran Hotel, una modesta casa de ladrillos, que es la misma que se ve en la fotografía reproducida en la parte superior de esta página. Fué levantada por el fundador de Mar del Plata y pasó a poder de don Pedro Luro después de la compra que hizo éste de la mitad del pueblo a los señores Jacinto Peralta Ramos y Barreiro. El señor Luro sentó sus reales allí, dió ensanche a la casa y al dejar a Mar del Plata dejó sentados los cimientos de un moderno hotel. Pero el Sr. Luro antes de retirarse hizo una profecía. Aseguró-dijo-que esto que es solo una modesta casa de huéspedes, será con el tiempo un gran hotel donde los viajeros llegarán a centenares.


Playas céntricas en el año 1895. A la derecha el “Chalet de Pedro Luro”, la “Capilla Santa Cecilia”, la “Barraca Luro” y “El Pabellón” con su techo cónico, en lugar donde años después se ubicaría el “Club Mar del Plata”, a la izquierda el “Gran Hotel”, (actual Av. Luro y Entre Ríos), y enfrente la Rambla Pellegrini. Enviada por Enrique Mario Palacio para Fotos de Familia del Diario la Capital

Y la profecía se cumplió. La fama de Mar del Plata como magnífica playa para veranear comenzó a trascender. El ferrocarril acortó las distancias y era fácil trasladarse al balneario, y antes que el Brístol alzara sus monumentales construcciones, el Grand Hotel era ya el lugar obligado de cita de la high-life porteña. Poco a poco siguió extendiéndose. Al primitivo cuerpo de edificios siguió otro y después otro. Mas tarde fué aquello insuficiente para las necesidades y se construyó otro cuerpo y un salón de fiestas. La profecía se iba cumpliendo y llegó a ser una realidad completa cuando se construyó el gran comedor. El hotel invadió entonces los diez mil metros cuadrados de superficie que mide toda la manzana.

Gran Hotel Av. Luro y Entre Rios - foto de Jose Lago - Fotos de Familia - Diario La Capital

Hoy esta el Gran Hotel en poder del señor A. Barrió, inteligentísimo rotisseur y hotelero, gran hombre de mundo, de finos e insinuantes modales y que ha sabido dar al Grand Hotel, tal carácter de distinción y elegancia, que es muy difícil que otro establecimiento similar pueda igularla.No ha muchos días hemos estado en el Grand Hotel. Se hallaba completo. Los amplios corredores eran estrechos para contener la concurrencia de alojados. 

Vimos allí a diplomáticos, senadores, diputados, miembros de la banca y del comercio, intelectuales de nota y extranjeros de distinción. Las damas con sus blancos trajes de verano y sus vaporosas gasas daban la nota clara sobre el fondo verde de los jardines, tan extensos y floridos, como no los tiene iguales ni siquiera parecidos, ningún otro hotel de Sud América.

Postal Libreria Rey 1924 - foto del Lic. Angel Somma - Fotos de Familia - Diario La Capital

Llegamos al gran comedor. Un ejército de mozos a las órdenes de un maitre de reconocida eficiencia, atiende a los comensales. El servicio es magnífico, sobre toda ponderación. No nos admira haber visto a varios alojados que dejaban el hotel para volver a la capital, despidiéndose afable y atentamente de Barrió al que no escatimaban grandes frases de agradecimiento por el trato sin rival que habían recibido en el hotel. 

En la noche hemos visto en el salón de fiestas un cuadro lleno de vida, de color y de animación. Era la hora del baile, tan esperada por el elemento joven, la orquesta dejaba oir sus agradables melodías y las parejas se entregaban a los placeres de la danza en un ambiente fino, muy aristocrático, aunque justo es decirlo, sin llegar a los límites de la exageración.

Tranvia frente al Gran Hotel - foto de Carlos de Ada - Fotos de Familia - Diario La Capital

Barrió es un hombre incansable. Antes que aclare el día ya está en pie y corre y va y viene, visita todas las dependencias de su establecimiento, observa todo, corrige las deficiencias y vuelve a ir y a venir y sigue en su labor sin desfallecimientos hasta altas horas de la noche. Parece que Barrió solo halla descanso en su misma actividad. No es extraño pues, que el Grand Hotel sea uno de los lugares predilectos de los paseantes y centro obligado de reunión de gran parte de la sociedad aristocrática porteña que se reúne en Mar del Plata.

La foto muestra el edificio original del Gran Hotel, estamos viendo el sitio donde funcionó “La Proveedora”, establecimiento de ramos generales del Puerto Laguna de los Padres, fundado por Cohelo de Meryrelles (1856). Luego Pedro Luro, establece la fonda La Marina junto al viejo edificio y después el Gran Hotel (Pedro Luro, 1881 aproximadamente. La Proveedora estaba frente a los galpones del Saladero, Luro, San Martín, Entre Ríos, Corrientes. Eduardo Peralta Ramos, fue socio de Luro entre 1878 y 1885, aproximadamente.


Hotel Bristol y Grand Hotel - foto de Enrique Mario Palacio - Fotos de Familia - Diario La Capital


Esta foto también la publicó “El Diario” de Bs. As.el 18 de febrero de 1908, y dice que el edificio se construyó en 1863 , estaba ubicado en las actuales Luro y Entre Ríos, según Julio César Gascon, fue la primer fonda de MdP, denominada “La Marina”, y a la izquierda donde se ven los caballos es “La Proveedora” primera casa de comercio. El Gran Hotel, se vió repleto de pasajeros en el verano 1886-87, primera temporada balnearia de Mar del Plata; en el salón comedor se realizaban interesantes reuniones, se hacía música y se bailaba con gran “entrain”.

