lunes, 3 de agosto de 2020

LOS PRIMEROS POBLADORES


Antes que nosotros, vivieron en esta región personas que aprovecharon los recursos del ambiente serrano para su desarrollo. En la siguiente investigación realizada por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata, podremos conocer algunos aspectos de la vida y las costumbres de los pueblos originarios que habitaron las sierras y las tecnologías utilizadas en la vida cotidiana para fabricar herramientas, encender fuego y realizar pigmentos y pinturas rupestres. Al final de dicho trabajo, adjuntamos el enlace para imprimir los folletos de comunicación científica.

Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense dependiente de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Nota Diario La Capital. Año 2018

Como se pobló el continente americano

En una época denominada por los geólogos como Pleistoceno, el continente Americano comenzó a ser poblado por hombres, mujeres y niños que llegaban desde Asia. Esto ocurrió, aproximadamente, hace más de 20.000 años. Esas personas fueron las primeras en comenzar el proceso de poblamiento de un extenso y variado territorio. En ese momento, el clima y la geografía del planeta eran muy diferentes a la actualidad. Debido a que hacía mucho más frío, las aguas de los mares se transformaron en glaciares -o “grandes masas de hielo”- que cubrían el norte del continente. La formación de los glaciares sobre el continente provocó el marcado descenso del nivel de los mares, ampliando la superficie terrestre y permitiendo que grandes regiones, antes sumergidas bajo el agua, quedaran al descubierto. Esto sucedió, por ejemplo, en la porción noreste de Siberia que, para ese entonces, quedó conectada a la península de Alaska, formando un corredor terrestre que unía ambos continentes.

Recreación del arribo al continente. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

A este corredor se lo denominó Beringia (hoy inundado por el Mar de Bering) y, mientras perduró por varios miles de años, posibilitó que las personas caminaran por suelo firme colonizando tierras no conocidas. Esta ruta también fue transitada por animales que se trasladaban desde Asia a América, y cuya caza les permitía obtener su alimento y recursos para abrigo. Sin embargo, como la región de América del Norte quedó cubierta por glaciares y parte del territorio oceánico libre de aguas, existen varios interrogantes sobre cuáles fueron las rutas libre de hielos empleadas en sus avances al sur. A estos primeros pobladores los científicos los denominaron “paleoindios” o “paleoamericanos”. Fueron sociedades que desarrollaron un sistema de organización económica y de subsistencia basado, principalmente, en la caza de animales, la pesca y la recolección de vegetales. Estas poblaciones tuvieron un modo de vida cazador-recolector y supieron dominar el rigor de la vida en ambientes fríos como el de Siberia y Alaska durante el Pleistoceno.

Aquellos primeros grupos que llegaron desde el norte fueron creando distintas maneras de vivir en los diversos ambientes americanos (árticos, llanuras templadas, selvas, costas desérticas, el extremo austral, entre otros) descubriendo recursos naturales y poblando, generación tras generación, cada área del continente. Si consideramos los inmensos contrastes de climas y paisajes como también la variedad de plantas y animales, podemos aproximarnos a pensar en lo complejo que resultó el dominio de la naturaleza por parte de estas sociedades. Por ello, la historia americana inicial, es el resultado de un largo proceso de adquisición de profundos conocimientos sobre las características de cada región, que fueron trasmitidos de una generación a otra. El poblamiento de América del Sur comenzó a través del Istmo de Panamá. Los grupos de cazadores-recolectores penetraron en la zona andina y en la selva amazónica. Colonizaron nuevos territorios y, hace por lo menos 11.000 años, fueron asentándose en lo que conocemos actualmente como región Pampeana.

Convivencia entre el los seres humanos y fauna extinguida

Los grupos paleoindios convivieron con mamíferos de gran tamaño conocidos como megafauna. Entre ellos, podemos mencionar a los megaterios, gliptodontes, toxodontes y macrauquenias. Estos animales se hallaban en proceso de extinción al finalizar el Pleistoceno debido a los cambios climáticos ocurridos después de la última glaciación y, posiblemente, a la cacería realizada por los seres humanos. Es necesario remarcar que no hay que confundir megafauna con los dinosaurios. Porque los humanos no convivieron con los dinosaurios, ya que éstos se habían extinguido 60 millones de años antes que evolucione la especie humana. Además de la megafauna, en la pampa habitaron otros animales de menor tamaño que también se extinguieron. Aquí podemos nombrar a los camélidos, caballos americanos, armadillos, zorros y roedores.

Recreación de un gliptodonte en las sierras de Balcarce. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense dependiente de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

En sitios arqueológicos de la región Pampeana se pudo encontrar evidencia del consumo de algunos de estos animales. Por ejemplo, en el yacimiento Tres Arroyos los arqueólogos estudiaron detenidamente los huesos de megaterios y de caballo americano, identificando marcas de corte y de descarne de las presas. También, se hallaron colmillos de zorros -ahora extinguidos- con los que se fabricaron collares, pulseras y tobilleras. En el partido de Azul, se encontró un lugar de matanza que poseía instrumentos de piedra tallada junto con restos de huesos de gliptodonte. Mientras que en el sitio Cueva Tixi, situado en las Sierras de Tandilia, junto a un fogón se encontraron restos de huesos quemados que pertenecían a una especie ya extinguida de armadillo.

Los cazadores-recolectores que habitaron la actual región pampeana

Los arqueólogos que investigan la historia de estos cazadores-recolectores analizan, junto con otros especialistas, los materiales arqueológicos asociados que se hallan en los antiguos asentamientos indígenas. Allí, gracias a la excavación sistemática, se obtiene información sobre cómo era el ambiente hace miles de años, datos sobre los cambios climáticos, el tipo de fauna y flora. Además, se puede conocer qué actividades se habrían realizado en ese lugar o cómo cambiaron las sociedades a través del tiempo, entre otras cuestiones.

