miércoles, 11 de diciembre de 2013

DON ANTONIO VALENTINI Y FAMILIA


Antonio Valentini, nació el 19 de noviembre de 1852 en Belforte all’Isauro, provincia de Pessaro Urbino. A los 19 años completo los estudios secundarios, estudiando además griego, latín y literatura italiana. El 7 de julio de 1876 obtuvo su título en Urbino, y el pasaporte el 7 de mayo de 1881 para viajar a la Argentina donde se radicó. Rivalidó su título de farmacéutico en la Universidad de Bs. As. el 4 de mayo de 1882.
 
Antonio Valentini
Se trasladó posteriormente a Las Flores, luego a 9 de Julio, San Antonio de Areco y finalmente a Gral. Pueyrredón, donde ejerció a partir de 1887. Se asoció co el Sr. Hugo Galbiati que tenía un negocio de fotografía, situado en la actual calle San Martín entre Santiago del Estero y Santa Fé. Poco después habilitó La Botica del Puerto, llamada así porque se había proyectado la construcción de un puerto en la zona de Punta Iglesia.

Foto tomada en el banco de la vereda de la Botica y Droguería del Puerto de Don Antonio Valentini, situada en Av Luro y Córdoba, aproximadamente en el año 1900. El que está de pie es amigo de la flia; (de izq a derecha): otro amigo de la flia, América Albertina María (Quica), Ida Concepción Italia, Mario Gino Maulió, Isidro Italo Martín,Adan Argentino francisco en sus rodillas: Américo Alberto, Don Antonio Valentini en sus rodillas: Antonieta Valentina Ida (Toneta)”, Cesar Adrán.

Mas tarde se denominó Farmacia Valentini, ubicada en Av. Luro y Córdoba. Funda su 1ª farmacia en 1881 como reza en placa a la vista. Pero es a fines de 1886 cuando se radica en el pequeño poblado de Mar del plata, siendo uno de las primeras. No obstante, el primer farmacéutico establecido en Mar del Plata fue Hilario Amoedo, quien actuó con ese cargo en la marina de guerra. 

Hilario Amoedo se radicó en nuestra ciudad en la calle San Martín 240, donde estableció su farmacia, en el año 1886, uno antes que el Sr. Valentini, que según algunos historiadores, este lo hizo a fines del mismo año que Hilario Amoedo. La placa que dice-1881-en la farmacia Valentini, es la de su fundación, no el año que abrió en Mar del Plata. Si bien hay indicios y datos de pequeñas salas de expendio de medicamentos, así como otros emprendimientos, en la memoria de la ciudad ha quedado cristalizada como la 1ª Farmacia de Mar del Plata.

Del album Bonnin año 1913. Jacinto Peralta Ramos, Canata, Arrué, Constantino, Tetamanti, Varela, García y Valentini.
 
Popularmente se le suele llamar farmacia y tradicionalmente se le llamó botica a este tipo de establecimientos; ella puede albergar también un laboratorio de análisis clínicos (hoy están en general separados) o uno de elaboración de productos medicinales mediante las llamadas fórmulas magistrales.  Durante la colonia, se solía llamar farmacia a la profesión, y botica al establecimiento. 

Según el Diccionario de la Real Academia Española el vocablo farmacia designa la ciencia y la profesión de esta ciencia, y no el local donde se preparan y expenden las drogas, que se llama Botica, y que es la oficina en que se hacen y despachan las medicinas o remedios para la curación de las enfermedades.

Don Antonio Valentini siempre fue un gran colaborador de los médicos, pues siendo escasos los que se radicaban en la zona, él tenía que ayudar a los enfermos que llegaban de la campaña a la ciudad, aconsejando los tratamientos que debían seguir, Como complemento de su profesión aplicaba sangrías, extraía muelas etc. obteniendo el título de flebótomo.


Contrafrente de la residencia de Don Antonio Valentini, en Av Luro y Córdoba (aprox año 1900), donde funcionaba la botica fundada en 1881. De pie de izquierda a derecha: María Zaccagni; Mario; y Don Antonio Valentini. Sentados de izquierda a derecha: Italo; Alberto; Antoñieta (Tonetta); Argentino;Albertina (Quica);e Italia”. César Adran.