“Muy antigua foto: Hotel Bristol, dormitorios del Bristol, parte del Gran Hotel y una lancha en la que luego sería la Plaza de la Mezquita (actual Luro y Buenos Aires). Lo que apreciamos en la foto es los dos hoteles mas importantes de MAR DEL PLATA, el BRISTOL hotel inaugurado el 8 de enero de 1888 por una sociedad en la que participaba don JOSE LURO y donde estaba la aristocracia de BUENOS AIRES, y el gran HOTEL cuyo dueño era don PEDRO LURO de 1886 lugar de reunión de la aristocracia del interior.Carlos Alberto de Adá.

Que alegres y animadas eran las excursiones que efectuaban los veraneantes en aquel año tan lejano! Terminado el baño, se realizaban excursiones, a caballo al arroyo La Tapera, a la Laguna de los Padres, a las barrancas de la Lobería, y a las estancias vecinas. Los paseos cortos se realizaban, a pié, por el borde del mar, hasta las piedras y trepándolas y descendiendo en grandes saltos, al rumor de las olas que estallaban en ellas, llegando hasta la Gruta, aquella que al desaparecer sepultó entre sus enormes piedras toda la primera época de Mar del Plata.


Plaza Mesquita y Gran Hotel en Bs.As. entre San Martin y Luro-foto de Lucio Strap - Fotos de Familia-Diario La Capital

Algunos veraneantes se entretenían muchas tardes en remontar barriletes y en las noches de luna, sobre las arenas plateadas por su luz pálida, la diversión se hacía común; las damas y caballeros jugaban al Gallo Ciego, formando una inmensa “ronda catonga”, como decían los niños de antaño. Las voces y las risas, dice la escritora Elvira Aldao de Díaz, en su libro “Veraneos Marplatenses”, resonaban cristalinas en la inmensidad del espacio negro azulado y se extinguían en el cadencioso rumor del mar. Y a los soñadores, aquellas rondas veloces es la casta soledad circundante, al borde de las olas bruñidas por la luna, flotando en el viento las ropas y el cabello de las mujeres y de los hombres parecían  rituales de extinguidos paganismos.


Los chalets corresponden al núcleo original del Bristol Hotel. A la izquierda, el Gran Hotel, que databa del año 1888. Tenía 110 habitaciones, grandes patios y un comedor a la europea, pero había solamente dos baños. Había que reservar turno para entrar a la tina…y de los retretes de los primeros tiempos era mejor no hablar. A la derecha del Bristol, el edificio del escribano Canata, el primero del pueblo. En el ángulo inferior derecho, el puente sobre el arroyo Las Chacras. Calle Santiago del Estero”. Enviada por José Alberto Lago .

Diez años continuó Felix Menvielle al frente del Grand Hotel, falleciendo en el invierno de 1897; la Sra. y su hijo Luis continuaron hasta 1908, año en que cedió al Sr. Antonio Barrio sus derechos al contrato de locación del establecimiento. En la temporada 1926-27, en el Gran Hotel se alojaron entre otros, Mayor Eugenio Pini y Sra.,Dr. Rodolfo Buzzi y Sra., Dr. Rodolfo Cutter y flia., Sra. Freeland Posse y flia., Dr. Saul Perkins y flia.,Trabuco y flia., Dr. Guillermo Anzorena, familia Matta, Dr. Inocencio Rillo, Sra. de Negri y flia.,Dr. Iglesias y Sra. Dr. Alfredo Cano y flia., Francisco Medina, Dr. Juan Caste y flia., Sra. Lola Cabral de Bravo y flia.,Dr. Daniel Infante y flia., Dr. Severo del Castillo y flia.,Sra. de Tuculet y flia.,Sra. Zaldivar y flia.,Dr. Corominas Segura y flia.,Sra. López de Peña, Sra. Maisé Delfino, Dr. Héctor Norrie y Sra.

Continuando con las personas alojadas en el Gran Hotel, temporada 26-27 : L. Loubié, R. Kemedy,Germán Tirugali, Dr.Guillermo Sotello,José Pirovano y flia.,Dr. Alberto Vadone, Prof. Manuel Silva y Sra.,Conrado Céspedes y flia.,Gonzalez Chaves y flia.,Sra. Lucía Céspedes, Dr. Antonio Lozano y flia.,Schoroeder y flia.,Srita. Bustamante,Dr. Sergio Venezian, Ignacio Céspedes, Dr. Luis Lacour, Dr. Osvaldo de la Croce y flia.,Dr. Tiburcio López y Sra.,Dr. Romeo Caferatta, Dr. José Lázaro Costa, José Causa y flia.,Dr. Rignou Santiago (hijo), Renardié y flia., Juan Roncoroni y flia.,Dr. Celesia y flia.,Julio Castiñeiras ,Sra. de Jáuregui y Pablo Nuvaro.

Fuentes
Roberto T. Barili
Lic. Angel J. Somma - Fotos de Familia - Diario La Capital

No hay comentarios:

Publicar un comentario