Recreación del los primeros cazadores. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

En la región Pampeana se han encontrado numerosos sitios arqueológicos como, por ejemplo, reparos rocosos usados como campamentos residenciales donde los indígenas produjeron herramienta de piedras y realizaron diversas actividades de la vida cotidiana. Gracias al trabajo metódico de los especialistas, se pudo reconstruir la base alimenticia de esas poblaciones a partir de la información y los datos recuperados en un sitio denominado Cueva Tixi. De este modo, conocemos que capturaron diversas especies como, por ejemplo, guanacos, venados y un tipo de armadillo grande -actualmente extinguido-, entre otros animales. El hallazgo de carbón preservado en los sedimentos, permitió conocer la antigüedad a partir de la realización del fechado mediante la técnica de Carbono 14. Así, se pudo establecer que estas personas vivieron en ese lugar hace 10.400 años antes del presente.

Los paleoindios desarrollaron una movilidad compleja y organizada, puesto que planificaron los movimientos dentro de extensos territorios sociales. Fue la manera más efectiva de obtener los recursos para la subsistencia, para elaborar herramientas y, fundamentalmente, para establecer relaciones con otros grupos y parientes que también vivían en la región. A partir del estudio científico de las evidencias, podemos saber que utilizaron diferentes espacios geográficos según la época del año.

Paisaje actual de las sierras de Tandilia. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Por ejemplo, campamentos residenciales donde se asentaban los grupos familiares, reparos utilizados por pocas personas para pasar la noche o refugiarse, lugares destinados para las cacerías como los miradores, zonas de canteras en donde extraían las rocas para fabricar sus instrumentos, entre otros. Esta variedad de lugares y asentamientos formaban parte de un modo de habitar el espacio que les era propio y los identificaba. Este modo de ocupación del paisaje fue cambiando a lo largo de los milenios, según las relaciones que las sociedades establecieron con otras personas y con el paisaje.

Por último, quisiéramos señalar que estas sociedades de cazadores-recolectores, al moverse de modo planificado en pequeños grupos, no sólo intercambiaban objetos y conocimientos sobre el ambiente y los recursos sino que también compartían leyendas y mitos sobre la naturaleza y su sociedad. El conocimiento generado a partir del trabajo científico nos permitió comprender que estamos frente a sociedades que no sólo mostraron una profunda sabiduría sobre el medio donde habitaron, sino que también supieron conservar y trasmitir una larga tradición de conocimientos a las nuevas generaciones. Pues, no debemos olvidar, que aún viven en América numerosos grupos cazadores recolectores, sobre todo en zonas de selva.

Personas y animales en las sierras de Tandilia

Las sociedades indígenas que habitaron esta zona de la región Pampeana desde hace más de 11.000 años tuvieron un vínculo estrecho con la naturaleza. Ese vínculo se relaciona con la convivencia, el uso y la transformación del medio para optimizar la subsistencia del grupo humano. Aunque los grupos cazadoras-recolectoras suelen ser caracterizadas como sociedades homogéneas, su estudio a través del tiempo demuestra la diversidad que tuvo este modo de vida. Los cambios en las estrategias de explotación del ambiente serrano de los grupos indígenas pampeanos es un buen ejemplo de esta diversidad.

Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Cazadores que llegan y herbívoros que se van

Los primeros pobladores llegaron a esta zona durante un pulso cálido del clima denominado “posglaciar”. Fue una época de cambios ambientales profundos ya que el planeta entró en el largo período cálido en el que todavía vivimos. Uno de esos cambios involucró a la fauna típica del período Pleistoceno: las poblaciones de grandes mamíferos como gliptodontes, megaterios y macrauquenias estaban en decrecimiento. Aún así estos cazadores convivieron por algún tiempo con esa fauna ahora extinguida. En muchos casos esos animales de más de una tonelada fueron cazados e incorporados a la dieta y a la manufactura de diversos objetos.

La caza de la megafauna fue ocasional. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Sin embargo, los primeros cazadores-recolectores paleoindios no capturaban con preferencia a las especies de megafauna: su uso era ocasional. La estrategia de subsistencia en estos tiempos fue de tipo generalista, es decir, sin enfatizar en la incorporación de algún animal en particular. Los registros de numerosos sitios arqueológicos muestran que era común la incorporación de guanacos, venados, armadillos, ñandúes y vizcachas. El estudio de los huesos de esos animales indica que fueron reducidos para el consumo y trasladados al campamento con ciertas preferencias. También algunas partes se usaron para confeccionar artefactos de hueso o ataduras con tendones.

La subsistencia posterior

Hacia los 7000 años antes del presente el medio ambiente bonaerense ya había perdido toda influencia del clima glaciar. En consecuencia el paisaje era distinto: ya no quedaron especies de megafauna. Los grupos cazadores-recolectores tomaron decisiones que indican cambios importantes en el modo de apropiarse de recursos para la subsistencia. Ya sin megafauna disponible, las opciones de caza se orientaron hacia los otros animales que fueron incorporados durante el poblamiento inicial pero, ahora, de un modo diferente.

Los guanacos y los ciervos fueron la fuente principal de alimentos durante miles de años. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Los restos analizados en varios campamentos indican que en este lapso las sociedades indígenas tuvieron un tipo especializado de subsistencia. La caza estuvo orientada hacia los animales más grandes presentes en el paisaje: los guanacos y los venados. Numerosos cuerpos de estas especies fueron trasladados a los campamentos para ser procesados y, en consecuencia, se generaron grandes acumulaciones de huesos a modo de basureros. Las especies más pequeñas como armadillos y vizcachas también fueron consumidas en poca cantidad y de modo secundario, como un complemento que aportaba diversidad a la dieta.