Los antiguos vecinos recuerdan la atención que prestaba a los niños enfermos y las madres acudían al Sr. Valentini requiriendo su consejo. También tenía gran práctica en el arte de curar a los que se clavaban anzuelos, pues Valentini había iniciado un nuevo procedimiento que consistía en hacer avanzar el anzuelo hasta que apareciera del otro lado, y una vez perforada la salida, se procedía a cortar con un alicate la punta en flecha, sacándolo recién por el punto de entrada, pero ya con facilidad, pues ya no desgarraba, este sistema fue aplicado después por médicos y cirujanos de la época.

Droguería y botica del Puerto de Antonio Valentini, Ubicada en la actual Luro y Córdoba. Enviada por José Alberto Lago.

El prestigio de este caracterizado vecino cobró pronto proyecciones extraordinarias y la población depositó su confianza en esa figura patriarcal conquistando el Sr. Valentini la simpatía y respeto por sus vastísimos conocimientos, por su proverbial generosidad y nobles sentimientos, era Don Antonio, como se lo llamaba cariñosamente, el protector de todos sus clientes, y el estímulo de los desalentados.

César Adrán envía este documento histórico: la Farmacia- Botica y Droguería del Puerto; de Don Antonio Valentini, fundada en 1181 y ubicada en la actual esquina de Av Luro y Córdoba. Indudablemente, el nombre responde a que en ese sector costero funcionó el primer muelle de la ciudad. A continuación de la misma, sobre la avenida Luro esta su residencia. (daba a contra frente al arroyo “Las Chacras”, hoy Diagonal Alberdi).
inmueble donde se encontraba la farmacia Valentini. Actual Banco Macro
También Antonio Valentini, fué uno de los socios fundadores del Partido Socialista de Mar del Plata, actuando en su representación con el Concejo Deliberante y en el consejo Escolar. Fue gran propulsor de la inmigración de los compatriotas de su pueblo nativo y formó la Banda de Música Garibaldina, con alumnos de la localidad.
 
El primer gobierno socialista de Mar del Plata. Año 1920. “Arriba, izquierda: Antonio de Tomaso, Alejandro López, Antonio Zacagnini, Francisco Berengeno y Miguel Pascarelli. Sentados, izquierda; Juan A.Fava, Teodoro Bronzini, Antonio Valentini, Juan Laffranconi y Rufino Inda. Foto enviada por Leticia Laffranconi
Constituía el Sr. Valentini un asombroso ejemplo de perseverancia en el cumplimiento de las obligaciones originadas por sus múltiples actividades. Y no era tan solo lo que entraba en el dominio de todo aquello que concernía a su actividad profesional, en la que conquistó por sus cabales posición destacada, lo que impulsaba su vida, sino también la satisfacción de un anhelo constante de brindar un generoso aporte a todas aquellas obras inspiradas en un propósito de bien común.

Publicidades, Revista Mar del Plata Social, del 8 de Octubre de 1920. Farmacia Velentini

Así lo vieron propiciar la fundación de la "Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos", fundada el 22 de agosto de 1891 en un pequeño local de Rivadavia entre Córdoba y Santiago del Estero, siendo su primer presidente el escribano Victoriano J. González y su tesorero Luís Saint Bonnet. El personal de asistencia lo formaban los doctores Alberto Cesarani y Benigno Hermida, siendo su farmacéutico Antonio Valentini y su partera Laura Unzaga.

Antonio Valentini, uno de los primeros farmacéuticos de Mar del Plata, en su chacra situada en la actual calle Valentini entre Vértiz y San Salvador. Foto compartida por José Luis Cagnetta,.jpg
Integrantes de la familia del doctor Antonio Valentini. Primera a la izq. María Zaccagni. Foto Jose Luis Cagnetta
En febrero de 1899 fundó Valentini el semanario Il Pensiero Italiano, redactado en el idioma del Dante, tenia sus oficinas en Santiago del Estero 45, siendo su director A. Mazzuconi Bonfanti. El 31 de marzo de 1899, se celebra un contrato ante el Escribano Eliseo E. Parada, en el cual el Sr. Valentini, da en arrendamiento al Sr. Mazzuconi Bonfanti la imprenta en que se hacía el periódico mencionado anteriormente. Valentini extendió sus actividades, dedicándose también a las actividades rurales, dedicándose al cultivo de la papa.
 
Día de picnic en barrancas de los lobos, con amigos. Aqui José Deyacobbi (hijo) y su señora Antoñieta (Tonetta) Valentini .. Año 1920″.
En 1901 estableció en La Armonía de Cobo una colonia papera en sociedad con Rosario Macchiaroli. En sus papeles llevaba un sello con un membrete que decía, “Las Pildoras y Las Tijeras”, pues él era farmacéutico y su socio sastre.

 Antonio Valentini y su familia. Foto remitida por José Luis Cagnetta a Fotos de Familia

Antonio Valentini, con la colaboración de José León Suárez, un enamorado de Mar del Plata, que tuvo su residencia veraniega en la calle San Luís, cerca de la perla, consiguió mejoras para el gremio pesquero, cuando en 1907 desempeñaba la Dirección Nacional de Pesca el Sr. Luciano Valette y el Dr. Suárez era Director de Ganadería de la Nación. El Sr. Valentini integraba la trilogía de los propulsores de la industria pesquera con esos dinámicos funcionarios nacionales.
 
Farmacia Argentina, al lado mismo de la oficina de informes del Ferrocarril Sud, de su propietario Argentino Valentini, Dr. en Química y Farmaceútico de la UBA, San Martín 2337.

Con sus hijos, todos profesionales contribuyó al progreso de Mar del Plata. hasta su muerte ocurrida el 21 de octubre de 1921. Su hijo, Argentino, fue farmacéutico y doctor en química; Italo fué médico veterinario de la comuna durante 11 años y creó la Inspección Veterinaria; Alberto fué ingeniero agrónomo y Mario uno de los primeros médicos del Hospital de Mar del Plata. Argentino Valentini habilitó la “Farmacia Argentina”, en la calle San Martín 2337, la que posteriormente se denominó, Farmacia Valentini; en 1935 se incorpora su hijo Jorge Alberto, quien actúa junto a su padre hasta su deceso en 1954, quedando a cargo de la dirección de la citada farmacia. 

Frente de la Logia 7 de junio de 1891 por calle San Martín
 

También cabe recordar que Antonio Valentíni formó parte de la Logia 7 de junio de 1891 siendo su primer Secretario. El grupo iniciador de la logia realizó sus reuniones en una casa ubicada en la Avenida Luro (entonces América), entre las calles Jujuy y España, cuyo primer contrato de arrendamiento fue establecido el 1º de octubre del año 1895 (sic) entre el Hermano Antonio Valentíni y el profesor Peralta Ramos. El día 29 de Julio de 1895, la Logia 7 de junio de 1891 se trasladaría al edificio que hoy ocupan sobre calle San Martín cercano a la Av. Independencia.

En la foto familiar, se puede ver al Don Antonio Valentini, a su lado su esposa María Zaccagni, a su lado su hijo mayor Argentino, Mario, Italo, Alberto e Italia, Albertina y Antonieta; Alberto se casó con Josefina Deyacobby; Albertina con César Adrán Botana; Mario con Olimpia Loyácono: Italo con Palmira Peccoraro; Italia con Horacio Bordenave y Antonieta con José Deyacobbi.

La vivienda de los Valentini

La vivienda de calle Valentini entre Vértiz y San Salvador fue la chacra del prestigioso profesional Antonio Valentini. A finales de 1890 Valentini construyó el casco de su chacra que es hoy Sede de la ONG  “Abriendo Caminos para la Discapacidad”; de aquel lugar queda actualmente una propiedad de  3.300 metros cuadrados.
 
Chacra del doctor Antonio Valentini, En la foto se puede ver un vehículo de la farmacia. Foto enviadad por Jose Luis  Cagnetta a Fotos de Familia del Diario La Capital
Ubicación de la chacra del Dr. Antonio Valentini calle Valentini entre Vertiz y San salvador
La casa, aunque con varias reformas realizadas a través de los años, mantiene el estilo original, no solo en el diseño sino en su mobiliario, ornamentación y una biblioteca con cerca de 800 libros de los cuales más de 300 son referidos a farmacéutica y  química e impresos a fines de 1800 y principios de 1900. Su parque está repleto de eucaliptus y palmeras añejos que le dan sombra durante todo el día. Es de destacar es que los casamientos de alguna de sus hijas y nietas se realizaron en esta casa.