El gran cambio del último milenio

La caza especializada prevaleció hasta que se comenzaron a detectar novedades sustanciales en la estructura de las sociedades indígenas bonaerenses. El momento del cambio todavía no está definido con precisión, en algunas zonas fue más temprano y, en otras, más tarde. Hacia los 1000 años antes del presente este nuevo modo de subsistencia ya estaba establecido en toda la región Pampeana. 

Hacia esa cronología los sitios arqueológicos muestran que los grupos indígenas eran menos móviles: se establecían más tiempo en un mismo lugar. Además, posiblemente había más cantidad de riesgo los recursos del ambiente. La solución elegida por estas sociedades fue generar novedades tecnológicas para optimizar la caza, como la incorporación del arco y la flecha, y de nuevas estrategias sociales de captura. 
 
Hace 1000 años la subsistencia se diversificó y se incorporaron muchas especies pequeñas a la dieta. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También hubo cambios en las especies capturadas y en cómo fueron procesadas. Las grandes (guanacos y venados) se cazaban pero se procesaron totalmente para usar carne, grasa, médula, cuero, tendones, vellones y huesos. Las pequeñas ahora era se cazaban en gran cantidad y también se aprovechaban intensamente. Además se incorporaron animales pequeños que antes no se habían elegido para la subsistencia: lagartos, cuises, aves y peces. 

El procesamiento de estos animales también fue complejo ya que involucró la extracción de pieles (ej. de cuises y vizcachas) o la elaboración de artefactos de hueso (ej. de vizcachas y lagartos). Este tipo de subsistencia se denomina de intensificación y diversificación, porque se aprovechan al máximo casi todos los recursos disponibles. Este nuevo modo de vida cazador recolector también estuvo relacionado con otras innovaciones como el uso de alfarería para la contención y cocción de alimentos, el incremento de artefactos de hueso, el desarrollo de tejidos y del arte rupestre.

Pastores de tiempos históricos

La estrategia de intensificación y diversificación terminó de modo abrupto hacia los 600 años antes del presente. Al mismo tiempo ocurrió un rápido cambio de clima de características frías y secas que alteró el típico paisaje pampeano y afectó a las poblaciones animales y vegetales de la región: la Pequeña Edad de Hielo que terminó alrededor de 1850. En ese lapso también ocurrió la ocupación colonial del continente y se asentaron con mayor intensidad los grupos indígenas provenientes de la cordillera de los Andes. Estas sociedades desplegaron una nueva estrategia de subsistencia caracterizada por el pastoralismo y el comercio.

En tiempos históricos el control del ganado caballar y vacuno fue la actividad principal. Imagen extraida del folleto de divulgación científica realizado por los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Estos grupos capturaban ganado caballar y vacuno, lo mantenían en corrales construidos con piedras apiladas y lo trasladaban hacia el Oeste para su uso y comercialización con otras parcialidades indígenas o con la sociedad colonial. En tiempos históricos el control del ganado caballar y vacuno fue una actividad principal También continuaron con la tradición cazadora ya que realizaban capturas ocasionales de vizcachas, ñandúes, coipos y armadillos que consumían como complemento de la dieta en sus campamentos.

FOLLETOS DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

La información expresada en este posteo, forma parte del proyecto organizado dentro del marco del Voluntariado Universitario, en donde los Integrantes del Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata han elaborado dos primeros folletos de divulgación cientifica que ofrecen para bajarlos libremente, en los cuales se expresa lo publicado en la nota que antecede.

Poblamiento 

El folleto hace referencia al poblamiento inicial de la región, mostrando una historia que empezó hace miles de años. Se puede acceder al folleto picando el siguiente enlace:
Vista previa del folleto de Divulgación cientifica. Tema: Poblamiento. Primera Parte
Vista previa del folleto de divulgación cientifica. Tema: Poblamiento. Segunda Parte

Subsistencia
 
El folleto muestra la relación entre las comunidades indígenas y el medio ambiente durante 11.000 años.Se puede acceder al folleto picando el siguiente enlace:

Vista previa del folleto de divulgación cientifica. Tema: Subsistenci. Primera parte
Vista previa del folleto de divulgación cientifica. Tema: Subsistencia. Segunda parte


Fuentes:
Historias Milenarias Pampeanas. Proyecto de Voluntariado Universitario 2012-2013. Laboratorio de Arqueología Regional Bonaerense de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Rescatado de: https://arqueolab.wordpress.com/page/2/
Folletos de Divulgación científica. Proyecto Marco del Voluntariado Universitario. Rescatado de:https://arqueolab.wordpress.com/2013/04/13/voluntariado-universitario-nuevos-folletos-de-comunicacion-cientifica/

sábado, 1 de agosto de 2020

ALEJANDRO VIRASORO EN MAR DEL PLATA


El arquitecto Alejandro Virasoro fue introductor en Argentina de las ideas del Movimiento Moderno, a pesar de no utilizar las formas geométricas puras que lo caracterizan, sino de manejarse dentro de la corriente formal conocida como Art-Déco. Este lenguaje -consagrado en la Exposición de Artes Decorativas de París de 1925- utilizó un vasto repertorio de formas de diversas influencias homogeneizadas por una fuerte estilización geometrizante. El mismo fue introducido por Virasoro en Buenos Aires, y contribuyó al cierre del ciclo del eclecticismo historicista. 

Alejandro Virasoro circa 1970. Imagen extraida del Libro "Alejandro Virasoro" de Jose Maria Peña y Jose Xavier Martin.