“La vivienda siempre ha quedado en la familia lo que ha hecho posible la conservación tanto de la propiedad como de parte del material fotográfico”

Abriendo Caminos para la Discapacidad es una nueva ONG con  asiento en la ciudad de Mar del Plata, que tiene como objetivo generar los medios  necesarios para dar capacitación y promover las manifestaciones socio-Culturales, deportivas y laborales al discapacitado. Uno de los proyectos de la ONG es transformar dicha sede y convertirla en el “Centro Cultural Antonio Valentini”

Fuente:
Roberto T. Barili – Mar del Plata Reseña Histórica. página 381,

jueves, 5 de diciembre de 2013

EDITH VIGLIENZONI - HISTORIA DE UNA MAESTRA

Edith Viglienzoni


Muchos maestros y maestras han dejado su impronta de  pensamiento, conciencia, conducta y conocimientos  en la Escuela Provincial Nº 6 - General Bartolomé Mitre. En lo personal, siguiendo la ruta de mis recuerdos, nombro aquí a los que fueron mis maestros que, con su paciencia y dedicación me enseñaron y educaron por doctrina y ejemplos a concientizarme que sería una persona de bien cuando pensase, sintiese, creyese y obrase en consecuencia:   el Señor Osiris J. Bozzano – maestro de 2º grado -la señora de Roediger – maestra de 3º - , al Señor Emiliano Martínez - maestro de 6º grado – y la Señorita Edith J. Viglienzoni – mi maestra de 5º grado.

Sus alumnos de primer grado

En el  Registro de Instrucciones y Observaciones, Escuela Nº 6, Distrito de General Pueyrredon  desde el año 1942 al año 1954,  figura el nombre de la Señorita Edith Juana Viglienzoni, modelo de maestra honorable, que durante  doce años trabajó por y para  la educación de los niños marplatenses. De la lectura de este  registro se desprenden los siguientes datos: en el año 1938 la Srta. Viglienzoni era maestra de 4º grado A en la Escuela Nº 17 del Distrito de General San Martín. Encuentro copia de un informe elevado a la Inspección General el 25 de octubre de 1938 por la Inspectora Seccional Sra. Felisa V. Ochoa. Este informe es el primero de una serie de ellos que conforman una foja brillante de servicios que valoran el cumplimiento preciso de su deber de docente durante el transcurso de su carrera.     

Alumnos de 5to grado

Hojeando el registro, se encuentran informes avalados por Inspectores Seccionales e instrucciones firmadas por Directores o Vice directores que se suceden los unos a las otras dando fe de toda su labor educadora a lo largo de dos décadas y media de  trabajo de una maestra que no ha conocido ni fatigas ni desmayos durante 25 años. Durante 25 años en que sólo fue maestra de grado. ¿Sólo fue maestra de grado? ¿Hay algo más grande que ser maestra de grado?... 

Patio de la escuela del edificio de Almirante Brown esquina La Rioja

Volviendo al primer informe que aparece en el Registro ya mencionado, de fecha 25 de octubre de 1938,  el mismo deja constancia que  la Señorita Edith Viglienzoni, cuyo título es  Maestra Normal,  ocupa el cargo de Maestra  por veinticinco años, desde el 28 de julio de 1930 hasta la fecha de su merecida jubilación a finales del ciclo lectivo de 1955. No es mi idea fatigar al lector con la transcripción de este o de algunos de los informes que completan su legajo profesional. Por lo tanto he de destacar lo que considero puede ser valioso para formar el marco del cuadro que he de pintar usando como pinceles mis sentimientos y  tomando de la paleta los colores  dados por el sentido moral, espiritual e intelectual de mi Señorita Edith.