El principal aporte de este arquitecto fue la innovación en el trabajo proyectual -tanto en la organización de su estudio profesional como en la expresión arquitectónica de su producción- y en la economía y manejo de las obras, con el aporte de elementos de distribución espacial, composición proporcional, nuevos elementos decorativos, racionalización, estandarización estructural y estudio de los procesos y los materiales constructivos. En su arquitectura se pueden observar influencias europeas, pero con una fuerte impronta personal y una fina adecuación al medio local. Conozcamos su participación en la ciudad de Mar del Plata...

Biografía

Alejandro Virasoro nació en Buenos Aires en 1892. El joven Virasoro ingresó en la escuela de arquitectura de Buenos Aires y se graduó en 1913, comenzó a construir como se hacía en esa época, siguiendo las reglas del academicismo francés y la arquitectura más clásica, pero con el tiempo iba a abandonar esa forma de pensar sus obras, incluso iba a polemizar con otros arquitectos. Virasoro es el padre del Art Decó  en Argentina. 

Alejandro Virasoro. Fotografía extraída del libro "Historia Argentina". Autor: Diego Abad de Santillán. TEA, Tipográfica Editora Argentina. 1971, Buenos Aires, Argentina.
Muchos no le iban a perdonar tan fácilmente como imagina tratando de pertenecer a un movimiento que no existía, es decir el movimiento se rotula unas décadas después y era una expresión de una manera de mirar hacia algo más moderno pero sin dejar de tener los lineamientos y los pre conceptos académicos que habían tenido esos arquitectos que ejercieron esa estética en el movimiento moderno. De  EEUU  es por donde llega esta estética la cual tenía  diferentes resoluciones en New York tenía rascacielos como el edificio Chrysler, en Miami  tenías edificios más lúdicos, en Hollywood escenografía de las películas, cine de oro de la década del 20 y 30.

Vivienda de Alejandro Virasoro, Palermo, Buenos Aires. Año 1925. Período Art-Decó
Vivienda de Alejandro Virasoro, Palermo, Buenos Aires en la actualidad
Vivienda de Alejandro Virasoro, Palermo, Buenos Aires en la actualidad
 
Con esa estética tan variada, logra tener una identidad local que se encuentra en los proyectos de sus viviendas que empezaban a tener mucho protagonismo en la sociedad y principalmente en la porteña. Una sociedad que se moderniza es decir, que probablemente muchos arquitectos anónimos copiaban el gusto de lo que veían en el cine y construían de acuerdo a esta forma de ornamentación. La voz de Virasoro fue escuchada y si bien es uno de los que  empezó el camino del cambio, tuvo sus consecuencias. La crítica a su  arquitectura deja en claro que la consideraban anacrónica a lo que él respondía de manera provocativa denunciando  a sus colegas. Algunas de sus frases fueron lapidarias:

“Están preocupados por conciliar con grotesco anacronismo, el brasero y el bargueño dentro de la casa con el aeroplano y el automóvil de nuestras excursiones, a través de una arquitectura que no encontraba para la lamparilla eléctrica mejor forma que el simulacro de una vela que chorrea...”

“De arquitectos pusilánimes sólo se podrian esperar respuestas innovadoras si el público las reclamaba entonces proponía cambiar al público para que cambien los arquitectos.”

Casas económicas en Banfield, Buenos Aires. Obra Alejandro Virasoro. Fotos extraídas de la Revista   Nuestra Arquitectura. noviembre de 1932.
Casas económicas en Banfield, Buenos Aires. Obra Alejandro Virasoro. Fotos extraídas de la Revista   Nuestra Arquitectura. noviembre de 1932.
Plano de planta. Casas económicas en Banfield, Buenos Aires. Obra Alejandro Virasoro. Fotos extraídas de la Revista   Nuestra Arquitectura. noviembre de 1932.
Plano de planta alta. Casas económicas en Banfield, Buenos Aires. Obra Alejandro Virasoro. Fotos extraídas de la Revista   Nuestra Arquitectura. noviembre de 1932.

Se dijo que Virasoro abandonó el trabajo del arquitecto artista para racionalizar o dedicarse a una arquitectura más funcional y útil,  que abordara el proceso intentando organizar una construcción que se escoja, prometiendo abogar por un hecho muy concreto: el pensado en una sociedad de masas con una vivienda accesible, funcional y ergonometricamente diseñada para que fuera accesible para todos, despojada de una ornamentación excesiva.

Residencia particular Sr. Manuel Gonzalez. Av. Centenario 3100. Obra de Alejandro Virasoro. Imagen extraida de la revista de C.A.Y.C.A. (Demolida)

Acceso a residencia particular del Sr. Manuel Gonzalez. Av. Centenario 3100. Obra de Alejandro Virasoro. Imagen extraida del Libro "Alejandro Virasoro" de Jose Maria Peña y Jose Xavier Martin. (Demolida)
Sala de estar residencia particular del Sr. Manuel Gonzalez. Av. Centenario 3100. Obra de Alejandro Virasoro. Imagen extraida del Libro "Alejandro Virasoro" de Jose Maria Peña y Jose Xavier Martin. (Demolida)
Sala de estar residencia particular del Sr. Manuel Gonzalez. Av. Centenario 3100. Obra de Alejandro Virasoro. Imagen extraida del Libro "Alejandro Virasoro" de Jose Maria Peña y Jose Xavier Martin. (Demolida)

Cuando después de tanto sacrificio levanta su primer obra racionalista, los ataques fueron feroces.  Sus críticos, hacían referencia al título  de una película de moda Jorge Luís Borges en su libro Evaristo Carriego fue mucho más allá todavía refiriéndose a su fachada como “…los reticentes cajoncitos de Virasoro que para no delatar el íntimo mal gusto se esconde en la pelada abstención…”

Grupo de caballeros que obsequiaron con un banquete al Arq. Alejandro Virasoro celebrando la terminación de las obras que bajo su dirección se han hecho para transformar el Hospital Rawson. Año 1926. Imagen gentileza Lic. Angel Somma


Sanatorio De Cursatis. Obra de Alejandro Virasoro. Período Art-Decó. Imagen gentileza Cristina Corsini
Casa del Teatro Av. Santa Fe 1243. Bs.As..Obra de Alejandro Virasoro. Período Art-Decó
Casa del Teatro Av. Santa Fe 1243. Bs.As..Obra de Alejandro Virasoro. Período Art-Decó
Plano de corte Casa del Teatro Av. Santa Fe 1243. Bs.As..Obra de Alejandro Virasoro. Período Art-Decó
Casa del Teatro Av. Santa Fe 1243. Bs.As..Obra de Alejandro Virasoro. Período Art-Decó. Actualidad
 
La Casa Matriz del Banco El Hogar Argentino es un edificio bancario considerado una de las piezas del movimiento Art Decó más destacadas en la ciudad de Buenos Aires y la Argentina. Una obra del arquitecto Alejandro Virasoro, muy controversial en su época, que actualmente se encuentra desocupada y en alquiler. Fue concluida en el año 1926. 

Banco El Hogar Argentino en Buenos Aires. Calle Bartolomé Mitre 575, Obra del Arq.. Alejandro Virasoro.
Ala de contabilidad de la casa matriz del Banco El Hogar Argentino en Buenos Aires. Calle Bartolomé Mitre 575, Obra del Arq. Alejandro Virasoro.
Gran hall central con galerías de la casa matriz del Banco El Hogar Argentino, una de las primeras obras de importancia del arquitecto Alejandro Virasoro en estilo Art Decó. Hoy es un edificio anexo de la casa central del Banco Santander Río. Bartolomé Mitre 575. Buenos Aires, Argentina
Banco El Hogar Argentino en Buenos Aires. Calle Bartolomé Mitre 575, Obra del Arq.. Alejandro Virasoro.

El edificio La Equitativa del Plata fue inaugurado en 1929 como casa matriz de la compañía de seguros de dicho nombre. Esta obra de estilo art déco, fue proyectada por el reconocido arquitecto argentino Alejandro Virasoro. La fachada del mismo se caracteriza por una estructura modular de pequeños vanos, articulada respecto de la esquina y coronada por una cúpula telescópica.

Por sus características arquitectónicas y su ubicación, La Equitativa del Plata forma parte del paisaje urbano de la Av. Diagonal Norte, caracterizado por la uniformidad de alturas y formas de los edificios. Asimismo, la torre del edificio completa el conjunto de cinco cúpulas que coronan los edificios Bencich, Miguel Bencich y ex Banco de Boston en el cruce de la Avenida con la calle Florida, generando una situación urbana emblemática en el centro de la ciudad.

Edificio La Equitativa del Plata. Año 1929. Archivo General de la Nación. Arq. Alejandro Virasoro.

En 1932 Virasoro renunció a la Sociedad Central de Arquitectos y en el año 1950 se mudó a la ciudad de Mar del Plata donde siguió construyendo hasta la década del 60. Este hombre de las vanguardias que salía a pelear por sus ideas decidió correrse de la escena y trabajar silenciosamente, sin dejar de ser un adelantado en su pensamiento, y demostrándolo en sus obras siguientes, las cuales no fueron de la misma envergadura que las porteñas pero innovando siempre en forma y materialidad.

ALEJANDRO VIRASORO EN MAR DEL PLATA

La crisis del año 1930 afectó seriamente a su trabajo y a su empresa, que no pudo sostener y debió cerrar su estudio en Bs.As. Además levantó su estudio y vendió su propia casa, pasando una década de dificultades económicas en la cual no encontró la confianza de sus proveedores, clientes y colaboradores; y de la cual resurgió recién en 1940. En 1950, delegaría la dirección de su estudio a sus hijos; y en esos años, por razones personales, se trasladó a la ciudad bonaerense de Mar del Plata, balneario en donde realizó muchas obras.

Luego de la Segunda Guerra la Argentina era un Estado fuerte y planificador, con clara vocación social, ponía en práctica sus planes quinquenales en obras de infraestructura y equipamiento comunitario. El ascenso político y social de numerosos sectores antes relegados, demandó la materialización de nuevos programas urbanos y arquitectónicos. La existencia de créditos bancarios, la estabilidad económica y la reinversión en el segmento inmobiliario, hicieron que la actividad privada acompañará a la acción del Estado.
 
Esquina de calle Almirante Brown y Tucumán . Obra del Arq. Alejandro Virasoro (Demolida)
Local comercial de la firma Gath y Chaves en la esquina de la San Martín 2401,y Santa Fé. Foto Mateo Boninn. Archivo General de la Nación.(Demolida)
Publicidad de la firma comercial Gath y Chaves

En Mar del Plata el crecimiento fue muy notable gracias a la Ley de Propiedad Horizontal N°13512 del año 1948, pasando a ser el tema dominante. No obstante, los proyectos de Virasoro por esos años muestran cierta discontinuidad en su producción. Un promedio de casi una obra por año y dos de ellas destinadas a sí mismo. Sin embargo, si analizan sus obras existen algunas características comunes entre ellas.

Se casó con Juana María Basalvivaso, y formó una familia numerosa. Profesionalmente, se vinculo inicialmente con la empresa constructora "Cremonte y Camusso", se realizaron una serie de obras construidas entre 1923 y 1938, muchas de ellas para este grupo familiar. Hoy pueden hallarse, un grupo de locales comerciales y casas para renta en la peatonal calle San Martín, entre Santiago del Estero y Santa Fé. Otras obras han sido demolidas, como las oficinas del primer Correo, en la calle Santiago del Estero.