Así en el informe  firmado por la Sra. Felisa V. Ochoa, Inspectora Seccional (28-10-1938), el Concepto sobre la docente Edith Juana Viglienzoni es Sobresaliente y la Apreciación Sintética de la misma es valorada en Diez Puntos. Cuatro años más tarde ya las instrucciones son firmadas por el Señor D. Juan Néstor Guerra, Director de la Escuela Común Nº 6 Bartolomé Mitre del Partido de General Pueyrredon. En 1942 la Srta Edith es maestra de 3º Grado Sección C.  Al año siguiente ya es maestra de 5º Grado Sección C.   El informe de ese año, firmado  por el Inspector Seccional de Escuelas Señor Aníbal G. Busto (21-10-1943)  nos presenta una excelente Planilla de Concepto Profesional referente a la Docente Edith Juana Viglienzoni: Grado 5º C.- Turno: de mañana.-

A este informe le siguen – desde 23/05/1944 al 30/05/1948  -  13 notificaciones, doce de ellas firmadas por el Señor Director Juan Néstor Guerra y una con la firma del Vice Director  Señor Oubiña.

Señorita Edith Viglienzoni con otra maestra – de pie a la derecha – de excelente desempeño en la Escuela Nº6, la Señorita Dora Baca.

Todos son elogios para la maestra de grado. Elogios que se refirman en el Informe que el Inspector Jefe de Zona Señor Mario L. Mojer firma con fecha 29 de julio de 1948, donde leemos “....... su experiencia y alto concepto del deber se pone al servicio de la escuela rindiendo en la medida propuesta. Por ello y, felicitándola le asigno el máximo puntaje con que se valora la maestra de sus condiciones: Diez puntos (10)”.

Ya, a partir del año 1949, no aparece más la firma de D.  Juan Néstor Guerra. El viejo maestro se había jubilado. Las instrucciones eran firmadas por el nuevo Director  D. Miguel Calabrese ó por el Vice Director Sr. Oubiña. Es así como a partir del 28 de junio de 1949 cambia la letra en los informes que figuran en el registro. Pero no cambia el contenido de las mismas. Siempre está presente la recurrente palabra: excelente, excelente, excelente.... Concepto que se repite desde junio de 1949 hasta octubre de 1954 en no menos de 16 notificaciones. En ese año, 1954, la Srta. Edith ya no es maestra de 5º grado; ahora sus alumnos son más pequeños, cursan el 1º Superior. En la foto se la ve rodeada de 19 pequeños, todos varoncitos muy elegantes en sus guardapolvos blancos, prolijos en sus cabellos y seriecitos en sus expresiones

Sara Garfinkel y la Señorita Edith, 2004. Una amistad que superó el medio siglo

Me exime de cualquier acotación a esta nueva situación  el informe del 21 de octubre de 1954 firmado por el Director de la Escuela Nº 6, D. Miguel Calabrese, parte del cual transcribo a continuación:    “....La exposición oral del niño, muy por encima del nivel que marca el grado y la edad...”   “....Con recursos pedagógicos muy bien utilizados, aprovecha la señorita maestra la actividad natural del niño y su afán de saber. El estado excelente del grado, revelado por el aprovechamiento la hace merecedora de mis felicitaciones y destaco que es nueva en el grado, ya que durante varios años estuvo a cargo de 5º grado, evidenciando siempre sus dotes de maestra excelente.”

No es de extrañar los elogios con los  que la dirección de la escuela premiaba a la maestra y a sus alumnos. Transcribo un fragmento de una de las tantas notificaciones  de la dirección: “Es evidente y digno del más cálido elogio el esfuerzo y la preocupación constante de la  Srta. Edith Viglienzoni, cuyas condiciones docentes  he visto confirmadas una vez más. Esta sencilla pero emotiva fiesta habla con elocuencia de sus afanes y consagración a la enseñanza, siéndome altamente grato felicitarla así como a todas sus alumnas”. Fdo. Juan Néstor Guerra

También es lindo recordar los Concursos de Lectura que ella organizaba, las tareas dedicadas  a la correspondencia inter-escolar, la formación de una biblioteca del aula, actividades estéticas, los festejos ante cada fecha trascendental para nuestra patria, etc., etc.

Y luego, después de varios años dedicados a la actividad docente la Señorita Edith se acogió a los beneficios de la jubilación. Esta le fue otorgada en el año 1955. Estaba en la plenitud de su vida y de su intelecto. Pero la ley es la ley y ya los niños no tendrían la suerte de ser guiados por esta maestra tan maestra.

Fuente:
Sara Garfinkel -  Extraido del libro "La Señorita Edith, Historia de una maestra"