Casas de renta. Obra de Alejandro Virasoro. calle San Martín esquina Santiago del Estero. Mar del Plata. Constructora Cremonte-Camusso. Periodo Art-Decó
Casas de renta. Obra de Alejandro Virasoro, calle San Martín esq. Santiago del Estero. Año 2010
Casas de renta. Obra de Alejandro Virasoro, calle San Martín esq. Santiago del Estero. Año 2020
Casas de renta. Obra de Alejandro Virasoro, calle San Martín esq. Santiago del Estero. Año 2020

Casi entrando a la década del cincuenta, Virasoro, se encuentra  prácticamente alejado de la actividad profesional. Aparecen  nuevos técnica en sus obras, la modulación de los elementos de cierre, que incorporan a los tensores, y también la utilización de un nuevo material de revestimiento para muros exteriores, la “venecita”. Virasoro planeó construir una casa-estudio en la ciudad balnearia, con la idea de instalarse allí un tiempo, para descansar y pintar, una actividad muy apreciada por el arquitecto pero no muy difundida. Un primer proyecto, que firman padre e hijos, el cual fue aprobado en 1949  es bastante sencillo e ingenuo, atribuyéndose como creación de su hijo.

Esta fue reemplazada para dar lugar a una segunda obra, bastante diferente, firmada esta vez sólo por Virasoro. Frente al mar, en el imponente marco de la Loma de Santa Cecilia, barrio característico de la ciudad, dando lugar a una sencilla y original construcción la cual inaugurará un nuevo camino es sus diseños. Entrando en los años cincuenta, periodo de prosperidad y bienestar en el país, su nueva temática son las viviendas, ya no la ostentación y la ornamentación, sino basándose en una nueva clientela, la clase media. Las primeras obras son basadas en un análisis minucioso del chalet pintoresquista marplatense, heredado de la época de oro de Mar del Plata.

Casa de renta en Almirante Brown 1958. Actualmente Colegio de Abogados de Mar del Plata. Obra de Alejandro Virasoro Constructora Cremonte-Camusso. Periodo Art-Decó
Almirante Brown 1974 Obra de Alejandro Virasoro. Constructora Cremonte Camusso.Periodo Art-Decó

En la esquina de Almirante Brown y Tucumán se levantaron cuatro casas para renta, dos de las cuales, pertenecen hoy al Colegio de Abogados. Estos  chalecitos “estilo Mar del Plata” construidos entre 1930 y 1950 es la vivienda que otorga identidad a la ciudad marplatense, cuyas principales características se condensan en las fachadas o frentes urbanos a través de sus cubiertas de tejas cerámicas, los muros de revoque blanqueado, el uso de piedra Mar del Plata y la madera, con volúmenes articulados que forman el porche y el jardincito. Cada fachada compone un eslabón fundamental del paisaje de la calle y el barrio. Estas características se fundaron desde el pintoresquismo, estilo arquitectónico europeo que se difundió en la Argentina cerca de 1880 como un estilo ecléctico.

Construyó tres bóvedas mortuorias en el viejo Cementerio de La Loma, que resultan, junto con la casa de Almirante Brown N° 1966, lo más valioso de esta producción, especialmente la bóveda destinada a la familia Cremonte, una verdadera joya de la arquitectura  Art Decó. Ninguna de ellas con carácter de valor patrimonial para nuestra ciudad.

Boveda familia Queirolo. Cementerio Loma Mar del Plata. Obra de Alejandro Virasoro. Periodo Art-Decó
Boveda familia Cremonte. Cementerio Loma Mar del Plata. Obra de Alejandro Virasoro. Periodo Art-Decó
Boveda familia Cremonte. Cementerio Loma Mar del Plata. Obra de Alejandro Virasoro. Periodo Art-Decó

En 1951, una volumétrica construcción de piedra rústica beige, apoyada sobre una medianera y observando toda la bahía de la Perla, con el sol  entrando en sus ventadas orientadas al mar, construida en altura con césped de entrada, techos sin alero y tejas españolas, una forma muy particular de marcar distintos planos con textura cerrados con una carpintería de madera de excelente calidad.

En 1953, agregó sobre la pared del fondo, una segunda parte, consistente en un gran taller y una terraza en el piso superior, rodeada por un alto muro, revestido en "venecita" azul y imitando una nube de un dibujo infantil. Las venecitas  eran  un revestimiento cerámico vitrificado de 3 x 3 cm, que se aplicaba en planchas de 30 x 30 cm. Venía en colores lisos o combinados. El vicri era similar, pero su componente era el vidrio. El salpicrette y el fullget eran revestimientos aplicables, con acabado áspero.

Vivienda y local comercial en calle San Martin 2555 Obra de Alejandro Virasoro. Constructora Cremonte Camusso. Período Art-Decó

Las denominaciones corresponden a determinadas marcas comerciales, que se extendieron al producto. Denominado popularmente como "el muro de la maldad", la alta medianera azul habría terminado drásticamente con un debate, que hasta tomó estado público, por un vecino aprovechado, que abrió su casa con visuales al mar, a través del patio de Virasoro sin contar con su consentimiento.

En 1971, unos dueños nuevos procedieron a una tercera ampliación, que tapó el taller y la terraza, afectando el espíritu inicial del conjunto. Construyó la casa para Severo Lanz, otro diseño de principios de la década del cincuenta, específicamente en 1951. Con un programa de vivienda burguesa, Virasoro siguió recorriendo las variantes del chalet local. Otra vez la piedra, ahora gris, sumamente elaborada y sólo en el basamento, como mampuestos regulares. El techo, en dos alas iguales y con tejas francesas, colabora en otorgarle a la casa, un aire de sobriedad excesiva. Las plantas son bastante clásicas, pesadas y simétricas. Pasaron cuatro años hasta que una nueva casa marcara un nuevo camino.

Bv. Maritimo Patricio P Ramos . Obra de Alejandro Virasoro. c. 1951. Período racionalista.

Su entrada al racionalismo lo inicia en 1955 y está ubicada en el barrio los Troncos. Desarrollada en una sola planta y cubierta por una gran losa plana, sostenida por tres líneas paralelas de, delgados tabiques de hormigón armado, se organiza funcionalmente como una vivienda binuclear. En el tratamiento de la fachada, se combinó el color de la madera, el hormigón martellinado y paños revestidos con "venecita" en colores pastel. Hoy la casa está remodelada, y con el cerramiento de la galería y la cochera, ha perdido las transparencias.

En 1956 los Ciechomski le piden unas obras, la primera fue construida en el barrio de” Los Troncos". Dispuesta a 45° en el lote, con toda una gran fachada vidriada, se abre directamente al norte. En la otra casa, la Ciechomski ubicada próxima a la anterior, la semántica se radicalizó al adoptar una forma contenedora, con claras connotaciones industriales: un silo totalmente despojado, a no ser por los balcones corridos con livianísimas barandas metálicas. El corte rememora el esquema corbusierano para sus villas con pilotis.

 
Casa Ciecbomski. Vivienda ubicada en Alsina 3868. Obra de Alejandro Virasoro-Roberto Cova c.1958. Período racionalista. Imagen extraida del trabajo "La modernidad apropiada" por Longoni, René, Pologna, Elba y Álvarez Gelves, Karina
Casa Ciecbomski. Vivienda ubicada en Alsina 3868. Obra de Alejandro Virasoro-Roberto Cova c.1958. Período racionalista
Obra Alejandro Virasoro. Planta, corte, vista y foto casa Ciecbomski, calle Matheu 1468 entre Olavarría y Alsina, Año 1955. Barrio Los Troncos. A. Larsen, ing., director técnico y constructor.Imagen extraida del trabajo "La modernidad apropiada" por Longoni, René, Pologna, Elba y Álvarez Gelves, Karina
Obra Alejandro Virasoro. Planta, corte, vista y foto casa Ciecbomski, calle Matheu 1468 entre Olavarría y Alsina, Año 1955. Barrio Los Troncos. A. Larsen, ing., director técnico y constructor.

Vivienda de Jose Ciechomski año 1955 Matheu e Olavarria y Alsina. Larsen Ingeniero Constructor. Obra de Alejandro Virasoro. Período Racionalista.
Pensada inicialmente como un semicilindro totalmente vidriado, "Queremos una casa y no un invernadero" protestaban los propietarios. Virasoro abandonó el proyecto, continuándolo  su colaborador el arquitecto Roberto Cova. Esta nueva versión tan moderna  para Virasoro concebida como una vivienda racional: funcionalmente clara y compacta, bien orientada, espacialmente fluida y formalmente comprometida con los tiempos de industrialización. En ésto, hay también algunas coincidencias con proyectos no construidos, realizados por los años 1940 por Le Corbusier.

Entre 1950 y 1960, tuvo un importante desarrollo en Argentina el llamado "estilo americano", que no sólo comprendió a la arquitectura sino también al diseño en general, especialmente al mobiliario y los artefactos de iluminación. Cubiertas planas y voladas, soportadas preferentemente por elementos arquitectónicos, la liviandad de los componentes, el uso del color en los planos externos fueron sus características más notorias. Con algunos parecidos a obras de Marcel Breuer, también en Le Corbusier es posible encontrar algunas adhesiones a esta nueva estética, particularmente en detalles, luminarias y muebles para su promocionado monobloque en Marsella. 

Año 1956. Alejandro Virasoro proyecta el edificio en P.H. de Av. Colón 1501 esquina Olavarría, junto a Dazeo y Veramendi como constructores.Imagen extraida del trabajo "La modernidad apropiada" por Longoni, René, Pologna, Elba y Álvarez Gelves, Karina
Año 1956. Alejandro Virasoro proyecta el edificio en P.H. de Av. Colón 1501 esquina Olavarría, junto a Dazeo y Veramendi como constructores. Imagen actual extraida de Google Earth

Sus colaboradores argentinos, Ferrari, Hardoy y Kurchan, la introducen en Buenos Aires de los años cuarenta. Lo "americano" para el común de la gente, fue sinónimo de modernidad y tuvo una favorable repercusión en los sectores populares de la sociedad argentina no ocurriendo lo mismo en los medios con mayor poder económico. En nuestra ciudad las exponentes de este movimiento a travez de la mano de Virasoro son La casa Ruszkowski  en Primera Junta entre Lavalle y Paunero y la del ingeniero Ballerio ubicada  en la calle de 3 Febrero 3800, Barrio La Perla... las cuales ademas Indican un final en este periodo,de  la expresión"americana”

Obra de Virasoro. Conjunto “Los Comisarios”, calle Salta entre Ituzaingó y Necochea, Año 1958. Imagen extraida del trabajo "La modernidad apropiada" por Longoni, René, Pologna, Elba y Álvarez Gelves, Karina
Vivienda ubicada en calle Salta 550, Mar del Plata. Obra de Alejandro Virasoro / Raúl E. Dunayevich Ing.E. Ballerio c. 1958. Período racionalista


Para la constructora Dazeo y Veramendi proyecta el edificio de departamentos en la avenida Colón que, a pesar de algunos gestos, no logra méritos mayores que lo destaque de los cientos de edificios que conforman una prolija y colorida perspectiva. En el conjunto de viviendas de la calle Salta, llamada de "Los comisarios", por tratarse de un consorcio de oficiales policiales, logra nuevamente su habilidad. Virasoro se mostró muy crítico sobre nuestras ciudades, tras décadas de modernidad. En 1969, les dirá a sus interlocutores:

"¿que les parece el horror que ha resultado Mar del Plata". Continuando: "Yo creo que nuestro problema mayor no es construir ciudades como éstas, sino empezar a destruirlas...a Buenos Aires y Mar del Plata habría que bombardearlas..."

Terminaba proponiendo una arquitectura másefímera, para aligerar los costos de las transformaciones urbanas y la corrección de los errores. Por otra parte, su arquitectura fue portadora de otras innovaciones que colocaron a Virasoro  nuevamente en posición de ser parte de la "vanguardia". Vanguardia en la apropiación de la modernidad. Fiel a sí mismo, repitió en Mar del Plata lo que planteara muchos años antes, como forma de aproximación a una modernidad apropiada:

"si nos hacemos a la existencia real del presente, si olvidamos al punto todo lo que hemos aprendido (de los maestros) y vamos de nuevo a la esencia (de los maestros), para llegar a ser como ellos y no ser iguales a ellos, a nuestro modo, tan fuertes y originales como ellos..."


Las casas Ruszkowski 1 y la del ingeniero Ballerio indican esta serie final, en la que la expresión "americana" se agrega a la tipología "Agüero" y la estricta modulación de los componentes que caracterizaron a los proyectos anteriores. Uno estaba en un amplio lote de "Los Troncos" y el otro en el modesto barrio de "La Perla", en 10 x 30 metros.

Obra de Alejandro Virasoro.Año 1957: Vivienda de Carlos Ballerio, 3 de Febrero entre Guido y Dorrego, E. Ballerio, director técnico y constructor. Imagen extraida del trabajo "La modernidad apropiada" por Longoni, René, Pologna, Elba y Álvarez Gelves, Karina


Obras con participación de Alejandro Virasoro en Mar del Plata,
Década del '50
  • 1951: Alejandro Virasoro: B. Marítimo entre 9 de Julio y 3 de Febrero, Alejandro Virasoro, arq., Darío Scatena, constructor.
  • 1951: Severo Lanz, Garay y General Paz, Alejandro Virasoro, arq.
  • 1955: Juana M. B. de Virasoro, San Lorenzo e/ Gral. Paz y Urquiza, Alejandro Virasoro, arq., Alejandro Virasoro, constructor.
  • 1955: José Ciechomski, Matheu entre Olavarría y Alsina, A. Larsen, ing., director técnico y constructor.
  • 1956: Edificio P.H., Av. Colón 1501, Alejandro Virasoro, arq., Dazeo y Veramendi constructores.
  • 1956: Janina I. de Ruszkowski, Matheu entre Olavarría y Güemes, A. Larsen, ing. director técnico y constructor.
  • 1957: Carlos Ballerio, 3 de Febrero entre Guido y Dorrego, E. Ballerio, director técnico y constructor.
  •  1958: Carlina G. de Ciechomski, Alsina entre Matheu y Formosa, Roberto O. Cova, arq. director técnico y constructor.
  •  1958: Young y otros, Salta entre Ituzaingó y Necochea, Raúl E. Dunayevich, ing. E. Ballerio, constructor.
Mapa de ubicación de las obras de Alejandro Virasoro en Mar del Plata

BIBLIOGRAFIA
  1. "Alejandro Virasoro. Del Art-Decó al Racionalismo" por Silvina Fiumarelli-Alejandra Ocampo-Karina Spagarino. Año 2020. Tecnicatura en Gestión Cultural. Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño. Universidad Nacional de Mar del Plata.
  2. Jorge Francisco Liernur, Fernando Aliata. Editor: Berto González Montaner. Diccionario de Arquitectura en la Argentina. Estilos obras biografías instituciones Ciudades. Clarín arquitectura, 2004.
  3. Carlos de Pascuo- Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo.-no. 1 (abr. 1989)- Pag 16 Virasoro el arquitecto moderno de los años 20.
  4. Millares, M. y Roma, S. (2013). Mar del Plata y su patrimonio residencial. Mar del Plata, Argentina: Universidad Nacional de Mar del Plata.
  5. F- Ortiz- Acerca del movimiento moderno en argentina.
  6. Stella Maris Casal - Alfredo Conti-Fernando Couturier – Marcela Cragnolini-Patrimonio Arquitectónico de la ciudad de Buenos Aires: primeras décadas del siglo 20 -Universidad de Belgrano. 2006.
  7. René Longoni, Elba Pologna, Karina Alvarez Gelve-La modernidad apropiada Alejandro Virasoro y Mar del Plata, en los ‘50. http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/46872
  8. Arquis documentos de arquitectura y urbanismo patrimonio moderno 1940-50-60- Arquis / Documentos de Arquitectura y Urbanismo / Editado por la Universidad de Palermo / ISSN 0328-2384 DLM 24695 - 1996 / Premio Vitruvio Aporte a la Cultura,
  9. Revista de Arquitectura Mayo de 1926 "Tropiezos y dificultades...". Pág. 184.
  10. Casa del Arq. Virasoro. Buenos Aires (s.f.). Wikimapia.org. Recuperado de: http://wikimapia.org/16440484/es/Casa-del-arq-Alejandro-Virasoro-MHN
  11. Alejandro Virasoro. Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Virasoro
  12. Catalogo on line de la obra de Alejandro Virasoro. Recuperado de: http://alejandro-virasoro.blogspot.com/search/label/Arquitecto%20Alejandro%20Virasoro
  13. https://www.buenosaires.gob.ar/qr/av-pres-roque-saenz-pena-550